Posteado por: Javier | octubre 7, 2010

Chávez, el amigo de ETA

Por si quedaban dudas, los presuntos etarras Juan Carlos Besance y Xavier Aristain, detenidos el pasado 29 de septiembre en Guipúzcoa, han aportado reveladores testimonios sobre el presunto amparo de Hugo Chávez a las constantes idas y venidas de miembros de ETA por Venezuela, un país en el que los terroristas habrían establecido todo un balneario, con la inestimable ayuda del mono bolivariano, para el descanso, el entrenamiento y el asesoramiento de organizaciones armadas amigas como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Algo que era público y notorio: la colaboración entre ETA y el caudillo bolivariano Hugo Chávez a través de los narcoterroristas colombianos de las FARC. El Magistrado Juez del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, quien ha procesado a varios miembros de ETA y de las FARC por colaborar para atentar contra altos cargos colombianos en España, dictó ya, como sabrán, el pasado 24 de febrero, un auto en el que aseguraba que hay indicios de la “cooperación” del Gobierno de Venezuela en la alianza de los dos grupos terroristas. Nada nuevo bajo el sol. El régimen de Chávez es una dictadura comunista en ciernes. ETA y las FARC son dos grupos terroristas de orientación marxista-leninista. Es normal que exista bastante complicidad y cooperación entre los tres. Precisamente, el algún terrorista etarra recientemente detenido, como José Lorenzo Ayestarán vivió durante años en Cumaná, una región del estado venezolano de Sucre y, en varias ocasiones, se había solicitado su extradición a España, sin que ésta llegara a llevarse a cabo por el régimen chavista. Entre los potenciales objetivos en España de los narcoterroristas se encontraban el ex-presidente de Colombia, Álvaro Uribe, y su antecesor, Andrés Pastrana, según el magistrado, quien dictó orden de procesamiento, por conspiración para cometer atentados terroristas, para el presunto etarra Arturo Cubillas Fontán y a los miembros de las FARC Edgar Gustavo Navarro Morales y Víctor Ramón Vargas Salazar.

“Obran diligencias en este procedimiento que ponen de manifiesto la cooperación gubernamental venezolana en la ilícita colaboración entra las FARC y ETA y en especial de Arturo Cubillas Fontán, que tiene o ha tenido un cargo público en ese país”, señalaba el auto del juez Velasco. Cubillas, casado con Goizeder Odriozola, asesora personal de Elías Jaua, vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela, fue nombrado, en 2005, director adscrito a la Oficina de Administración y Servicios del Ministerio de Agricultura y Tierras de Venezuela. El presunto etarra mantiene estrecha relación con mandos de la Guardia Nacional y de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM). Velasco le señaló también como “responsable del colectivo de ETA en esa zona de América desde 1999, encargándose de coordinar las relaciones con las FARC”.

Hugo Chávez, sobre el Auto dictado por el Juzgado Central de Instrucción nº 6 (órgano al cual este analfabeto bolivariano llamó la “Real Audiencia”), dijo que formaba parte de un plan “orquestado” contra él por el “Imperio”. Pero el caso es que el gorila, por mucho que btrame, parece tener una especial debilidad por los etarras y la gente relacionada con la izquierda abertzale. Es el caso, aparte de los anteriores, de Antonio Egido, quien se ganó su puesto en el Ministerio de Exteriores venezolano aquí en España: perteneció a un comando de ETA en los 80, a la mesa nacional de Herri Batasuna y redactó el manifiesto fundacional del Partido Comunista de las Tierras Vascas, ilegalizado por sus vínculos con los terroristas etarras.

El régimen comunista de Alemania del Este apoyó el terrorismo ultraizquierdista de la Fracción del Ejército Rojo. El régimen comunista de Nicolae Ceaucescu, en Rumanía, apoyó el terrorismo palestino del difunto Yasser Arafat y la OLP. Es casi natural que el primate bolivariano apoye a los narcoterroristas comunistas de las FARC y a los marxistas-leninistas de ETA. Tan “límpio” está el caudillo gorilesco que ha tenido y tiene injertados en la administración de su régimen a esta gentuza.

Hasta el momento, junto con los empleos etarras en Venezuela, los indicios eran consistentes en documentación intervenida a ETA en Francia, correos electrónicos que contenía el disco duro del ordenador del jefe de las FARC, Raúl Reyes, muerto en un bombardeo del ejército colombiano y testimonios recogidos en Bogotá por agentes españoles a ex miembros de las FARC, en los que se detallaban los entrenamientos recibidos de parte de miembros de ETA en la selva venezolana. La confesión de los dos etarras supone un paso más al ser la primera de miembros de la propia banda sobre este asunto.

Donde han vuelto a estar verdaderamente “espléndidos” es en el Gobierno. No es suficiente con el show de septiembre del año pasado, con el paseo por la capital de España de este deleznable sujeto, quien, si no fuera por los galones que luce, no sería más que un indígena hambriento, que ha lanzado en Venezuela una auténtica guerra contra la propiedad privada, usurpando el fruto de décadas de trabajo de más de 200 familias de emigrantes españolas, que se han visto afectadas por la reforma agraria chavista que permite “al pueblo”(en realidad, violentos grupos de paramilitares armados) ocupar las tierras abandonadas, materializada en amenazas, la invasión de tierras y el robo de maquinaria, ganado y cosechas, un engendro embrutecido que no solo odia a los venezolanos que no se someten a sus dictados sino que desprecia a esta gente por ser españoles y por ser propietarios de tierras. Hay que pasar ahora por la ignominia de ver a algunos miembros del Gobierno lanzándose a la desesperada a defender a Chávez como sea.

La labor de Zapatero en estos seis años nos ha dejado una forma muy sencilla de detectar cuándo alguien o algo es enemigo de España y de los españoles. Si es amigo de Zapatero, si mantiene buen rollito con él, si Zapatero se muestra generoso, temeroso o apaciguador hacia él, es que es nuestro enemigo.

El presidente no concibe la política exterior más que en términos de oportunismo y como la posibilidad de ganarse el favor y la simpatía de determinados sectores de la población. Y, coincidiendo esos sectores cuya adhesión busca con lo más radicalizado de la extrema izquierda europea, sus amistades exteriores (y sus fobias también) estarán muy claras.

No es solo América Latina, pero esta región ha sido un puntal fundamental en la radicalización de esta política desde que Zapatero habita La Moncloa. Se pasó de defender la democracia a ser el embajador de cualquier dictadorzuelo que asomara la cabeza por allí con tal de que fuese de izquierdas (curiosamente, la izquierda chilena, bastante sensata, o incluso Lula, en un momento dado, y pese a sus bandazos, no han sido la referencia, sino… los dictadores castro-bananeros). Hoy España es el embajador en Europa del régimen cubano, vergonzosos encubridores de sus violaciones a los derechos humanos. De Chávez y su idilio con el Gobierno poco más puedo añadir que no haya dicho antes. Seguramente, desde el Gobierno pretenderán hacernos creer que desconocían las relaciones del chavismo con ETA, desveladas en el auto del juez Velasco, quien se ha sido gratuitamente injuriado desde el régimen venezolano y sus esbirros adjuntos, ante el silencio de Zapatero. Los insultos y bramidos del gorila son la consecuencia lógica de una política que se niega a defender a los españoles.

El Hijo de la Pachamama, el traficante de drogas Evo Morales, un sujeto aún más analfabeto y bruto que el caudillo bolivariano, pero bastante más pobre, a quien se le prometió en 2006 doblar la ayuda a Bolivia, pero sólo si ganaba él las elecciones, se pasea por aquí perdonándonos la vida a los “malvados colonizadores españoles” y se lleva bajo el brazo la condonación de la deuda externa de su país con España a cambio de nada. Económicamente no es que importara demasiado: Bolivia nunca iba a pagar esa deuda. Sí que no es ninguna tontería en términos de dignidad. Pero, eso sí, Honduras defiende su libertad y su democracia frente a la injerencia del castro-golpismo chavista e, inmediatamente, la diplomacia española se alinea con la Internacional Bananero-Bolivariana.

En Oriente Medio, nos hemos ganado la triste distinción de ser el país con el Gobierno más judeófobo del mundo occidental: para nuestra diplomacia, un país democrático como Israel y una banda de terroristas como Hamás son equiparables como interlocutores. En el Líbano, andamos más preocupados por los movimientos de los agentes del servicio secreto israelí que por el rearme de los terroristas de Hezbolá. Irán, socio de la Alianza de Civilizaciones. Irak, abandonado por nuestras tropas en una de las maniobras más chabacanas, populistas y antiamericanas que habrá perpetrado gobierno alguno, animando después, por añadidura, a otros países a unirse a la deserción (aunque la escasa relevancia internacional de Zapatero, tristemente para otras cosas, en esta ocasión, hizo que esto no tuviera demasiado éxito). Por supuesto, en la construcción de la democracia en este país, España no ha pintado absolutamente nada gracias a nuestro Gobierno.

Nada nuevo bajo el sol. El islamismo radical es uno de los apegos de parte de la izquierda en su odio a la libertad y lo normal era pasar de combatir el integrismo a defender una Alianza de las Civilizaciones que sabemos lo que es desde que Zapatero, junto con su amigo turco Erdogán (el nuevo “corazón de Europa”, ya no en Francia y Alemania, ahora en Estambul y Ankara), se puso del lado de las teocracias y no de la libertad de expresión en su condena a las viñetas danesas: el desarme moral de Occidente, equiparando nuestras democracias a las teocrácias islámicas. Algo muy parecido, por cierto, a lo que ocurre cuando los defensores de regímenes comunistas de todo signo y pelaje intentan equiparar las violaciones de los derechos humanos que se produzcan en los mismos a los abusos puntuales y violaciones de las leyes, denunciables y perseguibles, que puedan ocurrir en países democráticos.

¿Y qué decir de la cesión ante terroristas en los casos del “Playa de Bakio”, el “Alakrana” o los cooperantes catalanes secuestrados por Al Qaeda en Mauritania (y eso que, tras la retirada de Irak, estábamos inmunes ante el terrorismo islámico)?

Solo así se explica que no se pida ninguna explicación, llamando a consultas al embajador venezolano, después de que éste afirme que las confesiones de los etarras posiblemente han sido arrancadas mediante tortura y que, por tanto, no tienen valor probatorio alguno, o que estas se pretendan desacreditar por ser miembros de ETA, como si la confesión de un delincuente no fuera válida en un proceso penal (esto se lo creerán algunas víctimas de la LOGSE únicamente, como es lógico) o como si no fueran más que una redundancia o la confirmación de los datos e indicios que ya tenía la Justicia.

Aunque nuestra degradación en otros ámbitos se ha acelerado de tres años para acá, en el tercermundismo internacional llevamos seis años instalados.

Anuncios

Responses

  1. En el blog del señor Coll nos acordamos algunos mucho cuando tratamos un asunto de lo que hizo Margaret Thatcher en su momento al respecto.

    Pues con José María Aznar tendríamos que hacer lo mismo, ya que por ejemplo para este caso de no colaboración internacional en la lucha contra ETA él tenía un claro modo de actuación :

    Aznar, desde el mismo momento en que llegó al gobierno, puso como primera condición para el establecimiento de una relación de amistad entre España y otro país la plena colaboración en la lucha contra ETA.

    Países como México, Bélgica y Uruguay se resistieron al principio, pero ante la firmeza de Aznar finalmente desistieron de su actitud y comenzaron a colaborar, quizá fue Bélgica la que lo hizo con menos entusiasmo.

    Solo Cuba y luego Venezuela no llegaron a colaborar plenamente y la permanencia del “hijo de puta” de Cubillas en el Ministerio de Agricultura venezolano es el mejor ejemplo.

    Espero que ahora, y gracias a un juez y no al gobierno, primero Venezuela y luego Cuba dejen de ser santuarios etarras, y si para engrasar el asunto hay que venderle un par de barcos más a Chávez veo bien que se haga.

  2. Bueno Moli, es que en España no hay ningún político de “hierro” – yo tengo claro que si yo fuera el presidente de esta gran nación, Venezuela estaría que tiembla en estos momentos porque haría algo parecido al Perejil o a las Malvinas—que no quepa duda que es lo que haría con esos salvajes.

  3. También mandaría un par de barcos pero para meterle las cabras en el corral al caudillo bolivariano.

    Lo que es intolerable es que haya que aguantar las chulerías y los exabruptos que suelta, con total impunidad, de este energúmeno gorilesco, y que, encima, casi haya hasta que pedirle perdón.

  4. Así es Javier – encima se permite el lujo de chulear, cuando lo que más le corresponde como chulo es chulear a la guarrilla que tiene como traductora. Como le dije ayer a unos brasileños ilegales: a ustedes les mandaría yo de vueltas a bailar la samba.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: