Posteado por: Javier | enero 11, 2011

Pues yo sí estoy a favor de las armas

Tras el artículo rescatado de añoche, Javier vuelve hoy a lo “cañero” ;-).

Vamos a ver, está todavía reciente y muy fresco el trágico suceso de Tucson (Arizona), del pasado sábado, en el que han muerto seis personas y doce han resultado heridas, entre ellas la congresista demócrata Gabrielle Giffords. La verdad es que me da exactamente igual la ideología del autor del tiroteo, Jared Lee Loughner, si era repúblicano, del “Tea Party” , demócrata, comunista o lo que fuera, es un terrorista sedicioso que ha atentado contra un cargo público electo y así debe ser tratado. No parece estar vinculado a la derecha norteamericana, ni siquiera tener una ideología clara, sino, más bien, ser un perturbado mental, pero eso me da exactamente igual, a pesar de que ya tengamos a la prensa “progre-española”, la prensa de “kalidá”, que dirían en el blog Barcepundit, diciendo que “hooombreeee, claro, es que, bueno, hay que tener en cuenta que esta mujer defendía las reformas sanitaria y migratoria y es que claro…”.

A propósito, tremendo lo del sheriff del condado de Pima, Clarence Dupnik, quien ha dicho que el estado de Arizona se ha convertido en “la meca de los prejuicios y de la intolerancia”. Las declaraciones son muy desafortunadas pero muestran que en España no estamos tan mal. ¿No recuerda un poco a los recelos entre unas regiones y otras en nuestro país? La realidad es que fuera, muchas veces, tienen unos problemas muy similares a los nuestros. No tenemos que andar siempre con el pensamiento de que somos un desastre y lo de fuera Jauja. La diferencia sustancial, por ejemplo, en todo caso, entre EEUU y nosotros, es que los americanos tienen muy bien engrasada su maquinaria política, legal y judicial, después de más de dos siglos, y nosotros no. Pero si los estadounidenses tuvieran que empezar ahora de cero, quien sabe, los españoles, igual, hasta les superábamos.

No es la primera vez que ocurren hechos así en Estados Unidos en relación a las armas de fuego. Como yo no me baso en sensiblerías baratas y en el “ay, no hables de esto, que está muy reciente”, pues sí voy a tocar hoy el tema. Ya estamos otra vez con que “vaya con la Segunda Enmienda de la Constitución americana y el derecho a portar armas”. Las armas pueden caer en manos de un demente, sí, puede almacenar hasta un auténtico arsenal, no es lo mismo vender un arma que una golosina, pero ¿cuántas armas hay circulando fuera de control en España u otros países europeos pese a las limitaciones? Dificultar el acceso lo único que hace es poner más trabas pero cualquiera, cualquier malhechor, si quiere poseer ilegalmente un arma con la que cometer sus fechorías, asesinar o atracar, la tendrá. De eso no nos quepa la menor duda. Estadísticamente, sí es verdad que en Estados Unidos hay más delitos con armas por medio que en Europa. Pero, como ya he dicho anteriormente, la norteamericana es una sociedad más violenta, y hasta “salvaje” en algunos aspectos que la europea. Posiblemente, sin la disuasión de la posibilidad de portar armas y la pena de muerte, incluso habría más crímenes.

No debemos escandalizarnos con lo ocurrido en Madrid a principios del año pasado, la sentencia (tras conformidad) que condenó a un hombre a indemnizar a los hijos del sujeto que pretendía robar en su casa de Madrid, junto a tres compinches, a altas horas de la noche, y tras reventar el cierre de la vivienda. La Fiscalía pedía siete años de prisión por la muerte del asaltante, quien fue abandonado por sus cómplices, aunque, finalmente, consiguió no entrar en prisión, pero, eso sí, abonando a los hijos de aquel la cantidad de 300.000 euros y quedando, practicamente, en la ruina, después del acuerdo entre las partes. Los compañeros de fechoría del asaltante muerto fueron condenados a tan solo un año de prisión.

Digo que no hemos de escandalizarnos porque nada se sale de lo normal, todo se ha actuado conforme a ley, por otra parte, aprobada por una mayoría parlamentaria así que totalmente legítima.

Una sociedad a la que se priva de la libertad de portar armas así como a usarlas en caso de legítima defensa es una sociedad menos libre y desnuda frente a malhechores. El arma otorga al débil, el ciudadano honrado y respetuoso con la ley, en este caso, una verdadera oportunidad contra los depredadores, los criminales. En las manos de ciudadanos morales, las armas son medios de protección eficaces, poderosos y expeditos. Evitan la comisión de innumerables delitos, muchos de ellos violentos. Cuando el gobierno sanciona leyes que solamente esta gente obedecerá, mientras los criminales violentos se las saltan a la torera y con total impunidad, está dejando a esa gente a su merced.

A fines del siglo XVIII, enormes personajes como James Madison o Alexander Hamilton introdujeron en los documentos fundacionales de la todavía joven república norteamericana el reconocimiento del derecho a poseer y portar armas. La Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos dice literalmente: “Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, no se violará el derecho de las personas a poseer y portar armas”, consagrando este derecho de todo individuo. Aún así, esto no fue lo bastante satisfactorio. Es otra cuestión, pero Hamilton escribió, en “El Federalista Nº 84”, lo siguiente: “Voy más lejos y afirmo que las declaraciones de derechos, en el sentido y con la amplitud que se pretenden, no sólo son innecesarias en la Constitución proyectada, sino que resultarían hasta peligrosas. Contendrían varias excepciones a poderes no concedidos y por ello mismo proporcionarían un pretexto plausible para reclamar más facultades de las que otorgan. ¿Con qué objeto declarar que no se harán cosas que no se está autorizado a efectuar? Por ejemplo: ¿para qué se afirmaría que la libertad de la prensa no sufrirá menoscabo, si no se confiere el poder de imponerle restricciones? No es que sostenga que una disposición de esa clase atribuiría facultades de reglamentación; pero es evidente que suministraría a los hombres con tendencias usurpadoras, una excusa atendible para reclamar ese poder. Podrían argumentar con cierta apariencia de razón que no se debe imputar a la Constitución el absurdo de precaverse contra el abuso de una potestad que no existe y que la disposición que prohíbe limitar la libertad de la prensa autoriza claramente a inferir la intención de dotar al gobierno nacional de la facultad de prescribir normas apropiadas en el caso de dicha libertad. Esto puede servir de ejemplo de los numerosos asideros que se ofrecerían a la doctrina de los poderes de interpretación si se transige con este imprudente celo en favor de las declaraciones de derechos”. La libertad de armas no era “otorgada” desde el gobierno, sino anterior, no era un derecho que “se daba”, sino que “se tomaba” por sus titulares, los ciudadanos. Sin embargo, recogerla en un “Billete de derechos” daba pie a que el poder político o judicial, como intuyó muy bien Hamilton, pudiera tener la tentación de arrebatarlos, al dar la impresión de ser “otorgados”.

Así ha venido ocurriendo en algunos estados hasta el punto de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos declaró el 28 de junio del año pasado que el derecho a portar armas, establecido en la Segunda Enmienda de la Constitución, debe ser respetado plenamente por todos los estados y las ciudades del país, en una decisión considerada histórica y que declara inconstitucional una prohibición para armas cortas implantada por las ciudades de Chicago y Oak Park (Illinois) en 1982. El juez Samuel Alito, que redactó el auto en nombre de la mayoría, afirmó que la Segunda Enmienda se aplica tanto al Gobierno federal como a los estados.

No obstante, la decisión se produjo por el voto favorable de cinco magistrados conservadores frente a cuatro liberales (equivalente en EEUU a progresistas, aclaro), simplemente por mayoría de votos conservadores, pero esta cuestión sigue en el aire y dependiendo de cuál sea la composición en el futuro de un órgano colegiado. Libertades como la de portar armas dependen, para su definición, del juego de las mayorías políticas y de la composición de los altos tribunales, cuando no deben, o, más bien, no necesitan definirse ni redefinirse.

Dos casos muy interesantes son los de Utah y Oregón, los únicos dos Estados de los EE.UU. que consienten llevar armas en las facultades y donde, curiosamente, no ha habido ninguna masacre que lamentar en estos centros (los prohibicionistas se ceban especialmente en estos trágicos sucesos, hasta se forran rodando películas, bodríos como “Bowling for Columbine”, sobre los mismos, aplaudidos con las orejas por los bienpensantes). Algo bastante lógico. A los criminales no les gusta, se sienten inquietos ante la posibilidad de que sus víctimas respondan al fuego.

—————–

Por cierto, sobre “Bowling for Columbine” y las manipulaciones que el Michael Moore de la vida introduce en la película, en especial sobre el difunto Charlton Heston, viene bien resumido aquí:

http://www.hardylaw.net/Truth_About_Bowling.html

Está en inglés pero la traducción de la transcripción de esta parte de la película la he encontrado en español:

Corte a Charlton Heston, que sostiene un mosquete y proclama: “sólo tengo cinco palabras para vosotros: ‘de mis frías manos muertas’”;

Corte a un cartel que anuncia la reunión, mientras Moore entona: “Sólo diez días después de los asesinatos de Columbine, a pesar de los ruegos de una comunidad en duelo, Charlton Heston vino a Denver a celebrar una gran reunión pro-armas para la Asociación Nacional del Rifle”;

Corte a Heston, que (supuestamente) continúa su discurso: “Tengo un mensaje del alcalde, el señor Wellington Webb, el alcalde de Denver. Me envió esto, y dijo ‘No vengan aquí. No les queremos aquí’. Le dije al alcalde este es nuestro país, como americanos somos libres de viajar a donde queramos en nuestra ancha tierra. ¿Que no vengamos? Ya estamos aquí.”

Primero, el discurso de Heston está cortado. Moore selecciona y saca de contexto (como es habitual en él) las frases que cree que le vienen bien.

Segundo, lo de las “frías manos muertas” ni siquiera es de ese discurso… es de otro discurso de Heston un año después de aquel.

Y tercero, las sedes de las reuniones anuales de la Asociación Nacional del Rifle (que, por cierto, hay que aclarar, aquel año no fue en Columbine, la ciudad del suceso, sino en Denver) se fijan con varios años de antelación. De hecho, la Asociación Nacional del Rifle canceló el resto de eventos relacionados salvo la propia reunión, a la que las asociaciones están obligadas por ley, por las dificultades de trasladarla a otro sitio en tan pocos días, teniendo en cuenta el enorme número de asociados. Heston no fue allí expresamente, y con motivo del suceso, para hacer “apología” del derecho a portar armas, como pretende dar a entender Moore en la película.

————————————–

Volviendo al tema, ¿quiénes han restringido siempre esta libertad? Totalitarios de todo signo, fascistas, nazis o estalinistas. Ahora no es que sea un “nazi” o “comunista” quien esté por el control de armas, por supuesto que no. ¿Quiénes intentan ponerle trabas hoy día en los USA? La izquierda intervencionista injertada dentro del Partido Demócrata. ¿Genera el acceso libre a las armas más violencia y crimen en la sociedad? Miren las estadísticas sobre homicidios, estado por estado, y comprobarán dónde son más bajas: en aquellos donde no existen estas restricciones (¿existen acaso altísimas tasas de criminalidad en Suiza, donde hay libertad de armas?). La hiperprogre ciudad de Chicago es un paraíso para el delito. Los malos tienen fácil el acceso a las armas. Nosotros, los buenos, no, tenemos más difícil defendernos. No soy simplista ni maniqueo: los “malos” son quienes están dispuestos a atentar contra nuestra vida y contra nuestra propiedad, contra nuestros derechos, en definitiva. Una sociedad armada es una sociedad más libre. El derecho a portar armas salva vidas.

En España a muchos suena chocante y cosa de “fundamentalistas cristianos” pero estados como Utah, Oregón, Arizona o Texas son aquellos en los que todavía se conservan las esencias de las ideas de los Padres Fundadores de los EEUU. De hecho, a diferencia de la mayoría de españoles, son las zonas de EEUU que más me gustaría visitar algún día (de Austin, Texas, me han hablado muy bien). Sitios como Nueva York o Los Ángeles, la realidad es que no me interesan demasiado (muchísimos norteamericanos dicen de allí que eso “it´s not America”).

El caso acontecido en Madrid, del que he hablado al principio, nos recuerda las noticias de atracos y secuestros a joyeros, constructores y familias en sus domicilios y negocios, muchos de los cuales han terminado en asesinatos, violaciones o salvajes agresiones por parte de los criminales asaltantes. La reacción de este hombre, en medio de la noche, era bastante lógica. Todos tenemos un instinto de defensa, simplemente, las leyes, inundadas de optimismo antropológico a lo rousseano, no reconocen la posibilidad de ejercitarlo frente a las “víctimas de la sociedad”.

En cuanto a los asaltantes, los herederos del fallecido recibieron, por mor de las leyes, un tardío botín. Mientras, los huidizos cómplices de fechoría una pena muy inferior a la que se pedía a la víctima del delito. En tiempos bíblicos, el asalto a una casa ajena implicaba la pena capital para el asaltante. El propio Señor Jesucristo citó el sagrado derecho de toda persona a usar armas para defender su propiedad privada “Cuando el fuerte armado guarda su atrio, en paz está lo que posee” (Lucas 11:21). Igualmente, en Éxodo 22:2-3: “Si el ladrón fuere hallado forzando una casa, y fuere herido y muriere, el que le hirió no será culpado de su muerte. 3 Si el sol hubiere sobre él salido, el matador será reo de homicidio: el ladrón habrá de restituir cumplidamente; si no tuviere, será vendido por su hurto”.

Pero en los tiempos que corren es totalmente normal que las leyes estén apartadas de esto. Sociedades alejadas de lo cristiano y de la libertad individual generan legislaciones que atacan a ambos principios.

Anuncios

Responses

  1. Te dejo un regalo en mi blog. Sin normas ni obligaciones. Feliz 2011.

    http://elrepublicanodigital.blogspot.com

  2. Muchas gracias, Mike.

    ¡Feliz 2011!

  3. Sin ganas de crispar ni mucho menos, ayer me dormí con ese artículo. Cuidado: está muy bien el artículo, pero el ¿estílo? Demasiado “polite”/educadito.

    Mire: a mí me gusta leer a JAVIER, no a Maica. Supongo que Maica podrá abrir su propia web ¿no? Bueno, en fin, cada uno hace lo que le dé la gana en su bitácora.

    Vamos al tema pues:

    Sobre el tema de la dominación del TS de EEUU, soy de la opinión que tendrían que reformar esa chulería y que toda decisión que tome el TS pueda ser anulada por el Senado, que es el órgano democráticamente elegido — y por supuesto se tendría que anular la decisión por voto unánime y mayoria absolutísima pero es ayudaría a bajarle los humos al TS si se pone demasiado tiránico.

    Michael Moore es un gilipollas integral. Me hace mucha gracia y me da bastante pena como los mismos que dicen “yo con MI CUERPO HAGO LO QUE QUIERO!!!!” son los MISMOS que quieren restringir el tabaco y las armas en muchos casos o los que luego se quejan de que en EEUU hay gente sin cobertura sanitaria — he visto el “documental” “sicko” de Michael Moore y dan ganas de vomitar por la manipulación. Lo que pasa es que basura como Michael Moore sirve como buen reflejo para toda la basura ciudadana que ya existe, se mueve, compra y hasta votan. ¡¡Quién lo diría!!

    Un saludo

  4. PD: Por si no lo sabía, Moore es “católico”.

  5. Pues es todo un halago, una vez más, se lo agradezco mucho.

    De todas formas, de Maica era ya el último, si acaso, de “rescatar” del “cajón” algún otro escrito ajeno puede que sea uno de nuestro compañero Sergio Doncel, que me dejó publicar hace algún tiempo, y con el que tenemos junto con Andrés Álvarez y Pedro, con las diferencias que haya con ellos, uno de los mejores equipos de escritores.

    Lo de Michael Moore no tiene nombre, caballero, y pensar que a ese elemento hay quienes lo tienen todavía como un “serio documentalista de denuncia”. No sabía que fuera católico, pero eso es normal en los progres americanos.

    Con “Fahrenheit 9/11”, una cinta que tiene más mentiras que metraje y más embustes que kilos Moore, en la que insinúa que Bush ganó en 2000 las elecciones en Florida gracias a la “ayudita” de su hermano Jeb.

    Bueno y lo de “Sicko”, en fin, según él en EEUU hay un “casi genocidio” y el gasto público en sanidad es casi inexistente (a pesar de que se desconozca si Moore, cada vez que le entra un constipado, coge un avión directo a La Habana para ser atendido por la, tan apreciada por él, sanidad pública cubana).

    Luego no nos extrañe que aquí tanta gente piense que los norteamericanos son mayoritariamente personas caracterizadas por ser unos egoístas insolidarios que no se preocupan por la suerte de sus conciudadanos enfermos, dejados a su suerte sin cobertura médica estatal. Lógicamente, casi todos esos egoístas serían ultra-conservadores “neoliberales” o “neocon” (o las dos cosas a la vez), republicanos, claro, fanáticos de un capitalismo salvaje, de un darwinismo social, que deja en la cuneta a los más débiles sin abochornarse por ello, que el porcentaje de estadounidenses no asegurados se mueren irremisiblemente tirados por las calles de las mugrientas ciudades useñas, auténticas cochineras, ante la mirada impasible de sus conciudadanos más afortunados. Estos últimos, unos verdaderos inhumanos. Si son capaces de invadir Irak y cometer un auténtico “genocidio”, ¿cómo no van a hacer lo anterior?, pensarán.

    En fin.

  6. JAJAJAJAJA. Su último párrafo me recuerda precisamente a la tipica charla del progrebasura de turno en el bareto que me suelta eso. Usted ha calado enseguida el discurso y es exáctamente así Javier. ¿Supongo que sabe lo que hago yo con eso no? Sí, claro que usted lo sabe: me duermo o bostezo. Luego dicen “ay qué mal educado” porque ya sabemos lo sensiblonas y buenazas que son.

    Una vez más, insisto, hay casos sanitarios muy tristes pero lo siento, en el “documental” de Moore, que parece más bien una propaganda de algún ministerio Cubano, hay que ver la cantidad de “losers” (fracasados) que salen. NO ME BURLO de los problemas sanitarios de NADIE pero hay gente tan estúpida que no me da pena porque son responsables. Luego en el video, viendo la actitud que gasta, cuando dicen “TIENEN que ayudar a los enfermos”, como si de nuevo estuvieramos hablando de un “derecho”, pues me indigna.

    Hay algunos niños, lamentablemente, que sufren por tener padres tan imbéciles e irresponsables.

    No he visto la de Fahrenheit pero me imagino lo que usted dice y supongo que será la misma basura.

    Claro que tenemos uno de los mejores equipos de escritores, Javier. Yo no sé realmente qué seria del liberalismo en redes sin nosotros. No obstante tengo unas “tareas” para usted—pero será para otro momento obviamente.

    Además aunque fuera cierto lo del egoismo, que NO lo es, tampoco los Españoles podemos presumir de ser tan solidarios….porque no lo somos.

  7. Por supuesto, se dan algunos casos tristes y su entrada sobre la sanidad en EEUU es muy interesante en este sentido.

    Lo que obvian los Michaeles Moores de este mundo es que sí, hay 46 millones de americanos sin seguro médico, pero está la sanidad pública para los pobres (Medicaid) y mayores de 65 años (Medicare).

    Incluso en la época del “malvado” Bush (quien no se caracterizó, precisamente, por sus desregulaciones), Estados Unidos dedicó a la sanidad aproximadamente el 16% del PIB, más que cualquier otro entre los países desarrollados. Los ciudadanos sin seguro son más o menos el 15% de una población de más 300 millones de habitantes. No tener seguro médico es muy distinto a no recibir asistencia sanitaria. ¿Acaso alguien piensa que la gente sin seguro no recibe atención médica y se la deja morir en plena calle? Bueno, quienes hayan visto esto en alguna serie de Hollywood.

    Y además, de los no cubiertos por un seguro médico, buena parte están en una situación en la cual no es que no puedan permitírselo económicamente, sino que, la inmensa mayoría, por su juventud o por deseo expreso, no quieren gastarse parte de su salario en pagar a una aseguradora.

    Pues sí que hay mucha gente que no merece lastima alguna. Alguien que se pase el día roncando sin hacer nada por salir de su situación y solo quejándose, con todo el trabajo que hay, yo que sé, en el campo, recogiendo aceitunas o haciendo los pies a los olivos, será muy “señorito” y no se ensuciará las manos, no se “plebeyizará”, pero NO ES UN HOMBRE, lo siento, y en este país SOBRA. Alguien puede tener una buena posición económica y a los dos días estar en el paro, y eso se asume.

    Jeje la cantinela del último párrafo, sí, es para echarse a dormir cuando te la sueltan. Como una conversación que escuché, en un autobús, tras la reelección de Bush en 2004, entre dos chicos jóvenes analizando los resultados. Uno de ellos afirmaba categóricamente y con tono solemne: “Ves los estados en los que ha ganado Bush y, desde luego, tienes el mapa de lo que es la América profunda”. Mientras, el otro asentía con la cabeza y boquiabierto, admirado por la “sapiencia” de su compañero. Para echarte a dormir y decirles “despiértenme cuando hayan terminado, por favor”.

  8. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA (por su último párrafo) sobre todo. Y bueno hombre, ya sabemos que son gente débil, frívola, incluso un poco tarada. Porque, hay que ser bien tarado para creerse todo lo que dice el Miguelito Moore.

    Es cierto que Bush no se caracterizó por sus desregulaciones – pero me gustó lo que dice al respecto en su libro sobre eso: “no me habré caracterizado por desregular, pero al menos sí me caracterizé por tener un gobierno que funcionó y que protegió a los estadounidenses de todas las razas y confesiones de terroristas criminales”.

    De acuerdo también con lo demás que usted dice, como era de esperar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: