Posteado por: Javier | septiembre 10, 2011

Soy democrático, no democratista

Otra de las confusiones y cacaos mentales más habituales que se dan, aparte de entender la libertad no como un medio para llegar a un punto determinado, sino como un fin en sí mismo, algo que he intentado aclarar a lo largo de este verano, es, igualmente, presentar la democracia como el fin, no como el medio al cual llegar a un orden liberal para la sociedad. Muchas veces se hacen apelaciones grandilocuentes a “¡LA DEMOCRACIA!”, convirtiéndola prácticamente en una “diosa” a adorar, nada raro, dicho sea de paso, pues, quienes las hacen, suele ser gente profundamente rebelde y anticristiana.

Algún “pipiolo” alguna vez me ha salido, al hablar de poderes ejecutivos y la posibilidad de que, en España, algunos de ellos residieran en el Rey, de forma que en la Corona residiera la Jefatura ejecutiva (pues, ya que, a Dios gracias, tenemos Rey y Monarquía en España, que tenga utilidades, ya que para tener un adorno o un figurín, me compro un jarrón chino y es muchísimo más barato que mantener a la Casa Real) con un “¡Hombreeeee, es que a ese NO LO HA VOTADO NADIE!”. Según eso, es “preferible”, pues, una dictadura repulsiva y nauseabunda como la de los Castro en Cuba, donde hay elecciones (allí SE VOTA) o un guarro mono como Hugo Chávez, al que muchos han votado, eso es innegable. O incluso un régimen como el franquista, en el cual, también se votaban algunas cosas. Sobre el papel y teóricamente, ahí hay “democracia”.

Vamos a sentarnos a leer, por un momento, lo que pensaron los Padres Fundadores en EEUU. Al contrario de lo que se pueda pensar, en su Constitución, el mejor ejemplo de Constitución liberal, EEUU en absoluto fue concebido como una “democracia” sino como una república, en la cual lo que se decidía por votación popular no era la ley, sino a los representantes que luego promulgarían las leyes para gobernar a la nación.

Los Fundadores tuvieron la oportunidad de establecer una “democracia” en los EEUU y escogieron no hacerlo. El único verdaderamente díscolo fue Thomas Jefferson, alguien quien nunca llegó a dilucidar las diferencias entre la Guerra de Independencia de su país y la venenosa Revolución Francesa, el triunfo de las ideas de Rousseau en suelo europeo. De hecho, el resto de Fundadores aclararon que el nuevo país no era una democracia y que nunca se convertiría en una, aunque, si los pobres levantasen hoy día la cabeza, sufrirían un verdadero trauma al ver en lo que se ha convertido la república norteamericana, un país donde grupos de presión de lo más variopinto consiguen, a través de los órganos judiciales, lo que no han podido conseguir a través de las votaciones de los representantes populares: cada vez les hace menos falta convencer a la opinión pública para conseguir colocar a representantes afines a sus posturas tanto en el Congreso y el Senado federal como en los estatales.

James Madison: “Las democracias siempre han sido espectáculos de turbulencia y desacuerdos; siempre se han mostrado incompatibles con la seguridad personal, o los derechos de propiedad; y en lo general han sido de corta duración y violentas en sus muertes”.

John Adams: “Recuerden, la democracia nunca dura mucho. Pronto se desgasta, se agota, y se mata a sí misma. Nunca ha habido una democracia que no llegara a cometer suicidio”.

Fisher Ames: “Una democracia es un volcán que oculta los ardientes materiales de su propia destrucción. Estos producirán una erupción que arrastrará desolación a su paso. La propensión conocida de una democracia es hacia lo licencioso, lo que los ambiciosos piden, y lo que los ignorantes creen que es libertad”.

John Quincy Adams: ” La experiencia de todas las eras previas ha mostrado que de todos los gobiernos humanos la democracia fue la más inestable, fluctuante y de corta vida”.

Benjamin Rush : “Una democracia simple… es uno de los males más grandes”.

Noah Webster: ” En la democracia… generalmente hay tumultos y desórdenes… Por lo tanto, una democracia pura generalmente es un muy mal gobierno. Con frecuencia es el gobierno más tiránico de la tierra”.

John Withersponn: “La democracia no puede subsistir por mucho tiempo ni ser impulsada muy lejos en los departamentos del estado, se halla muy sometida al capricho y a la locura de la cólera popular”.

Zephaniah Swift: “Generalmente se puede señalar que mientras más un gobierno se parezca a una democracia pura, más abundan en él el desorden y la confusión”.

Con razón, en una conocida anécdota, Benjamín Franklin habiendo concluido su trabajo en la Constitución, salió a caminar y, tras sentarse en un banco, una mujer se le acercó y le preguntó, “Bueno, Sr. Franklin, ¿qué ha hecho por nosotros?”. Franklin respondió : “Mi querida dama, les hemos dado una república… si la podéis mantener”.

Una “democracia”, como un fin en sí mismo, en la que el sentir de una masa más o menos grande de gente es el que decide cuáles deben ser las decisiones políticas oportunas en cada momento (una “masa-cracia”), deriva en la anarquía y el despotismo. En España hemos visto como los del 15-M pedían “Democracia Real YA”. En efecto, yo soy el que más berreo y el que más masas concentro en las calles y aquí se hace lo que yo digo, de hecho, han condicionado la vida y la actividad de mucha gente que no ha participado en su movimiento. Pero igual se puede decir de los que, año a año, abuchean a ZP en el desfile del Día de la Hispanidad, o los que detrás del banderín del PP y la Iglesia Católica han salido en masa en los últimos años a protestar contra leyes que podrán ser discutibles (para mí lamentables) pero aprobadas por procedimientos legales y legítimos, a mí me da igual que los piquetes o los movimientos de masas sean de derechas o de izquierdas, la misma turbulencia anárquica y liberticida producen unos u otros.

Una república, lo ideado por los Fundadores en EEUU, es el gobierno por medio de la ley. Si la fuente de la ley para una democracia es el sentimiento popular del pueblo, para la república americana, de acuerdo al Fundador Noah Webster: “Nuestros ciudadanos deben entender desde el principio que la fuente genuina de los principios republicanos correctos es la Biblia, particularmente el Nuevo Testamento, o la religión Cristiana”. Los valores trascendentes de la ley natural Bíblica fueron el fundamento de la república de los EEUU. Los principios inmutables del bien y el mal en los Estados Unidos no estaban basados en los sentimientos y las emociones rápidamente fluctuantes del pueblo, sino en los “principios que no cambian” . De manera similar, Benjamin Rush señaló: “Donde no hay ley, no hay libertad; y nada merece el nombre de ley sino aquello que es cierto y universal en su operación sobre todos los miembros de la comunidad”.

Los primeros libros de legislación en EEUU explicaban que el gobierno era libre de establecer su propia política sólo si Dios no había legislado en un área. Por ejemplo, los “Comentarios” de William Blackstone, uno de los más ilustres juristas liberales, explicaban:”Como ejemplo en el caso de asesinato: Esto es prohibido de manera expresa por Dios. Si alguna ley humana nos permitiera o encareciera a cometerlo estamos obligados a transgredir esa ley humana. Pero, con respecto a asuntos que no estén ordenados o prohibidos por aquellas leyes superiores, por ejemplo, exportar algodón a países extranjeros; aquí la legislatura tiene la posibilidad y oportunidad de introducir alguna interposición”.

Alexander Hamilton afirmó que “La ley dictada por Dios mismo es, claro está, superior en obligación a cualquier otra. Tiene carácter obligatorio para todo el globo, en todos los países, y en todos los tiempos. Ninguna ley humana tiene validez alguna si es contraria a esta”. Hamilton, como otros Fundadores, comprendía que los valores bíblicos formaban la base de la república y que la república sería destruida si el conocimiento que el pueblo tenía de esos valores llegara a perderse alguna vez. Viendo los tiempos actuales, cualquiera diría que era casi un profeta.

Una república (me refiero a FORMA REPUBLICANA DE GOBIERNO, no a quien ocupa la Jefatura del Ejecutivo, si es un Rey o un Presidente de la República), con sus representantes elegidos DE FORMA DEMOCRÁTICA, quienes serán los encargados de redactar la ley, es la forma más elevada de gobierno concebida por el hombre (el modelo en la Biblia, no en vano, fue la República Israelita, como hemos visto este verano), pero también requiere la mayor cantidad de cuidado y mantenimiento humano. Si se descuida puede deteriorarse y convertirse en una variedad de formas menores, incluyendo la democracia (un gobierno conducido por el sentimiento popular); la anarquía (un sistema en el que cada persona determina sus propias normas y criterios); la oligarquía (un gobierno dirigido por un pequeño concilio o grupo de individuos elitistas); o la dictadura (un gobierno conducido por un solo individuo). Como John Adams explicó: “La democracia pronto degenerará en una anarquía; tal anarquía es aquella en la que todos harán lo que bien les parezca y donde no estará segura la vida, propiedad, reputación o libertad de nadie, y donde todas estas cosas pronto se moldearán en un sistema de subordinación de todas las virtudes morales y habilidades intelectuales, todos los poderes de la riqueza, la belleza, el ingenio y la ciencia, a los placeres licenciosos, a la voluntad caprichosa, y a la deplorable crueldad de uno o de unos pocos”.

Anuncios

Responses

  1. alfredo, tu ser muy malo y mala persona.

  2. mala persona, te mereces pasar hambre.

  3. No soy Alfredo, PEDO, pero, en todo caso, tú lo que serás, más bien es una caca pinchada en un palo. Eso de “tu ser”, como si estuvieras en una película de Tarzán, ¿se te ha pegado por “tú haber sido petado” por el culo tanto tiempo en una mazmorra mugrienta de Nigeria, desde donde escribes?

    O, igual, es uno de esos “ajpañoles” que van a ese tipo de países exóticos a hacer turismo sexual pedófilo. Si ese es el caso, ándese con ojo, no sabe la tasa de SIDA que existe por allí y quién sabe, igual hasta le cae una maldición celestial por asqueroso.

  4. Y aun crees que dios existe, en pleno siglo xxi. Y hablas de maldiciones bíblocas cual seguidor del tea party. Tampocp descendemos del mono, ¿verdad?, sino de Adán y Eva. Madura un poco y olvidate de estos cuentos de hadas

  5. Por cierto, olvidas que buena parte de esos padres fundadores ( franklin, jefferson, adams, madison o washington, p.e.) eran deístas y nO cristiabos, así que deja de sacar siempre la Biblia a relucir, que por coerto tiene ibterpretaciones muy ambiguas e incluso contradictorias entre sí

  6. ¿pero cómo se puede ser tan cerrado en pleno siglo XXI? Javier, si te digo la verdad, antes me gustaban tus escritos pero últimamente estás dale que dale con la Biblia y asi no da gusto comentar, le cierras la puerta a los demás con tus dogmas.

    Incluso me gustaban algunas de tus discusiones de antes cuando te planteabas con Alfredo en algunos hilos la diferencia entre la “experiencia” religiosa y los axiomas.

    Me caes bien Javier, pero antes eras más abierto, o igual me equivoco no sé.

    Perdón si te ofendo, puedes mandarme un mail cuando quieras.

    Un abrazo

  7. Celtibero:

    “Y aun crees que dios existe, en pleno siglo xxi.”

    ¡Digo!, en pleno siglo XXI, fíjese.

    ¿De verdad cree que eso depende del siglo? ¿Por qué dice entonces en la Biblia “Dice el necio en su corazón: no hay Dios”? ¿Acaso no había incredulidad cuando se escribió? Al contrario, tanta como ahora.

    “Y hablas de maldiciones bíblocas cual seguidor del tea party.”

    Ni soy del “Tea Party” ni simpatizo con ese movimiento. Aquí vuelve a repetir lo del “Tea Party” que ya ha dicho en otra entrada. Parece que no tiene más argumentos que el raca-raca de que si soy del “Tea Party” o que si soy “neocon”, como dice en otro comentario.

    “Tampocp descendemos del mono, ¿verdad?, sino de Adán y Eva”.

    De eso testifica la Biblia (y no voy a iniciar con eso una discusión pues ya he publicado muchas entradas sobre fe, ciencia y conocimiento del medio que nos rodea), que descendamos del mono o de la mosca de la fruta es una mera hipótesis. ¿Por qué no de la mosca de la fruta, si tiene un genoma muy similar al nuestro? Usted la da como algo indubitable… aaaaaah, pero que quede claro que ¡eso no es un “dogma”!, No, claro que “no lo es”.

    “Madura un poco y olvidate de estos cuentos de hadas. Por cierto, olvidas que buena parte de esos padres fundadores ( franklin, jefferson, adams, madison o washington, p.e.) eran deístas y nO cristiabos, así que deja de sacar siempre la Biblia a relucir, que por coerto tiene ibterpretaciones muy ambiguas e incluso contradictorias entre sí”

    No madurar no me hace falta, a usted más bien aprender a teclear y a leer. A Jefferson no lo he puesto como ejemplo de nada, pues es un personaje con el que no comparto casi nada, así que no sé por qué lo mete en el montón.

    En cuanto a los otros ya sabía que eran deístas, ¿y? Sus citas se refieren a sus críticas al concepto de democracia como “masa-cracia”, no necesariamente en relación a la Biblia, lo que digo es que en EEUU las leyes aprobadas por los representantes electos estaban en buena medida en la Biblia, pero, evidentemente, la forma de gobierno puede ser representativa y no tener que basarse en ella necesariamente, como ocurre en España, un país que no es cristiano, sino pagano.

  8. Carlos:

    No, si también me caes bien, y no es cuestión de que me ofenda o me deje de ofender (tampoco entiendo muy bien lo de que cierro puertas, cuando jamás he censurado ni censuraré a nadie), a mí no me ofenden los comentarios que no estén de acuerdo conmigo, no hay que pedirme disculpas por anticipado por eso, lo que me ofenden son las estupideces de algunos. Solo que me extraña el comentario, debe ser por el desconocimiento tan grande de la Biblia que, tristemente, tenemos en España, cuando en entradas de hace meses he defendido lo mismo, solo que ahora en agosto me he sentado a desarrollarlo de acuerdo con la Biblia, pero esencialmente son las mismas ideas.

    Saludos.

  9. Carlos:

    Lo decia porque sé que os poneis como “fieras” defendiendo vuestros asuntos religiosos y no quiero que se me acuse de ser un “hereje” o algo por el estílo porque no es mi intención atacarte solo que choca un poco, lo siento. ¿Que hay desconocimiento en España sobre la Biblia? Si, pero de muchas otras cosas tambien. No soy nadie para decirte qué tienes que escribir porque para eso este es tu blog y me parece bien que seas tu el que decidas qué temas tratar pero cierras puertas en el sentido que lo dejas todo por sentado Javier, como son dogmas entonces poco podemos decir o comentar. No es que no permitas comentar, jamás he dicho que censuras. Sólo digo que poco margen hay para comentar cuando lo pones todo en plan “Porque Dios lo dice en la Biblia”. ¿De veras estás tan segurisimo de interpretar asi la Biblia por tu propia cuenta?

    Haz lo que quieras, por favor, pero comprende que esto margina a muchas personas que NO compartimos tu ideario.

    En cuanto a tu artículo, pues me parece que si “solo” eres “democratico”, entonces no eres pluralista, y si no eres pluralista, no eres tolerante. ¿He entendido bien que no eres plural? En fin…ya te digo no es mi intención decirte cómo hablar o qué temas tocas. He dicho que me choca un poco tu biblicalismo últimamente.

    Seguimos en contacto, un abrazo,

    Carlos

  10. Algo que aclarar: “dogmas”, exactamente no tengo, la teología que defiendo no es católica, más bien, “verdades fundamentales” o presuposiciones, por ejemplo, explicar las cosas a partir de Dios. Pero a partir de ahí, cualquiera que tenga otra presuposición o piense que su verdad es otra (porque todo el mundo parte de una verdad o una presuposición, salvo que sea un total y absoluto relativista) puede debatir lo que quiera. Lo que pasa es que si la única respuesta son insultos tipo “talibán” o “fundamentalista” como los payasos del otro día, poco hay que hablar. “Asuntos religiosos míos” no son, no soy religioso, y no son asuntos míos sino de Dios, lo que Dios me manda, aunque, bueno, me alegra lo de que me pongo como una “fiera”, aunque pienso que incluso me quedo corto, demasiado “pasivo” soy a veces, mientras pienso en tantisima gente que muere cada día sin Dios.

    Soy enteramente pluralista, no sé que tiene que ver con no ser democratista, porque ¿qué sociedad es más “totalitaria”, por ejemplo, una que permita la homosexualidad y la promocione públicamente y, a la vez, sancione a quienes digan que eso no les parece bien, u otra donde el gobierno no la pueda promocionar públicamente pero se tolere la opinión de quien la defienda? Y así con muchas otras cosas. Si yo no fuera “tolerante”, no permitiría todo tipo de opiniones aquí, otro ejemplo. Distinto es que las tenga que respetar o no, que me parezcan bien o que me parezcan deleznables.

    Saludos.

  11. Javier.

    Respecto al tema del articulo en cuestion.
    Estoy plenamente de acuerdo contigo en que la forma de gobierno mas efectiva es la republica. Ahora bien, cuando hablas de un ejecutivo no electo (un rey) , basicamente de lo que hablas es de una monarquia constitucional que, en principio, y suponiendo una representatividad efectiva en las Cortes y una separacion entre ejecutivo y legislativo, efectivamente tendriamos igualmente una forma de gobierno republicana. Pero debemos entrar a valorar otros hechos.

    1. La tarea de gobernar desgasta a un ejecutivo por muy bien que lo haga o por muy buena voluntad que le ponga. Siempre debera tomar decisiones desfavorables a algun sector. Con el paso de los años ( y un rey no tiene limitado el mandato) terminara con enfrentarse con todo el mundo. Y esto, en una monarquia, seria peligroso porque pondria en duda su legitimidad.

    2. En España ya hemos tenido monarquias constitucionales con pesimos resultados. La ultima, la de la Restauracion, desemboco en la dictadura de Primo de Ribera consentida y apoyada por Alfonso XIII lo que provoco el advenimiento de la nefanda II Republica (que de republica solo tenia el nombre).

    3. Para tener un sistema asi, hay que tener plena confianza en la persona del Rey y en la dinastia reinante y los “bobones”, puaggg…..

    4. Ya que aludes a cimientos biblicos en cuanto al sistema de Gobierno, te recuerdo que Dios, en el AT, desaprueba la monarquia y da un rey a los hebreos a disgusto y en contra de Su voluntad. Definitivamente, Dios no aprueba las monarquias (porque el unico Rey es El).

    En definitiva, con todos estos argumentos tanto de caracter practico como teorico, la unica posibilidad que contemplo es la de un ejecutivo electo y representativo (bien sea jefe de gobierno, o bien sea jefe Estado, o sea, o un presidente de Gobierno con un rey figuron como ahora, o un Presidente de Republica como en los EEUU).

  12. Rubén:

    Te contesto primero a esta cuestión:

    “4. Ya que aludes a cimientos biblicos en cuanto al sistema de Gobierno, te recuerdo que Dios, en el AT, desaprueba la monarquia y da un rey a los hebreos a disgusto y en contra de Su voluntad. Definitivamente, Dios no aprueba las monarquias (porque el unico Rey es El).”

    Hmm,… ¿sabes? Al escribir una de las entradas de agosto estuve pensando en esto, el rechazo a la monarquía en el primer libro de Samuel, aunque yo más bien tengo la idea de que la forma de organización política del Antiguo Testamento para el pueblo de Israel correspondía a una fase muy concreta dentro del plan de Dios para la humanidad, cuando los creyentes estaban todos reunidos dentro de las fronteras de la nación israelita, en esta otra hice unas reflexiones sobre lo que Dios demanda de un gobierno, sea monárquico o republicano, por supuesto que en cuanto a la ejecución es republicano-federal, con una amplia competencia de las entidades locales, respeto a la propiedad privada, etc… y con separación Iglesia-Estado:

    https://lavozliberal.wordpress.com/2011/02/20/%C2%BFque-es-un-gobierno-cristiano/

    Lo que pienso es que Dios rechazaba el cambio de forma de ejecución de Sus leyes que querían los israelitas, pasar de ser ejecutores de Su ley a gobernarse “como otros pueblos” que estaban fuera del pacto con Dios, querían un rey absoluto (y, eso sí, pienso que Dios sí rechaza el absolutismo monárquico), es decir, no prescribe a los hombres una forma concreta de gobierno, sino que deja a cada nación la libertad de ordenarse a sí misma y escoger la forma de gobierno que mejor les convenga, de acuerdo con sus circunstancias históricas, culturales, etc., sea cual sea, el jefe del Ejecutivo tiene un pacto con Dios. De hecho, hay disparidad según la tradición de cada nación, en EEUU está organizado como una república, mientras el Reino Unido es una monarquía, cuya cabeza teóricamente (otra cosa es la práctica, e Inglaterra hoy día es más bien una país muy paganizado) tiene un pacto con Dios: no hay que irse muy lejos, la actual Reina de Inglaterra juró en los años 50 su sujeción a la ley bíblica.

    “1. La tarea de gobernar desgasta a un ejecutivo por muy bien que lo haga o por muy buena voluntad que le ponga. Siempre debera tomar decisiones desfavorables a algun sector. Con el paso de los años ( y un rey no tiene limitado el mandato) terminara con enfrentarse con todo el mundo. Y esto, en una monarquia, seria peligroso porque pondria en duda su legitimidad.”

    Yo sigo aquí en parte la teoría de Hamilton, no en vano, él pensó en un cargo vitalicio de Presidente de los EEUU, quien decía en “El Federalista nº 70”: “Los ingredientes que dan por resultado la energía del Ejecutivo son: Primero, la unidad; Segundo, la permanencia; Tercero, el proveer adecuadamente a su sostenimiento; Cuarto, poderes suficientes”.

    En el Monarca alguna vez he pensado pues es lo que tenemos en España, aunque no como titular de todos los poderes ejecutivos, digamos que de ciertas “funciones ejecutivas” que puedan ser más “impopulares” para los representantes electos y que atañen a la seguridad del país (los “poderes de guerra”, fundamentalmente) que requieren capacidad de tomar decisiones enérgicas y, en no pocas ocasiones, impopulares (esto, a lo mejor, lo desarrollo algo más algún día), pero, básicamente, con los tres rasgos necesarios:

    – Único, puesto que, volviendo al ideal hamiltoniano, los actos de un solo hombre se caracterizan por su decisión, actividad, reserva y diligencia, en un grado mucho más notable que los actos de cualquier número mayor; y dichas cualidades disminuirán en la misma proporción en que el número aumente.

    – Permanente, no solo esto, también, sino ajeno a los cambios y vaivenes en la opinión pública. El Rey en ningún momento estará condicionado porque la impopularidad de una decisión, sobre todo cuando esté a punto de agotar una legislatura, que pueda resultar vital para los intereses del país, pueda costarle el cargo en unas elecciones.

    – Con poderes suficientes.

    “4. En España ya hemos tenido monarquias constitucionales con pesimos resultados. La ultima, la de la Restauracion, desemboco en la dictadura de Primo de Ribera consentida y apoyada por Alfonso XIII lo que provoco el advenimiento de la nefanda II Republica (que de republica solo tenia el nombre).”

    Nuestra historia tiene infinidad de bandazos cada vez que se ha intentado consolidar una sistema de monarquía constitucional en eso estoy de acuerdo contigo, aunque creo que, con todos sus defectos, el régimen de la Restauración, tal y como estaba la situación, dio bastante estabilidad a España en esos momentos de finales del siglo XIX. Lástima el asesinato de Cánovas por el criminal de Angiolillo. SIN SER TODO PERFECTO, claro.

    “3. Para tener un sistema asi, hay que tener plena confianza en la persona del Rey y en la dinastia reinante y los “bobones”, puaggg…..”

    En cuanto a la Corona lo que defiendo es la institución, sí que es verdad que, en general, la dinastía afrancesada borbónica me gusta puede que tan poco como a ti, aunque es lo que hay, y en cuestiones como las relaciones internacionales que le marca la Constitución (prácticamente, de “protocolo”, las que tiene ahora) no sé yo si España estaría mejor representada y con mayor prestigio de cara al exterior si el Jefe del Estado fuera un ZP o un Rajoy.

    Saludos.

  13. Javier.

    En cuanto al tema biblico. Bueno, no se que decirte respecto al plan de Dios, me he prometido no volverme a meter a teologo que no es lo mio. Supongo que si de verdad no hubiera querido un rey, Dios los hubiera partido con un rayo o algo asi… El hecho es que lo permitio pero tambien el hecho es la gran cantidad de criticas que acumulo sobre la monarquia. De verdad pienso que Dios prefiere las republicas.

    Respecto a lo que comentas sobre Hamilton sobre el cargo de Presidente vitalicio, este se encontraria con los mismos problemas que un rey al cabo de unos años en el desgaste de gobernar. Lo mismo me da, a efectos practicos, no biblicos, un rey que un presidente vitalicio, al final acusaria el desgaste.
    Pensando sobre esto hace un tiempo y sobre el populismo en los politicos pense que una buena solucion seria un Presidente electo, sin fecha de caducidad, pero no vitalicio. Me explico, la limitacion temporal de 4 años de las legislaturas me parece algo artificial ( por que no 3 o 5?). Pienso que un buen ejecutivo tendria que ser electo y no tener una limitacion temporal pero, eso si, idear algun medio por el cual pueda ser depuesto (mocion de censura) y celebrar nuevas elecciones para otro. Asumimos que TODOS, tarde o temprano lo van a hacer mal y que todos terminaran por deshastarse en el gobierno asi que el unico matiz realista que difetenciaria a un gobierno bueno de otro que no, seria el numero de años que permaneciera en el poder propiciandose una transicion pacifica y tranquila entre un presidente y otro. Alguno igual llegaria a ser vitalicio realmente…

    En cuanto a la Restauracion, el sistema se torcio en el sXX por lo quw no supo adaptarse al cambio de siglos y sus desafios. No era un sistema bueno.

    En cuanto a lo de que defiendes la institucion y no a la persona, me parece bien pero piensa: la monarquia sin un monarca no es nada y en España es este monarca y dinastias lo que hay, ¿crees que realmente merecen la pena?

    Un saludo.

  14. No hombre, tu ni democratico ni democratista. Un mierda sí eres, pero eso ya es otro cantar.

    Fijate en tu respuesta al chaval, para ver lo idiota que eres:

    “la teología que defiendo no es católica, más bien, “verdades fundamentales” o presuposiciones”

    Sigue siendo teología osea, RELIGIÓN, por más vueltas que le des, sofista. “Presuposiciones” dice Javi, como si eso le hace sonar mas inteligente.

    “explicar las cosas a partir de Dios. Pero a partir de ahí, cualquiera que tenga otra presuposición o piense que su verdad es otra (porque todo el mundo parte de una verdad o una presuposición, salvo que sea un total y absoluto relativista) puede debatir lo que quiera”.

    ¿Por qué no argumentas algo original? No das para mas.

    ” “Asuntos religiosos míos” no son, no soy religioso, y no son asuntos míos sino de Dios”

    ¡TOMA YA! Porque “DIos lo dice”, claro, porque tu tienes contacto especial. Chico, déja de decir tantas estupideces juntas y búscate una novia que seguro tienes “eso” en desuso. ¿No eres religioso? ¡Caramba! Pero si no paras de hablar de la Biblia y de tu dios. ¿QUIÉN ERES TU PARA DETERMINAR CUALES SON LOS ASUNTOS DE DIOS?

    ¿Por qué no te callas ya que no te aguanta nadie? ME RIO cuando entro a esta ridicula web.

  15. “Eres idiota” (bonito nick): ¿Se ha desahogado ya, elemento basuriento? Aquí se está hablando de cosas serias, no de pataletas de niñitos enrabietados, larguese, cretino.

    La “respuesta al chaval” es parte de un diálogo entre cristianos que a usted no le concierne al ser, como confirma el vómito que ha soltado, un hijo de Satanás. ¿Por qué no me callo? ¿Por qué no se castra usted y así hace un favor a la humanidad, no sea que deje preñada a alguna esquinera y, encima, se reproduzca y todo?, más parásitos como usted cobrando del Erario público en el futuro.

  16. Rubén:

    Bueno, sobre un titular vitalicio del ejercicio de ciertos poderes ejecutivos (como el titular de la Corona), pensaba solo en algunos determinados supuestos relacionados con cuestiones de seguridad, política exterior, bélica, etc…, no necesariamente en otras funciones de gobierno. Por ejemplo, ya que estamos en el aniversario del 11-S, en un caso así que hubiera que derribar los aviones para evitar que el atentado llegase a buen puerto y fuera algo ineludible y sin posibilidad de demora dar la orden de abatirlos, seguramente temblaría más la mano de alguien quien tuviera que enfrentarse a la opinión pública tras una decisión que sería tan controvertida pero tan necesaria para la seguridad. Sobre los cuatro años para el resto de miembros, sí pienso, en principio, que es una período suficiente que contribuye a la firmeza del Ejecutivo y en un grado bastante apreciable, menos tiempo, eso sí, los haría vulnerables a no querer incurrir en críticas ante la sociedad o el Poder Legislativo y que eso mine su voluntad de tomar decisiones. Eso sí, en principio, no limitaría los mandatos para los que pudieran ser elegidos, pues, normalmente, cuando está limitado a dos mandatos, por ejemplo, el último año o año y medio del segundo es el de un ejecutivo ya saliente, un tiempo casi tirado a la basura.

    En cuanto al monarca actual, creo que (ojo, eso no lo hace necesariamente “bueno”, hablo de imagen), al menos entre la gente monárquica no hay una mala opinión y, en general, en el exterior es bastante buena. En realidad, es que fíjate, lo mismo podemos decir de la clase política que tenemos: es aún más bochornoso que nos representen.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: