You are currently browsing the category archive for the ‘Uncategorized’ category.

Con casi toda la atención internacional centrada en Gaza, apenas se ha prestado atención a un hecho que no puede ser más inquietante: las victorias y la conquista de grandes extensiones del territorio de Irak, al norte y al oeste (y parte de Siria) por el autodenominado como “Estado Islámico” (antes “Estado Islámico de Irak y el Levante”), el nuevo grupo terrorista surgido como una mutación de la rama de Al Qaeda en este país y que está llegando incluso a desafiar a la que fue su organización “madre” en la pugna por colocarse a la vanguardia de la Yihad global.

Estos tipos acaban de proclamar un califato en el territorio que han conquistado de Siria e Irak, bajo el liderazgo de un tal Ibrahim Abu Bakr al-Baghdadi, autocoronado “califa”.

Probablemente habréis visto algunos de los vídeos que ellos mismos están difundiendo por internet a modo viral, sobre todo el que se ha hecho famoso en el que enseñan a cientos de jóvenes miembros de las fuerzas seguridad iraquíes (a los que claramente se les escucha suplicar por sus vidas) capturados por ellos, transportados en camión por el desierto hasta el lugar elegido para ejecutarlos, donde los van ajusticiando con tiros en la nuca por terroristas embozados con una frialdad que hiela la sangre. En el vídeo también se ven las escaleras de un pequeño embarcadero junto a un río, donde han improvisado un matadero al que van llevando como si de animales se tratara a los jóvenes, y los van matando de un tiro en la cabeza antes de arrojarlos como fardos al agua. Si alguien tiene curiosidad o morbo por verlo, que lo busque, yo no lo pongo ni pongo enlace, puesto que yo NO hago publicidad gratuita a terroristas. El único vídeo que pondría de terroristas es en el que salieran delante de un pelotón de fusilamiento.

Y es que, justamente, las victorias de este grupo no vienen tanto de su potencial como de usar muy bien la propaganda, sobre todo vía internet. Sus técnicas de comunicación siguen los patrones de empresas e instituciones de EEUU o Europa, sus militantes dominan los lenguajes de las redes sociales y saben explotarlos de manera creativa y efectiva. De este modo, un grupo terrorista de poco más de 7000 combatientes ha conseguido poner en jaque a un Ejército de más de 250.000, entrenado por EEUU y dotado de tecnología y armamento estadounidense.

La propaganda online del Estado Islámico tiene como objetivos principales infundir el miedo entre los soldados de los ejércitos de Irak y Siria, fomentar el apoyo a la organización y reclutar a nuevos militantes y forjar nuevas alianzas con otras organizaciones terroristas.

Con sus truculentos vídeos, que no tienen nada que envidiar en cuanto a calidad de la factura técnica a los occidentales, consiguen aterrar a sus enemigos, cuando estos ven la ligereza con que organizan auténticas carnicerías. El hecho de que las tropas del Ejército iraquí puedan ver la brutalidad con la que el Estado Islámico trata a sus compañeros tiene un poderoso efecto disuasorio, y son muchos los que abandonan su puesto aterrados ante la posibilidad de ser capturados por los terroristas. El miedo, por tanto, está siendo el arma más poderosa del Estado Islámico en su ofensiva sobre Irak. El Ejército iraquí está formado por soldados tanto chiíes como suníes, y estos últimos no están dispuestos a poner su vida en peligro para proteger al gobierno chií de al-Maliki, algo que quedó de manifiesto en la caída de Mosul. Cuando unos escasos 800 militantes del Estado Islámico intentaron asaltar la ciudad, los 30.000 soldados encargados de defenderla abandonaron sus puestos, no por falta de capacidades (puesto que tenían una superioridad de casi 40 a 1 sobre los terroristas), sino por falta de convicción.

En las producciones “cinematográficas” del Estado Islámico lo que más espanta s el hecho de que el sufrimiento y la muerte de sus víctimas no sólo son banalizados, sino que se convierten en objeto de burla e incluso de alegría. Decapitaciones, desmembramientos, tiros en la nuca, bolsas llenas de extremidades, cabezas apiladas sobre la acera, fosas comunes llenas de cadáveres, crucifixiones… imágenes terribles que son vistas por miles de habitantes de las ciudades que pretenden tomar y que les fuerzan a huir hacia el sur de Irak. Es una táctica que ya usaron en tiempos bíblicos y en esa misma región de Mesopotamia los asirios, la de vencer a sus enemigos aterrorizándolos.

No solo han cosechado éxitos en el campo del terror. También han conseguido el control de pozos petrolíferos esenciales para autoabastecerse de energía y después del saqueo del banco de Mosul, donde se han hecho con 425 millones de dólares, son el grupo terrorista más rico del mundo. En partes de Siria e Irak prácticamente funcionan como un Estado dentro del Estado. Después de romper sus lazos con Al Qaeda, el Estado Islámico se disputa con su antigua matriz las alianzas con algunos de sus grupos afiliados, que ven como éstos logran nuevos éxitos día tras día mientras el líder de la organización que fundara el difunto Osama Bin Laden, Al-Zawahiri se esconde en las montañas de Pakistán. Así, nuevos movimientos yihadistas de Libia, Jordania, Gaza y Yemen, y otros ya firmemente consolidados, como Ansar al-Sharia en Túnez, han alabado la campaña del Estado Islámico, mientras critican la inactividad de Al-Qaeda. A través de las redes sociales, el Estado Islámico sigue estableciendo contacto con estos grupos y sentando las bases de sus futuras ramas en otros países.

En definitiva, son un grupo terrorista que ha aprendido de los errores de Al Qaeda y que ha comprendido que, si quiere tener posibilidades de conseguir su meta de instaurar un califato, primero debe aprender a manejar los mecanismos que caracterizan a lo que es un Estado. Lo cierto es que, en sólo un mes, casi han logrado uno de los objetivos que Al Qaeda no ha podido conseguir en más de un cuarto de siglo: la proclamación de un califato en un Estado propio. El mismo Al-Zawahiri, ahora desaparecido en combate, fue quien defendió que el primer paso debía ser la “liberación” de un territorio en Oriente Medio para posteriormente usarlo como base para la expansión global.

No obstante, algo que apuntar. De momento, todos sus éxitos se han producido ante enemigos que han salido corriendo despavoridos muertos de miedo, después de haber visto sus vídeos “gore” en internet, y sin ninguna gana de combatir. Eso y dar tiros en la nuca a gente indefensa, atada de pies y manos. No se les conoce ninguna “hazaña bélica” más que a lo que se han dedicado siempre vulgares terroristas. Mientras EEUU estuvo en Irak, y pese a la extrema fragilidad que también tenía entonces el gobierno en Bagdad, los terroristas en ningún momento pudieron ni soñar con avances similares.

En 2011, la situación en Irak había llegado a ser de una estabilidad inimaginable años antes, de forma que el presidente estadounidense Obama estaba tratando de ganar crédito afirmando, junto con el vicepresidente Joe Biden, que Irak “podría ser uno de los grandes logros de esta administración”.

Ahora, en 2014, como Irak se hunde en el caos, los demócratas están tratando de culpar al fiasco (adivínenlo)… a George W. Bush. “No creo que esto sea nuestra responsabilidad”, ha dicho recientemente Nancy Pelosi, la representante de los demócratas en la Cámara de Representantes, insistiendo en que el desastre que está teniendo lugar en Irak “representa las políticas fracasadas que nos han llevado por este camino desde hace 10 años”.

Pero lo cierto es que han sido las decisiones de Obama las que han llevado a este embrollo.

Cuando Obama asumió el cargo heredó un Irak pacificado, donde los terroristas habían sido derrotados tanto militar como ideológicamente. Militarmente, gracias al aumento de tropas ordenado por Bush, Al Qaeda en Irak (lo que ahora es el Estado Islámico) fue expulsada de las fortalezas que había establecido en Anbar y otras provincias iraquíes. No controlaba ningún territorio mayor, y su máximo líder, Abu Musab al-Zarqawi, había sido eliminado por las fuerzas de Operaciones Especiales de EEUU.

Ideológicamente, los terroristas habían sufrido el rechazo popular. Irak se suponía que iba a ser el lugar donde las masas suníes se iban a unir a Al Qaeda para expulsar del país a EEUU. Pero, en cambio, los sunitas se unieron a los estadounidenses para conducir a Al Qaeda a una derrota ideológica masiva.

Obama tomó esa herencia y la dilapidó, con dos errores catastróficos:

En primer lugar, retiró todas las tropas estadounidenses de Irak, lo que permitió a los terroristas derrotados reagruparse y reconstituyen. Encima, anunciando fecha de retirada les mandó el mensaje de cuándo iban a poder campar a sus anchas por el país.

En segundo lugar, no apoyó la oposición moderada y pro-occidental en la vecina Siria, con lo que se creó un espacio vacío que vino a llenar el entonces denominado Estado Islámico de Irak y el Levante. El Estado Islámico se hizo cargo de grandes franjas de territorio sirio, estableció un refugio seguro, lo utilizó para reclutar y capacitar a miles de yihadistas, y preparó su ofensiva actual en Irak.

El resultado: cuando Obama asumió el cargo de presidente, los terroristas habían sido expulsados de sus refugios y no tenían más remedio que esconderse como ratas. Ahora, en cambio, están amenazando con tomar el control de una nación y más crecidos que nunca en todos los aspectos: en moral, en armamento y en dinero. Irak está en la vanguardia de convertirse en lo que Afganistán fue en la década de 1990, o sea, un refugio desde el cual planear ataques contra EEUU y sus aliados, tales como el 11-S, el 11-M o los de 2005 en Londres.

En 2011, el comandante de EEUU en Irak, el general Lloyd J. Austin III, recomiendó el mantenimiento de entre 14.000 y 18.000 soldados en Irak. La Casa Blanca rechazó la recomendación de Austin, por lo que los comandantes americanos en Irak redujeron su petición a 10.000, “in extremis” un número de soldados con el que dijeron que podrían ser capaces de trabajar, pero la Casa Blanca rechazó esto también, insistiendo en que el número se redujera a entre 3.000 y 4.000 soldados. Un número insuficiente para proporcionar protección a las propias tropas y entrenar a los iraquíes, y mucho menos para contrarrestar a Irán.

Los líderes iraquíes vieron que los EEUU salían en desbandada y que la pequeña fuerza que Obama estaba dispuesto a dejar atrás no valía la pena del costo político de dar a los soldados estadounidenses inmunidad procesal en el sistema judicial iraquí. Así que Irak rechazó la oferta de Obama, y los EEUU retiraron todas sus fuerzas. Y ahora, el Estado Islámico está tomando de nuevo las ciudades que fueron liberadas y limpiadas de terroristas con sangre americana. Han tomado el control de Mosul, Tikrit y Tal Afar y se acercan a las afueras de Bagdad.

Pero el Estado Islámico no es el único enemigo que se ha beneficiado de las decisiones de Obama y el vacío de poder que ha dejado en la región (ya dije en una entrada de noviembre que ahora estamos viendo lo que es Oriente Medio sin el poder estabilizador de los EEUU: un caos tribal de estados fallidos, facciones islámicas enfrentadas entre sí por convertirse en las hegemónicas en la región, y fronteras creadas articialmente a principios del siglo XX con escuadra y cartagón que en realidad no son tales, sino que pueden desmoronarse en cualquier momento).

El otro es Irán. A mediados de mayo, los líderes iraquíes pidieron ayuda a EEUU para llevar a cabo ataques aéreos contra posiciones del Estado Islámico, pero esta solicitud fue rechazada por Obama. Así que los iraquíes se han vuelto a Irán en busca de ayuda. Hace un mes y medio, el comandante de la Fuerza Quds de Irán, el general Quasim Suleiman, voló a Bagdad para asesorar a los iraquíes en la defensa de Bagdad. Este personaje es el hombre que organizó y financió a las milicias chiítas en Irak, y los armó con EFP (penetradores formados por explosión), unas sofisticadas bombas perforantes que mataron a cientos de soldados estadounidenses en las carreteras de Irak. O sea, un terrorista como aliado contra terroristas. Y, si ustedes piensan que esto no puede ir a peor, está la idea de Obama de iniciar acercamientos a Irán para contrarrestar al Estado Islámico. En otras palabras, las tropas americanas pronto podrían estar proporcionando cobertura aérea a los propios iraníes que hace años estaban ayudando a matarlas.

Si Obama hubiera escuchado los consejos de sus comandantes en el terreno, el Estado Islámico probablemente no estaría amenazando Bagdad e Irán no estaría interviniendo para llenar el vacío dejado por la retirada de los EEUU.

Gracias a Obama, EEUU pronto podría estar inmerso en la ridícula situación de estar ayudando a sus enemigos extremistas chiítas (Irán) a luchar contra sus enemigos extremistas sunitas (el Estado Islámico) por el control de Irak.

Señores, vamos a intentar dar un poco de más tráfico y movimiento a nuestros blogs.

Desde este lunes, 28 de julio, y los siguientes iré publicando las novedades semanales de los blogs amigos de esta bitácora, ordenados por orden alfabético, junto con el primer párrafo del artículo como referencia.

Es decir, hoy empezamos por la última entrada que hayáis publicado, y, a partir del próximo lunes, las que publiquéis dentro de esta semana. Y así sucesivamente, semana a semana.

De modo que ya sabéis, que no decaiga el ánimo y ¡escribid, escribid!

—————————————-

EL LIBERALISMO DEMOCRÁTICO Y CLÁSICO (Alfredo):

LONDRES: CIUDAD DE TENDEROS PARA OLIGARCAS CORRUPTOS

En estos días de cursos intensivos en matemáticas, he tenido alumnos de todos los rincones del planeta que vienen a Miami para los cursos de verano en matemáticas. Como suele pasar, a menudo comentamos entre nosotros de dónde somos o dónde vivimos y nuestras experiencias. Existe cierto consenso generalizado sobre Nueva York y Londres, ciudades muy conocidas para mis alumnos y todos coinciden en que la gente de Nueva York es más “dura” en su exterior y en general, mucho más “entrometidos” que los londinenses. Por ejemplo, ya sabemos que en Nueva York es totalmente normal que un desconocido te pregunte algo personal sin que tenga ninguna intención de ser maleducado o tu amigo. Para los que vivimos en Nueva York, es normal. A mí a cada rato me preguntan si gano buen sueldo (y no, no me molesta la pregunta) o de qué “étnia” soy (una pregunta totalmente normal en Nueva York y todos lo preguntamos a los otros). Por lo general, los londinenses y otros europeos me resultan demasiado tímidos, acomplejados y pasivo-agresivos. Sí, lo siento, pero esa es mi impresión. Prefiero el “véte a la puta mierda gilipollas” de Nueva York al “hola buenos días caballero” de Londres para luego, nada más dar la espalda, decir “menudo idiota ese, de qué va?”. En Nueva York, la gente se horroriza (especialmente europeos) que cualquier mala mirada puede desencadenar a una pelea brutal. Y yo, sin embargo, lo comprendo y me pasa algo al revés en muchos países europeos. Les veo pasivos. Si a mí por ejemplo un tipo me está mirando mal, me dan ganas de preguntarle ¿tú qué miras, idiota? Y si me contesta mal o intenta tocarme, créeme que habrá una pelea. Todo el que me conoce personalmente y me ha visto sabe que es asi. No tengo una presencia física muy fuerte, pero sí sé defenderme a palos cuando hace falta. Me gusta ese aspecto de Nueva York. En NY no está demasiado mal visto pegarle un puñetazo a un tipo que se mete contigo. De hecho, antes de venirme a Miami para el verano, estuve por Greenwich Village de copas. No, tranquilo, no soy homosexual ni nada de eso, no te escandalices, monjita. Simplemente, un amigo mío norteamericano vive en el barrio negro de Crown Heights y me invitó a un club de comedia porque aunque él es profesor y comunista, es amigo mío y me valora. Quería que yo viése una de sus comedias donde los neoyorkinos le avasallan o le aplauden si es de calidad. Era tardísimo y cuando salía del club de la comedia, había un joven de raza blanca totalmente borracho gritando insultos a los que no son de piel blanca. Decía “putos negros, estoy harto de vosotros que solo cobráis dinero del erario público”. Ese chaval encajaría perfectamente en el Instituto Juan de Mariana. Pero, lo que más me gustó fue la reacción de un joven negro que se le enfrentó. “Yo soy negro como ves, y tengo empleo hijo de la gran puta maricón. ¿Qué pasa?” El joven blanco seguía diciendo estupideces y el joven negro le dio un puñetazo tan brutal que lo tumbó al suelo. Los neoyorkinos seguían a su bola, sin reaccionar. En cuestión de minutos vino la policía y detuvo al chaval negro pero lo soltó porque el joven blanco le había provocado. En efecto, Nueva York es muchísimo más “tough” (dura) en la gente que las ciudades europeas donde la gente sale corriendo de miedo. Debo hacer una excepción en todo esto – Madrid. Los enfrentamientos que se ven en Madrid son semejantes a Nueva York y es que, Madrid tiene bastantes cosas en común con Nueva York (cada vez menos, porque las autoridades españolas quieren “europeizarnos” cuando Madrid tiene muy poco de “europea”). Madrid era, como Nueva York es actualmente, una ciudad nocturna, hostil, fiestera, agresiva y sucia. Sin embargo, al lado de cualquier londinense “típico”, el neoyorkino es muchísimo más honesto-abierto cuando necesitas ayuda de verdad. El londinense será más formal, pero abierto no es y como me dijo un joven rumano, “los londinenses son como muchos españoles. Rascas un poco y sale racismo y mentes cerradas”. Y es que, los españoles en EEUU tienen fama de ser muy racistas y cerrados. Esa es la verdad entre quienes viajan y muchos rumanos se quejan de que los franceses, españoles y británicos ponen a todos los rumanos en el mismo saco, confundiendo a los gitanos con todos los rumanos. Y yo les doy la razón. Sea por lo que sea, en Europa somos racistas de cojones. Y digo “somos”, porque todo europeo tiene esa tendencia nacionalista. Unos más que otros, ciertamente, pero al lado de cualquier “yanqui”, somos más xenófobos y le tenemos manía a ciertas nacionalidades. No podemos cambiar la historia. En clase, me doy cuenta lo MUCHO que nos parecemos los franceses, españoles y otros europeos. Sin embargo, yo personalmente defenderé a muerte a Nueva York, con todos sus defectos. No porque yo sea “super abierto” (no lo soy), sino porque me gusta ser franco, honesto según mis observaciones.[...]

.

EL TONEL DEL CÍNICO (Sergio):

VULGARIZACIÓN DEL DISCURSO POLÍTICO

El gran Amando de Miguel llamó politiqués al “dialecto de los hombres públicos”. Se trata de la jerga –ora ampulosa o recargada, ora vulgar o directamente absurda– que utilizan los políticos de todo pelaje. Precisa De Miguel lo que sigue: “Consiste más bien en emplear un lenguaje repulido, atento a las modas y sujeto a la necesidad de impresionar a los oyentes”. [...]

.

LA BITÁCORA DE PLATYPUS (Alberto):

Abdicación real y debate sobre el modelo de Estado.

El pasado día 10 prometí a los lectores un análisis sobre la nueva situación política abierta tras la abdicación del rey D. Juan Carlos I en favor de D. Felipe VI. Con la  demora queda poco que no se haya dicho y no puedo evitar repetir algunos argumentos que no por manidos dejan de participar del sentido común que reivindico. Y de paso, aportaré ideas sobre la dificultad para la actual sociedad de articular instituciones y realidades ajenas a la “razón absoluta” ilustrada, sociedad a su vez postmoderna que no duda zambullirse en el pantano de los instintos más bajos en forma de telebasura o fanatismo futbolero.[...]

.

LA REPÚBLICA HETERODOXA (Pedro):

Las asombrosas similitudes entre el regionalismo Campsista y el independentismo catalán

Hace muchísimo tiempo que quiero hablar sobre una comparación que sé que va a ser muy polémica y que va a tocar muchas sensibilidades. La comparación no pretende ser exacta ni carente de diferencias, obviamente no hay dos cosas que sean iguales, pero sí quiero resaltar las enormes similitudes entre dos realidades que pueden parecer antagónicas pero que en realidad no lo son: Hablo del independentismo catalán actual y del regionalismo que adoptó/fabricó el PP Valenciano en los últimos años en Valencia, que he llamado “regionalismo Campsistapor considerar a Francisco Camps como máximo exponente del mismo.[...]

Hace aproximadamente un año publiqué una entrada titulada “El caso Trayvon Martin: la absurda muerte de un inocente”.

.

Pues bien, un reciente caso en la ciudad de Nueva York que me ha recordado aquel: la muerte el pasado jueves 17 de julio de Eric Garner, un negro vendedor de tabaco ilegal, a manos de un policía italo-americano llamado Daniel Pantaleo. El suceso ocurrió en el barrio de Tompkinsville.

.

Lo que ha causado más indignación en Nueva York es el uso del estrangulamiento o “chokehold” que se empleó para intentar reducir y detener a Garner, quien no iba armado, una maniobra policial que fue prohibida por el Departamento de Policía neoyorkino hace más de veinte años, y que le provocó un paro cardíaco.

.

A esto hay que unir que Garner, quien era bastante grueso, tenía un historial de problemas de salud consistentes en diabetes, mala respiración al dormir y asma. Abajo está el vídeo de la detención y se puede ver cómo Pantaleo engancha y se agarra como un pulpo al cuello de Garner, quien grita varias veces que no puede respirar, antes de quedar inconsciente. Varios paramédicos llegaron al lugar de los hechos y lo transportaron al hospital Richmond University, pero ya era tarde. Las autoridades han indicado que Garner “estaba siendo arrestado cuando entró en paro cardíaco y murió”.

.

La verdad es que las excusas de los policías que acompañaban a Pantaleo no han podido ser más patéticas, en el sentido de que argumentaron que Garner ya había sido arrestado en pasadas ocasiones, y que incluso debía presentarse ante la Corte de Staten Island en octubre por cargos de posesión de marihuana y cigarrillos de contrabando.

.

Pero la realidad es que Garner tampoco estaba cometiendo una infracción que supusiera un peligro público (era vender tabaco de contrabando, como los conocidos “winstoneros” en España), no iba armado y no se resistió violentamente, en el vídeo lo que se aprecia es que está enfadado porque, al parecer entiende, que la policía “la tiene tomada con él” y no acepta que le pongan las esposas. Aparte de que es un método de reducir a un detenido que la propia Policía de Nueva York prohíbe por su peligrosidad, ¿era necesario un “chokehold”?

.

Bill de Blasio ha dicho que abrirá una investigación y, si se comprueba que la muerte de Garner fue causada por el método de detención empleado, habrá que esperar que Pantaleo y sus compañeros sean destituidos inmediatamente de la Policía neoyorkina e ingresen en prisión, pues estos hechos son inaceptables.

.

Debe quedar claro que no se van a tolerar más hechos como estos pues, por desgracia, la actuación de Daniel Pantaleo tiene toda la pinta de ser algo que no se hubiera atrevido a hacer si la víctima hubiera sido otra persona. Pantaleo seguramente pensaba que abusar de un negro muerto de hambre no tiene consecuencias. ¿Se hubiera atrevido igual con un blanco adinerado de Manhattan al que hubiera pillado consumiendo coca en un bar? Lo dudamos mucho. Pero es que, aparte de este suceso, Pantaleo acumula dos casos más de denuncias por abusos policiales y violaciones de derechos civiles, las dos relacionadas con problemas que ha tenido con negros.

.

Cuando un colectivo, en este caso los negros, pierde la confianza en las autoridades y las fuerzas de seguridad, y siente que a ellos no se les está aplicando las leyes exactamente igual que a otros grupos más favorecidos socialmente, vamos mal. Es una fuente para la anarquía, los disturbios, el caos, la delincuencia y los desordenes. En ningún caso, ningún ciudadano debe sentirse discriminado por el sistema legal por cuestiones como su raza, ni privado del proceso legal ni de sus libertades y garantías por más que pueda tener aspecto de pandillero o de no tener ni un céntimo en el banco.

.

Aquí, desde luego, no vamos a perder la tradición tan presbiteriana de denunciar injusticias allí donde las veamos.

.

Un saludo a todos.

.

Como cada vez que vuelve a encenderse el conflicto entre israelíes y sus vecinos árabes volvemos a encontrarnos con lo mismo: muchísimo desconocimiento por parte del común de la gente, muchas ideas estereotipadas y tópicos, y unos medios de “información” que a lo único que contribuyen es a aumentar aún más ese desconocimiento, presentando una versión simplona e infantilista de las cosas. No solamente por parte de los anti-israelíes, incluso quienes tienen una posición pro-Israel también incurren en muchas inexactitudes de conocimiento sobre los orígenes y el carácter del conflicto.

Para entender de verdad los orígenes y las causas reales de lo que ocurre en esa zona es muy interesante el fragmento que reproduzco aquí de un artículo publicado en ESTE BLOG (su autora es una judía no religiosa llamada Yael Farache). Es muy largo, larguísimo, y de todas formas quien quiera leerlo entero lo tiene en el enlace, por eso solo me he traído la parte relativa a la historia, que es la más relevante.

————————————————————————-

————————————————————————-

EL CONFLICTO ÁRABE-ISRAELÍ

El conflicto en sí es como el juego infantil del teléfono: una persona escuchó algo, se lo contó a otra, y esa a otra, y a otra, y así sucesivamente, hasta que lo que llega al otro lado no se parece en nada a lo que el mensaje original decía. Sólo por ver cómo se desarrolla ese fenómeno, el conflicto árabe-israelí es divertido, pero además, ver las diferencias entre el mensaje original y el mensaje distorsionado te descubre cosas sobre los jugadores. Lo que nosotros tenemos en este momento son los mensajes finales, los que llegaron del otro lado, y lo que nos falta es averiguar qué fue lo que pasó (los hechos históricos) para después comparar. Las versiones distorsionadas son 3:

Lo que la gente suele manejar es la versión más extendida, es una versión rápida y algo escueta de los hechos que va algo así:

Israel se creó después de la Segunda Guerra Mundial en el territorio Palestino. Llegaron allí reclamando el territorio por causas religiosas (o de historia muy antigua), y la ONU les dio permiso de crear su estado ahí. Pero la ONU declaró que en ese espacio se debían construir dos estados: uno israelí y otro palestino. Israel no desocupa los territorios y los Palestinos no dejan de lanzar bombas a Israel. Ambos tienen razón y ambos tienen culpa. Suena más o menos como la versión que maneja la mayoría de la gente, ¿verdad? Creo que es una buena aproximación.

Algunas personas, los que están en pro de palestina, manejan una versión diferente de la realidad, algo como esto:

Los sionistas crearon Israel después de la Segunda Guerra Mundial en el territorio que le robaron a los palestinos con apoyo americano. Llegaron allí, sacaron a los palestinos de sus casas y de sus ciudades, se instalaron ellos, y declararon un estado apartheid. Hoy día Israel es un estado genocida que oprime a los palestinos en su propia tierra.

La versión de los que están a favor de Israel es algo como esto:

Israel se creó después de la Segunda Guerra Mundial en el territorio Palestino por el antisemitismo de Europa. Tenían una conexión histórica con la tierra. El territorio estaba vacío y no había casi gente en él. La ONU declaró que en ese territorio se debían construir dos Estados, y eso es lo que Israel ofrece cada vez que se sienta a negociar con los líderes palestinos, pero los palestinos se levantan de la mesa y se van. Hoy en día Israel sufre las consecuencias del odio antisemita de los palestinos en la forma de cohetes katiusha.

Las tres interpretaciones están llenas de errores, errores tipo “el teléfono”, distorsiones que con el tiempo se han cristalizado en “versiones” de la realidad que tienen poco que ver con la historia.

LA HISTORIA DEL CONFLICTO

Es probable que no lo sepas, pero Israel no fue el único Estado de la zona que apareció allí de forma más o menos gratuita en la primera mitad del siglo XX. La historia de Israel es la misma historia de Turquía, Libano, Siria, y Jordania, y es también la historia de la caída del Imperio Otomano después de la Primera Guerra Mundial.

A ver si me explico de forma más sencilla: toda la zona del medio oriente estuvo dominada durante más de 300 años por los turcos. La zona donde están los países que hoy en día son Siria, Líbano, Jordania, Irak, e Israel era parte del Imperio Otomano. Cuando cae el imperio Otomano en 1918, los franceses y los ingleses se dividen el territorio del Medio Oriente, y crean los países que hoy conocemos como Líbano, Siria, Jordania, Irak, e Israel. Ninguno de estos países existía antes de la caída del Imperio Otomano, y las razones para dividirlo de esa forma fueron bastante arbitrarias, algo parecido a lo que ocurrió con las colonias africanas.

La primera distorsión de las versiones modernas está en este punto: se cree que el único estado que se creó de forma “artificial” en el Medio Oriente fue Israel, cuando en realidad todos los países que hoy forman parte de la zona fueron creados de la misma manera por Europa a partir de 1922. Los nombres que escogieron y las fronteras fueron arbitrarios, lo mismo pudieron ponerle a toda la zona Siria, o ponerle a Líbano “Damasco”, o trazar las fronteras de cualquier otra manera, porque las que tenemos no respondían a las poblaciones de la zona, ni a lo que tradicionalmente había sido el territorio, respondían solamente a los intereses comerciales de Francia y de Inglaterra, que pactaron en secreto dividirse entre ellos el territorio, para tener allí sus colonias.

Ahora bien, para entender el conflicto hay que entender también cuál era la población que había allí. Obviamente no era un territorio vacío, no era un territorio despoblado, esta es otra distorsión, en todo el Medio Oriente había gente para la época de la creación de los Estados de la zona. En su mayoría los que vivían allí eran árabes musulmanes, pero también había cristianos, y judíos.

Los musulmanes que había en Medio Oriente llegaron allí con las invasiones del primer Califa (Rashidun) en el año 638 después de Cristo. A partir de entonces se asentaron y vivieron en la zona. Desde siempre habían sido una población culturalmente homogénea. Llamaban a su zona Siria, así en plan general, y los que estaban en el territorio de Palestina se consideraban “sirios del sur”.

Los cristianos eran de origen asirio y armenio, y habían sido perseguidos durante el Imperio Otomano. La mayor parte de la población armenia fue exterminada por los turcos. Así que no quedaban muchos. Pero la mayoría de los que quedaron con la caída del Imperio se asentaron en lo que hoy en día es Líbano.

Los judíos estaban allí porque habían tenido buenas relaciones con el Imperio Otomano, y cuando fueron expulsados de España y Portugal en el siglo 15, el Imperio Otomano los invitó a establecerse en Damasco. Con el tiempo la población judía de la zona aumentó considerablemente, en especial durante el siglo 19 por los pogroms. Para 1918 había una comunidad judía próspera. Por esa época el Imperio Británico prometió dar a los judíos el Mandato de Palestina y eso precipitó la inmigración de judíos de toda Europa que se acentuó con la Segunda Guerra Mundial.

Cabe acotar que hubo presencia judía continuada e ininterrumpida en Palestina desde la época del Templo (estamos hablando de 1700 antes de Cristo) hasta la creación del Estado de Israel en ciudades como Jerusalem, Safed, Tiberias, y Hebrón. Pero no eran comunidades  grandes. Uso el siglo 15 para hablar de la presencia judía en la zona porque ese fue el punto de partida de las migraciones masivas. Ese dato es relevante porque fueron esas migraciones las responsables de poblar la zona de judíos. Los judíos que habían estado ahí desde la época del Templo eran sólo un porcentaje menor para el momento de la caída del Imperio Otomano.

De estos datos sacamos varias conclusiones. Lo primero es que en Medio Oriente ha habido presencia judía desde siempre, y en especial desde el siglo 15. Los judíos no llegaron allí por sorpresa. Pero también hay que matizar: los judíos en el Medio Oriente nunca fueron más que una pequeña comunidad. La gran mayoría eran árabes musulmanes.

La segunda conclusión es que los árabes de la zona no tenían identidades nacionales separadas. Los del Líbano no se consideraban libaneses, ni los jordanos se consideraban jordanos sencillamente porque esas construcciones son artificiales y fueron creadas por Europa. Todos los árabes musulmanes de la zona compartían una misma cultura, una misma religión, una misma étnia, y un sentimiento nacional más o menos homogéneo. Esto incluye a los Palestinos, que en nada se diferencian de los sirios, ni de los jordanos. Son todos parte de esa población homogénea de árabes musulmanes que había vivido en toda la zona del Medio Oriente (la del Mediterráneo) desde hacía siglos sin diferenciarse.

Por esta razón cuando la Liga de las Naciones propone en 1922 la creación de dos estados en el Mandato de Palestina, lo que se propone es la creación de un estado judío, y un estado árabe. Nunca se menciona la creación de un estado Palestino y otro estado judío, porque la palabra “Palestina” (como voy a explicar más adelante) no tiene nada que ver con la población que la habita, es una palabra para designar un territorio geográfico. Así que el verdadero mandato de la Liga de las Naciones fue crear un estado judío y un estado árabe en la zona de Palestina. Un estado judío, y otro árabe para los árabes musulmanes de la zona, que como dijimos no se diferenciaban de los otros árabes musulmanes de zonas adyacentes.

Ahora hablemos más concretamente del territorio palestino. El territorio al que llegaron los judíos desde 1800 en adelante no estaba vacío de gente, pero sí estaba vacío de ciudades, de tierra fértil, y de asentamientos. Quiero decir que aunque había gente allí, la mitad de la tierra era un desierto, y la otra mitad era un pantano. Por esa razón el territorio era barato y los judíos decidieron comprar sistemáticamente todo el territorio que pudieran de sus dueños árabes con la idea de crear en ese territorio una comunidad judía que eventualmente podría convertirse en un estado autónomo.

Con ese propósito la familia Rothschild contribuyó enormes cantidades de dinero a la Alliance Israélite Universelle desde 1870 en adelante en nombre de todos los judíos de Europa. Gracias al financiamiento de los Rothschild se compró una gran cantidad de territorio en Palestina, se crearon pequeñas ciudades, puertos, kibbutzim, y bulevares. Los Rothschild también fueron responsables de financiar la estructura gubernamental del país.

En los territorios comprados se empezó a construir lo que hoy en día es Israel. No creáis que esto lo hicieron los judíos ricos de Europa, los Rothschild sólo pusieron el dinero. El trabajo lo hicieron judíos inmigrantes laboristas y de izquierda que se agruparon en kibbutzim y se pusieron a trabajar la tierra. Para poder secar los pantanos los judíos sembraron plantas de arroz. Para fertilizar el terreno implementaron sistemas de irrigación. Años después Israel pasó de ser un desierto a ser un país líder en la exportación de frutas y flores. Esto significa varias cosas:

1) Los judíos no le quitaron las casas y las ciudades a los árabes.

2) Los judíos contaban con una situación peor a la que tienen hoy en día los árabes de Gaza y de Cisjordania, pero en igualdad de recursos los judíos crearon Israel, y los árabes siguen viviendo como vivían hace 10 siglos.

3) Cuando algo prospera es porque ricos y pobres trabajan juntos aportando cada uno lo que puede y sin quejarse de su situación.

Ahora hablemos de la geografía. Este era el mapa del Mandato de Palestina en 1920, cuando se habló de la partición en la Liga de las Naciones:

En este territorio es que se debían crear los dos estados: uno árabe y uno judío. La tarea se la delegaron a Inglaterra. Pero en 1922, Inglaterra le regaló todo el territorio que está al oeste del mar muerto a Faisal, uno de los hijos del rey hashemita que pusieron en Irak (como agradecimiento por haber ayudado a Inglaterra a vencer al Imperio Otomano). Faisal le puso de nombre Transjordania (hoy, Jordania) y creó un estado árabe musulmán en él. El territorio de Transjordania era el 77% del territorio total del Mandato de Palestina.

El mapa después de esta concesión quedó así:

Cualquier persona objetiva entiende que en el territorio del Mandato de Palestina, en efecto hay hoy en día dos estados palestinos: un estado palestino que es judío (Israel), y un estado palestino que es árabe y musulmán (Jordania).

Además los territorios asignados son acordes con la población. La gran mayoría de los pobladores del Oriente Medio eran árabes musulmanes, y obtuvieron la mayor parte del territorio: Siria, Líbano, Irak, y Jordania, que representan más del 99,9% del territorio total. Los judíos eran una población pequeña, y obtuvieron un trozo proporcional: Israel, que representa un décimo de un 1% del territorio total (0,001%).

Ahora bien, cuando la Liga de las Naciones descubrió la concesión que había hecho Inglaterra, en lugar de aceptar Transjordania como el estado palestino árabe y dejar el resto del territorio al estado judío, decidió volver a dividir el territorio y hacer una partición del espacio sobrante.

Con esta nueva concesión, el mapa del plan para Palestina quedó así:

Ahora bien, quiero que os fijéis en una cosa, y es en la división que hizo la Liga de las Naciones. Una división peligrosa planificada por gente que no entiende de geopolítica. No es la primera vez que Europa sorprende con sus recetas para la aniquilación total en las colonias, en Africa hicieron exactamente lo mismo y es la razón por la que hay tantas guerras entre tribus allí.

¿Por qué me parece un mapa hecho por idiotas? Porque es un mapa diseñado para el conflicto. En ese mapa tanto el territorio árabe como el territorio judío están divididos en 3, y para pasar de un lado a otro dentro del mismo territorio hay que atravesar por huevos territorio del otro estado DOS VECES. ¿Me seguís? Ni aunque las dos poblaciones tuviesen relaciones espléndidas este mapa iba a fomentar la paz entre vecinos, en especial en un territorio tan pequeño como este en el que los cohetes llegan desde cualquier parte hasta cualquier otra. Es una receta para la mutua aniquilación. Europa es en parte responsable del conflicto árabe-israelí, así que debería tener mucho cuidado con las posturas que adoptan sus medios de comunicación frente al conflicto. En lugar de tratar el tema con cuidado y con seriedad cada vez que hay una intifada y pongo las noticias siento que estoy viendo una telenovela por la manipulación sensiblera, la licencia creativa para inventar eventos que no han ocurrido, y las exageraciones al absurdo.

Muchos os estaréis preguntando que por qué si este es el mapa de la Partición, Israel hoy en día tiene casi el 100% del territorio. Esta es otra de las grandes distorsiones que se escuchan en todas partes. Hay varias razones. La primera razón es que este Plan para Palestina nunca fue puesto en marcha. No fue puesto en marcha porque los judíos lo aceptaron, pero los árabes musulmanes no.

La ONU dio el visto bueno al estado de Israel, así que los judíos declararon su Estado en 1948 en el territorio que les otorgó la ONU, ese que está dividido en 3, con las fronteras en el lugar que la ONU indicó. El resto del territorio, el que hubiese correspondido al segundo estado palestino árabe, quedó en manos de sus antiguos dueños: Egipto y Transjordania, porque no quisieron declarar allí estado alguno.

Israel declaró su independencia en 1948 y ese mismo día todos los países árabes del Medio Oriente le declararon la guerra a Israel. Para ser más exacta: le declararon la guerra Líbano, Siria, Transjordania, Egipto, e Irak apoyados por Arabia Saudita, Libia y Yemen. Aunque todos los estados eran nuevos y habían sido creados de la misma manera apenas 20 años antes, estamos hablando de siete ejércitos en contra de uno.

A pesar de tener todas las probabilidades en su contra, Israel venció a los ejércitos de todos estos países. Fue como resultado de esta guerra defensiva, que Israel anexó el territorio adicional. Pero no lo anexó del territorio del segundo estado árabe en Palestina, ese estado nunca aceptó la partición, nunca declaró su independencia, y por lo tanto no existía como país. Israel le quitó el territorio a Transjordania y a Egipto. Y por eso desde el principio el territorio israelí abarca más de lo que le había asignado originalmente el Plan para Palestina.

Al final de la guerra del 48, como parte de un acuerdo de armisticio, Israel devolvió los territorios a sus respectivos dueños: Transjordania, y Egipto. Así que los árabes que se hacen llamar “Palestinos” vivieron los siguientes 20 años más o menos bajo el gobierno de Egipto y de Jordania, y a pesar de que las condiciones de los asentamientos eran exactamente las mismas que seguirían teniendo más adelante bajo ocupación israelí, durante esos 20 años no llamaron a una jihad, no hubo intifada alguna, no hablaron de la autodeterminación de su pueblo, ni lanzaron cohetes a Egipto o a Jordania.

Lo interesante de la guerra del 48 es entender por qué luchó cada lado. Israel luchó porque no le quedaba otra opción, fue atacado, y era un tema de supervivencia, pero ¿por qué se unieron todos los países árabes para atacar a Israel? La respuesta a esta pregunta es simple, los árabes heredaron del Imperio Otomano y de los Califatos una idea del mundo pan-árabe que incluía toda la zona del Oriente Medio. Ellos se veían a sí mismos como un sólo pueblo musulmán con una sola ley y un sólo territorio. Así que para el mundo árabe, el hecho de que la Liga de las Naciones declarase un territorio en medio del suyo que pertenecía a otra etnia era considerado un irrespeto, independientemente de que las razones para declararlo fuesen legítimas. La idea del estado judío era para ellos inaceptable, un pequeño punto en el mapa que interrumpiría su sueño del estado pan-árabe. Después de la derrota del 48, y para reivindicar su ego volvieron a atacar a Israel en bloque en el 67, y de nuevo en el 73, y en ambas ocasiones fueron derrotados.

Fue en la guerra del 67, la de los Seis Días, que Israel volvió a ocupar el territorio de Gaza y de Cisjordania, además de otros territorios importantes como el Desierto del Sinaí que después devolvió.

LOS TERRITORIOS OCUPADOS

El mapa actual de Israel es este:

No es el mapa de la partición, desde luego, el territorio israelí es más grande del que le asignó en un principio la Liga de las Naciones, pero como habíamos dicho antes, ese Plan para Palestina jamás fue aceptado por los árabes musulmanes de la zona, sigue sin ser aceptado por ellos (a pesar de que se quejan por la ocupación) y por lo tanto jamás declararon su estado allí.

Los territorios a los que los medios llaman “ocupados” son la franja de Gaza y Cisjordania. En el mapa de arriba son los dos territorios que están encerrados con líneas de puntos. El del lado izquierdo, el territorio rectangular es Gaza. El grande que está en el medio es Cisjordania.

Si te limitas a escuchar lo que dicen los medios seguramente crees que Gaza está aislado. Que limita a un lado con Israel y al otro con el Mediterráneo y que por lo tanto un bloqueo israelí deja a su población sin alternativa alguna para abastecerse, entrar, o salir. Pero en realidad Gaza también limita al suroeste con Egipto. Con Cisjordania ocurre lo mismo: limita al oeste con Israel, pero al este limita con Jordania. Según el mensaje de los medios parece que Israel es el único responsable sobre la población de ambos territorios. En ningún momento parecen recordar que ambos territorios solían pertenecer a Egipto y a Jordania, que limitan con estos países, que sus poblaciones pertenecen a la misma etnia y religión, que es de esos países de los que Israel conquistó el territorio y que es a ellos a quienes debería devolverlos. Por lo tanto si alguien tiene algún tipo de responsabilidad moral sobre los pobladores de Gaza y de Cisjordania no es Israel, son Jordania y Egipto. Si alguien debería otorgar ciudadanía a esos individuos es Jordania y Egipto, no Israel.

Sin embargo Israel devolvió la Franja de Gaza en el 2005. Retiró de allí a los colonos, tiró abajo sus casas y las colonias, retiró al ejército y les devolvió el territorio. Fue un proyecto a gran escala que involucró reubicar a miles de familias dentro de la frontera israelí, familias judías que habían vivido durante generaciones en Gaza, tirarles abajo sus casas, incluso retirar los cementerios con los muertos de esas familias, y transportarlos a Israel. Como podrás imaginar no fue un proyecto fácil. La mayoría de estas familias se opusieron, e Israel tuvo que movilizarlas con ayuda del ejército. Para ello tuvo que usar más de 70 mil soldados.

Israel llevó a cabo la retirada como un acto unilateral de buena voluntad. Quiero decir, que no pidieron nada a cambio ni lo hicieron como resultado de acuerdo alguno. Lo que quería lograr Israel con esto era reanudar las negociaciones de paz que habían sido interrumpidas por la Segunda Intifada que Arafat había desatado y en la que murieron más de mil israelíes.

Es poco probable que lo recuerdes, o incluso que hayas llegado a escuchar que Israel devolvió Gaza. Es más, todo el mundo actúa como si Israel todavía estuviera ocupando Gaza. Es como si ese episodio de la historia no hubiese ocurrido por la labor de desinformación de los medios occidentales.

¿Qué ocurrió como resultado de la retirada de Gaza? Si el conflicto era territorial, entonces la lógica dice que los palestinos una vez que Israel se retiró de sus territorios deberían estar más dispuestos a negociar la paz. En realidad ocurrió justo lo contrario. Una vez que Israel se retiró de Gaza, los palestinos hicieron unas elecciones populares en las que votaron por mayoría a Hamas, un grupo terrorista que no reconoce el derecho a existir del Estado de Israel y que pone en su charter como objetivo eliminar el estado judío.

En la práctica no fue mejor. Con Hamas se reanudaron los ataques, solo que al administrar su territorio mudaron las plataformas de lanzamiento de los cohetes al norte de Gaza y ahora sus cohetes alcanzan con facilidad ciudades importantes dentro de Israel como Sderot, Ashdod, Ashkelon, y Tel Aviv. Como consecuencia de devolver las tierras de Gaza a los palestinos lo que Israel obtuvo fue un recrudecimiento de los ataques hacia su población civil, y un liderazgo terrorista en Gaza.

En cuanto a Cisjordania, Israel la ocupa tanto militarmente como con asentamientos. Pienso que aunque hay razones para cuestionarse si esos territorios pertenecen a los “palestinos” (en mi opinión pertenecen a Jordania), lo que no se pone en duda es que en la región está el ejército israelí, y que además hay judíos viviendo allí.

Lo que no sabe la mayoría de la gente es que los colonos judíos que están en en ese territorio son alrededor de 100 familias en la ciudad de Hebrón. Esos colonos no fueron “enviados” allí por el gobierno israelí con un objetivo en concreto, sino que son descendientes de familias judías que vivían en Hebrón desde la época del Templo y que lo desalojaron en 1929 por la masacre de Hebrón. Esa gente decidió volver por cuenta propia a la ciudad en la que habían vivido desde siempre cuando Israel conquistó el territorio y a pesar de que algunos israelíes los consideran un obstáculo para la paz, ellos no quieren abandonar el territorio en el que han vivido desde hace generaciones de manera casi ininterrumpida.

Los palestinos llaman a los judíos que viven en sus territorios “colonos” sin importar el hecho de que muchas de esas familias han vivido allí desde hace milenios, desde mucho antes de que los árabes llegaran allí. Todo barrio judío en territorio palestino es considerado un “asentamiento” impuesto allí de forma “ilegal” y ponen como condición para la paz que no haya ni un solo judío dentro de sus fronteras. A eso se refieren con quitar de allí los asentamientos. Esta petición no es ni legal bajo la ley internacional, ni moralmente aceptable. En Israel, en cambio, viven más de un millón y medio de árabes, muchos de ellos son musulmanes, y corresponden al 20% de la población del país. Dentro de Israel los árabes tienen todos sus derechos garantizados como cualquier otro ciudadano israelí sea de la religión y etnia que sea.

La razón por la que Israel no ha retirado la ocupación militar de Cisjordania es, en parte porque los judíos que viven en Hebrón necesitan protección militar, y también por lo que ocurrió en Gaza. Israel no quiere arriesgarse a que ocurra lo mismo con Cisjordania. Algunos medios dicen que el interés de Israel en ese territorio es imperialista, o incluso por un tema de recursos. Antes de que Israel devolviera Gaza llegué a escuchar un argumento que decía que los israelíes no devolvían Gaza porque por allí pasaba un oleoducto importante que los judíos querían controlar. Me pregunto dónde está la gente que afirmaba eso hoy en día. Porque no dijeron nada cuando Israel devolvió el territorio hace casi 10 años.

En el pasado Israel devolvió una gran cantidad de territorios a cambio de paz. Entre ellos, devolvió el Desierto del Sinaí, que era un territorio 3 veces más grande que el territorio que ocupa hoy en día Israel, que tiene grandes reservas de petróleo, y que lo devolvió a Egipto a cambio de paz. Si el interés de Israel fuese imperialista o una guerra por recursos naturales, jamás hubiese devuelto el Desierto del Sinaí. Pero sí lo devolvió. Lo devolvió a cambio de un tratado de paz que Egipto firmó y con el que se comprometió de lleno. Desde entonces las relaciones entre Israel y Egipto han sido tensas pero manejables, y el acuerdo de paz se ha mantenido.

Con los palestinos, en cambio, cada vez que Israel les devuelve territorios, como ocurrió con Gaza y con el sur del Líbano en el 2000, esos territorios no son usados para construir en ellos un estado árabe palestino. Sino son usados como plataformas de lanzamiento desde las que atacar Israel con cohetes.

Si Israel devolviese Cisjordania a los palestinos, por la extensión y la ubicación de ese territorio, todo el país estaría en peligro. Desde Cisjordania sería muy fácil lanzar cohetes a todo Israel, hasta los de menor alcance podrían llegar al aeropuerto internacional Ben Gurión. Las fronteras de Israel serían indefendibles. No es un riesgo que Israel quiere correr y no se le puede culpar por defenderse.

La razón por la que existen todas estas confusiones con respecto al tema es por la labor de desinformación que han hecho los medios occidentales sistemáticamente desde hace años.

Hasta hace poco al conflicto en Palestina se le llamaba en todas partes el conflicto “árabe-israelí”. En la mayoría de los libros de historia, y en las enciclopedias ese nombre se mantiene, pero es poco probable que recuerdes haberlo leído en los medios en los últimos años. En la prensa, en los medios en general, han pasado a llamarlo el “conflicto en Palestina”. Con ese término se hace énfasis sobre un sólo lado del conflicto. Si no mencionas a Israel, parece que el conflicto no está ocurriendo también en suelo Israelí, parece como si está ocurriendo solamente en suelo Palestino y en contra de los Palestinos, se da a entender que es una guerra unilateral.

La razón por la que es más adecuado llamarlo por su nombre: “conflicto árabe-israelí” es porque este conflicto sí es entre dos partes, pero no es realmente entre Palestina e Israel. El conflicto es entre la población musulmana de varios países árabes e Israel. Cuando se habla del “conflicto árabe-israelí” se habla del conflicto con propiedad y en toda su dimensión. Lo otro es sesgo. Esto es sólo un ejemplo del tipo de cosas que la prensa occidental hace para desinformar, y la verdad es que no quiero entrar en detalles porque el tema se pone pesado, pero basta con buscar los ejemplos en internet, o leer el periódico con ojo crítico.

LA FALSA CAUSA PALESTINA

Ahora que hemos analizado algo de la historia del conflicto podemos hablar con más propiedad de la causa palestina.

Quiero comenzar aclarando de dónde viene la palabra “palestino” porque los árabes de la zona se autodenominan así como una manera de separarse y distanciarse del resto de los árabes de los países vecinos, cuando no tienen una identidad diferenciada.

La palabra “Palestino” apareció por primera vez en el antiguo testamento (la Torá) para denominar a un pueblo de la región que en español conocemos como los Filisteos. Se cree que los Filisteos vinieron del Egeo o que formaron parte de las invasiones de los Pueblos del Mar y se asentaron en lo que hoy en día es Israel durante la época de los Jueces (1180 a.c) y desaparecieron poco tiempo después no se sabe muy bien cómo.

Los palestinos de hoy en día no son palestinos (filisteos) porque los filisteos eran un grupo indoeuropeo y los árabes de toda la región son semitas. Los filisteos desaparecieron alrededor de 1000 años antes de cristo, y los musulmanes llegaron a la zona del Mediterráneo en el siglo 7 después de Cristo, casi 2000 años después.

¿Entonces qué es Palestina? En realidad la zona a la que llaman “Palestina” es la zona donde estaban Galilea, Judea y Samaria, y donde existieron durante más de 2000 años los diferentes reinos judíos de la historia. Hay algunos escritos griegos que mencionan la zona como “Palestina”, pero el primer uso oficial de ese nombre para un distrito se lo pusieron los romanos mil años después como un castigo a los judíos después de vencer las revueltas de Bar Kojbá. La idea de los romanos con eso era debilitar cualquier lazo que existiese entre los judíos y su territorio. Si pasaba de llamarse “Judea”, a llamarse “Palestina”, simbólicamente quedaban desprendidos de él.

Los Califas heredaron el nombre de los romanos cuando ganaron el territorio, y lo mismo ocurrió con los Otomanos, y aunque el nombre no se usaba quedó flotando en algunos documentos legales sobre la zona hasta que Inglaterra decidió recuperar ese nombre para ponérselo al mandato. De ahí viene el nombre “Palestina” que no es ni siquiera un vocablo árabe, y que poco tiene que ver con la población que hoy en día habita en la zona. Históricamente la palabra “Palestina” ha servido únicamente para denotar un espacio geográfico y no una población en concreto.

Por esta razón se proponía la creación de dos estados en Palestina: uno judío y otro árabe. Era una forma de designar el territorio y solamente el territorio. Por eso antes de que Israel se declarara como Estado en 1948, todos los periódicos de los pobladores judíos se llamaban “The Palestinian Post” (Hoy en día el “Jerusalem Post) y la brigada judía que peleó con el ejército británico en contra del Imperio Otomano se llamaba “Palestinian Brigade”. Palestina es también el nombre que los judíos usaban para hablar del territorio entre ellos. En fin, es una connotación geográfica que no tiene que ver con los musulmanes que viven allí. Los musulmanes de la zona sólo empezaron a hablar de sí mismos como “palestinos” a partir de 1977 y no antes, 10 años después de la derrota que sufrieron en el 67, y cuando decidieron cambiar el enfoque de la guerra, de una guerra militar a una guerra propagandística.

Los judíos no desplazaron a nadie, ni expulsaron a nadie del territorio israelí. Esto ni siquiera hay que buscarlo en la historia, basta con analizar los asentamientos que hay hoy en día dentro de Israel. En Israel los musulmanes que vivían dentro de las fronteras cuando se declaró el Estado de Israel son ciudadanos israelíes en toda regla, con los mismos derechos que tiene cualquier israelí judío. Forman parte del parlamento, del ejército, son diplomáticos, tienen acceso a la educación y a la salud como cualquier otro ciudadano. Incluso hay varias comunidades de árabes nómadas como los beduinos, de musulmanes nómadas, como los drusos, que viven dentro de Israel y tienen todos sus derechos. En Israel viven hoy en día 1 millón de musulmanes.

Los árabes que viven en los territorios ocupados ya vivían allí o decidieron por cuenta propia abandonar Israel cuando se declaró la independencia. Abandonaron lo que tenían y lo dejaron atrás, pero cuando intentaron entrar en Jordania, el país árabe les cerró las puertas. Lo mismo ocurrió con Egipto, con Líbano y con Siria. Los refugiados palestinos que lograron entrar a estos países viven hoy en día en las mismas condiciones en las que viven los que se quedaron en los territorios ocupados, es decir, en condiciones de mierda.

La causa palestina no existe, los “palestinos” no quieren un estado propio. Han tenido muchas oportunidades para tener su propio estado, cada vez que se han sentado a negociar con Israel, los políticos israelíes han ofrecido darles territorio a cambio de una sola cosa: que reconozcan el Estado de Israel y que firmen un acuerdo de paz. Se niegan. Se levantan y se van de la reunión, y después lanzan nuevos ataques, declaran nuevas intifadas, recrudecen su ofensiva.

Si los palestinos no quieren tener su propio estado, ¿qué quieren? Los palestinos quieren acabar con el Estado de Israel, y expulsar a los judíos del Medio Oriente. Esto no lo digo yo, lo dice el charter del Hamas que puedes leer aquí. Y cito un fragmento del charter:

Artículo 13 sobre soluciones pacíficas, iniciativas de paz, y conferencias internacionales (fragmento): “La única solución al problema palestino es el jihad. Las iniciativas, las propuestas, las conferencias internacionales, son una pérdida de tiempo, un ejercicio fútil. El pueblo palestino es demasiado noble como para subyugar, su futuro, su derecho, y su destino a un juego vano. Como dice el hadith: “El pueblo de Siria es el látigo de Allah sobre la tierra; Él tomará su venganza a través de este intermediario de quien él desee entre sus seguidores. A los Hipócritas entre ellos (se refiere a los judíos y a los cristianos como hipócritas entre los monoteístas) se les prohibirá vencer a los verdaderos creyentes, y sufrirán muertes ansiosas y dolorosas”.

Artículo 15: la jihad de la liberación de Palestina es una obligación individual (fragmento): “Cuando nuestros enemigos usurpan las tierras islámicas, el jihad se convierte en una obligación que une a todos los musulmanes. Para hacer frente a la usurpación de Palestina por los Judíos, no tenemos más remedio que elevar nuestro estandarte del jihad. Esto requiere una propagación de la conciencia islámica entre las masas locales, árabes, e islámicas. Debemos propagar el espíritu del jihad entre los Umma (musulmanes), luchar contra los enemigos y unirnos a los rangos de los combatientes jihadistas. Tenemos que movilizar al ‘ulama, y también a los educadores, a los profesores, a los medios, y a la publicidad, como también a las masas educadas y especialmente a los jóvenes y a los ancianos musulmanes para que se unan a la causa del jihad”

(Otro fragmento del mismo artículo): “Debemos plasmar en las mentes de varias generaciones de musulmanes que el problema palestino es de tipo religioso, y se debe luchar bajo esa premisa. En el territorio hay lugares sagrados islámicos como la Mezquita de Aqsa, que está inexorablemente unida a la Mezquita Sagrada, mientras el Cielo y la Tierra existan, y al viaje del Mensajero de Allah, que Allah lo tenga en paz y lo bendiga, y desde allí ascendió. ‘Deambular un día en el Camino de Allah es mejor que todo el mundo y lo que existe en él. El seguidor de Dios que se mantiene en el Camino de Allah es mejor que todo el mundo y lo que existe en él. Lo juro por Él, quien toma en su mano el Alma de Mahoma! ¡De veras deseo ir a la guerra por Allah! Asaltaré y mataré, asaltaré y mataré, asaltaré y mataré”

No voy a seguir poniendo fragmentos porque queda bastante claro cuál es la intención de Hamas. Si quieres leerlo en contexto puedes visitar el enlace que puse arriba. La intención de Hamas es acabar con Israel, y matar o expulsar a los judíos. Los palestinos no odian a los judíos porque son los ciudadanos de Israel que es un estado que está en su territorio, los palestinos odian a Israel porque es un estado judío. Si Israel no fuese un estado judío nada de esto ocurriría. Esta guerra no es solamente una guerra en contra de Israel, es una guerra en contra del judaísmo, y por eso participan Hezbollah, Siria, e Irán (e indirectamente Arabia Saudita). Justamente todos son países de la Sharía, de la ley fundamentalista islámica, y eso es lo que esta ley promueve.

Por lo tanto la solución de los dos estados no es una verdadera solución y no va a resolver nada. Si Israel devolviese su territorio tampoco resolvería nada, porque este conflicto no es, a diferencia de lo que quieren hacer creer con la causa palestina, un conflicto geopolítico por territorio. Este conflicto es un conflicto religioso del islam en contra de los judíos, y es en esa arena en la que se va a desenvolver. Por eso si queremos entender el conflicto tenemos que entender ambas religiones.

[...]

¿ES EL SIONISMO UNA IDEOLOGÍA IMPERIALISTA?

Esta pregunta me la han hecho un par de veces, aunque más que pregunta me lo han lanzado como una afirmación. Me han preguntado, como increpándome, si yo me considero sionista, y si me parece justo lo que hacen los sionistas, y si soy incapaz de ver que el sionismo es un movimiento imperialista similar al movimiento nazi. Esto es un cóctel de distorsiones histéricas que no sé por dónde coger, pero haré mi mejor esfuerzo por explicar lo que es el sionismo (el de verdad, el que tiene su base en la historia y no el sionismo imaginario de los antisemitas).

El sionismo es una ideología que propone que el pueblo judío es una nación como cualquier otra, y que como todas las naciones debe tener un territorio propio. El sionismo desde el principio fue una adaptación de los movimientos nacionalistas italianos y alemanes del siglo 19. El término “sionismo” fue acuñado en 1891 por Nathan Birnbaum un publicista austríaco para describir la ideología que se estaba formando, pero el término se usa de forma retrospectiva para identificar también los esfuerzos que los judíos hicieron en el pasado para regresar a su territorio. También se aplica a los cristianos evangélicos que desean que los judíos regresen a la tierra prometida para acelerar la segunda venida de Cristo.

Como movimiento político fue fundado por Theodore Herzl en 1897 y en él agrupaba todo lo que se había escrito al respecto hasta la fecha, y varias organizaciones que se habían creado con ese propósito en varias partes de Europa.

La palabra “sionismo” viene de “sión” que es una de las formas en las que se le llama a Jerusalem en la biblia. El sionismo no es un movimiento de tipo monolítico, es más bien plural. Incluye, sionistas socialistas, sionistas religiosos, revisionistas nacionalistas, y sionistas culturales. Cada grupo con sus propias motivaciones, e ideas. Las ideas del sionismo evolucionaron con el tiempo y fueron influenciadas por varios movimientos diferentes que se hicieron populares en Europa como el socialismo, el nacionalismo, o el colonialismo, y llegó a asumir diferentes “sabores” dependiendo del país de origen de sus pensadores, y las corrientes intelectuales contemporáneas de cada época. Por eso no se puede tomar ningún texto en particular como una muestra de la postura “oficial” de la ideología sionista. La premisa que comparten todos es que los judíos son un pueblo que debe tener un territorio nacional, que ese territorio nacional debe estar en su territorio histórico, y que los judíos tienen derecho a la autodeterminación como cualquier otro pueblo.

El movimiento sionista se preocupó desde el principio en imaginar el estado que querían construir. Por eso hay tantas visiones diferentes. El primer texto importante del sionismo político es “El Estado Judío” de Theodore Herzl, que puedes leer aquí. La importancia de que exista Israel para los judíos es grande. A diferencia de otras religiones y de otras etnias, los judíos sólo tenemos un país en todo el mundo, con un territorio mínimo. Los musulmanes son mayoría en 56 países, y los musulmanes que además son de origen árabe tienen 22. Muchos de ellos bastante grandes como Arabia Saudita o Irán. Si los judíos nos quedásemos sin Israel no tendríamos a dónde ir.

En líneas generales, la mayor parte de los sionistas coincidían en el deseo de crear un estado judío que preservase los valores y la religión judía, pero que al mismo tiempo fuese un estado libre democrático, y un modelo de desarrollo en el mundo. En eso se ha convertido Israel. Israel no es un estado teocrático, es un estado democrático, con un parlamento y un gobierno de políticos, no de rabinos. Israel es un estado secular con educación secular, en donde se fomentan los valores judíos, pero existe una separación más que clara entre el gobierno y la religión oficial, la misma que existe en todos los países seculares de Occidente.

Que los anti-sionistas propaguen la idea de que Israel es un estado teocrático es un absurdo inconcebible, pero que además haya gente que se lo cree desafía cualquier lógica. El Medio Oriente tiene varios estados que sí son teocráticos, estados donde gobiernan los imams a través de la Sharía, y en el que no existe una separación entre estado y religión, estados en los que las mujeres son especies sub-humanas, en los que los blasfemos son condenados a muerte, las adúlteras son lapidadas, y en los que todavía le cortan la mano a los ladrones, estados controlados por sheiks en los que la población vive en la miseria, estados en los que la educación es exclusiva de las madrasas, estados en los que la población de religiones diferentes al islam son perseguidas, abusadas, y apartadas de la sociedad, estados en los que la población no sabe ni qué son los derechos humanos ni que algo como eso existe. Arabia Saudita, Iran, y Siria son tres buenos ejemplos. Israel es lo opuesto a todo esto. Israel brilla en medio de esa zona de dictaduras medievales como un diamante en un lodazal, y que sean los árabes los que llaman a Israel un estado teocrático, un estado apartheid, o al sionismo un movimiento imperialista es el chiste del siglo.

El jueves se cumplieron 505 años del nacimiento de Juan Calvino y quería hacer aunque fuera un breve homenaje al gran reformador francés, escribiendo sobre uno de sus aspectos menos conocidos pero que han hecho que se generen mayores y más injustas críticas sobre él: su relación con el nacimiento y auge del capitalismo moderno.

.

Lamentablemente, no es que Calvino sea muy conocido en España pero, si lo fuera, no tardarían en aparecer detractores tachando al bueno del reformador francés poco menos que de ser el culpable espiritual de la actual crisis económica, del desempleo, del “capitalismo de casino”, de las desregulaciones, etc.

.

Nada más lejos de la realidad y, precisamente, las ideas de Calvino explican que en los últimos siglos hayan surgido dentro del calvinismo tantos defensores de la libertad individual y económica como luchadores frente a las injusticias sociales que observaron en su tiempo.

.

Las ideas teológicas de Calvino se pueden resumir en la de la absoluta soberanía de Dios sobre todas las cosas. Calvino recogió la idea bíblica de que toda la vida es cristiana y, puesto que todo está bajo la soberanía de Dios, por tanto, sus ideas no podían dejar de tocar campos como el orden social, político o económico.

.

Uno de los pilares centrales de la teoría económica de Calvino es la doctrina del derecho a la propiedad privada. Puesto que este derecho está claramente enseñado y salvaguardado en la Biblia, específicamente en los Diez Mandamientos y en las enseñanzas de Cristo, ocupa un lugar de enorme importancia en el pensamiento económico de Calvino. Sin embargo, Calvino ni mucho menos era como estos alocados modernos (libertarianos y anarco-capitalistas fundamentalmente) que consideran a la propiedad privada como el derecho absoluto ante el cual deben prácticamente ceder los demás, y vamos a ver enseguida porqué, puesto que partía de fundamentos distintos.

.

En la teoría calvinista, robar la propiedad de otro es pecaminoso, y si es hecho por el Estado bajo la acción de una disposición legal, no lo es menos. La toma de la propiedad por voluntad de una mayoría no es justa y no deja por eso de ser una violación de los mandamientos de Dios. Así, cualquier forma de comunismo o de socialismo es totalmente aborrecible para el calvinismo, ya que representa intentos por parte del Estado de interferirse con aquellos deberes que el hombre sólo debe a Dios.

.

Esto no está relacionado con un absolutismo casi sagrado de la propiedad privada, sino en que es un derecho porque Dios ha dado al hombre la obligación de servirle con su riqueza. El Estado protege la propiedad y provee formas para ser adquirida y mantenida, pero, para Calvino, no la confiere y no puede quitarla excepto por razones bíblicas. El Estado, según Calvino, actúa para hacer que sus ciudadanos sean mayordomos y rindan la obligación que todos los hombres deben a su Creador.

.

No es del todo exacto suponer que el calvinismo sea directamente responsable del resurgimiento del capitalismo moderno, como sostenía Max Weber. El capitalismo moderno ya había aparecido en Europa Occidental incluso antes del Renacimiento y su desarrollo ya estaba en curso y bien posicionado en muchas partes de Europa cuando el calvinismo obtuvo una posición de influencia. En su forma original, la idea de que Calvino es el fundador del moderno capitalismo es una seria distorsión de los hechos de la historia y difícilmente puede ser considerada como producto de una investigación histórica seria. Más bien, Calvino lo que hizo fue poner en evidencia ciertas fuerzas que favorecían el resurgir del capitalismo.

.

Por ejemplo, Calvino se opuso a la idea aristotélica de que el dinero es estéril y a la insistencia medieval de que la Biblia prohíbe la percepción de intereses en los préstamos. Calvino adoptó la posición de que el cargar intereses era permitido por la Biblia, siendo, en todo caso, “usura” el cargo injusto y excesivo de intereses, no la simple imposición de cualquier tipo de interés. No obstante, Calvino también pensaba que debían existir ciertas regulaciones y restricciones sobre esas actividades. Primero, sostuvo que no debe tomarse ningún interés de los pobres, que el acreedor debería compartir con el deudor los beneficios de los préstamos y que, en todas las ocasiones, el deseo de ganancia personal tenía que estar supeditado al amor cristiano. Calvino se inclinaba por una tasa del 5% para el dinero prestado, pero, bajo condiciones especiales, tasas como el 8% no debían ser consideradas tampoco como fuera de orden en ciertos casos.

.

Aunque la doctrina del derecho a la propiedad privada es fundamental en el pensamiento económico de Calvino, de no menos importancia es su insistencia de que este derecho no es un fin en sí mismo y va inseparablemente unido a consideraciones morales, tanto en la forma en que es adquirido como en el uso que se hace de él. Por los propios comentarios de Calvino y la legislación económica de Ginebra sabemos que él creía que el Estado tenía un derecho a regular la propiedad privada cuando entraba en juego el interés público.

.

Así, el consistorio de Ginebra tenía derecho a vigilar a los comerciantes en sus almacenes y a los artesanos en sus negocios. El Estado también podía regular la actividad económica, de forma que el monopolio y el acaparamiento del mercado en productos esenciales estaban considerados como una falta y podían ser prohibidos por la ley. En la idea de Calvino, en su legislación económica el Estado tiene que ser dirigido y controlado por la ley moral, siendo la medida y la fuente de toda la actividad y la justicia económica.

.

Para Calvino, perseguir ganancia económica y adquirir riqueza es siempre algo legítimo, pero el hombre rico es responsable de sus bienes ante Dios. En la concepción económica calvinista, todos los ricos, cuando tengan propiedades que puedan estar al servicio de lo demás, son solamente “mayordomos” u “oficiales” de Dios, para hacer lo que les parezca oportuno para ayudar a su prójimo. Aquellos a quienes Dios ha dado muchos bienes tienen que ofrecer parte de esos bienes a aquellos que tienen necesidad de los mismos, de forma que quienes tengan abundancia de posesiones tengan siempre sus manos abiertas para ayudar a los pobres. Calvino a lo que se oponía era a la instauración por parte del Estado de un sistema de redistribución coercitivo de la riqueza.

.

Se puede decir que Calvino enseño lo que podría denominarse “capitalismo bíblico”, muy distinto de la teoría del capitalismo normalmente asociada con Adam Smith y la filosofía del “laissez faire”.

.

Su norma fue la ley de la Biblia más bien que la ley de la Naturaleza y sus salvaguardas morales no fueron las provistas por la inherente bondad del hombre, ni pretendió, como Adam Smith expuso, que el hombre, al buscar su propia ganancia, trabaja, naturalmente, por el bien común.

.

La diferencia fundamental entre el capitalismo de Juan Calvino y el de Adam Smith no se encuentra en las instituciones y las prácticas que forman parte del capitalismo moderno, sino en los fundamentos teológicos y filosóficos desde los cuales partían uno y otro. Calvino miraba a la ley bíblica, mientras Adam Smith, probablemente alguien deista aunque hubiese tenido una educación calvinista, miraba a la ley natural junto con la filosofía del siglo XVIII y sus presunciones racionalistas respecto a la naturaleza del hombre y el pecado.

.

Calvino buscó un fundamento para una concepción bíblica del papel y significado de la libre empresa y su teoría económica es una buena explicación de algunas de las características del liberalismo clásico y capitalista desarrollado en las naciones protestantes a lo largo de los siglos XVII, XVIII y XIX: como vemos, nada que ver con mensajes de lo que modernamente pasa por “liberalismo capitalista” (que, en realidad no es más que anarquía o libertarianismo filo-fascista ronpauliano) tales como que el Estado “no tiene ningún papel en la regulación del mercado”, “si es una empresa privada, puede hacer lo que quiera en su propiedad”, “el mercado se autorregula solo” u otras aberraciones de un calibre similar.

Desde el pasado día 8 de julio las Fuerzas de Defensa de Israel se encuentran desarrollando una ofensiva aérea sobre la Franja de Gaza conocida con el nombre de “Operación Margen Protector”, después de que Hamás haya intensificado el lanzamiento de cohetes sobre suelo israelí, con más de 220 entre los meses de junio y julio (85 de ellos solo el 7 de julio).

.

Aunque todo esto suele ser obviado en los titulares periodísticos internacionales cuando tratan estas noticias, quedándose los mismos siempre en “Ataque israelí sobre Gaza”, los más benévolos, y “Bombardeo indiscriminado israelí sobre Gaza”, los más tendenciosos, lo cierto es que es bueno y necesario aclarar que, posiblemente, no hay país en el mundo con mayor autocontención que Israel a la hora de responder a los ataques que sufre desde el exterior.

.

Desde el año 2001, grupos terroristas palestinos como Hamás o la Yihad Islámica han lanzado sobre el sur de Israel más de 13.000 cohetes, desde los famosos Qassam, que algunos, con mucha socarronaería, llaman “artesanales” o “cohetes de feria”, hasta los Grad iraníes. Hace un par de años, estos cohetes consiguieron alcanzar Tel Aviv e incluso las afueras de la capital israelí, Jerusalén. En la ciudad de Sderot, a solo un kilómetro de la frontera con Gaza, los habitantes viven en una permanente psicosis de que en cualquier momento pueda caer un cohete sobre sus cabezas y por este motivo hay instalados refugios por todas partes, de forma que cualquiera pueda llegar a ellos en menos de 15 segundos:

.

.

Después de los cuatro años de la Segunda Intifada, que provocó un baño de sangre en Israel a manos de continuos ataques de terroristas suicidas, Israel sacó a sus colonos de Gaza en 2005. Los miembros de Hamás, tan criminales ellos, tras la salida de los judíos, se dedicaron al encantador arte de la quema de sinagogas y el saqueo de los invernaderos (donde muchos palestinos de Gaza, por cierto, tenían sus empleos cuando estaban allí los israelíes), desecados y llenos de boquetes para ocultar armas a utilizar en atentados terroristas, desde que Hamás tomó el control de Gaza. En este video podemos ver imágenes de cómo era Gaza antes de la expulsión de los colonos judíos por parte de su propio ejército, después de que el primer ministro israelí Ariel Sharon decidiera la “desconexión” de esta zona:

.

.

Después de la evacuación de Gaza, Hamás se hizo con el control de la zona tras una lucha fatricida con Al Fatah en el verano de 2007, haciéndose cada vez más intenso el lanzamiento de cohetes. Con lo que, nada menos que siete años después de que comenzasen estos lanzamiento de cohetes, Israel inició a finales de diciembre de 2008 la operación conocida como “Plomo Fundido”. Dicha operación de castigo contra Hamás incluyó una ofensiva por tierra para minimizar las víctimas civiles palestinas. Es decir, incluso a riesgo de las vidas de sus propios soldados, Israel intentó tomar las medidas necesarias para minimizar las pérdidas humanas en el otro bando.

.

Mientras tanto, entre el verano de 2006 y 2011, Hamás mantuvo secuestrado a un joven soldado israelí llamado Gilad Shalit, sin que los terroristas dieran ninguna noticia de él ni permitieran visita alguna de nadie, ni tan siquiera de la Cruz Roja (por supuesto, no se escuchó ni una palabra sobre esto a ninguno de los “abnegados” activistas “pro-derechos humanos” anti-israelíes). El Gobierno israelí intercambió en 2011 a Gilad Shalit por 1027 terroristas palestinos, entre ellos algunos responsables de sangrientos atentados ocurridos durante la Segunda Intifada, como el de la pizzería Sbarro en Jerusalén (2001) o el del Hotel Park, en Haifa (2002).

.

Además, en mayo de 2010, los enemigos de Israel intentaron dar un golpe de efecto propagandístico presentando al Estado judío como un “Estado terrorista” que masacraba vil e impunemente a románticos pacifistas a los que solo faltaba la guitarra y la margarita en la oreja, cuando la denominada como “Flotilla de la Libertad”, autocalificada de “humanitaria” y organizada por la ONG islamista IHH, forzó un choque violento contra la Marina israelí, recibiendo a los soldados israelíes que abordaron el barco “Mavi Marmara” con barras de hierro y cuchillos, mientras el líder de Hamás, Ismail Haniye, les esperaba en las playas de la Franja con los brazos abiertos. El abordaje de las primeras embarcaciones de esta siniestra flotilla se desarrolló sin incidentes, pero el abordaje del “Mavi Marmara” terminó con la muerte de diez de sus tripulantes y siete soldados israelíes heridos. Inicialmente, medios de comunicación como la cadena pro-islamista Al Jazeera presentaron un escenario como el que los israelíes habrían abierto fuego indiscriminadamente contra unos tripulantes que exhibían banderas blancas, una masacre premeditada. Sin embargo, la difusión de videos sobre el asalto al Mavi Marmara por parte de los israelíes vino a aclarar mucho las cosas. Si los israelíes hubieran tenido como objetivo eliminar a la tripulación, o acabar con muchos de ellos, lo fácil hubiera sido ametrallar la cubierta del “Mavi Marmara” desde sus helicópteros, no dedicarse a un abordaje. Si los israelíes se hubiesen dedicado a disparar al blanco mientras descendían de los helicópteros, como también se dijo, difícilmente explicable sería que una turba armada con cuchillos o barras de hierro se congregase en masa para recibirlos (¿Para qué? ¿Para ser tiroteados mejor?), lo normal es que hubiesen salido despavoridos intentando refugiarse de los disparos israelíes. Los primeros soldados israelíes que aterrizaron en la cubierta del “Mavi Marmara” llevaban solamente armas no letales: pistolas de paintball que supuestamente debían llevar bolas de goma. Ello siendo recibidos por una multitud que se dispuso a lincharlos salvajemente y arrojarlos por la borda. Que otros soldados israelíes abriesen fuego al ver a sus primeros compañeros que habían abordado el barco salvajemente apaleados, difícilmente puede considerarse como “criminal”, a no ser que, por defecto, cualquier cosa que haga es Israel se considere que es “criminal”. Los israelíes no tuvieron más remedio que recurrir al fuego real para disolver una emboscada en toda regla que estaba organizada a por los “pacifistas” del Mavi Marmara. Una emboscada que, a la vista del material encontrado a bordo por los israelíes, era totalmente premeditada y tenía por objeto lo sucedió. Nada que deba extrañar viniendo de los amigos  de aficionados a volarse en pedazos en discotecas o restaurantes llenos de israelíes:

.

.

Junto con todos estos hechos, los habitantes del sur de Israel llevan, como he venido diciendo desde el principio, trece años corriendo a refugios e interrumpiendo constantemente su vida para resguardarse ante la posibilidad de que les impacte cerca uno de estos cohetes terroristas. En estos años han muerto más de 60 personas y casi 2000 han resultado heridas, por no mencionar los síndromes de estrés postraumático que sufren muchos de ellos (fundamentalmente los niños), tras el impacto cerca de ellos de algún cohete, los desplazados y las consecuencias socioeconómicas.

.

¿Alguien imagina que alguno de nuestros países hubiese que soportar una situación de ese tipo? ¿Permitiría la opinión pública que sus gobiernos se quedasen de brazos cruzados y sin hacer nada?

.

Aún así, ante todos estos sucesos (a los que hay que añadir el reciente secuestro y brutal asesinato de tres jóvenes en Cisjordania), Israel normalmente siempre ha optado por mantener la calma ante el terrorismo y las provocaciones de Hamás, solo recurriendo a operaciones militares en 2008, 2012 y ahora esta en 2014, cuando el lanzamiento de cohetes ha llegado a tal intensidad que ha generado situaciones ya totalmente insostenibles.

.

Esto, evidentemente, no evitará muchas condenas internacionales a Israel, una vez más, por esta última ofensiva, puesto que para la propaganda anti-israelí, una vez asumido por sus totalitarios vecinos que nunca van a vencer ni destruir militarmente al Estado judío, es lo que ha quedado como única arma eficaz: dar golpes de efecto en los noticiarios de medio mundo, que, ni cortos ni perezosos, suelen asumir como información veraz las exaltadas ocurrencias de los portavoces del terrorismo, a través de la falacia “los débiles siempre tienen la razón”. Pero la realidad es que los débiles no siempre tienen razón, y, de hechos, en muchísimas ocasiones a lo largo de la historia han sido los mayores representantes de la sinrazón.

.

Pero los israelíes, la única democracia de Oriente Medio, no pueden permitirse vivir pendientes de estos bulos y manipulaciones, puesto que está en juego la vida e integridad de sus propios ciudadanos.

Hoy, 4 de Julio, se celebra en EEUU el Día de la Independencia, el día en que las 13 colonias declararon formalmente su independencia de Gran Bretaña. En verdad, esa decisión fue tomada el 2 de julio de 1776, en una votación por el Congreso Continental, aunque el 4 de julio es el día en que el Congreso emitió la Declaración de Independencia, la que fue tanto un documento de la política exterior como una declaración de los principios que iban a regir tanto la ruptura de las colonias americanas con la metrópoli como su futura forma de gobierno.

Como era obvio, tanto para los Fundadores, como para las monarquías absolutistas y despotismos que gobernaban en aquella época a la mayor parte del resto de la humanidad, el contenido en la Declaración Americana de Independencia de principios como el que todos los hombres hubiesen sido creados libres e iguales por Dios fue algo revolucionario, no sólo para una pequeña porción del continente de América del Norte, sino también para el resto del mundo. Los EEUU, al principio débiles en relación con las otras grandes potencias del mundo, fijaron una forma de gobierno cuya legitimidad descansaba de manera explícita en las demandas de la naturaleza humana y no en la sangre, la tierra, el idioma, la religión o la tradición antigua. Los Padres Fundadores de la república americana eran ingleses, protestantes, en su mayoría de origen puritano-presbiteriano, que consiguieron sus libertades políticas gracias a una rebelión contra los ideales represores y absolutistas que imperaban en aquellos tiempos por toda Europa. Desde entonces, EEUU siempre se ha guiado por este gran ideal protestante y liberal: “No habrá paz para los malvados”.

Esta es la verdadera raíz del excepcionalismo americano y el por qué se celebra el Día de la Independencia el 4 de julio en lugar de 2 de julio. Es el credo, los principios de la Declaración, lo que definen los EEUU, y no tanto su exitosa ruptura del dominio británico.

Como George Washington dijo en su Primer Discurso Inaugural: “Mantener encendido el fuego sagrado de la libertad y velar por el destino del modelo republicano de gobierno están justamente considerados como profunda y quizá definitivamente en juego en el experimento confiado al pueblo americano”.

El Presidente americano Obama tuvo, sin duda, razón cuando dijo en 2009 que otras naciones creen en su propio “excepcionalismo”, como los griegos, por ejemplo, sin duda, “creen en el excepcionalismo griego” igual que los estadounidenses creen en el excepcionalismo estadounidense. Pero la cuestión es que esto es confundir la “excepcionalidad” con el “nacionalismo” y pasar por alto cuán revolucionario y transformador fue y ha sido del experimento americano para la libertad y el gobierno representativo. América nunca ha sido ni será una “nación” basada en lazos de sangre, como ocurre en Europa, sino más bien una federación, una patria constitucional basada en ideales y actitudes en común, en la que cabe todo aquel que llegue con el objetivo de ser libre, prosperar y tener un mundo donde tiranos y terroristas criminales no campen a sus anchas ni queden impunes. No es de extrañar que todos sus enemigos, entre los que se cuentan algunos de los pobladores más deleznables y repugnantes del planeta, tengan tanto odio y envidia.

.

Hasta la fecha de la Declaración de Independencia americana, la forma republicana de gobierno fue una excepción que, de vez en cuando, pero rara vez, había salpicado el paisaje de la regla política a través de los siglos. Hoy en día, a través del crecimiento del poder estadounidense que apoyó esos principios universales (y, no lo olvidemos, a través de su propia prueba sangrienta de una guerra civil para asegurar la supervivencia de esos principios) el mundo realmente ha sido transformado.

Allá por mediados del mes de septiembre del año pasado, los americanos tuvieron que soportar el lamentable espectáculo de que un autócrata despótico como el presidente ruso Vladimir Putin, el agresor de Georgia y Ucrania, se dedicase a darles lecciones en el New York Times (de lo peorcito en cuanto a periódicos progres en EEUU), diciendo que EEUU “no es un país excepcional”.

En su artículo, decía lo siguiente el tirano ruso:

Hay países grandes y pequeños, ricos y pobres, los hay con una larga tradición democrática y los hay que aún están buscando su camino hacia la democracia. Sus políticas de actuación también difieren. Todos somos diferentes, pero cuando pedimos la bendición del Señor, no debemos olvidar que Dios nos creó a todos iguales”.

Lo que Putin olvidó es que, precisamente, una razón por la que EEUU es excepcional es porque los Padres Fundadores se preocuparon de proteger, mediante la Primera Enmienda de la Constitución americana, la libertad religiosa de las personas. Mientras que su país, Rusia, pasó directamente del poder por “derecho divino” de los zares al ateísmo de estado y la negación de Dios por parte de los comunistas en los tiempos de la Unión Soviética, y ahora a permitir algo de libertad religiosa (aunque pobremente, según la Coalición Internacional para la Libertad Religiosa), EEUU nunca ha dejado de defender la libertad religiosa como uno de sus pilares fundamentales.

En cambio, Putin no es más que un vulgar autócrata que lleva 14 años manipulando los procesos políticos en Rusia y persiguiendo a sus oponentes para perpetuarse en el poder, y que tiene mucho que aprender de la excepcionalidad de EEUU.

EEUU es muy distinto a otros países que no se definen sobre la base de la libertad y la igualdad entre las personas. Apela a un estándar más alto y es que todos los gobiernos deriven sus justos poderes del consentimiento de los gobernados. Es un principio que obliga a todas las naciones y es justamente este principio el que hace de EEUU una nación verdaderamente legítima. La libertad no pertenece solamente a EEUU, sino que es un rasgo permanente de la naturaleza humana y la clave para entender los principios fundacionales de América.

Decir que EEUU es “excepcional” no quiere decir que los americanos afirmen ser “mejores” que otros pueblos. EEUU es una nación excepcional, pero no debido a lo que ha alcanzado o logrado. América es excepcional porque, a diferencia de cualquier otra nación, está consagrada y dedicada a los principios de la libertad humana, fundamentados en las verdades de que todos los hombres (no solo los americanos, sino todos y en todas partes y épocas) son creados iguales y dotados con iguales derechos. Estas verdades son “aplicables a todos los hombres y a todos los tiempos”, como alguna vez afirmó Abraham Lincoln.

El 4 de Julio es un día para celebrar el nacimiento de los EEUU y los estadounidenses pueden, con orgullo y con razón, celebrar que también es el día en que dieron a luz a un conjunto de ideas que no sólo transformó su propia forma de gobierno, sino la del mundo en general. Un país excepcional como ninguna otra nación en la historia del mundo ha sido.

Seguramente muchos, en España y otras partes del mundo, que tengan una cierta mentalidad emprendedora conozcan, hayan oído hablar o hasta hayan leído los libros de un empresario norteamericano de origen japonés, nacido en Hawaii, de nombre Robert T. Kiyosaki. Muchos lo consideran un auténtico gurú de las finanzas personales y de la educación económica, también de eso conocido como “automotivación”, y sus libros son super éxitos de ventas, verdaderos best-sellers, algunos de ellos escritos en colaboración con el famoso Donald Trump.

La lista de libros es muy extensa, con títulos tales como Padre Rico, Padre Pobre”, “El Cuadrante del flujo de dinero”, “Guía para invertir”, “Historias de éxito”, “El juego del dinero”, “Hermano Rico Hermana Rica”, Retírate joven, retírate rico”, La Escuela de Negocios” oPara personas que gustan de ayudar a los demás”. El que le lanzó a la fama, sin duda, fue el conocidísimo Padre Rico, Padre Pobre”, basado en la supuesta historia de una persona (de quien nunca ha revelado su identidad), quien dice habría sido como un mentor para él en el mundo de los negocios, las finanzas y las inversiones, como un “padre” (el “Padre Rico”), comparando sus enseñanzas con las que intentaba inculcarle su padre biológico (el “Padre Pobre”), estudiar en la Universidad y trabajar duro para encontrar un buen empleo, y que a su entender eran totalmente erróneas.

Tal fue el éxito de “Padre Rico, Padre Pobre”, escrito en 1997, que permitió a Kiyosaki crear su marca “The Rich Dad Company” para editar tanto libros como juegos de educación y autoayuda financiera que le han hecho inmensamente rico.

O, lo que es lo mismo, Robert Kiyosaki es un tipo tan listo que ha logrado hacerse rico escribiendo libros sobre cómo hacerse rico. El problema es que, después de casi 20 libros que supuestamente tratan sobre cómo hacerse rico, Kiyosaki todavía no se ha dignado a desvelar cuál ese gran secreto para hacerse rico. YA LE VALE.

Quede, no obstante claro, que personalmente no estoy en contra de todas las ideas de este Kiyosaki. Algunas son ciertas, otras obviedades y otras verdaderos disparates. Lo que creo de tontos es comprar sus libros y hacerle el negocio para leer, libro tras libro, siempre lo mismo. Con leer uno de sus libros por curiosidad basta, es como si ya hubieras leído el resto. Por eso digo que es de tontos comprar todos sus libros como hace tanto ingenuo que cree que leer a Kiyosaki es como una especie de conjuro que te llena los bolsillos por arte de mágia.

Aunque haya que reconocer que no deja de tener su mérito que alguien consiga hacerse millonario escribiendo una y otra vez el mismo libro, con título diferente, o hacer un refrito adaptado a la actualidad política y económica del momento en que lo escribe, y, aún así, colocarlo como un best-seller. Kiyosaki hay que reconocer que es un hombre de negocios muy hábil que ha sabido dar con un nicho de mercado muy concreto, pero que ha sido todo un filón para él: el de gente que quiere hacerse rica pero no sabe cómo. A partir de ahí, ha desarrollado una serie de ideas financieras, algunas sensatas y otras más bien insensatas, sobre las que ha montado todo su negocio de libros, cursos, seminarios, juegos financieros, etc.

Yo, desde luego, no conozco a nadie que se haya hecho rico por leer un libro ni por seguir los consejos de Kiyosaki. Los libros, más que “Háganse ricos”, deberían titularse “Háganme rico”. El caso es que algunas de sus ideas potencialmente pueden ser bastante peligrosas si las lleva a efecto algún ingenuo con muchas ganas de forrarse fácilmente y casi sin esfuerzo. Y es que los libros de Kiyosaki no pasarían de ser una pura anécdota, pura literatura de entretenimiento financiero, si no fuera porque hay mucha gente ahí fuera con escaso sentido común y menor cultura financiera, que están dispuestos a llevar a la práctica todo lo que él dice sin un mínimo de análisis.

La filosofía de Kiyosaki gira principalmente en torno a la generación de ingresos pasivos a través de inversiones y así seguir sucesivamente construyendo otras inversiones. En otras palabras, debes buscar y comprar inversiones que puedan generar ingresos para ti. Kiyosaki cree que el apalancamiento financiero es absolutamente vital, y también piensa que la educación es principalmente para aquellos que buscan ser empleados o trabajadores por cuenta ajena, que él identifica como personas que nunca serán “ricos”.

.

Kiyosaki divide a la gente en cuatro grandes grupos o “cuadrantes”:

.

Los empleados, que trabajan para otra persona.

Los trabajadores por cuenta propia y los profesionales libres, que son sus propios jefes.

Los dueños de negocios, que son dueños de un “sistema” de hacer dinero.

Los inversores, que invierten dinero para recibir un pago mayor.

.

Para Kiyosaki, lo que separa a los pobres de los ricos es el círculo vicioso o virtuoso en la relación con el dinero. El pobre se vería limitado por lo que Kiyosaki llama “la carrera de ratas”: esto es, vivir para pagar facturas y gastos y no generar excedentes. Luego, la pobreza personal quedará como un estigma pues será difícil salir de estos ciclos de ingresos para estar constantemente pagando gastos, a menos que se realice un cambio profundo en la forma en que se hacen las cosas.

.

Esto implica que habría que pensar en conseguir ingresos a través de medios distintos al salario o a ser un trabajador por cuenta propia o profesional libre: los procedentes de empresas propias o de inversiones. Para que este cambio pueda darse, debe darse una modificación profunda en los paradigmas de quien pretenda mejorar sus condiciones de vida.

.

Según Kiyosaki, no es una cuestión de educación, pues ésta se dedica a formar exclusivamente a trabajadores por cuenta ajena, sino a trabajar para aprender y adquirir experiencia en negocios y, sobre todo, en conocer los mecanismos de inversión. Kiyosaki hace mucho énfasis en las inversiones inmobiliarias y en mecanismos como el marketing multinivel y las franquicias. Prefiere concentrar el riesgo antes que diversificar, pues considera que diversificar es diluir el potencial de ganancias, y considera que no es malo fracasar en las iniciativas de negocios que se emprendan pues ello representa un aprendizaje.

La salida final de la “carrera de ratas” y el éxito definitivo se produce cuando el individuo pasa a vivir de las inversiones, es decir, cuando su dinero viene fundamentalmente del ingreso no generado ni por el trabajo personal ni por empresas a las cuales debe dedicar tiempo y esfuerzo, sino más bien de un sólido y amplio portafolio de inversiones. O sea, vivir o tener ingresos que le permitan cubrir todas sus necesidades con dinero proveniente de fuentes que no impliquen trabajo alguno para la persona. Y esas fuentes son las rentas inmobiliarias, dividendos por acciones, cupones de bonos, etc.

.

El problema es que estas teorías en la práctica casi nunca funcionan como las plantea Kiyosaki. No todas las personas, por más que se esfuercen, logran salir de la “carrera de ratas”. En el caso de la mayoría de la gente, las necesidades se crean en forma constante y resulta por demás difícil escapar a ellas, la presión social sobrepasa en la mayoría de los casos la voluntad de cambiar y es así como la gente vive siempre al tope de sus posibilidades y eso impide la posibilidad de ahorrar y prosperar.

.

A ello habría que añadir que no todo el mundo está preparado para ser emprendedor o empresario (ni ello, habría que decirlo, es deseable), aparte del hecho de que siempre habrá trabajos y empleos por cuenta ajena que alguien tiene que desempeñarlos y que son fundamentales, muchos de ellos esenciales para que teóricos como Kiyosaki disfruten de su nivel de vida (por ejemplo, todos los que trabajan en la edición y publicación de sus libros). Una sociedad en la que todos vivan solo de inversiones es utópica.

.

Otra de las fallas de Kiyosaki es la enorme importancia que da a los discursos de motivación, calificados dentro del género que ha venido en llamarse “autoayuda”, lo cual genera un inmenso impacto en la psicología de quien desea comenzar un negocio. Lo que ocurre es que este estilo ayuda a mantener el interés por sus libros, pero puede crear expectativas imposibles de cumplir en los lectores, y resultar contraproducente, al desligar la ilusión de la realidad. La motivación sin formación es nada, pues lo único que genera es una efervescencia que se difumina en pocos días, cuando se sale a la calle y uno se da de bruces con la realidad. En los libros de Kiyosaki hay muchísimo más de anécdotas e historias personales que intentan motivar y demostrar que de mayores podemos ser como él, pero poca formación.

.

En el mundo de Kiyosaki no hay ningún riesgo, o, por lo menos, no es un factor lo suficientemente grande como para preocuparse por ello. Sus libros motivan a la gente a empezar a trabajar para sí mismos, pero quienes se sienten atraídos por la obra de Kiyosaki son personas que generalmente no tienen la columna vertebral para llevar a buen fin un negocio: el arte de vender, la perspicacia, o la red preexistente para hacer este tipo de planes de trabajo. Las personas que inician sus propios negocios están asumiendo una gran cantidad de riesgos, y hacer caso omiso de ese riesgo es simplemente dar un mal consejo.

.

De ninguna manera quiere esto decir que entrar en un negocio sea una mala opción, pero es una opción que merece una planificación cuidadosa y el análisis y el estudio de los riesgos involucrados, no es algo que se base únicamente en motivación, estímulos y optimismo.En el mundo de Kiyosaki, el riesgo es para los perdedores, sin embargo, hasta que se encontró una red preexistente que pudiera utilizar, en este caso una red de marketing multinivel, fracasó una y otra vez al iniciar su propio negocio. En otras palabras, el propio trasfondo de Kiyosaki muestra las enormes fallas en los consejos que da.

Está claro que una parte relevante de su obra no pertenece a la realidad, y no pasan de ser chifladuras resultonas y más o menos aparentes para llamar la atención de la peña, puesto que, por ejemplo, muchos de sus ejemplos en cuanto a la inversión inmobiliaria difícilmente son repetibles en ambientes como el nuestro. Es por eso que debe ser tomada con bastante cuidado y no contemplada al pie de la letra, sobre todo, en nuestra realidad. Baste con decir que muchas de las personas que tomaron a Kiyosaki como guía, perdieron espectaculares sumas de dinero debido al estallido de la burbuja inmobiliaria que vivieron los EEUU a partir de 2008. La caída de los precios de los bienes raíces y la dificultad para venderlos le estropeó los planes a muchos de sus seguidores que pretendían salir de su “carrera de ratas” usando las rentas generadas por alquileres de inmuebles. Igualmente esos mecanismos de generación de rentas ya no están presentes en la actual realidad del mundo desarrollado.

Y, bien, teoría de Kiyosaki con la que estoy más o menos de acuerdo: la de las dos eras, una pasada y una presente. La pasada fue la era industrial y la actual es la era de la información. En la era industrial, los padres debían educar a sus hijos poniéndoles como meta ir a la universidad, pero no para hacer una carrera cualquiera sino una carrera bien lucrativa y eso les garantizaba el futuro éxito financiero. En la actual era de la información, las escuelas tienen métodos obsoletos de enseñanza, ya que estudiar una carrera universitaria ha pasado a un segundo plano y tener una carrera universitaria no te garantiza ningún futuro. Robert Kiyosaki afirma que gran parte de los problemas que la sociedad tiene con el dinero tienen su raíz en la falta de educación financiera, cosa que no es incierta, el problema, como hemos visto, es que algunas de sus soluciones no es que sean muy felices.

Señores, no podía ser menos.

Como el Gobierno de Mariano Rajoy es un fraude en toda regla, por tanto, la reforma fiscal cuyo anteproyecto ha anunciado recientemente Montoro no podía ser otra cosa más que fraudulenta.

Un engañabobos con fines propagandísticos y electoralistas, casualmente anunciado poco después de los malísimos resultados del PP en las elecciones europeas, como una forma de intentar volver a engañar a una parte de sus potenciales votantes que han perdido, la clase media, intentando hacerles tragar el cuento chino de que, tras las subidas de impuestos iniciales debido a un déficit que se encontraron nada más llegar al Gobierno y que desconocían en toda su magnitud (MENTIRA), ahora cumplen su promesa de que solo iba a ser una medida “temporal”.

El mendaz Montoro ha vuelto a hacer lo que tanto le gusta: primero da el titular impactante (“¡Oooooh, una gran rebaja fiscal que va a beneficiar a muchos!”) y varios días después, y eso ya sin publicidad alguna, es cuando se empieza a filtrar la letra pequeña.

Detrás de la presunta rebaja se esconde la eliminación de numerosas deducciones que llevan a que la clase media termine pagando más o menos lo mismo que hasta ahora, reduciéndose muy poco a las rentas más bajas y llevándose el gran regalo las rentas más altas y las grandes fortunas. Los propios inspectores de Hacienda creen que las rentas de entre 60.000 y 120.000 euros, las que soportan la mayor parte del peso de la carga tributaria, apenas notarán la rebaja. Tanto es así que la rebaja media anual tan solo es de 170 euros por contribuyente.

Es decir, Montoro ha anunciado a bombo y platillo una rebaja media de tipos de un 12,5% para todos los contribuyentes así como para las empresas, pasando el IS del 30 al 25% en dos años. Pero la cuestión es que para las rentas anuales por encima de 45.000 y por debajo de los 150.000 euros anuales los tipos suben, ya que al eliminar dos tramos del impuesto, se eliminan dos escalones de progresividad y tenderán a dar el salto hacia arriba en cuanto a tributación.

Aunque las rentas más altas, para el año 2016, seguirán pagando más que con el anterior Gobierno, es cierto que son las más beneficiadas por la reforma, puesto que el tipo máximo bajará del 52% vigente y volverá al 45% en dos años, pero ese porcentaje se empezará a aplicar a partir de 60.000 euros. Esto que parecen pequeños porcentajes, una vez aplicados sobre las rentas anuales nos dan que alguien que gane unos 300.000 euros anuales se ahorrará casi 10.000 euros al año y alguien que gane, por ejemplo, 500.000 euros anuales se ahorrará unos 26.000 euros al año.

Otro tanto se puede decir de las rentas del capital, donde hasta ahora los tipos eran del 21% para los beneficios de hasta 6.000 euros, del 25%, entre 6.000 y 24.000 euros, y del 27% para los superiores. Con la reforma pasan al 19% para menos de 6.000 euros, al 21% para un tramo entre 6.000 y 50.000 euros, y al 23% para más de 50.000 euros de beneficios. Supongamos que alguien percibe unos beneficios anuales de 60.000 euros. Hasta ahora pagaba 16.200 euros y con la reforma pasaría a pagar 13.800, o sea, 2.400 euros de regalo. Mientras que, por ejemplo, con unos beneficios de 1.000 euros, el contribuyente pagaba hasta ahora 210 euros. Con la reforma pasaría a pagar 190 euros, una diferencia de tan solo 20 euros. En términos globales, ¿Quién es el verdadero beneficiado de la reforma?

En esta imagen tenéis los nuevos tipos de los que he estado hablando, y podéis ver cómo, mediante la trampa de la reducción de escalones, aquí la única rebaja es para las rentas más altas:

Este Gobierno no puede ser más cutre y falsario a la hora de intentar salvar el culo y quemar cartuchos y etapas antes de las próximas elecciones. Primero suben los impuestos por presiones comunitarias y ahora, dos años después, hacen justo lo contrario por motivos electoralistas, ante las citas que se avecinan en el 2015.

Evidentemente, la recaudación va a bajar y en Bruselas ya se han encendido las alarmas por el peligro que supone esto para el cumplimiento de los objetivos de déficit. Hay que recordar que España se comprometió en su día a situar el déficit público de 2014 en el 5,8% del PIB; el del 2015, en el 4,2% y el de 2016, en el 2,8%. ¿De qué tiene pinta esto? De que, a partir de 2016, si siguen en el poder, habrá una subida del IVA probablemente al 23% (según las recomendaciones de Bruselas), una eliminación masiva de deducciones y bonificaciones y una mayor precarización de los servicios públicos para intentar llegar a ese déficit, puesto que el Gobierno se encomienda a un hipotético crecimiento del PIB que supone se debe dar desde este año, que, a su vez supone, hará crecer la recaudación aunque se rebajen los tipos del IRPF.

Dentro de los cálculos de estos trileros eso es posible puesto que, al estar la prima de riesgo en dígitos bajos, no hay riesgo de rescate de España, lo que más tremebundo y tétrico suele sonar a los oídos de la opinión pública, con lo que entienden que les da tiempo de llegar a 2015 con unas expectativas electorales un poco más halagüeñas, en unas elecciones donde pueden hacer una campaña presentándose como una especie de “garantes de la estabilidad” y de dique frente a la “extrema izquierda” que ha emergido en las Europeas (la realidad es que, de seguir así, si no es en 2015, en 2019 le darán en bandeja la mayoría absoluta a Pablo Iglesias o a cualquier otro coletas).

La creciente situación de inestabilidad en Irak provocada por los terroristas del EIIL (Estado Islámico de Irak y el Levante), un conglomerado de organizaciones radicales patrocinado por Al Qaeda que surgió en octubre de 2006, ha desencadenado en EEUU un angustioso debate sobre dos cuestiones fundamentales: ¿Qué salió mal? Y ¿qué hacemos al respecto?

Es sorprendente que hay muchas personas que están en desacuerdo en el primer punto (unas culpan a Bush por iniciar la intervención y otras a Obama por la retirada prematura), pero quienes, en cambio, sí se muestran de acuerdo entre ellos con respecto a la segunda cuestión. Así, por ejemplo, algunos como el Senador republicano de Carolina del Sur Lindsey O. Graham, caracterizados por sus críticas a la política exterior de Obama, sin embargo sugieren que EEUU debe “trabajar con Irán” para contrarrestar el avance del EIIL. Hace unos pocos días, el presidente iraní Hasan Rohani se mostró dispuesto a colaborar, pero la noticia no era algo nuevo, puesto que el lunes el propio Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo que la administración Obama está “abierta a las discusiones” con Teherán y que “no se descarta” la cooperación en Irak. Al igual que con el talibán en Afganistán, hay quienes parecen empiezan a pensar que Irán es un agente “respetable” en la región.

Ha habido ocasiones en el pasado en que países muy distintos han tenido que colaborar contra un enemigo común, como el caso de EEUU y la URSS en la II Guerra Mundial contra la Alemania nazi. Pero la sugerencia de que EEUU y la República Islámica de Irán formen una especie de “frente unido” no recuerda en nada a esto y sí a la estupidez de algunos conservadores que en los años 30 argumentaban que EEUU y el Reino Unido tenían un interés común con la Alemania de Hitler en la lucha contra el comunismo soviético. La idea de que EEUU, una nación comprometida desde su fundación a defender la democracia y la estabilidad y seguridad mundiales, pudiera tener un “interés común” con el régimen de los Ayatolás, una teocracia revolucionaria que es el estado patrocinador del terrorismo n º 1 en el mundo, es tan fantástica como la noción de que Neville Chamberlain y Adolf Hitler podían trabajar juntos por el bien de Europa.

Aunque la dictadura islámica iraní esté dirigida por fundamentalistas chiítas y el EIIL sea una organización sunita, no hay duda de que su ascenso ofrece a Irán grandes beneficios. Por un lado, hace que el primer ministro Nouri al-Maliki y los chiítas de Irak sean cada vez más dependientes de la protección iraní. Por otro, el terrorífico ascenso del EIIL hace que existan más probabilidades de que los estadounidenses, aunque sea a regañadientes, terminen aceptando una injerencia iraní en Irak.

Hemos estado acostumbrados en los últimos años a un Pakistán que ha sido a la vez tanto pirómano como bombero: mientras servía como refugio a Osama Bin Laden y apoyaba a grupos yihadistas, se presentaba a sí mismo como un socio en la guerra contra el terrorismo para conseguir ayuda norteamericana. Irán es un país experto en jugar un juego similar, sólo que en lugar de la ayuda es posible que lo que esté esperando es una relajación de las sanciones de Occidente y un trato más suave y comprensivo hacia su programa nuclear.

De hecho, la oposición siria no yihadista insiste en que el EIIL es una creación de Irán. Por supuesto, los sirios exageran, pero, aún cuando no sean una creación propia, sí hay mucha evidencia de que Irán y sus aliados sirios han cooperado con el EIIL. No hay que olvidar que el EIIL (anteriormente conocido como “Al Qaeda en Irak”) fue fundado por el fallecido Abu Musab al-Zarqawi, de quien la inteligencia de EEUU cree que recibió ayuda, refugio y apoyo financiero de Irán después de que fuera expulsado de Afganistán por las fuerzas estadounidenses en 2001. Zarqawi recibió también apoyo del estrecho aliado de Irán, Siria, lo que permitió que su territorio fuera utilizado para alimentar a Al Qaeda en Irak, con un flujo constante de combatientes extranjeros.

No hace demasiado, en 2012, el Departamento del Tesoro de EEUU identificó a Irán como un apoyo del EIIL, el cual, al parecer se ha alimentado gracias a acuerdos con el régimen sirio de Assad por el petróleo de los pozos iraquíes bajo su control. De acuerdo con las fuentes de inteligencia occidentales, Assad, el cliente principal de Irán en la región, tiene una sociedad de negocios con el EIIL… ¡aunque el EIIL haya estado luchando contra su régimen! Los motivos de Assad para esta relación, en apariencia esquizofrénica, son variados, pero entre ellos se cree que uno de ellos es el deseo de impulsar los combatientes yihadistas a fin de desacreditar a la oposición a su régimen ante los ojos de Occidente.

Pero, incluso en una hipotética situación en la cual Irán fuera realmente un implacable enemigo del EIIL, eso no quiere decir que fuese una buena idea para los EEUU el cooperar con la Guardia Revolucionaria de Irán, una organización que ha sido responsable de ataques contra objetivos estadounidenses por más de 30 años.

Hemos visto en Siria como las fuerzas apoyadas por Irán han sofocado una insurgencia liderada por los sunitas. Más de 150.000 personas han muerto en la guerra civil de Siria y millones más han sido expulsadas de sus hogares. El régimen de Assad se ha hecho tristemente famoso por atacar a la población civil e incluso emplear armas químicas. Grupos respaldados por Irán utilizaron métodos igualmente brutales en Irak durante el apogeo de la lucha después de que Al Qaeda atentara contra la mezquita de Samarra el 22 de febrero de 2006. Extremistas chiíes se hicieron conocidos por atacar mezquitas así como secuestrar y torturar a los suníes (murieron al menos 47 personas), grupos que ahora destacan en la primera línea de la resistencia chiíta al EIIL.

EEUU cometería un tremendo error si, por cooperar con Irán, fuera mediante misiones aéreas o mediante apoyo diplomático, terminase, de rebote, ayudando a una campaña de limpieza étnica patrocinada por los iraníes. No solo sería algo moralmente reprobable, sino también estratégicamente estúpido, puesto que convencería a los musulmanes sunitas de la región de que EEUU está del lado de Irán y sus esbirros regionales y en contra ellos. Esto podría llevar a los países sunitas como Arabia Saudí, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos a apoyar a los extremistas como el EIIL, alimentando aún más el creciente conflicto sectario en toda la región.

En lugar de pensar que la solución son tratos con Irán, la alternativa para EEUU es desarrollar una coalición con sus aliados tradicionales en la zona para frenar a Al Qaeda, destruir las bases iraníes en Irak, equipar a los combatientes no yihadistas del Ejército Libre de Siria y trabajar para sacar al gobierno iraquí fuera de la órbita de Irán. Posiblemente el último objetivo requerirá un esfuerzo tremendo para echar por tierra la candidatura de Maliki para un tercer mandato, en favor de un líder más inclusivo con los distintos grupos que conforman Irak.

Este plan, sin duda es ambicioso, pero está en juego el futuro de Oriente Medio. Si la tendencia actual continúa, EEUU se enfrentará a un Irán nuclear confrontado con un mundo árabe sunita en el cual Al Qaeda será un actor más importante que nunca y en el que al menos alguno de sus países (muy probablemente Arabia Saudí) adquirirá armas nucleares para contrarrestar la amenaza iraní. Ante tal perspectiva, lo inteligente no es ir buscando alianzas con Irán que son quimeras. Los norteamericanos no tienen necesidad de aliarse con terroristas para luchar contra terroristas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40 seguidores