Posteado por: Javier | marzo 10, 2011

Aún somos objetivo

Mañana se cumplen siete años de uno de los días más infames de la historia de España, cuando sufrimos el mayor atentado terrorista en la historia de Europa, con un saldo de 191 muertos y casi 2.000 heridos. Casi todo lo que dije en su momento, allá por septiembre, sobre el 11-S es válido para el 11-M pues las motivaciones fueron las mismas: el odio del islamismo radical a Occidente.

En aquel momento, el yihadismo consiguió uno de sus mayores éxitos. España estaba en primera línea en el combate contra el terrorismo islámico, junto a EEUU y el Reino Unido, y, en pocas semanas, pasó a la deserción en Irak, un acto inútil y cobarde, y a la estrambótica y ridícula “Alianza de las Civilizaciones”. Su acción consiguió conmocionar a una sociedad, voltear unas elecciones, en las que se conjugó la torpeza del PP (tras años abriendo las fronteras como las piernas de una fulana y permitiendo que se colasen toda clase de elementos delictivos y criminales a través de la inmigración menos recomendable) y el torticerismo del PSOE (quienes, meses antes, se dedicaban a ridiculizar la investigación de posibles grupos islamistas en España, como el caso del famoso “Comando Dixan”, tan hilarante en esos momentos tanto para ellos como para sus compinches de IU y nacionalistas).

Que nadie piense que, con apaciguamientos por medio, hemos dejado de ser objetivo del terrorismo islamista, para ellos somos “tierra del islam invadida por infieles”. No hay más que echar un vistazo a la historia de la yihad en nuestro país: en España hay actividad islamista desde los años 80. El 24 de julio de 1984, la Policía Nacional detuvo a un comando iraní de los “Mártires de la Revolución Islámica” que intentó atentar contra un avión saudí en el aeropuerto de Barajas. En agosto de 1984, un grupo de la Yihad Islámica asesinó al propietario de un periódico kuwaití en Marbella, y semanas después, asesinó también también a un ingeniero saudí en la misma localidad. En 1985, la Yihad Islámica reinvindicó el atentado perpetrado en el restaurante “El Descanso”, cerca de Torrejón de Ardoz, donde murieron 19 personas y hubo 82 heridos. En 1989, la Policía Nacional detuvo a 8 terroristas de Hezbolá que tenían en su poder 220 kg de explosivos y más de 250 detonadores. En 1991 los servicios de inteligencia saudíes alertaron a la Policía española de un plan de terroristas islamistas de secuestrar un avión para estrellarlo contra el Palacio Real de Madrid, en el cual se iba a celebrar ese año la Cumbre de Paz de Oriente Medio. Y, tras el 11-M, un intento de volar la Audiencia Nacional, por parte de magrebíes, o el plan de realizar un gran atentado en la zona olímpica barcelonesa, a cargo de paquistaníes.

Sobre las teorías un poco raras, desarrolladas en años posteriores por el PP y la derecha mediática, sobre la autoría etarra del atentado (o la comandita ETA-yihadistas) junto con policías o servicios secretos “corruptos”, hasta la derrota en las elecciones de 2008, y diseminadas casi como un dogma de fe (hasta el punto de que suscribirlas ciegamente se convirtió casi en conditio sine qua non para ser considerado derechista “decente” y no un infiltrado del progrerio), no tiene desperdicio esta entrevista a Enrique de Diego:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: