Posteado por: Javier | abril 12, 2011

¿En Francia los quieren? ¡Preparemos los paquetes!

Sobre este tema de la prohibición francesa de llevar el velo integral (también conocido como burka o niqab) por la calle, mucho no voy a extenderme.

La ley de Sarkozy no solo prohíbe el uso de esta prenda en espacios públicos, sino que prevé la imposición de  de importantes multas, de hasta unos 150 euros por infringir la ley. A las infractoras se les puede obligar asimismo a asistir a un curso de “educación cívica”.

En su día ya escribí una extensa entrada y esta noticia, en concreto, la ha tratado Alfredo con mucha amplitud, en una entrada que, por supuesto, suscribo íntegramente, pero, más allá de todo esto, qué grotesco, cuando, allá por enero del año pasado empezaron a llegar desde “La Grande Nation Gabacha” rumores de esta ley totalitaria de Sarko, ver a más de un cutre adicto al ajo y a la pulserita de la bandera de España diciendo que le daban ganas de ser francés…

Más ganas dan, desde luego, de cumplir con sus deseos, empaquetándolos y enviándoselos a los franchutes, con un impreso de solicitud de la nacionalidad gabacha en la boca, eso sí, ya que tantas ganas tendrían de adoptar la nacionalidad de ese país.

Estos son los mismos que ponen siempre el grito en el cielo ante la posibilidad de que se retiren símbolos católicos, como los crucifijos, de edificios públicos. Miren: por mí como si quieren llevar un crucifijo de un metro de longitud colgando del cuello, pero quiten de un edificio que el resto de españoles pagamos un símbolo que no nos representa para nada, sean algunos ateos, cristianos bíblicos (como el caso de un servidor), judíos, musulmanes, budistas, confucianos, o de la confesión que sea. “¡AH! Pero es que son símbolos de la “raíz cristiana de España!”. ¿Qué raíz “cristiana”? Será del pasado CATÓLICO PAPISTA, querrán decir, NO CRISTIANO.

Tenemos por un lado a los “anti-crucifijo”. Estos tampoco es que sean una compañía agradable, la mayoría de ellos, sí ven aceptable, en aras de sus idioteces multicultis, lo islámico pero, en cambio, el crucifijo es “facha”, ellos entienden estar atacando el “cristianismo” de esta forma.

Por otro lado, esto, unos tipos que pretenden que la supuesta “cultura” del país sea la suya, y solo la suya. Ah, ¡ya!, que en algunos países islámicos la única fe permitida es la islámica… ya, ya, hombre: enhorabuena por ser tan buenos imitadores y por dejar claro que lo que quieren para España es lo mismo o, por lo menos, algo muy similar. Desde luego, se confirma que una sustancial parte de la derecha española más cutre, torrentil y cañí está muy bien reflejada en el morito Juan, algunos puede que, como “El Fary” se sientan “un poquito moros” (genial este video, sobre todo, teniendo en cuenta el gusto por lo lolailo que caracteriza a estos personajes):

.

Dicen que el nicab es un “elemento de opresión de la mujer”. Supongo que, a partir de ahora, a toda mujer que lleve un trapo en la cabeza los gendarmes la pararán: “¡OIGA, OIGA! ¿UD. ES MUSULMANA, SEÑORA? Pues usted está subordinada y sometida a su marido por culpa de ese velo”. Y, ¿cómo lo saben? ¿Y si es la propia mujer sea la que desea usar estos atuendos? ¿Nos vamos a erigir nosotros en paternalistas protectores de la mujer musulmana? Posiblemente, si se informasen un poco, en lugar de estar todo el día enchufados a Intereconomía, sabrían que prendas de ese tipo se utilizaban en los desiertos de esos países antes del Islam, y, a veces, por hombres también, como protección contra el clima desértico y, específicamente, para evitar que las mujeres jóvenes fueran raptadas cuando un grupo era asaltada por otro, para que en medio del tumulto no fuera posible distinguirlas de las ancianas. Curiosamente, a principios del siglo XX, en Afganistán, era propia de las clases acomodadas, quienes lo utilizaban para “aislarse del pueblo llano”, aunque después fue extendiéndose justamente porque los afganos lo veían como una forma de imitar a la clase alta y de aparentar estatus social. Ya luego los talibanes impusieron su uso a la mujer por motivos islámicos y una prenda bastante más horrible que la que se había usado hasta entonces en Afganistán.

Aquí, si hay quienes quieran utilizarlo, ya se encargará el mercado y las relaciones privadas de erradicarlo, dudo mucho que un establecimiento o una empresa privada acepte a alguien que lleve burka. Porque yo, por lo menos, tengo claro QUE NO ME GUSTA, ni los trapos ridículos que llevan las moras habitualmente en la cabeza. Estaría bueno que no pudiera opinar esto, pero nunca defenderé que se prohíba totalitariamente. Personalmente, JAMÁS me voy a ir de copas con un tipo con chilaba ni con una mora con velo, pero ahí es donde hay que discriminar EN LO PRIVADO.

Y no es el problema que una mora lleve o deje de llevar en la cabeza lo que sea. ¿Por qué hay, como dicen, tantos musulmanes dentro de nuestras fronteras? ¿No será que lo que hay son muchos ilegales sin un solo papel en regla? A mí me da exactamente igual que el ilegal se llame Mohammed que Wilson Octavio, como si se llama Sergey y es rubito y con ojos azules (lamentablemente, en otros casos, con la ampliación de la maldita UE no paran de llegarnos delincuentes eslavos), es un ilegal y la única solución es un expediente de expulsión, un bocadillo, un avión y vuelta a casa. Y es que esa es la base del asunto: hay muchos musulmanes, pero esto es, precisamente, debido a que no se cumple estrictamente la ley y a que estamos inundados de inmigrantes ilegales (musulmanes o no).

Este es el problema, NO LA LIBERTAD CONFESIONAL. Y nunca lo será. Allí donde se ha respetado ha florecido la fe cristiana siempre. Pero es que en ese caso, sería el cristianismo lo que florecería, no el papismo romano que tanto les gustaría imponer, si pudieran.

Desde luego, entre estos fachas cutres que quieren prohibir esto, y los que desde el progrerio nos dicen que “aaaay, no te burles ni critiques a la morita por su velo, que se va a sentir mal, muuuu maaaal”, arreglados estamos.

¿Quieren en Francia una ración de cutre-fachas? Pues no estaría mal: torturar a nuestros “queridos” vecinos con el fuerte olor a ajo que exhalarían sus nuevos compatriotas.

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: