Posteado por: Javier | octubre 20, 2010

NO a la “Caña Party”

Lo primero de todo, muchísimas gracias a Don Alfredo Coll por la confianza mostrada hacia este humilde bloguero, al cual aún ni siquiera conoce en persona, solo a través de este mundo virtual que es internet, y al que separan muchos kilómetros de distancia, al designarme como vicepresidente del Observatorio Liberal de la Justicia Española (OLJE). Es una gran responsabilidad pero, a la vez, un gran honor que recibí en forma de anuncio en la madrugada del domingo al lunes, pocos minutos antes de irme a la cama.

Me sorprendió un poco puesto que pensaba que, en principio, el vicepresidente de esta asociación iba a ser Sergio Doncel, pero, finalmente, el enfoque que se busca es que las actividades que se realicen estén en manos de juristas profesionales. Aunque no me cabe duda de que Sergio será un gran jurista en el futuro y que, seguramente, le llegará su momento.

Muy agradecido, de nuevo, a alguien que siempre me ha apoyado ante los ataques que he recibido solo por colaborar en su bitácora como comentarista (ataques cuyo efecto, ni que decir tiene, es y será justo el contrario del que buscan, los insultos de determinados elementos son un gran honor).

Sobre el OLJE, de momento, más no puedo decir, cuando todo sea oficial se informará pertinentemente.

———————————–

No, la “caña”, en todo caso, de cerveza y solo para los bares, no para hacer política ni para construir ideología a partir de ellas, aquí no necesitamos una “caña party”, como dice y sugiere este editorial de Libertad Digital.

Animados por el éxito en las primarias, de cara a las próximas elecciones, de numerosos candidatos del Partido Republicano apoyados por los famosos “tea parties” y la más que previsible debacle de los demócratas dentro de ya muy poquitos días, tan solo trece, unida a una escenificación de nerviosismo por parte de la Casa Blanca y los medios de comunicación estadounidenses más escorados al progresismo obamita ante este movimiento, han planteado la posibilidad de reproducir esto en España. Y, lo más extravagante y estrambótico, postulando como posible líder de esta especie de “Spanish Tea Party” a Doña Esperanza Aguirre, la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Cuestión previa: se presentase donde se presentase y a lo que se presentase, Doña Esperanza Aguirre no cuenta ni contará con mi voto. A mí alguien que defiende que la solución a la inmigración ilegal es “legalizar”, no repatriar sino “legalizar” (a través de la labor que llevan años haciendo sus consejeros Javier Fernández-Lasquetty y, posteriormente, Lucia Figar), que hace guiños constantes al “lobby gay”, que defiende la legalización de las drogas y de la prostitución o que pretende declarar “Bien de Interés Cultural” una salvajada sangrienta como las corridas de toros A MÍ NO ME DA NINGUNA CONFIANZA. Alguien que está en esas no es liberal-conservadora, por mucho que por fachada lo aparente y que sus adversarios la tachen de “ultra-conservadora” (si ella es ultra-conservadora, ¿yo qué soy? ¿Hiper-conservador?), para nada es liberal, en todo caso, será una libertariana alocada con algunos tintes incluso anárquicos.

Ahora bien, tampoco es una “conservadora cañí”, que es de lo que estaría compuesto un movimiento de este tipo como el que reclaman desde LD, más bien debería llamarse “carajillo party” puesto que, a buen seguro, el retrato robot de la mayoría de los integrantes estaría bien definido: pelo engominado, frondosas patillas, pulserita con los colores de la bandera de España (y con el toro de Osborne puede que incluso) y asiduos a analizar la actualidad más candente de nuestra patria sentados en una tasca con un carajillo por delante con certeros análisis como: “estos sociatas están llenando el país de negros, moros y sudacas”. Olvidando que durante la presidencia de Don José María Aznar López se promulgó una Ley de Extranjería bastante más suave que la actual y el hecho de que dejó aproximadamente unos 700.000 sin papeles, al abandonar el Gobierno en 2004. Luego ZP, que tuvo razón, todo hay que decirlo, al señalar que él se encontró con ese problema, tomó una postura estúpida y pro-inmigracionista con su regularización de 2005 y el consiguiente “efecto llamada”, pero la lamentable gestión en materia de extranjería e inmigración del señor Aznar ahí queda.

¿Qué podemos decir de los ocho años de la derecha española en el poder?

Aznar tuvo cuatro puntos buenos a mi entender:

– Defensa de la libertad religiosa. Sin embargo, ante unas declaraciones suyas en este sentido de hace varios meses, los lectores de la mayoría de diarios de la “derecha”, fundamentalmente, de Libertad Digital, le montaron un verdadero “Tiberio”: de “pro-islamista” y “apologeta del Islam” para abajo lo calificaron.

– El fin del servicio militar obligatorio, aunque esto partiera de un pacto con CiU. La conscripción forzosa es una institución nada liberal y estaba ya obsoleta en la España de aquella época.

– Atlantismo y acercamiento a la OTAN. Con la guerra de Irak, eso sí, se equivocó, NO en apoyar la iniciativa anglo-estadounidense, España tenía que estar ahí, sino en el sentido de optar por la chulería y la prepotencia (los pies encima de la mesa del rancho de Bush junior, el “eschamos truabajando en ellouuu” con acento “tejano”,…), en lugar de apostar por la pedagogía y explicar qué significaba la relación con las democracias anglosajonas y el vínculo trasatlántico frente al eje franco-alemán, muy interesado pecuniariamente en la permanencia en el poder del dictador Saddam Hussein, eje alrededor del cual, desde el PSOE, le pedían desesperadamente que pasara a orbitar como un satélite. Lo mismo se puede decir de la intervención en Yugoslavia, en 1999, para detener la limpieza étnica en Kosovo y en Afganistán, en 2001, el inicio de la Guerra contra el Terrorismo y el derrocamiento del régimen talibán.

– Apoyo a Israel como nación occidental enclavada en Oriente Medio. En febrero de este año, advirtió que Israel es tan parte integral de Occidente como España o Inglaterra y que socavar la posición de Israel debilita a Occidente, con lo que sí estoy bastante de acuerdo.

Otro punto que pudiera ser bueno: ahora, eso sí, AHORA en charlas y conferencias defiende algunas ideas que sí pudieran ser liberales, aunque desde luego es muy exagerado lo de considerarlo un “teórico del liberalismo” pues inventar, no ha inventado tampoco realmente nada, gran parte de lo que dice es una repetición de lo que han dicho décadas atrás muchos autores. Pero sí que es cierto que, de un tiempo a esta parte, cuando toca estos temas, cada vez que habla, mejor me cae.

Vamos a ver qué sería reprochable de Aznar:

En la “década prodigiosa” que acabó en 2007, la construcción fue el gran motor de la economía española, es cierto, la “sopa de ladrillos”, con un crecimiento bastante artificial del empleo y una sensación de riqueza sumamente ficticia, de lo que hemos hablado alguna vez (con esa idea que se inculcó y que la gente compró muy gustosamente de que “riqueza” es tener coches, televisores y piso en la playa). Aprovechar la buena coyuntura económica para empezar a reorientar la economía hacia otros sectores productivos es algo que el PP no hizo cuando estuvo en el Gobierno, Aznar, en todo caso, no sería tan manirroto como Zapatero, pero nada más. Gracias a los enormes ingresos que le proporcionaban a través de los impuestos generados por una continua actividad, y que le permitían mantener su fantasía de progresía y abundancia, Zapatero y su Gobierno, decidieron que si la cosa marchaba bien lo mejor era no tocar nada, desdiciéndose completamente de sus críticas hacia Aznar en este sentido (¿dónde quedó la famosa “burbuja inmobiliaria”?). De hecho, ni la legislación laboral, ni la mercantil ni la fiscal cambiaron apenas nada en la primera legislatura del PSOE, no se tocaron casi nada, casi todo se centró en leyes civiles (matrimonios homosexuales, divorcio express, etc.). Zapatero, en todo caso, lo único que ha hecho ha sido agravar los problemas que ya se venían incubando desde Aznar.

Me parece muy bien que Aznar señale problemas ahora pero, con mayoría absoluta durante su segunda legislatura, mantuvo las figuras tributarias que ahora dice que son asfixiantes, se puso de perfil (esa es otra) ante el incumplimiento de la legislación sobre el aborto (la de Felipe González, del año 1985, era bastante razonable; aunque yo, moralmente, rechace el aborto, en muchas ocasiones y a muchas cosas en política hay que buscarles la solución menos mala), sin que le montaran ninguna manifestación, por cierto, creó el sistema eléctrico basado en energías verdes que tanto critica ahora, presentando libros contra el “ambientalismo”, y, lo peor, una liberalización del mercado laboral que era descafeinada, pero algo era algo, va y la retira después de que los señoritos de UGT y CCOO le monten una huelga, la de junio de 2002.

Todo esto viene al caso recordarlo puesto que no es exacto que todos los problemas que tiene España actualmente sean culpa de Zapatero ni que todos los se vayan a resolver como por arte de magia cuando se produzca su caída, sea dentro de pocos meses, de un año o en 2012. Caída que no hay que dudar se producirá más tarde o más temprano puesto que este inepto que ha basado toda su acción de gobierno en la propaganda y el sectarismo difícilmente va a poder sostener en pie mucho tiempo más su castillo de naipes. Zapatero es nefasto y es un presidente que justamente pasará al panteón de los dirigentes mediocres pero ¿qué va a arreglar el PP? Un PP instalado en el populismo y en esperar ganar las elecciones gracias al descontento de la gente por unas medidas de recorte presupuestario que ha adoptado Zapatero y que solo son una pequeña parte de los recortes que habría que realizar. ¿Va a realizar acaso Rajoy lo más cuando llegue al poder gracias al enfado y mosqueo generalizado ocasionado porque Zapatero ha hecho lo menos? ¿Se va a atrever a meter la tijera en todos los sitios donde habría que meterla?

Zafarse de Zapatero sería un alivio, de eso no hay duda, como el perro que se libra de las pulgas, pero cualquier español sensato sabe que el PP nada tiene que proponer, aparte de esperar pacientemente a que el PSOE se caiga del árbol del Gobierno como fruta madura. Cualquier español con dos dedos de frente cogería a Zapatero y Rajoy, los empaquetaría, les pondría un lazo y los mandaría a quien los quisiera, pagando los gastos de envío, si hiciera falta.

La llegada del PP al poder no va a cambiar nada en la derecha: seguiremos sin tener una derecha clásica ni liberal en España (lo cierto es que la derecha que tenemos en España es una pinza entre lo cañí, cutre casposo y rancio-paleocatólico, por un lado, y una serie de señores que van desde el libertarianismo a la ancapia defendiendo pues, por ejemplo, la legalización de la prostitución infantil, el “derecho” al suicidio, el canibalismo y el tráfico de carne humana, el contrabando o la evasión de impuestos, el derecho consuetudinario somalí, etc…, por otro).

Y la derecha mediática en lo que anda es en buscar imitar aquí el fenómeno estadounidense del “Tea Party”, parece ser que tomando a Esperanza Aguirre como puntal. ¿Qué hay dentro de ese movimiento en los EEUU? Mucho ronpauliano, minarquista y nostálgico del “Dixie land”. RONPAULIANOS: ¿De qué habla y cómo se vende Ron Paul en su web personal? Pues Ron Paul “sin pecado estatista concebido” habla de que:

“Nunca ha votado a favor de subir impuestos
Nunca ha votado a favor presupuesto desequilibrado
Nunca ha votado a favor de una restricción federal sobre la propiedad de armas
Nunca ha votado a favor del aumento de remuneraciones en el Congreso
Nunca ha utilizado las excursiones pagas por el Congreso
Nunca ha votado a favor de aumentar el poder de la rama ejecutiva
Ha votado en contra del Patriot Act
Ha votado en contra de la regulación de Internet
Ha votado en contra de la guerra de Irak
No participa del lucrativo programa de pensiones del Congreso.
Regresa una porción del presupuesto anual de su oficina al Tesoro de los EE.UU. cada año.”

No lo dice en su web, por cierto, pero su postura sobre Oriente Medio, aparte de todo esto, la firmaría cualquier progre. Nunca deja pasar una oportunidad de criminalizar a Israel.

Desde luego, presume de estar inmaculado y no haber cometido el “pecado” de haber tocado un solo centavo en dinero público. Pues aquí vemos el fiasco de Ron Paul destapado: su distrito es uno de los más subvencionados del estado de Texas, ello mientras se dedica a demonizar las subvenciones.

Es decir, mal hará la derecha española, si quiere de verdad volver a lo que fue el liberalismo que erase una vez vio nuestro país en la segunda mitad del siglo XIX, en montarse películas y pretender crear una mala y borrosa fotocopia de este movimiento norteamericano que no es, en modo alguno, un regreso ni a los 80 de Reagan ni a los tiempos de la Guerra de Independencia de los EEUU (pese a su nombre).

La derecha clásica, liberal y democrática es parada, analítica, caballerosa e intelectual. No tengo nigún problema: si algún derechista se siente ofendido ya puede empezar a dar caña. ¿Por qué hay que renunciar al elitismo cultural e intelectual de la derecha en pro de un populismo que, si miran los resultados, no ha servido para absolutamente nada? Vean los resultados: un fiasco del PP en las elecciones generales de 2008. Aquí no estamos para ver quién berrea más y más alto ni para intentar sacar más gente a la calle. No debemos ceder en nuestras convicciones ante la socialdemocracia, aunque dialoguemos educadamente con ella, pero, por otro lado, no estamos para promover la “izquierdización” de la derecha. Podemos seguir el proceder de gente como Jiménez Losantos pero no olvidemos que fue un izquierdista y que, por tanto, su enfoque de las cosas sigue siendo izquierdista, los métodos que pregona son izquierdistas. No estamos para ver si se nos ocurren motes más “ingeniosos” e insultantes que los que salgan de las mentes de la izquierda más chabacana: las feministas radicales son eso, feministas, NO “FEMINAZIS”.

Fenómenos como el “Tea Party”  recuerdan a las movilizaciones de estos años contra Zapatero. Pueden tener un efecto, al principio, de demostrar que la gente está viva, al principio lo veía así, y no hay que dudar que casi toda la gente que acude es decente y la mayoría incluso tendrán unos valores muy dignos, pero, al final, en la práctica, políticamente se traduce en nada. Aunque está claro que no las voy a comparar con las de la izquierda y su violencia, durante la guerra de Irak o tras el 11-M, creo que la derecha nunca ha sido de movimientos de masas ni de populismo, eso no le sale bien ni es, desde luego, algo muy serio como para intentar construir algo a partir de ahí. El asamblearismo y pretender tener la razón por ser quien más gente saque a la calle (lo mismo hizo el PSOE en la oposición y con razón llamaron “pancartero” a Zapatero, pero no hay que olvidar que estaba en su papel, el de la izquierda), como si no hubiera un parlamento legalmente constituido y unos procesos democráticos y legítimos, es cosa de la izquierda, no de la derecha.

Las cañas, ya que aquí no somos muy aficionados al té, déjenlas para el bar, no para hablar de política.

Anuncios

Responses

  1. No, no se sorprenda Javier: a mí hace tiempo me recomendaron (otros) que yo sea más inclusivo con usted y la verdad es que yo tengo muy buen olfato político-social. Claro que jamás dos personas pueden ser idénticas en todo, pero de hecho, nadie debería parecerse a otro absolutamente en todo, porque nosotros somos individualistas. Así pues, es un gran placer tenerle en lucha.

    Tema Tea-Party y cañas:

    Comparto absolutamente todo lo que dice.

    Usted no debe descartar otros hechos preocupantes: en el “tea party” de los EEUU hay gente que dice que Obama es un musulmán radical, hay milicianos, neo-nazis, y teóricos de teorías de conspiración.

    Algunos llevan esperando décadas para cobrar respetabilidad, mientras que otros, nuevos a la política y al activismo, se han dejado intoxicar
    por la paranoia y el enfado.

    Son los que miran el programa de Glenn Beck, leen a la Ayn Rand, escuchan lo que dice Ron Paul sobre la reserva federal y los “demonios” que la dirigen, y entonces sus resentimientos se reordenan y pasan a convertirse en una teoría. Esas “teorías” son como las drogas: provocan adicción, euforia y enajenación de la realidad.

    Esas “teorías”, Javier, sólo contribuyen a la división social: los adversarios políticos no solamente están “equivocados”, sino que son demonios literalmente.

    Ya sabe, quieren eliminar la Constitución, establecer un estado policial, ir a la guerra por Israel, y permitir una auténtica invasión de pandillas latinoamericanas para reconquistar a EEUU. Así es como piensan todos esos borregos.

    Acuérdese que el otro día mencioné a Buckley.

    Tarde o temprano, tendrán que rechazar al tea party o pueden manchar un movimiento político que podría tener buenas ideas. Recuerde que un contenedor lleno de agua puede convertirse en rosado con tan solo una gotita de colorante rojo.

    Y Buckley los repudió en los 50 y 60 cuando expulsó a los randianos de su “John Birch Society” y a los más radicales y así pudo crear un movimiento conservador, netamente derechista, que dio lugar a la eventual elección de Ronald Reagan.

    Esto no es 1776 – y lo que esta gente busca no es “revolucionario” — es SEDICIÓN pura y dura Javier.

    Ah y la “reserva federal” pudo prevenir una depresión, incrementando de forma temporal el abastecimiento monetario y la circulación del dinero: al menos merece unas “gracias” así como la propia banca.

    Gracias a Bush II, EEUU no ha sufrido una depresión y FUE NECESARIO rescatar a los bancos — eso sí, hay que reformar las normas y no permitir este cachondeo que quiere pasar por “capitalismo”. Si no se hubiera rescatado la banca, ninguno de nosotros estaría hoy aquí como hace 10 años: no tendríamos NADA NADA en los bancos. Un poco de sentido común por favor.

    REPITO lo que siempre he dicho: SOMOS LIBERALES Y DEMOCRÁTICOS —

    Nosotros defendemos un sistema político democrático que permita debates duros y agrios, y desacuerdos. Pero NO debemos permitir diseñar un sistema de odio irreconciliable. Eso NO ES patriotismo.

    Ronald Reagan lo dijo muy bien:

    “¿cómo podemos amar nuestro país sin querer a nuestros compatriotas?”

    Y por eso hay que repudiar a la gentuza ancap y libertariana tipo Paul, Calzada, Rand, y toda esa tropa jeffersoniana y revolucionaria. Nosotros somos RADICALES, pero NO somos revolucionarios.

    Perdone por extenderme pero usted sabe bien que me gusta hablar de estos temas apasionantes.

  2. Esto de EEUU recuerda bastante a lo que ocurre en España (no hay más que ver a quienes te echan en cara que “porqué nos le das caña a la izquierda”, como si la derecha se definiera solo por “dar caña a la izquierda”). Al socialismo de ZP está claro que hay que oponerse pues es una ruina para España pero lo que me preocupa desde hace ya algún tiempo es algo parecido a esto:

    “Algunos llevan esperando décadas para cobrar respetabilidad, mientras que otros, nuevos a la política y al activismo, se han dejado intoxicar por la paranoia y el enfado.

    Son los que miran el programa de Glenn Beck, leen a la Ayn Rand, escuchan lo que dice Ron Paul sobre la reserva federal y los “demonios” que la dirigen, y entonces sus resentimientos se reordenan y pasan a convertirse en una teoría. Esas “teorías” son como las drogas: provocan adicción, euforia y enajenación de la realidad”.

    Zapatero tuvo un proceder sectario sobre todo en la primera legislatura y para algunos sectores de la extrema izquierda este presidente ha sido un soplo de aire fresco pero la respuesta de parte de la derecha ha sido meterse en su caparazón como la tortuga, encerrarse en un micromundo lleno de elementos en el que lo único reconocible, prácticamente, es el anti-izquierdismo y en el que teorías como que el 11-M fue obra de ETA (o hasta de elementos del propio PSOE o solos o en connivencia con la ETA o una comandita ETA-moros) o que el Gobierno no es legítimo, como dijo Pío Moa, son el pan nuestro de cada día.

  3. Ya, porque es que en España la derecha “liberal” ha literalmente copiado eso negativo de los EEUU – ya sabe que aquí copiamos lo malo de USA: mcdonalds, prohibición de fumar en bares, y la misma demagogia sanitaria-social: es decir, el sensiblerismo políticamente correcto lo inventaron los anglosajones. Nadie es perfecto, ya sabe.

    Y bueno lo de ZP y el sectarismo: por un lado lo comprendo – es decir, ya nos gustaría tener a alguien en la derecha que responda de esa misma forma a nuestros intereses, y eso es casi imposible con este sistema electoral afrancesado y bananero que tenemos.

    No se pierda este vídeo caballero – así es como son los extremistas — eso NO ES lo que querían los fundadores como Hamilton. Este señor inmigrante, aunque de derechas, casi le pega a un periodista. ESA NO ES MI DERECHA Javier.

  4. ¡MENUDO ESPERPENTO!

    Y el tipo chillando LIBERTAD: ¿sabrá lo que es eso?

    Este espantajo no es más que un imbécil, el problema es que después meten a toda la derecha en el mismo saco y, a la hora de dibujar una caricatura, con palurdos como este tienen modelos perfecto.

    Lo que más grima da y lo aberrante es, efectivamente, que con esto se está pretendiendo evocar a Washington o a los Hamilton y Madison, decir que es lo mismo.

  5. Hombre, a mí me recuerda mucho, este tipo, a algunos de los comentaristas de mi web. Como ve, yo ya paso de ellos. Eso sí, si intentásen ponerme un dedo encima sí que respondería.

  6. Pues es verdad, ha sido impresionante lo de sus últimos hilos. No conozco a Calzada, más allá de lo que he leído en su bitácora, como para opinar mucho sobre él pero sus grandes defensores aparte de insultos (o el silencio) nada han generado.

    Pero es que también ponerse de nick “El Teniente Antigilipollas” y esperar que te tomen en serio en la defensa que hagas de alguien…

  7. Bueno es que no es muy difícil deducir qué clase de persona es Calzada con tan solo leer lo que escribe y dice en los vídeos disponibles.

    saludos

  8. Sobre todo, uno se puede preguntar qué hace ese señor “defendiendo” algo serio, como en un video en el que se tira cinco minutos para decir, quitando toda la paja y la palabrería, que “La riqueza de las naciones” es un hito de la historia del pensamiento económico.

    Es lo que dijo el otro día, lo triste es que salga en un video con Adam Smith en sus manos.

    En cuanto a esa gente, pues dime quién te defiende y te diré quién eres.

  9. Hola javier, interesante blog. Me gustaría saber aparte de lo que dice usted de Aznar y el te, o la caña party sobre el hecho de que hay mucho racismo en este movimiento. Me iba gustando tu artículo hasta que veo que arremetes contra los inmigrantes, dándole fuerza al argumento muy fascista que reza “extranjero = delincuente”

    No abogo por abrir fronteras del todo pero los inmigrantes son personas, y si de verdad usted es liberal, defendería la igualdad de trato a estas personas y la lucha contra la discriminación así como, como ya le comentó otro en el blog de Coll, condenar la homofobia.

    Usted dijo que le parecía mal burlarse de los gays – ok. A mi también me parece fatal pero parece como que le cuesta decir que discriminarles está mal. Su argumento de que un local privado debe discriminarles tiene su fuerza, usted dice ser liberal y compredo esa parte aunque no la comparta. Espero que no me responda con insultos y descalificaciones cuando por no estar de acuerdo.

    Y una pregunta por curiosidad, nosotros (yo soy gay) hemos organizado una quedada en Bcn para besarnos con nuestras parejas y así recibir al papa. ¿Tenemos derecho a eso, bajo su óptica? Lo digo porque muchos liberales han querido cerrar nuestro grupo en el facebook y nos han llamado guarros, etc.

    saludos

  10. NO VAMOS A TOMAR LA BANDERA DE NADIE, NI LA DEL ARCOIRIS NI LA DE ABSOLUTAMENTE NADIE, QUE SE QUIERA SACAR DE LA MANGA UN SUPUESTO DERECHO.

    O lo digo extendiéndome más o resumido en esta sencilla frase: si tomásemos la bandera del arcoíris, como nos sugirió “FuckGurtel”, mejor que nos metamos en el PSOE y le pidamos una paga a Zerolo, ya que a Bibiana ya no va a ser posible (después de que la hayan mandado a tomar viento fresco), pues YA NO SERÍAMOS LIBERALES.

    Yo estoy de acuerdo con el lema “ningún ser humano es ilegal”. Sí, en efecto, ningún ser humano es ilegal, lo que NO SON LEGALES SON CIERTOS ACTOS Y CONDUCTAS. Precisamente, para los inmigrantes que están aquí legalmente y que han tenido que cumplimentar todos los requisitos, para ellos es una burla hacer la vista gorda con quienes no los cumplan. Yo entiendo que el que viene aquí es por necesidad, no por gusto, pero hay unas leyes y esto no puede ser un cachondeo.

  11. ¡qué cansino son estos personajes! Repito lo de siempre:

    los liberales democráticos no tenemos NADA, absolutamente NADA, contra NINGÚN grupo que quiera pedir derechos a través del proceso DEMOCRÁTICO. Sí estamos en contra de vetar las leyes democráticas desde el banquillo — el juez debe aplicar las leyes, NO legislar “a favor de gays” o a “favor de las minorías” — para eso está el Congreso de los Diputados.

    Pero, de la misma forma que ustedes exigen y piden todo tipo de privilegios, yo tengo el derecho a querer que las leyes reflejen valores morales tradicionalmente cristianos: todo el mundo impone sus valores de algún modo u otro y yo como liberal realmente lo que quiero es LIMITAR el alcance del Estado — pero en el proceso democrático, yo, pacíficamente, tengo el mismo derecho a pedir para mí lo que ustedes piden para sus grupos. Me parece FATAL que quieran cerrar sus grupos en facebook.

    En cuanto al tema de los “besos” — lo siento pero no existe un “derecho a la intimidad” aunque sí diré que besarse es una forma de expresarse y por lo tanto, ustedes deben poder hacerlo legalmente.

    Cuando digo que no hay derecho a la intimidad, me refiero a mi propia jurisprudencia personal, no a la realidad que sí la reconoce.

    Durante muchos siglos, hasta ¡votar era algo público! Si levantaba la mano o en voz alta se elegía a los candidatos en los pueblos.

    Mire señor curioso-gay: dirigir una democracia exige tener coraje cívico. La libertad de expresión no me protege a mí de verles besarse, y tampoco les protege a ustedes de mi indignación moral y sabia, y tampoco nos protege de tener que oír comentarios odiosos, de ambos lados. La libertad no es para personajes hechos de mantequilla.

    Me temo que usted lo que pide es poder besarse sin tener que ver que otros se indignen pacíficamente — no sea descarado y manipulador caballero – usted sabe perfectamente que besarse es una forma de expresión, al igual que yo decir: ¡indecentes!

    Si ustedes quieren besarse, bésense: pero no me pidan a mí guardar silencio. Yo también tengo derechos.

    En cuanto al tema migratorio – no, no “extranjero NO ES “delincuente” — “delincuente es el que incumple la ley — da la casualidad que los que incumplen la ley de extranjería son, lógicamente, extranjeros – así pues, en materia migratoria, sí, los extranjeros ilegales SÍ son delincuentes.

    Usted ha venido aquí para aprovecharse de Javier, que todavía parece que no está acostumbrado a comentaristas manipuladores. Usted bien sabe que comentar así en mi web no le sale gratis porque yo no le dejo salirse con la suya.

    PILLIN — que ya venía usted leyendo a Javier en mi blog y ahora se esconde aquí — ¿pensaba que no lo iba a detectar?

    Por cierto, apórte usted el enlace de facebook donde supuestamente le están pidiendo cerrar su grupo gay. Quiero verlo con mis propios ojos.

    Buenos días.

    PD: Javier, discúlpeme si le sueno duro pero soy un auténtico veterano en estas cuestiones y a mí no me van a tomar el pelo gratuitamente.

  12. No pasa nada, esto yo ya me lo tomo como algo que leí en su blog sobre un pastor que repetía varios días el mismo sermón y que cuando sus fieles le preguntaban que cuando iba a cambiar de sermón les respondía: CUANDO OS SEPAIS ESTE.

    Ah, y esto se me había pasado por alto:

    “Si ustedes quieren besarse, bésense: pero no me pidan a mí guardar silencio. Yo también tengo derechos”.

    No censuro a nadie y trataré con corrección a quien escriba igual pero, por favor, señores homosexuales y/o pro-lobby gay, concreten qué es exactamente lo que quieren al apelar a nuestro liberalismo: si lo que están exigiendo es la aprobación de un tercero a su conducta, eso es absurdo. Y, además, totalitario. Un totalitarismo más sutil, disfrazado de respeto a la libertad ajena, pero totalitarismo, en definitiva. Nadie tiene derecho a exigir a otro su aprobación ni su beneplácito para su estilo de vida, sobre todo, cuando se insiste tanto en que lo que haga uno con otro u otra es asunto exclusivo y personal de los dos. Si es cosa de los dos, ¿para qué piden a otros aprobación forzosa? Hagan privadamente lo que vayan a hacer.

    Heterosexuales que conozcan, ¿les piden su aprobación para ser heterosexuales?

    Si hay otros a los que no les parezca respetable lo suyo y lo digan ¿qué hacemos? ¿Cárcel o multazo al canto? ¿Eso es liberal?

  13. Totalmente de acuerdo Javier pero sí que es cierto, ahora releyendo el “comentario” del gay este, que muchos liberales, ciertamente podríamos estar dando una especie de imagen “anti-gay” cuando realmente NO somos “anti” tal o cual cosa – lo que tenemos es una filosofía de Estado muy particular. Dicho eso, para que no quede duda, yo creo que sería bastante peligroso o inaceptable si el Vaticano intentáse prohibir a esos jóvenes gays que quieren besarse delante del Papa, pues estarían violando un principìo básico liberal: el Estado NO PUEDE, sencillamente NO PUEDE vetar la libertad de expresión NI DEBE. Me mosquea lo que le mosque a usted: obligarme a mí a que me “guste” ese espectáculo. Realmente encuentro eso tan repugnante como la visita del ex-nazi a mi país con dinero público.

  14. Es cierto y por eso intento dejarlo siempre muy bien explicado y masticado, que aquí no hay odio o fobia alguna a los gays: ni desde el punto de vista liberal ni desde el cristiano.

    Yo creo que han apelado a mí al decir que me parece mal el odio a alguien por ser gay, me han visto puede que más “diplomático”, tendría que haberlo completado con decir que, no obstante, siendo eso así, yo moralmente no puedo dar mi aprobación a eso (pero como no puedo dárselas a infinidad de cosas, muchas en las que caeré yo mismo incluso más de una vez, soy otro depravado pecador).

    También creo que no se les debe vetar.

    En realidad, el espectáculo lo tenemos casi garantizado: o desde el lobby gay, si se les censura, o desde los partidarios de Ratzinger Z, porque hayan intentado “empañarle” la visita.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: