Posteado por: Javier | marzo 20, 2011

Bombas sobre Libia

Un correo “gracioso” de un conocido también “gracioso” que recibí esta mañana dice que, con lo que me “gusta una guerrita”, desde anoche debo estar en un “estado cercano al orgasmo” con la intervención militar contra el régimen de “Moro” Gadafi (o “perro loco”, como le apodó la Administración Reagan en los 80).

Al margen de esta tontería, el caso es que tengo serias dudas sobre la “legalidad” y oportunidad de este ataque. Hablo desde el punto de vista estrictamente español, que es lo que me interesa, al margen de que pueda ser algo digno de celebrar la caída de un régimen asqueroso y sátrapa como el de Gadafi. En el PPSOE, Zapatero, demostrando una vez más la mendacidad de este personaje, ha decidido hacer seguidismo de Francia, que ahora sí apoya una acción bélica contra una dictadura, mientras Rajoy afirma que hay que evitar ataques contra personas civiles inocentes.

El caso es que detrás de la Resolución aprobada por la ONU, en la noche del viernes, en puridad, lo que hay es una intervención en favor de uno de los bandos de una guerra civil, que es lo que tiene toda la pinta que esté ocurriendo en Libia. Algo que no casa muy bien con los objetivos que enuncia la propia ONU en su Carta Fundacional, en la que dice (artículo 2.7): “Ninguna disposición de esta Carta autorizará a las naciones Unidas a intervenir en los asuntos que son esencialmente de la jurisdicción interna de los Estados”. Más claro, agua. El conflicto bélico entre Gadafi y las facciones armadas rebeldes bien pudiera considerarse un asunto interno de Libia. Sin embargo, ahora la ONU, la asamblea formada mayoritariamente por dictaduras corruptas, autoriza intervenir en una guerra civil por razones relacionadas con la “democracia” y “humanitarias”, cuando es bien claro que en este tipo de guerras siempre existe una confusión difusa entre los que son combatientes y los que son civiles, siempre hay muchos que, sin abandonar, en teoría, su condición “civil”, apoyan activamente a un bando u otro. Pero, ¡por Dios! No pidamos congruencia a ese ente.

Yo, por supuesto y como es sabido, no creo en eso de la “legalidad internacional”, sino en la soberanía y los intereses particulares de los Estados. Intervenir en una guerra puede ser o no interesante. La guerra reduce el bienestar económico al destruir los recursos reales. Puede favorecer a unos pocos que se benefician del gasto público, pero podría ser también importante en términos de intereses nacionales. Si la diplomacia falla, el bienestar común de una sociedad puede aumentar como resultado de alcanzar importantes objetivos nacionales mediante la guerra. Las guerras defensivas están siempre justificadas. Las guerras ofensivas pueden ser buenas en algunas ocasiones. Y, en este caso concreto, parece que no se nos ha perdido nada en Libia.

¿Cuál es la diferencia con Kosovo o Irak?

En el caso de Kosovo, del que ya hablé en enero, aparte de que no podía consentirse que, todavía a finales del siglo XX, un dictador totalitario campara a sus anchas en el corazón de Europa, estaba claro que las acciones de Milosevic, con la bomba en forma de refugiados que habían creado, con el objetivo de desestabilizar a sus vecinos, sí incumbían a otros Estados. No solo al resto de repúblicas ex yugoslavas, también a Grecia, Albania, Rumanía o Bulgaria. Si a este tipo no le paran los pies, hubiese terminado de incendiar todo el sudeste de Europa. Además, allí no había conflicto civil alguno, a no ser que consideremos a unos guerrilleros mal armados un “bando dentro de una guerra”, sino una operación de limpieza étnica bien planificada.

Irak: estar al lado de EEUU y el Reino Unido era algo sumamente interesante en términos de prestigio internacional para España. Nunca antes estuvimos tan alto, al igual que difícilmente hemos podido caer más bajo, en los años postreros al 2004.

Nos interesaba, igualmente, por la ayuda prestada por la inteligencia norteamericana en la crisis del islote de Perejil, así como para refrenar otras chulerías del sultancito marroquí, y en la lucha contra ETA.

La intervención había venido motivada en la Resolución 1441, aprobada por la ONU en la sesión celebrada el 8 de noviembre de 2002, en la que el Consejo decidió requerir a Irak la realización de las inspecciones ordenadas referidas a la existencia de armas de destrucción masiva. Para ello daba un plazo de 30 días a partir del día de la publicación de la resolución para presentar una completa declaración de todos los aspectos de los programas para el desarrollo de armas químicas, biológicas, nucleares, misiles balísticos, etc., además de requerir que Irak no realizara ningún acto o amenaza contra cualquier Estado miembro que adoptase medidas para hacer cumplir sus resoluciones. Aunque después no se aprobara ninguna resolución aprobando el uso de la fuerza, el régimen de Saddam Hussein incumplió la 1441.

Sobre este tema de las armas de destrucción masiva, todos los servicios de inteligencia, incluidos los de Rusia y Francia, países opuestos a la intervención, creían que el régimen de Saddam Hussein las poseía. El mismo Zapatero, por ejemplo, no se oponía a la intervención, de hecho, porque creyera firmemente que en Irak no había armas de destrucción masiva sino porque la, para él, sacrosanta ONU no había “legitimado” la invasión. Pero, en definitiva, las armas no aparecieron, sólo que aquello fue un error, aunque eso no es que importase mucho a los opositores a la intervención, pues a ellos se la traía al pairo que existieran o no esas armas, ellos no querían la guerra contra Saddam bajo ningún concepto.

De todas formas, por lo que ha filtrado el maleante de Assange, aunque eso no quita que sea un individuo delictivo, claro que no, pero parece apuntar a que Saddam tenía sustancias con las que podría iniciar una programa de producción, por lo menos, de armas químicas: en 2004 las tropas americanas encontraron contenedores con gas mostaza, azufre líquido y otros tóxicos, así como laboratorios químicos que habían sido desmantelados, y, todavía en 2007, cuatro años después de la invasión, cartuchos sellados con agentes químicos. Junto con ello, Saddam tenía la voluntad y la capacidad intelectual de desarrollar ese tipo de armas. El error fue centrar la atención en la posibilidad de existencia de armas “físicas”, cuando ese no era el único peligro.

Quizás, razones como que Irak amparase a terroristas (que los amparaba, después de la invasión de Kuwait pasó a ser uno de los benefactores del terrorismo islamopalestino, incluso donaba gustosamente altas cantidades de dinero a las familias de aquellos que se inmolasen) o sus desafíos a la comunidad internacional justificarían (y la propia ONU ya le había advertido en la citada resolución 1441), en ese caso, intervenir en no menos de una docena de países, sí, eso es cierto, organizar un buen número de expediciones para acabar con dictaduras totalitarias a lo largo y ancho del orbe. No obstante, eso no evita el pensar que el mundo SÍ es mucho mejor sin Saddam Hussein, un sátrapa genocida menos.

Pero, con esto y con todo, suponiendo que el motivo hubiera sido “el petróleo”, como se ha repetido una y otra vez tan machaconamente en estos años, aún estoy esperando (y mira que han pasado ya años) que se argumente sobre la supuesta “inmoralidad” de ello.

Primero, los recursos naturales siempre son de alguien y un genocida tirano como Saddam Hussein no tendría legitimidad alguna para considerar el petróleo como de “su propiedad”.

Segundo, esos yacimientos y pozos, como los de otros países del Medio Oriente, habían sido de propiedad privada de compañías occidentales, que los habían explotado. Si no llega a ser por esas compañías, que permitieron la explotación del petróleo, en esos países, esos moros aún estarían ejerciendo el oficio de camelleros y comiendo dátiles, en la mayoría de los casos, porque lo que está claro es que sin la tecnología occidental, ¿qué habrían hecho? ¿Un boquete en el suelo y a sacar petróleo para envasarlo en botijos y venderlos? A Saddam le permitieron nacionalizarlo en 1972, pero después del chuleo que empleó, terminaron dejándole casi regalado algo que era de propiedad privada de la BP, Shell y Exxon.

Eso suponiendo que la intervención en Irak hubiese sido para “apoderarse del petróleo”.

Pero es que no: antes de 2003, Irak estaba fuera del mercado del petróleo, para rebajar los precios lo mejor hubiera sido normalizar relaciones con el sátrapa, no embarcarse en una costosísima e impopular guerra para “apoderarse” de los yacimientos iraquíes, si eso hubiera sido así. Era más barato comprárselo que pretender “robarselo”.

Lo que sí explica el petróleo es la oposición de algunos países y de la ONU a la guerra, por los beneficios del programa de “petróleo por alimentos” y sus chalaneos con el dictador, con un comercio fraudulento que enmascaraba exportaciones que estaban prohibidas por ¡las propias resoluciones de la ONU! Y parece ser que el propio hijo de Kofi Annan, o sea, el hijo del secretario general de la ONU, contraviniendo las resoluciones del organismo que él mismo dirigía, aparte de Rusia, Francia y Alemania, era quien se beneficiaba de ello.

Independientemente de esto, en estos casos, sí había unos intereses concretos, pero, ¿en Libia?

Y otro detalle que no tiene menor importancia: la intervención en Libia puede terminar de inflamar todo el Magreb y provocar un recrudecimiento del terrorismo. ¿No eran estas acciones, supuestamente, las que nos podían “atraer represalias” en forma de atentados islamistas, FANS PRINGAOS DEL PSOE?

El 11-M, si acaso, la única relación que tuvo con la guerra en Irak fue el intento de debilitar a la coalición occidental golpeando al eslabón de la cadena que los islamistas consideraban el más débil. Pero ni eso han podido demostrarlo nunca los porreros del 12 y 13-M, ni Saddam Hussein tenía relación alguna con los terroristas moros de Madrid. En cambio, Gadafi, pese a su “aplacamiento” tras los ataques de EEUU en 1986, no es que tenga conexiones, es que ha sido uno de los mayores promotores mundiales del terrorismo. Ha tenido relaciones con el IRA y la OLP, se cree que colaboró financieramente con el secuestro y asesinato de los atletas israelíes en las Olimpiadas de Munich, en 1972, y en la planificación de los atentados de Lockerbie, en 1988, que causaron 270 muertos, Níger, en 1989, con 170 muertos, y la discoteca berlinesa “La Belle”, en 1986, con 3 muertos. Cuando era acusado de “terrorista”, no solo no lo negaba, sino que replicó en 1985: “Sí, soy un terrorista cuando se trata de defender la dignidad de este país. Asumiré mis responsabilidades y emprenderé acciones terroristas contra los gobernantes árabes: los amenazaré, los aterrorizaré. Y, si puedo, los derrocaré uno a uno”.

Todo ello, más allá de que pueda ser algo magnífico, como he dicho al principio, la caída del tirano libio. Un satrapa menos si así ocurre. Pero no de este modo. Es algo, aparte del establecimiento de un régimen democrático, que debiera ser gestionado por los propios libios, so pena de que consideren que cualquier otra alternativa es la instalación de un “títere” occidental.

Anuncios

Responses

  1. Diario de Praga 1941-1942 Escrito por Petr Ginz es un libro publicado por la editorial Acantilado en una edicion a cargo de Chava Pressburger Eva Ginz hermana de Petr.. Comparado con el Diario de Anna Frank y escrito entre septiembre de 1941 y agosto de 1942 el Diario de Praga refleja las duras condiciones bajo las que vivieron los ciudadanos praguenses durante la ocupacion nazi. Preparandose en 2003 el vuelo de la lanzadera espacial Columbia uno de los miembros de la tripulacion Ilan Ramon Israeli cuya madre habia vivido los horrores de Auschwitz decide llevarse al espacio un recuerdo simbolo de la tragedia del holocausto por lo que se dirigio al museo del holocausto Yad Vashem de Jerusalen donde estan depositados la mayoria de los dibujos que se han conservado de Petr y junto con el director del museo escogio el dibujo Paisaje Lunar dibujado por Petr influenciado por las novelas de Julio Verne.

  2. .En septiembre de 1942 Petr fue trasladado como hijo de una pareja mixta al campo de Theresienstadt considerado como modelo por los nazis que intentaron mantener una apariencia de normalidad para utilizarlo como escaparate ante las instituciones internacionales. Contacta con el autor de este artculo para obtener su permiso y autorizacin expresa para poder usar o publicar su contenido de forma total o parcial..

  3. […] sufrir represalias en forma de atentados terroristas por todo el Magreb y quien sabe si en Europa. Ya hablé de los privilegiados contactos de “perro loco” con el terrorismo internacional. Y conocemos la cantidad de indeseables que se nos han colado gracias al chiste de leyes […]

  4. […] los intereses petrolíferos de Irak, para no repetirme continuamente (pues sigo pensando lo mismo) vuelvo a reafirmarme en lo que dije en esta entrada hace dos años: “Pero es que no: antes de 2003, Irak estaba fuera del mercado del petróleo, para rebajar […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: