Posteado por: Javier | febrero 20, 2011

¿Qué es un gobierno cristiano?

AVISO PREVIO: ENTRADA, LA DE HOY, EXCLUSIVAMENTE PARA CRISTIANOS. Como el paganismo y la poca inteligencia son dos males muy extendidos hoy día, estas cuestiones son fácilmente manipulables, con lo que queda esto dicho. No obstante, como muchos no cristianos lo leerán, intentaré ser lo más didáctico posible

Aunque es muy habitual calificar a los países de nuestro entorno europeo como “países cristianos”, esto ni muchísimo menos es así y lo cierto es que, por ejemplo, en el imaginario popular, España suele ser calificada de “país cristiano” solo por que hay un gran fervor por las romerías o por cantar saetas a imágenes de madera en las procesiones, craso error pensar en ello, por supuesto.

En puridad, lo que sería una “nación cristiana” no lo tenemos en ninguna parte del mundo: no hay nada como la Ginebra de los tiempos de Calvino, las colonias bíblicas de la costa Este norteamericana o el Israel bíblico, la república israelita.

Este artículo sobre lo que sería un “gobierno cristiano”, por tanto, es algo teórico. Debería obrar Dios un avivamiento de la fe, aunque, de momento, parezca que esa no es Su voluntad (para España, casi seguro, se puede decir que no), para hablar en la práctica, puesto que, y eso es algo previo, para que el Gobierno, habiendo sido colocado en el poder por el pueblo, reconozca y se sujete voluntariamente a la Autoridad de Dios, es preciso que sea la propia nación la que antes se haya sujetado a esa Autoridad. No se puede esperar que el Gobierno sea piadoso si la propia sociedad no lo es.

El soberano, gobernante o dirigente ha sido instituido por Dios, existe un pacto entre ambos (hoy día, ningún gobernante lo respeta, es más, lo viola constantemente, sigo aclarando). Dios establece los gobiernos y la obligación de los súbditos de estar sujetos a ellos (Romanos 13), así como otorga al individuo el dominio, la propiedad privada sobre las cosas, que se puede obtener a través de la remuneración por el trabajo, la donación o la herencia, así como el señorío sobre los animales (Génesis 1:28), de modo que estos también pueden ser propiedades (los animales domésticos, las cabezas de ganado, etc.).

Pero, junto con esta obligación que Dios impone a los individuos de respetar y estar sujetos a las autoridades civiles, éstas, a su vez, no pueden violar la vida o la propiedad o impedir a sus súbditos la manifestación de su fe, salvo en determinados casos, como la investigación o el castigo de los crímenes o el cobro de tributos, aparte de otros casos. Pensemos en el caso de un asesino condenado a muerte: no se podría decir que le va ser “violado su derecho a la vida” por el gobernante. Idem si embargan a alguien por no pagar los impuestos o si le imponen una multa, no puede decir “es que están violando mi propiedad privada”. Por la prohibición de “violar la vida”, esto no se reduce a no quitar la vida únicamente, sino a una “inmunidad de la persona”, por supuesto.

Aquí, los conocidos como “derechos sociales” se salen de esta idea de lo que el Gobierno debe procurar a los súbditos, pues dependen de que el gobernante tome la propiedad de otro y te la entregue a ti. Un “estado del bienestar” no sería cristiano, pues las necesidades de otros deben cubrirse bíblicamente, pero, como una vez más tengo que reiterar, lo cierto es que hoy día ni vivimos en una sociedad cristiana ni que ejercite la piedad con aquellos que sufran alguna desventura sin su culpa y tengan necesidades, con lo que, a falta de fe y virtud, es normal, y nos queda para rato, que el Estado se dedique a invadir y suplantar esto.

Algo que siempre he defendido es un Estado y un Gobierno aconfesional en aquellos países con múltiples credos entre sus poblaciones. Aquí de lo que hablo es de un país cuyos habitantes hayan aceptado la Ley de Dios y elijan un Gobierno, que a su vez, igualmente se someta a la misma. Seguramente, siempre existiría un remanente de gente con otras creencias y sería un hecho a tener en cuenta. En la Biblia se habla de no “inquietar” al extranjero que more dentro de las fronteras de la nación israelita, algo que tendríamos que contextualizar en el Antiguo Testamento, no, exactamente, como alguien de otra nacionalidad sino ajeno a la fe, pues, en aquellos tiempos, los extranjeros a Israel por lo que se caracterizaban, justamente, era por estar fuera de ese pacto con Dios.

Para bien o para mal, acepten o no este pacto (y rendirán cuentas en esta vida o en la siguiente, caso de que no lo respeten), Dios, como Supremo Señor y Rey de todo el mundo, ha instituido a los magistrados civiles para estar sujetos a Él, gobernando al pueblo para la gloria de Dios y el bien público, y con este fin les ha armado con el poder de la espada, para la defensa y aliento de los que son buenos, para el castigo de los malhechores. No hay autoridad sino de parte de Dios y por Él ha sido establecida (Romanos 13:1-4, lo conocemos de sobra, 1 Pedro 2:13-14: “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien” o Proverbios 8:15-16: Por mí reinan los reyes, y los príncipes determinan justicia. Por mí dominan los príncipes, y todos los gobernadores juzgan la tierra”). Todos los cristianos pueden aceptar y desempeñar el cargo de magistrado cuando sean llamados o elegidos para ello, con la obligación de mantener la piedad, la justicia y la paz y de gobernar conforme a las leyes de Dios (Salmos 2:10-12: Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; admitid amonestación, jueces de la tierra. Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor. Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían” o 2 Samuel 23:3 El Dios de Israel ha dicho, me habló la Roca de Israel: Habrá un justo que gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor de Dios”). Más aún, en una nación cristiana, un país cuyos habitantes hayan aceptado la voluntad de Dios, es más lícito para un cristiano que para cualquier otro desempeñar un cargo como gobernante, puesto que no hay que olvidar que la primera y mayor obligación de todo hombre es aceptar esta voluntad (y la mayor transgresión es la del primer Mandamiento), a fin de que estar capacitado para obrar en todo para la gloria de Dios y lo que al bien de los demás conviene.

El gobierno civil, por tanto, es una institución divina, de donde deriva nuestro deber de obediencia, pues es algo que debemos a Dios mismo. Dios es el Creador y Poseedor de todos los hombres (es quien mantiene nuestro hálito vital, como se dice en el libro de Job) y los ha creado con responsabilidad moral e inteligencia y con una conciencia de que Él es el Señor, como un ser social, organizado en familias, comunidades y naciones que requieren un gobierno civil. Por supuesto, Dios no prescribe a los hombres una forma concreta de gobierno, sino que deja a cada nación la libertad de ordenarse a sí misma y escoger la forma de gobierno que mejor les convenga, de acuerdo con sus circunstancias históricas, culturales, etc.

Ahora bien, este gobierno, del tipo que sea, así como es acreedor de la obediencia de sus súbditos, a su vez es deudor de la misma hacia  Jesucristo, como Rey de reyes y Señor de señores y como Mediador entre los hombres y el Padre (Mateo 28:18: Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra”, Filipenses 2:9-11: Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”, Efesios 1:17-21: para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero”).

Jesucristo, como Creador del universo y Supremo Gobernador del mundo es, a su vez, Gobernador de todas las naciones y a Su voluntad deben conformarse todas las leyes y a Él deben reconocer y servir todos los gobernantes de la tierra (ni que decir tiene que hoy ninguno hace esto, como he venido diciendo).

Evidentemente, la Iglesia debe estar separada del Gobierno, y eso es algo en lo que entraré enseguida, no debe ser el gobernante quien dirija el culto a Dios. Servir a Dios, su obligación, como la de cada individuo, cada familia o cada comunidad, es algo muy distinto. La gloria de Dios es el fin principal de un gobierno cristiano y ello debe hacerlo procurando el bien de la sociedad, la educación, la moral, la prosperidad económica, proteger de la vida y la propiedad de sus súbditos, conservar el orden, dictar leyes piadosas en todas las cuestiones sobre las cuales la Biblia indica cuál es la voluntad de Dios, como el día de reposo, juramentos, matrimonio, divorcio, pena de muerte, etc.

Un gobierno cristiano puede y, es más, debe ir a la guerra cuando haya un motivo lícito, como es proteger la vida de sus súbditos. Para que la guerra sea justa debe haber un enemigo que intente causar un grave mal a la nación y que la guerra sea la única forma de combatirlo. En el Antiguo Testamento, no era raro que Dios ordenara a los israelitas ir a la guerra contra otras naciones (1 Samuel 15:3 o Josué 4:13). Si leemos Éxodo 17:16: “y dijo: Por cuanto la mano de Amalec se levantó contra el trono de Jehová, Jehová tendrá guerra con Amalec de generación en generación”. A veces, la guerra es una mal necesario y los cristianos no deben desear la guerra, pero tampoco deben oponerse al gobierno que Dios colocó en autoridad sobre ellos, como he venido diciendo. La guerra es una realidad pues este mundo está dominado por el pecado y la guerra es la consecuencia más cruenta y violenta de estos pecados. Romanos 3: 10-11 dice que: Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios”. Si tuviéramos la capacidad de obedecer a Dios por nosotros mismos, no existirían las guerras. Como no existirían los asesinatos u otros crímenes o pecados. La ley de Dios es santa y buena, pero estamos incapacitados para cumplirla por nosotros mismos, de ahí que el caminar por este mundo esté rodeado de circunstancias como pueda ser tener que ir en alguna ocasión a la guerra. Eclesiastés 3:8 nos dice que durante esta vida hay “tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz”. En una nación cristiana, sus ciudadanos, en tiempo de guerra, lo más importante que deben hacer es orar a Dios porque conduzca y provea de sabiduría a sus gobernantes, por la seguridad de sus tropas y por el fin rápido de la contienda con el menor número de muertes posible.

Bien, ¿cuál NO es la función de un gobierno cristiano?

La predicación y la administración de los sacramentos o el arrogarse el poder sobre las llaves del Reino de los Cielos. Veamos qué nos dice la Biblia sobre esto:

II Crónicas 26:18: “Y se pusieron contra el rey Uzías, y le dijeron: No te corresponde a ti, oh Uzías, el quemar incienso a Jehová, sino a los sacerdotes hijos de Aarón, que son consagrados para quemarlo. Sal del santuario, porque has prevaricado, y no te será para gloria delante de Jehová Dios”.

2 Corintios 26:18: Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel”.

Juan 18:36: Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí”.

Lo cual no quiere decir que los gobernantes cristianos no deban proteger a la Iglesia de Jesucristo, sin dar preferencia a ninguna denominación, procurando que sus miembros gocen de plena libertad. Deben garantizar la libertad de cada uno para dar culto y servir a Dios (Isaías 49:23: Reyes serán tus ayos, y sus reinas tus nodrizas; con el rostro inclinado a tierra te adorarán, y lamerán el polvo de tus pies; y conocerás que yo soy Jehová, que no se avergonzarán los que esperan en mí”). Jesucristo ha designado un gobierno regular y una disciplina para Su Iglesia, con lo que ninguna ley debe interferir con ella, estorbar o limitar los ejercicios debidos entre los miembros voluntarios de alguna denominación de cristianos conforme a su propia confesión y creencia (Salmos 105:15: No toquéis, dijo, a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas” ).

Cada uno de los ciudadanos súbditos de un gobierno cristiano tiene un derecho ilimitado a adorar a Dios según dicte su conciencia, aunque debe obedecer a las autoridades civiles o eclesiásticas, cada una en su ámbito, sin que ninguna pueda entrometerse en las funciones y competencias de la otra (los ministros eclesiásticos no pueden imponer ninguna pena civil, aunque mantengan la disciplina dentro de sus congregaciones).

Por todo lo dicho, ni que decir tiene que la rebelión sería un pecado grave pues es una desobediencia a Dios mismo, que es quien ha delegado en el gobierno civil, aunque éste también tenga las obligaciones que se han dicho para con Dios. En estos casos, el fin de un cristiano es procurar el cambio de gobierno de una forma pacífica y la fuerza solo es justificable cuando éste se halla hecho manifiestamente corrupto y desobediente a la voluntad de Dios, oprimiendo a sus ciudadanos.

Si los gobernantes mandan algo contrario a lo que expresamente y con precisión Dios ha prescrito en Su palabra es el único caso en no debemos hacer ningún caso de ella, sea quien fuere el que lo mande, puesto que a quien estaremos obedeciendo es a Dios, quien tiene bajo Su potestad al soberano.

La Biblia nos da ejemplos como la condena al pueblo de Israel por obedecer las impías leyes de su rey, en Oseas 5:11, cuando Jeroboam mandó hacer becerros de oro, dejando el templo de Dios, y todos sus vasallos, por complacerle, se entregaron a la idolatría más infame y repugnante a los ojos de Dios (1 Reyes 12:30). El profeta Oseas les reprochó severamente el  pecado cometido al haber obedecido al rey. La potestad terrenal del gobernante está sometida en todo momento al superior Poder de Dios.

Recordemos lo que dice el apóstol Pablo en 1 Corintios 7:23: Comprados fuisteis por precio; no os hagáis esclavos de los hombres”. Hemos sido comprados por Jesucristo para nuestra redención a tan alto precio que no podemos hacernos esclavos ni sujetarnos a los malos deseos de los hombres. Debemos respeto y obediencia a nuestros padres, superiores jerárquicos o gobernantes, pero no somos siervos de ellos, sino de Cristo (Gálatas 1:10).

Por supuesto, cualquier intento de reproducir en la tierra lo que es la voluntad de Dios no será más que una mera sombra de ésta. Por nuestra propia naturaleza corruptible, todas las cosas las hacemos como Dios nos da a entender y en ningún momento Él es responsable de los errores que cometamos llevándolas a cabo, por equivocación involuntaria o vicio, con lo que mantener o no un gobierno cristiano, un gobierno que ejecute la voluntad de Dios, es responsabilidad exclusiva de los ciudadanos de la nación.

La salvación no la ganamos por nuestras obras o por guardar la ley, pues la salvación es don de Dios y es dada por Su gracia. Pero la Ley de Dios, resumida en los Diez Mandamientos, produce beneficiosos frutos para las naciones que la obedecen (y nefastos para las que la violan constantemente). Sin embargo, solo mediante la expiación de Jesucristo y el Espíritu Santo morando y operando en nosotros podemos hacer la voluntad de Dios y caminar en Su verdad, aun cuando sea de una forma todavía con imperfecciones y con la posibilidad de sufrir caídas. La Ley no nos justifica, solo la gracia de Dios, pero sí nos santifica.

Igual que ocurre con los individuos, ocurre con las naciones y con quienes las gobiernan. Solo la voluntad de Dios de justificar a una nación y a sus gobernantes puede operar en ellos esta manera de proceder, es la única forma de que nazca una nación cristiana con un gobierno cristiano. No existe imposición alguna pues es la salvación de Jesucristo la que mueve a los ciudadanos a darse a ellos mismos esta forma de gobierno.

Buen domingo y reciban las bendiciones del Señor.

Anuncios

Responses

  1. Cordial saludo!

    http://albertomansueti.wordpress.com/

    ¿QUÉ ES LIBERALISMO CRISTIANO?
    Alberto Mansueti

  2. Saludos!

    Cuando tenga más tiempo leeré su artículo con más atención. Es un tema que lo he tratado ya en varias entradas anteriores:

    https://lavozliberal.wordpress.com/2010/09/08/liberalismo-clasico-breve-historia-i-la-revolucion-inglesa-del-s-xvii/

    https://lavozliberal.wordpress.com/2010/09/24/liberalismo-clasico-breve-historia-ii-anglicanos-y-puritanos/

    https://lavozliberal.wordpress.com/2010/11/01/el-dia-de-la-reforma-la-biblia-y-el-capitalismo/

    https://lavozliberal.wordpress.com/2011/01/07/liberalismo-clasico-breve-historia-vi-los-puritanos-y-el-nuevo-mundo-1%c2%aa-parte/

    https://lavozliberal.wordpress.com/2011/01/08/liberalismo-clasico-breve-historia-vi-los-puritanos-y-el-nuevo-mundo-2%c2%aa-parte/

  3. […] aspectos en varias entradas de junio sobre distintos temas, así como en una de febrero sobre el gobierno cristiano. Este Mandamiento, junto con el Séptimo, el Octavo y el Noveno, establece a la familia como la […]

  4. saludos.formo parte del Gobierno cristiano en colombia. pimera vez que veo un articulo hablando sobre el Gobierno Cristiano Bendiciones. Daniel 7.27 SOMOS UNA REVOLUCION PERMANENTE ES ALGO QUE SE VIVE CONFORME A LA VISION DE DIOS. PERO MUCHOS CRISTIANOS SE LA PASAN ENCERRADOS EN SUS CONGREGACIONES ORANDO SOLO POR SUS ASUNTOS PERSONALES Y NO TRACIENDEN A UN BARRIO, A UNA CIUDAD, AUN DEPARTAMENTO O NACION. DEBEMOS ESTAR DESAFIADOS Y FUERTES EN LA PRESENCIA DIVINA, PENSAR EN NUESTRAS FUTURAS GENERACIONES Y ROMPER CON LOS TEMORES Y LA POBREZA.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: