Posteado por: Javier | octubre 27, 2011

¿Qué falla en el mundo islámico?

NO FUI YO, PERO ME ALEGRÉ.

Es la principal valoración que puedo hacer de la muerte del “Moro” Gaddafi, la pasada semana, tras una enconada resistencia, tanto de él como de sus secuaces.

El tío hay que reconocer que, durante varios meses, ha sido escurridizo, negándose a abandonar Libia aún sabiendo que la suya era una causa imposible y aguantando hasta su funesto final, escondido como una rata en las cloacas. Nunca se debió ir a Libia ni meter las narices en una guerra civil entre facciones tribales. Después de iniciarse esta errática e improvisada intervención en Libia, en base a esa patochada de lo “humanitario”, no había otra opción más que Gaddafi muriera. Así de crudo pero claro como el agua. Era un peligro que este bicho siguiera con vida y se fugara a algún país desde el que poder poner en acción sus contactos terroristas.

Un tirano marrón menos, aunque después de un linchamiento a manos de una turba que va a ser la que rija a partir de ahora los destinos de Libia, bajo el sello de la “sharia”. Por supuesto, mientras no sean una amenaza para nosotros, me importa un bledo cómo quieran organizarse política o socialmente. El problema son las implicaciones que tenga esto para el terrorismo internacional: el surgimiento de un régimen islamista radical, unido a lo que pueda salir de Egipto y Túnez.

No me cabe duda de que la mayoría de musulmanes seguramente desean ser libres, no hay más que ver el júbilo ante la caída del tirano, tanto en este caso como en el de Mubarak, así como las protestas contra los Assad en Siria o los ayatolás en Irán, hace dos años, dos regímenes que, de momento, aguantan. Pero es para reflexionar porqué es tan complicado que la democracia nazca y se asiente en esos países.

La respuesta está en el Islam. Las personas no son inferiores unas a otras, lo son sus filosofías. Aquello en lo que creen y por lo que viven, sus convicciones. Esto, más o menos, es lo que quise dejar claro en la entrada sobre el calvinismo y el gobierno representativo.

Curiosamente, se pueden encontrar algunas similitudes puntuales entre el mahometanismo y el cristianismo bíblico. El Islam es un refrito del Antiguo y el Nuevo Testamento más algunas creencias de los cultos paganos arraigados en la península arábiga en el siglo VII, en tiempos de Mahoma. Es una religión falsa y totalmente incapaz de salvar el alma del pecado y de la condenación al infierno, pero, no obstante, contiene ciertos elementos de verdad.

El surgimiento del Islam en Arabia por algunos es considerado la “Reforma de Oriente Medio”. Esto no es del todo exacto pero hay cosas a considerar. El Corán se basa en la omnipotencia y omnipresencia de un Dios llamado “Allah”, según el Islam, el Hacedor y Gobernador de todas las cosas, mediante cuyo propósito eterno son todas las cosas, y cuya voluntad todas las cosas obedecen. Los cristianos también creemos en un Dios omnipotente Creador del Universo y que gobierna y predetermina todo, desde el vuelo de una mosca hasta la explosión de una supernova situada a millones y millones de años luz de la Tierra.

Los musulmanes creen en algo similar en ciertos aspectos a la predestinación bíblica que defiende el calvinismo, hasta el punto de que el Dr. Samuel M. Zwemer consideraba que “El Islam es en muchos sentidos el calvinismo del oriente. El Islam, como el calvinismo, es un llamado a reconocer la soberanía de la voluntad divina. ‘No hay dios sino Dios’. La religión islámica también vio en la naturaleza y buscó en la revelación la majestad de la presencia y el poder de Dios, y las manifestaciones transcendentes y omnipotentes de su gloria. ‘Dios’, dice Mahoma, ‘no hay otro dios sino Dios, el viviente, el autosuficiente, el que ni cabecea ni se duerme—Su trono abarca los cielos y la tierra, y nadie puede acercarse a El sino con su permiso. Sólo Dios es exaltado y sublime’…. Es este vital principio teísta el que explica la victoria del Islam sobre la débil, dividida e idólatra cristiandad del oriente en el siglo sexto… El mensaje de Mahoma, ‘No hay Dios sino Dios; y debemos obedecerle y ciertamente le obedeceremos’, fue una de las más sencillas enseñanzas sobre la naturaleza de Dios y su relación con el hombre jamás proclamadas.. .. Este fue el Islam que fue ofrecido a filo de espada a gentes que habían perdido la capacidad de entender todo otro argumento”.

La tradición islámica, existente aparte del Corán, enseña que, antes de que una persona nazca, un ángel desciende y escribe su destino, decidido previamente por Dios: si será “miserable” o “bendito”, hombre o mujer, cuál será su conducta moral, el termino de su vida, y la porción de bien que ha de recibir en esta vida, El ángel, después, sella el libro, pues nada se le añadirá, ni nada se le sustraerá. No hay nadie, cuyo lugar, sea el Paraíso, disfrutando de una multitud de huríes, o el infierno, ardiendo eternamente, no haya sido predeterminado por Dios y cuyo destino, sea miserable o bendito, no haya sido escrito de antemano. Hasta aquí vemos similitudes con el cristianismo bíblico tal y como fue definido por el calvinismo.

Sin embargo, aquí aparece una diferencia sustancial: el Dios mahometano es un Dios que no deja margen a la libertad humana. Es decir, la Biblia nos enseña que nosotros, pese a que lo que nos haya de acontecer haya sido predeterminado por el decreto eterno de Dios, sin embargo, en nuestro pecado y nuestra condenación, Dios simplemente lo que hace es dejarnos hacer, no impedirnos pecar. Igualmente, aunque Sus elegidos para salvación lo sean por Su voluntad eterna, la oferta de salvación en Cristo Rey es aceptada libremente por ellos. Dios lo que dispuso eternamente fue predestinarnos a aceptar a Jesucristo como Salvador de nuestra alma. El Dios musulmán es un Dios que no da ese margen de libertad, controla totalmente las decisiones humanas, de modo que la condenación y la salvación no son actos libres de la voluntad del hombre. Es un Dios fatalista, y en ello se ve la influencia del paganismo existente en Arabia en tiempos del surgimiento del Islam.  El fatalismo es la doctrina de una necesidad inevitable e implica un poder soberano, omnipotente y, lo más importante, arbitrario. El Islam defiende una “predestinación” de fines sin considerar los medios mediante los cuales se logran dichos fines.

La “voluntad de Dios” tiene significados muy diferentes en el Islam y el cristianismo. El Islam reduce a Dios a una categoría de la voluntad y le hace déspota, un déspota oriental, frente al Dios personal, del cual el hombre es imagen y semejanza y que se encarnó en Jesucristo. Al Dios islámico no le interesa en lo más mínimo el carácter, la regeneración moral del hombre, sino sólo la sumisión. La actividad primordial de los hombres consiste, por tanto, en obedecer sus decretos, de modo que la “predestinación”, tal como la entiende el Islam, es una especie de fuerza avasalladora que, para bien o para mal, arrastra a todas las cosas violentamente por adelante. Es como una especie de máquina que reparte al azar, y sin criterio ninguno, los premios de salvación y la desgracia de la condenación, sin que ello esté dirigido a un fin determinado. Prácticamente no queda responsabilidad moral al hombre y, de hecho, una de las grandes grietas del Islam es la dificultad de evitar la conclusión de que Dios es el “autor” del pecado. Como no hay una doctrina de redención de una humanidad condenada por sus pecados, evidentemente, Dios, según el mahometanismo, a diferencia del cristianismo, sí terminaría siendo autor del pecado al dirigir irremisiblemente a los hombres al mismo.

Habiendo creado, de forma arbitraria a un grupo de personas para el paraíso y a otro para el infierno, los acontecimientos en la vida de cada persona están ordenados de tal modo que apenas queda lugar para la responsabilidad y la culpabilidad moral. El atributo del amor está ausente en Alá. La idea de que Dios nos ama o que nosotros debemos amarle a él es una idea extraña al Islam, y el Corán a duras penas hace alusión a este tema que aparece en todas partes de nuestra Biblia. En definitiva, es un Dios de “ordeno y mando” desde el nacimiento hasta la eternidad, sin que el hombre tenga libertad alguna para condenarse por sus pecados o aceptar la salvación, por supuesto, e igualmente, sin responsabilidad moral ni individual ninguna. El hombre, en el mahometanismo, no es más que un peón movido por Dios sobre el tablero del mundo. La ausencia de responsabilidad moral lleva a la total incapacidad del hombre para organizarse libremente y vivir más allá de dictados despóticos de un tirano. Por eso, siempre han sido dictaduras, sean laicas o teocráticas, las que han regido los países islámicos: su cosmovisión les impide vivir en libertad.

Otra de las fallas fundamentales del Islam a la hora de garantizar la libertad del hombre es la ausencia de la doctrina de la Trinidad. Y tanto: la Trinidad ES LA PIEDRA ANGULAR, que diferencia Islam y cristianismo, sobre todo porque la relación trinitaria se aplica a todos los órdenes. Jesucristo, como Hijo, está sujeto al Padre pero era igual a Él, como Dios. Nosotros estamos sujetos a las autoridades civiles, pero los magistrados no son superiores a nosotros ante la ley (aunque eso, en países cada vez más anticristianos, esté cada vez más en entredicho) ni tienen una dignidad en sí mismos superior a la nuestra. La mujer está sujeta al marido pero no es inferior a él. El liderazgo marital es en el plano del ministerio cristiano: en la Biblia, la esposa NO ES una sirvienta o esclava del marido, todo lo contrario, este es quién tiene mayores responsabilidades con respecto a su esposa. En el Islam, en cambio, no existe la doctrina de la Trinidad, Jesús no era más que un profeta, no hay una encarnación personal de Dios, por mediación de Jesucristo, ni el Espíritu Santo mora en el creyente, con lo que Dios queda como un déspota distante, en lugar de como un Dios que entabla una relación personal con el creyente.

Esto puede parecer que no es más que un “rollo teológico” de diferencias entre el Islam y el cristianismo, pero nos explica un poco el porqué, pasada ya la “primavera árabe”, lo que parece que vendrá es un otoño de más tiranía, solo que ahora fundamentalista islámica, en lugar de laica y militarizada, y porqué jamás se han consolidado en ese mundo la libertad y la democracia. Las ideas religiosas marcan a fuego las normas y los sistemas políticos, jurídicos y económicos de cada pueblo.

Anuncios

Responses

  1. Estas blasfemando contra el islam… Si no respetas la palabra de máxima…..

  2. Su presencia aquí sí que es una blasfemia, pero contra el Dios vivo, ¿qué está? ¿amenazando, microbio?

  3. Un articulo muy bueno Javier.

    Quisiera comentar un par de cosas. El Islam, como ya comente en uno de los articulos que me publicaste es la evolucion monoteista de la herejia arriana. Encaja muy bien con la definicion de la Reforma de Oriente, solo que se pasaron un poco con eso de reformar. De hecho, no se si lo sabras porque es bastante poco conocido, el Islam tal y como hoy lo conocemos realmente se gesto en Damasco. Este es el autentico sitio de creacion del Islam como civilizacion y religion. Ahi fue donde se codifico el Coran (poniendo y quitando lo que convenia), se establecio el arabe como “lengua oficial” y se produjo una cultura y un Estado, el primer Estado musulman de la historia, producto de un sincretismo entre el helenismo bizantino y el orientalismo tradicional de esas tierras.
    Para mayor prueba, la frase que citas “No hay Dios sino Dios” es el lema o grito de guerra de los unitarios arrianos contra los trinitaristas, solo que en latin en occidente y en griego en oriente. El Islam añadira “y Mahoma su profeta” y en arabe, y ya tenemos completado el sincretismo.
    El Islam es muy simple, tal y como indicas, la pura unidad, y facil de entender y a la vez sincretico de cristianismo, judaismo y oriente, caracteristica heredada del arrianismo y su sincretismo entre el neoplatonismo helenico y el cristianismo.

    En cuanto a la sharia, creo que ciertos intereses le estan dando mas importancia de la que tiene. No es mas que el derecho derivado del Coran (ademad hay diversas escuelas segun tendencias), algo asi como la legislacion inspirada en la Biblia que muchas veces tu y Alfredo defendis. Por tanto, es logico que un pais islamico se rija por la sharia, es la aplicacion practica de la etica coranica, ni mas ni menos. Asi, por mi, que cualquier pais profese la fe y la cultura que le de la gana mientras no suponga un peligro para la segiridad e intereses españoles. ¿Que aplican la sharia? Es que es lo logico, lo ilogico es en Europa que nos decimos cristianos y tenemos unas leyes anticristianas, ateas y socialistas.

  4. Gracias, Rubén. Como eres historiador, me surge una cuestión sobre este tema del surgimiento del Islam. En la escuela, en los manuales de Historia, nos enseñaban que Mahoma y sus sucesores, los Califas Ortodoxos, los Omeyas y los Abasidas, a través de sus conquistas, crearon un “Imperio musulmán” desde Pakistán hasta los Pirineos (tema de la “conquista y reconquista” de España aparte), con capitales en la Meca, Damasco y Bagdad, sucesivamente. Aparte de las guerras y conquistas que hubiera, ¿puede decirse fidedignamente que en todo este territorio el Islam se expandió por conquista y no en muchos casos por asimilación con cultos unitarios como el arrianismo? ¿Se puede hablar de un “imperio” tan grande efectivamente centralizado políticamente?

    En cuanto al tema de la “sharia” y la implantación de la ley islámica en Libia o en otros países, para mí, sí, en todo caso, el problema es el terrorismo y la manipulación que algunos puedan hacer de esas enseñanzas. En realidad, cualquier terrorismo, sea islámico, de cualquier otra tendencia religiosa o “laico”, no en que los moros apliquen la ley coránica en sus tierras, como he dicho, si “occidentalizarlos” es que acepten “matrimonios” gays o convertir aquello en un puticlub, que es lo que parece que se pretende, o usar la excusa de que allí no haya libertad religiosa para limitarla aquí (el famoso “aquí ni una mezquita hasta que en Arabia Saudí no permitan construir iglesias”, prefiero mil veces una mezquita en mi barrio pagada con dinero privado que un centro de promoción de la homosexualidad subvencionado con dinero público) conmigo que no cuenten tampoco.

    Muy cierto lo de la ilógica de aquí. Mira, hablando del origen y expansión del Islam, una de las principales razones fue la decadencia de los bizantinos en los siglos VII y VIII, que practicaban ya un “cristianismo” totalmente depauperado y humanista. Si el Islam es la religión que más crece en Europa hoy día es sencillamente porque enfrente no tiene nada trascendente, más que filosofías huecas y humanistas. Si la base filosófica o cultural de una sociedad es débil, en cuanto se la presiona se derrumba.

  5. Microbio el puton de tu madre

  6. Vivo de fornicar con cerdas como tu y tu madre.
    Moritooooo bueno…..

  7. Quiero collares puta.

  8. ¡Anda! Si el morito Juan sabe insultar y todo, aparte del “aaaaaal samalajaaaah malekuuuuuun” y de echar peste a marihuana y zoco moruno.

    ¿Se le ha averiado el motor de la patera y no es capaz de salir de aquí? ¿O no se larga porque es beneficiario de subvenciones a ilegales y se vive muy bien parasitando del trabajo de otros?

  9. Dios! Cuanto imbecil suelto!! Este ni es moro ni na, solo es un idiota.

  10. No pasa nada, los próximos vomitos del troll serán borrados y publicados, al final, cuando se termine este hilo, en una cajita.

    Cuando haya terminado de hablar la gente normal, será el turno de los minusválidos cerebrales.

  11. Respecto a las preguntas que me haces. Vamos por partes.

    Como ya imaginaras, el caso español no es el único, de hecho es lo contrario, más bien es la norma de lo que ocurrió. Podemos decir que el proceso del arrianismo al Islam se produjo en todo Oriente Medio, norte de Africa, España, Sicilia y sur de Francia.

    El proceso es complejo y solo se saben a ciencia cierta sus lineas generales pero todavía quedan muchos cabos sueltos cuando se individualiza caso por caso.

    El proceso fue más o menos así:

    En torno al s.VI comenzó un proceso de autoctonismo en el Imperio Romano de Oriente mezclado con un generalizado descontento con la autoridad imperial debido principalmente al malestar con la política religiosa del Imperio desde el s.IV con Nicea y la condena del arrianismo. Este es un proceso muy lento y paulatino que ademas se mezcla con causas económicas y el auge del autoctonismo que resucita un espíritu de recuperar la independencia por parte de los distintos pueblos orientales sometidos al Imperio.

    El Imperio fue considerado en su momento como la “pax romana” una forma de establecer un gobierno mundial, respetando las costumbres de los distintos pueblos del Mediterráneo, para establecer una especie de “paz perpetua” que resultara buena para los negocios. Digamos que el consenso sobre esta “idea-fuerza” que regía desde la conquista romana sencillamente se terminó. ¿Nunca te has preguntado como fue posible la pervivencia en el tiempo (5 siglos) de un Imperio tan enorme como el romano? Sin la colaboración de los pueblos dominados esto hubiera sido imposible. Estos pueblos compartieron, primero por la fuerza de las armas, luego por convencimiento propio, la “idea-fuerza” que conllevaba el Imperio Romano.

    El proceso de autoctonismo se dio primero en el Imperio Romano de Occidente (de hecho podemos decir que las “invasiones bárbaras” no existieron, ¿alguien se cree que cuatro bárbaros salvajes, sucios y mal organizados pudieran acabar con las invictas legiones romanas? ¡Ja! pero esta es otro historia). Por eso se disgregó primero en pequeños reinos. Y de allí o por efecto contagio o por declinación natural (vicio, corrupción, inmoralidad, etc) este mismo proceso se dio en Oriente con 2 siglos de retraso.

    Este proceso de autoctonismo tuvo su oportunidad en oriente en la guerra entre el Imperio Romano de Oriente y el Imperio Persa (como en occidente halló su oportunidad en las migraciones de pueblos bárbaros de Asia a Europa). En el año 628 el emperador Heraclio (¿solo yo me doy cuenta de que este emperador “cristianísimo” lleva el nombre de un dios pagano?) derrota definitivamente a los persas y firma la paz con ellos. Sin embargo, no es hasta el año 630 cuando Heraclio toma Jerusalén ¿contra qué enemigo luchaba? Para el año 634 “las hordas árabes del desierto” toman Siria y Palestina ¿? ¿Qué ocurrió realmente?

    No vamos a hacer aquí números pero ¿sabes las dimensiones de estos dos territorios? ¿sabes la población de Arabia en esa fecha? ¿sabes la población a dominar? La historia es la misma que en España. Siria, Mesopotamia y Palestina eran rebeldes al Imperio y buscaron tropas mercenarias donde las había. Mahoma acababa de “unificar” Arabia y su sucesor, el primer Califa “reinaba” en Medina. Una de las respuestas está en el Corán cuando encontramos como Mahoma mandó enviados por toda el mundo para dar a conocer las revelaciones del profeta. También, toda una sura del Corán titulada “De los Griegos” habla duramente de la controversia entre unitaristas y trinitaristas. ¿Era Mahoma un arriano con ambiciones?

    Damasco era un rica ciudad que contrató tropas mercenarias árabes veteranas en combate llamadas desde Arabia como ejército para la ciudad. La autoridad efectiva del Imperio ya no llegaba a esta ciudad y debía defenderse de sus enemigos y de posibles intentonas del Imperio. Los nuevos musulmanes entraron en Damasco a sueldo de sus ciudadanos bajo el mandato de un “emir” (comandante en árabe). Poco a poco, la autoridad del emir fue substituyendo a la de las autoridades civiles (recordemos el sistema de gobierno ciudadano romano mediante una curia y tribunos) como es natural ya que, al fin y al cabo, era quien aseguraba la seguridad e independencia de la ciudad. Al mismo tiempo, los propios mercenarios árabes hacían de misioneros y daban a conocer a Mahoma. Mu’awiyya I será el primer califa que se traslade de Medina a Damasco, en al año 661 ¿Quién preferiría estar en una aldeucha polvorienta en medio del desierto a residir en una rica, cómoda y populosa ciudad con todas las comodidades y ventajas de la civilización? En Damasco será donde y cuando se comience a poner por escrito el Corán que hasta entonces había sido solo oral.

    En el s.VII, Damasco era una ciudad de cultura helénica donde se hablaba griego. Hacia el año 700 el califa Abd al-Malik dio el paso decisivo para cambiar esto cuando decidió publicar las primeras leyes para la ciudad en árabe y comenzó a emplear esta lengua en todas las cuestiones administrativas relacionadas con el gobierno de la ciudad. Estaba apunto de nacer el primer Estado islámico. Para esta época el territorio que dominaba Damasco era: Arabia, Siria y Palestina las provincias rebeldes al Imperio. Durante un breve período de tiempo se quiso dominar Egipto y Mesopotamia. Esto nunca ocurrió y cuando el milenario Egipto dejó su cultura ancestral y se islamizó, emplazó en el Cairo a sus propios califas (califato Fatimí), como los nuevos faraones.

    De una forma muy abreviada esta es la historia. El control de Damasco nunca fue férreo y ni mucho menos similar al de un Imperio como el persa o el romano aunque como sucesor del Profeta sí que reclamaba su autoridad. Era mas bien un Dar-al-Islam, la casa del Islam (esta era la nueva idea-fuerza), donde cada pueblo es independiente pero todos reconocen una autoridad espiritual en la persona del califa. Damasco tuvo momentos de mayor poder y de menos pero en general fue poco como su duración. Con Bagdad, tres cuarto de lo mismo, sólo que el período de esplendor tanto cultural, artístico, científico y militar fue mayor, así como su duración. En esta época se emprende la “conquista” de Persia, con Bagdad el Islam mira más hacia oriente. Las fuentes no son muy fiables ni precisas y no sabemos mucho de como sucedió todo pero debió de ser una mezcla entre asimilación y conquista militar.

    Como conclusión, podemos decir efectivamente que el Islam no tuvo ningún imperio hasta 1453 con la toma de Bizancio por los turcos-otomanos. Estos simplemente reimplantaron la misma estructura imperial ya existente del Bizancio griego y cristiano sobre sus antiguos territorios, solo que ahora sería el Istanbul musulmán. Así, podemos decir que los sultanes turcos son los continuadores de los “basileus” bizantinos y si estudiamos bien ambos imperios (bizantino y turco) observaremos que la supuesta cesura establecida por un cambio de religión y lengua como a simple vista parece no es tal (pero esto, también, es otra historia).

    Espero haberte aclarado algo.

  12. Gracias, muy interesante.

    Como sabrás, la “historia oficial” es que, en el año 632, a la muerte de Mahoma, sus huestes habían conquistado y dominaban toda Arabia, diez años después, todo el Egipto, la Palestina y la Siria, estaban bajo el poder de los “terribles” invasores, que mataban, saqueaban y destruían todo lo que se les interponía. Jerusalén habría caído en el año 636, Antioquia en el año 638 y Alejandría en el año 641. Persia fue la siguiente en caer ante estos feroces “hombres del desierto”. Constantinopla pudo detener por entonces a los invasores, derrotándolos en 669 y 716. El norte africano, lógicamente, también fue conquistado a velocidad de vértigo. De África los invasores pasaron a España y se apoderaron de todo el península, salvo de las tierras situadas al norte de la Cordillera Cantábrica, tras la “milagrosa” batalla de Covadonga. Cruzando los Pirineos entraron en Francia, y parecía que toda la Europa occidental estaba a merced de las “hordas arábigas”, cuando Carlos Martel libró una de las grandes batallas decisivas de la historia venciendo a los musulmanes en los campos de Tours, en el año 732 y los conquistadores fueron detenidos en su avance, que es lo que intentaste desmontar en los artículos de la Reconquista.

    O sea, que, como en España, lo que los romanos tardaron siglos en hacer, un abigarrado grupo salido de la península de Arabia, como dices, una zona no muy poblada, lo hizo en menos de 100 años, construir un gran “imperio” desde los Pirineos hasta casi la India. Además, siendo militarmente inferiores a las legiones romanas y llevándose por delante a dos imperios, el bizantino y el persa sasánida, cosa que no tuvieron que hacer los romanos. Y así construyendo todo un “imperio” a base de unas conquistas militares fulgurantes:

    http://www.google.es/imgres?q=imperio+musulman&um=1&hl=es&sa=N&rlz=1R2WZPC_esES395&biw=1366&bih=587&tbm=isch&tbnid=CuMqv2ME6_aprM:&imgrefurl=http://faculty-staff.ou.edu/L/A-Robert.R.Lauer-1/span4313cap3.html&docid=_Ioyq8Rvtrq99M&imgurl=http://faculty-staff.ou.edu/L/A-Robert.R.Lauer-1/muslimempire.gif&w=765&h=595&ei=9oysTrvgAcX-8QPWyYmHCw&zoom=1&iact=hc&vpx=163&vpy=168&dur=3631&hovh=198&hovw=255&tx=112&ty=91&sig=104151843090337551038&page=1&tbnh=107&tbnw=138&start=0&ndsp=22&ved=1t:429,r:0,s:0

    También me chirriaba y era algo que me sonaba a mezcla de fábulas de los propios árabes y a exageración de la “ferocidad” y el “fanatismo” de las “tropas islámicas”. A mí, desde luego, el Islam es una religión falsa y que no me gusta, está claro, pero tampoco hay que pretender atacarla con cuentos ni fábulas, pues solo hay que contrastarla con la verdadera fe.

  13. La realidad Javier es qie no existen fuentes directas de lo ocurrido. Un buen dia, los musulmanes vieron lo que eran y se preguntaron como. Ni los propios musulmanes realmente cono ieron como se expandio el Islam y para explicarlo se inventaron leyendas fantasticas mezcladas con relatos orales. Esto lo pusieron por escrito como cronicas de la conquista. Los historiadores europeos del s.XIX estaban igual de sorprendidos de la expansion del Islam y cuando preguntaron por ello les entregaron las supiestas cronicas escritas siglos mas tarde de los hechos narrados. Estos historiadores, ante la falta de informacion, aceptaron estos mitos como verdaderos aunque muchos de ellos ya se mostraban profundamente excepticos. Con el nacionalismo, estos mitos se interiorizaron como parte de la historia nacional, como mitos fundacionales de las naciones, y hasta hoy. Aunque la historia y arqueologia han avanzado muchisimo, estos descubrimientos nunca trascienden de la comunidad academica porque no interesa y los manuales escolares siguen contando las mismas patrañas interesadas en fomentar un nacionalismo pagano donde el unico y verdadero dios es la Nacion.

    En cuanto al Islam como religion es mas que evidente que es el arrianismo que se ha orientalizado y ha añadido un nuevo profeta. Es lo que le faltaba al arrianismo para ganar en consistencia: una verdad revelada directamente del propio Dios. Lo que comenzo como una reforma contra el trinitarismo acabo creando una nueva religion que de cristiana solo tiene sus raices. Para reflexionar, ¿no crees?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: