Posteado por: Javier | mayo 28, 2011

Abraham Lincoln y sus revisionistas neo-confederados (IV): pegados a la Biblia y abolicionistas

Mencioné en la entrada anterior la defensa de la causa abolicionista en EEUU por parte del presbiterianismo puritano.

El propio Abraham Lincoln, aunque no estuvo adscrito formalmente a ninguna iglesia, salvo el tiempo en que acudió, como Presidente, a la New York Avenue Presbyterian Church, fue un hombre de una fortísima fe en Dios, que oraba habitualmente, que leía y conocía la Biblia en profundidad y que buscaba la dirección de Dios para su vida, como dan testimonio de ello sus cartas y discursos. Sus padres, Thomas y Nancy Lincoln, eran miembros de la Iglesia Bautista de Little Mount, situada cerca de Elizabethtown, en Kentucky, una iglesia tan humilde como la rústica cabaña donde nació el propio Abraham en el año 1812. En 1815, los Lincoln salieron de Kentucky y se fueron a vivir en las inmediaciones de Gentryville, en Indiana. Se hicieron miembros de la Iglesia Bautista de Pigeon Creek, para la cual, Thomas ayudó en su construcción y fue nombrado diácono de ella.

Los orígenes familiares de la fe cristiana de Lincoln eran indudables y sería algo de lo que hablar más adelante pero, en cuanto al abolicionismo y su relación con el puritanismo, esto venía ya desde los tiempos coloniales, pero el sentimiento abolicionista, sobre todo en el Norte, fue en aumento durante la primera mitad del siglo XIX, siempre de la mano de la fe cristiana y bíblica.

Uno de los momentos más álgidos fue la publicación en 1852 de la novela “La cabaña del tío Tom”, de la autora puritana Harriet Elizabeth Beecher Stowe, la cual vendió más de 300.000 ejemplares en su primer año. Tal fue la fama que alcanzó Stowe que, cuando conoció personalmente a Abraham Lincoln, en 1862, éste le dijo: “So you’re the little woman who wrote the book that started this great war!” (“¡Así que tú eres la pequeña mujer que escribió el libro y ha iniciado esta gran guerra!”). Las creencias calvinistas y puritanas de Stowe, así como su visión de la esclavitud como algo anticristiano, están presentes casi en cada página de la novela, nada raro teniendo en cuanta que era hija del presidente de un seminario cristiano y esposa de un profesor de literatura bíblica.

Otra de las figuras puritanas más conocidas dentro del abolicionismo pre- Guerra civil fue John Brown, quien, en 1859, mediante un reducido grupo, y pretendiendo crear un refugio donde albergar esclavos previamente liberados por las armas, asaltó y tomó el arsenal de Harpers Ferry, en Virginia, haciéndose con el control de la ciudad. Su grupo fue rodeado por una compañía del Ejército bajo el mando del coronel Robert E. Lee, siendo obligado a rendirse, detenido, acusado de traición y asesinato, siendo ejecutado el 2 de diciembre de 1859, convirtiéndose así en un mártir de la causa abolicionista en el Norte y en un extremista para el Sur. Lo cierto es que, se valore como se valore su acción (aunque su proceder nunca fue comparable al de muchos pro-esclavistas negreros sureños, quienes asesinaban a aquellos que hablaban abiertamente en contra de la esclavitud, generalmente disparándoles por la espalda o mediante ataques en masa contra hombres desarmados), algunos como el periodista Franklin Sanborn señalaron que Brown “fue verdaderamente un puritano calvinista, nacido un siglo o dos después de que la moda hubiera cambiado, pero tan preparado como los individuos de la época de Bradford o de Cromwell para comprometerse con cualquier trabajo del Señor para el cual se sentía llamado” o “un puritano entre los puritanos”. El abolicionista Richard J. Hinton le describió como “un puritano sacado de los días de Cromwell o como una visión de los antiguos tiempos revolucionarios para mostrar al mundo que toda la energía intrépida y la integridad poderosa que caracterizó a estas épocas todavía no se había desvanecido”.

En general, tanto partidarios como detractores de Brown, le consideraron un “puritano hasta la médula”. Era un calvinista que admiraba las obras de Jonathan Edwards. Estaba orgulloso de sus raíces familiares en el puritanismo de la Nueva Inglaterra y se modeló a sí mismo siguiendo a Oliver Cromwell, con el que a menudo era comparado. A tanto llegó su leyenda que las numerosas versiones de “El cuerpo de John Brown yace podrido en el suelo”, cantadas por los soldados de la Unión durante la guerra, inspiraron el himno bíblico de Julia Ward Howe, “El himno de la batalla de la República”.

Tan apegados a la verdad bíblica, ¿en qué se fundamentaba toda esta gente para desarrollar su causa abolicionista?

La Biblia deja claro que la esclavitud por motivos raciales es algo odioso para Dios. La esclavitud sí existe en la Biblia pero, igualmente, en la misma se condena la esclavización de una raza.

En versículos como Deuteronomio 15:12-15, Efesios 6:9 ó Colosenses 4:1 se dan instrucciones sobre cómo tratar a los esclavos y ya la ley mosaica intenta hacer más benigno y digno su trato. Hay que contextualizar: la esclavitud era algo común en los tiempos bíblicos. Por el contrario, la esclavitud en los siglos pasados estaba llena de racismo y abusos. Los negros eran literalmente “cazados”, secuestrados en África, cargados y apilados como mercancía en los barcos negreros y tratados casi peor que animales. Era horripilante, brutal y cruel.

Sin embargo, en el Israel del Antiguo Testamento, el someterse a la esclavitud simplemente se convirtió en una necesidad para algunos. Nadie forzaba a nadie a ser esclavo. El esclavo firmaba un contrato accediendo a servir a la familia de su señor por un periodo de siete años. Al final de este tiempo, la Ley requería la cancelación del contrato. Durante la duración de este contrato, el esclavo gozaba de todos los derechos de cualquier otro miembro de la familia, excepto el derecho a heredar. La esclavitud en la Biblia no estaba basada en la raza. La gente no era esclavizada por su nacionalidad o por el color de su piel. En los tiempos bíblicos, la esclavitud era más bien un estatus social. En los tiempos del Nuevo Testamento, algunas veces los doctores, los abogados y aún políticos eran esclavos de alguien más. De hecho algunas personas elegían ser esclavos para tener cubiertas todas sus necesidades por sus amos. Aparte, este contrato era una institución jurídica muy arraigada en aquellos tiempos y no es el fin de la Biblia reformar o revolucionar la sociedad, sino señalar a los hombres el camino de salvación.

La esclavitud de los siglos pasados con frecuencia estaba basada exclusivamente en la raza. Para los esclavistas, los negros debían ser esclavizados por el mero hecho de ser negros. Casi ni eran considerados humanos, sino cosas. La Biblia SÍ condena la esclavitud basada en la raza. Tenemos el ejemplo de la esclavitud de los israelitas en Egipto. Los israelitas eran esclavos, no por elección, sino por su raza (Éxodo 13:14). Dios castigó a Egipto con plagas (Éxodo 7-11), por esa esclavitud que imponían a los israelitas. Igualmente, en Éxodo 21:16, se establecía la pena de muerte para quien secuestrare una persona y la vendiese. Los negros, como he dicho arriba, eran secuestrados en África, transportados en barcos como mercancía y, después, vendidos en el Nuevo Mundo como mano de obra barata.

En la Biblia, la verdad revelada, la esclavitud por motivos de raza es algo repugnante a los ojos de Dios. Tan repugnante como para los abolicionistas cristianos.

Anuncios

Responses

  1. […] en estos casos era lícita. Hoy, día, toda forma de esclavitud está abolida, aunque, como expliqué largo y tendido en una entrada anterior, esta forma de “esclavitud” absolutamente nada tenía que ver con la esclavitud por motivos […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: