Posteado por: Javier | julio 12, 2011

¡Feliz Día Naranja!

Hoy hace 321 años de la celebre Batalla del Boyne, en 1690, la victoria de las tropas del rey de Inglaterra Guillermo de Orange sobre las de Jacobo II. Una batalla que fue totalmente decisiva para salvar la “Revolución Gloriosa” en Inglaterra, la primera de las “revoluciones” verdaderamente liberales, que, en realidad, a mi entender, sería enmarcable dentro de algo más amplio como la “Revolución Inglesa del siglo XVII”, el fin de la monarquía absoluta en las islas británicas. Después vendría la Guerra de Independencia de los EEUU.

Esta historia ya la conté en una entrada larga y esta que reproduzco aquí, publicada hace un año, como pequeña conmemoración, es de Godopunk un bloguero colombiano liberal-conservador y cristiano protestante, autor de una bitácora de gran calidad. Es mucho más sintética que la mía y refleja muy bien porqué los liberales actuales podemos considerarnos plenamente hijos ideológicos y espirituales de estas dos revoluciones (anglosajonas, cómo no).

¿Por qué apoyar estas dos revoluciones, la inglesa y la norteamericana, y despreciar algo como la Revolución Francesa? No solo porque la hayan protagonizado los franchutes.

Como dijo Alexis de Tocqueville:

“La revolución en los Estados Unidos se ha producido por una apetencia madura y reflexiva de libertad, y no por un instinto vago e indefinido de independencia. No ha sido apoyada por pasiones desordenadas; sino, al contrario, progresó por el amor al orden y a la legalidad”, mientras que “Ha habido, en la Revolución francesa, dos movimientos en sentido contrario que no hay que confundir: uno favorable a la libertad, otro favorable al despotismo. En la antigua monarquía, el rey sólo hacía la ley. Por encima del poder soberano quedaban algunos restos, semidestruidos, de instituciones provinciales. Esas instituciones eran incoherentes, mal ordenadas y a menudo absurdas. En manos de la aristocracia, habían sido algunas veces instrumentos de opresión. La revolución se pronunció al mismo tiempo contra la realeza y contra las instituciones provinciales. Confundió en el mismo odio a todo lo que la había precedido, al poder absoluto y a lo que podía atenuar sus rigores: fue a la vez republicana y centralizante. Este doble carácter de la Revolución francesa fue un hecho en el que se ampararon con gran cuidado los amigos del poder absoluto. Cuando los vemos defender la centralización administrativa, ¿creéis que trabajan en favor del despotismo? De ninguna manera: defienden una de las grandes conquistas de la revolución. De esta manera se puede seguir siendo popular y enemigo de los derechos del pueblo: servidor oculto de la tiranía y amante declarado de la libertad”.

El problema de la Revolución Francesa fueron los principios desde los que partía, que no tenían nada que ver con los principios desde los que partió la rebelión puritana de los cromwelianos en Inglaterra, la deposición de Jacobo II por los parlamentarios ingleses o la Guerra de Independencia de EEUU. ¿Es casual que éstas hayan sido las dos únicas “revoluciones” que no han acabado en caos sangrientos o en tiranías totalitarias? Y no hay más que repasar la historia de todas las revoluciones que ha habido a lo largo de los siglos, porque la Francesa: el Terror, los guillotinamientos y la tiranía napoleónica.

¿Qué caracterizó a la Revolución Inglesa y a la Guerra de Independencia de EEUU como para que, prácticamente, podamos considerarlas como las dos únicas legítimas? ¿Cuáles son las características de una “revolución liberal”?:

– Dirigidas por un magistrado menor o por un gobierno legítimamente constituido, no por una turba incontrolada (como las que asaltaron la Bastilla o por iluminados que se abroguen esta condición, tipo Robespierre), como los parlamentarios dirigidos por Cromwell o los gobiernos coloniales de Norteamérica (realmente, una y otra fueron guerras entre gobiernos, más que “revoluciones”).

– Contra un rey que haya violentado y las libertades que Dios haya otorgado a los individuos (libertades pre-existentes al propio individuo).

– Y con el objetivo de restaurar dichas libertades, no de construir utopías.

Fuera de eso, terminarán en una sedición sangrienta y desembocarán en el totalitarismo, siempre.

—————————————————-

¡Feliz Día Naranja!

Por Godopunk
.

Hoy 12 de Julio se celebra la victoria de Guillermo de Orange III, príncipe de Holanda, sobre Jacobo II en la Batalla del Boyne por la corona británica, hecho culminante de la Revolución Gloriosa. El hecho es significativo ya que el Rey Jacobo II, apoyado tácitamente por el rey francés Luís XIV, la corona española, y el papado romano, pretendía devolver a las islas al oscurantismo y al feudalismo; mientras quienes apoyaban al príncipe, las mayorías protestantes inspiradas en las ideas de John Locke, le pusieron como condición a éste la firma del Bill of Rights.

Algunos académicos consideran a los Estados Unidos como el primer Estado moderno, o por lo menos el primer Estado liberal, yo considero (y tal vez de forma atrevida) que más bien fue ahí donde se consolidaron esos principios, ya que existen los antecedentes de la República de los Siete Países Bajos Unidos de los siglos XVI al XVIII, y el Reino Unido de Guillermo de Orange III cuya influencia persiste hasta el día de hoy, que fueron una clara influencia en la revolución norteamericana y sus pensadores. No por nada a las diez enmiendas originales de la Constitución Estadounidense se les conoce como el Bill of Rights.

El Bill of Rights de 1689 fue el primer contrato entre el soberano y el pueblo también soberano, dónde se enumeran los derechos reconocidos desde 1215, y en su primer artículo se establece que la ley está por encima del rey acabando así con el concepto del derecho divino en Inglaterra. En el Bill of Rights se establece el derecho de petición, el derecho de votar libremente, garantías judiciales y la protección de sus libertades individuales; posteriormente se otorgaría la libertad de culto a los protestantes. Con este documento quedaría establecido de una buena vez el parlamentarismo británico.

Hoy en día algunos atacan este día al traer a flote viejas confrontaciones religiosas entre protestantes y católicos, más teniendo en cuenta que dicha batalla se dio en territorio irlandés, lugar del mundo donde aún causan estragos estos conflictos, que van más allá de una situación religiosa, ya que también se enfrentan la independencia irlandesa y el unionismo británico. Prefiero hacer caso omiso de estos aspectos negativos, al tenerlos toda festividad pública, y celebrar como protestante y liberal conservador uno de los días claves en que se dio el avance del individuo sobre las oscuras fuerzas del absolutismo.

¡Feliz día naranja a todos los protestantes y liberales (de todo el espectro actual) del mundo!

———————————-

Igualmente, ¡¡FELIZ DÍA NARANJA!!


Responses

  1. Los terroristas católicos atacan:

    http://www.guardian.co.uk/uk/2011/jul/12/violent-clashes-belfast-marching-season

  2. Muchas gracias por la mención.

  3. […] El repaso histórico sobre estos dos acontecimientos, la Revolución Gloriosa y la Batalla del Boyne lo hice en dos entradas de hace algunos años: AQUÍ y AQUÍ. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: