Posteado por: Javier | noviembre 16, 2011

Sanidad y pensiones (I): el sistema podría ser más eficaz

En este hilo y en próximos quiero desarrollar un poco lo que he ido apuntando en el anterior. Bien está criticar lo que haya que criticar que esté mal o sea insostenible de aquí al futuro, pero tampoco está de más proponer cosas, y esa es la idea, PASE LO QUE PASE el domingo en las elecciones. Casi seguro que ya no vamos a tener al PSOE en el Gobierno, pero esto no es suficiente, un cambio de cromos como si fuera una “solución mágica” a los problemas de España. Desde el lunes habrá que seguir proponiendo medidas y ser muy rigurosos con el Gobierno de (salvo sorpresa mayúscula) Rajoy.

En una entrada de enero sobre el sistema sanitario en EEUU, apunté que la sanidad no es propiamente un “derecho”, sino una “necesidad eventual”, que surge en determinados momentos de la vida, sobre todo cuando vas teniendo una cierta edad. Aparte de los programas públicos “Medicare” y “Medicaid”, normalmente, al hablar de sanidad en los EEUU se omite la red de hospitales privados financiados por la caridad de los ciudadanos americanos, y normalmente allí los hospitales mejor gestionados suelen ser católicos o presbiterianos. La beneficencia en EEUU es incomparable a la que puede haber en Europa, en parte porque, a pesar del retroceso de la fe cristiana, sigue siendo un país bastante más piadoso que los europeos. No solo esto. Los masones y la masonería son algo que no me hace gracia en absoluto, pero, no obstante, en EEUU es muy operativa la red hospitalaria filantrópica de los “Shriners”, con su amplia cobertura en la rama traumatológica y que se encargan de cubrir a los niños que carecen de cobertura sanitaria, vía seguro privado o familiar. En sus hospitales hay tecnología punta y la atención médica es completamente gratuita. No se solicitan ni se aceptan seguros médicos, pensiones del gobierno o pagos de terceras personas. El 100% del costo es cubierto por una red internacional de patrocinadores organizada por los “Shriners”. En algunos casos incluso llegan a cooperar con los gastos de traslado. Los únicos requisitos para recibir atención medica en uno de los hospitales es contar con menos de 18 años de edad, sufrir algún problema en los huesos, músculos o articulaciones, buena probabilidad de conseguir una mejoría significativa con el tratamiento y que dicho tratamiento no pueda ser financiado por la familia en alguna otra institución médica. Esto es solo un ejemplo, normalmente, de ese modo funciona la atención sanitaria filantrópica en EEUU también en relación con la ofrecida por las iglesias católicas o cristianas protestantes. El sistema americano no es perfecto, pero eso es otra cosa a la creencia en la leyenda urbana de que en el país useño la “pobre gente desvalida” se queda a las puertas de los hospitales sin ser atendidos es ignorar los datos que reconocen una cobertura del 85% de los norteamericanos. Porque, en ese caso, ¿cómo es que la esperanza de vida en los USA es más o menos la misma que en la socializada Europa? Incluso dentro del 15% de “no asistidos”, la mayoría son inmigrantes ilegales, así como muchos jóvenes que pasan de pagar un seguro médico, simplemente porque por su edad el riesgo es mucho menor y prefieren invertir ese dinero en lo que les dé la gana.

¿Algo así sería lo ideal aquí a fin de ahorrar gastos e impuestos? Pues, probablemente, sí.

Sin embargo, cada país es distinto, no estamos en los USA y hay que ser un poco realistas, en el sentido de que en España es algo particularmente sensible para una mayoría de la población, es algo bastante “arraigado” en nuestra cultura de lo público, el que el Estado debe garantizar prestaciones sanitarias a toda la población.

Algo que, también es cierto, es una obligación legal y constitucional, pues el artículo 43 de la CE recoge, como un “Principio Rector de la Política Social y Económica”, el “derecho a la protección de la salud” (apartado 1) y la competencia de los poderes públicos de “organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios” (apartado 2). En 1986 se promulgó la “Ley General de Sanidad”, que establece en su artículo 1.2 que “Son titulares del derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria todos los españoles y los ciudadanos extranjeros que tengan establecida su residencia en el territorio nacional” y en el apartado 3 que “Los extranjeros no residentes en España, así como los españoles fuera del territorio nacional, tendrán garantizado tal derecho en la forma que las leyes y convenios internacionales establezcan”, la famosa ley de Ernest Lluch, Ministro de Sanidad por esas fechas.

El problema, en mi opinión, es que la universalización de la sanidad “gratuita” para todos (en realidad, financiada con los impuestos y cotizaciones) es innegable que tuviera buenas intenciones en su momento (a pesar de que, en parte, tenía sus raíces en una filosofía socialdemócrata y nórdica de uniformizar a la población al colocar a todos, ricos, clase media y pobres, en la misma cola de urgencias o lista de espera quirúrgica), pero es el origen de su insostenibilidad, 25 años después. NO: esto no se trata de dejar fuera a algunos de la sanidad pública, como dicen que queremos hacer los “malvados liberales y capitalistas”. Simplemente, de que quienes acudan con una “gratuidad” total a la sanidad pública sean quienes verdaderamente no tengan recursos para costearse la atención y reducir cargas fiscales a quienes sí los tengan (mañana lo veremos, aunque acepto ideas y propuestas, en el hilo).

Otro tanto con las pensiones. Como todos sabemos, la Seguridad Social se basa en un sistema de reparto mediante el cual las cotizaciones de quienes trabajan actualmente financian las de los jubilados actuales. Es un sistema piramidal (Madoff lo estudió bastante bien antes de perpetrar su estafa) que depende del número de cotizantes para mantener sus prestaciones y en el cual en el momento en que estos se reduzcan, como está ocurriendo debido al progresivo envejecimiento de la población, habrá que incrementar las cotizaciones que han de pagar los trabajadores o a reducir las pensiones que perciben los pensionistas. Es un sistema, en el cual, los trabajadores jubilados viven en una inseguridad permanente sin saber si cobrarán una pensión para poder subsistir de una manera mínimamente digna (¡viva el “Estado del Bienestar”!). La cuestión es que la tasa de natalidad no aumenta y cada vez somos una país más anciano. ¿Cómo va a aumentar, si lo que se fomenta desde el poder público es justamente lo contrario? ¿Cómo van a nacer más hijos que en un futuro sustenten el sistema piramidal de las pensiones públicas si cada vez somos un país más infantilizado y menos apto para la unión familiar, un país de “niños grandes”? La realidad es que no es tanto un problema de que no haya jóvenes que individualmente no sean aptos para producir, pues la juventud española no está tan mal como se dice a veces, sino que cada vez hay menos. A menos que alguien piense seriamente que el dinero crece entre las hojas de los árboles o que cae del cielo como el maná, el sistema que tenemos es insostenible y llegará un momento en que, créanlo, la Seguridad Social, por este camino, será incapaz de pagarles su pensión.

Mañana continuaremos.

Anuncios

Responses

  1. No estoy de acuerdo con tu suposicion Javier.
    La sanidad publica no se implanto en España hasta la democracia y la universalidad en los años 90, si no cotizabas a ls SS y tenias mas de 25 años no estabas cubierto.
    La realidad es que la sanidad publica es algo muy nuevo, mis padres y abuelos tenian seguro privado pues no habia otra cosa durate Franco aparte de la caridad, claro.
    Por tanto, yo creo que hoy en dia la gente seria mas proclive a una sanidad privada estilo EEUU, sobre todo si les dices que asi se evitarian abusos como el de los inmigrantes que vienen a España soli a operarse o a parir porque en su pais se lo tienen que pagar ellos.
    Se que no viene a cuento pero esta relacionado. En una coversacion con los compañeros de trabajo, todos estabamos de acuerdo en instaurar la pena de muerte. Y el buenismo y los derechos humanos, tambien estan supuestamente muy instaurados en la sociedad española, ¿o no? ¿O solo es la hipocresia de lo politicamente correcto?

  2. Rubén, lo de la pena de muerte lo celebro y yo también, de hecho, incluso a veces me encuentro con gente de izquierdas que la contempla como posible, tiene que ser gente muy recalcitrante ideológicamente para que la rechace de plano. Entre la gente de derechas, la mayoría creo que es favorable, incluso entre quienes sean católicos, diga lo que diga la Iglesia Católica en su doctrina. De hecho, creo que nunca jamás se van a atrever a hacer un referéndum sobre eso (como tampoco creo que lo hagan sobre otras cosas como abortos, “matrimonios” gays, etc…), por lo que intuyo que dices, que el buenismo y los “derechos humanos” están muy extendidos “de boquilla” en España, pero que luego, a la hora de la verdad, España ni mucho menos es un país “progre”…

    En cuanto a la sanidad, pues yo me encuentro a todo tipo de gente, y no precisamente izquierdistas, que dice que quiere que sea algo público, poquita gente que quiera que sea algo “como EEUU” (también es verdad que la imagen que tienen de la sanidad en los USA es la de gente muriéndose por no tener cobertura sanitaria, que hayan visto en alguna película, no más).

    Antes por supuesto mucha más gente vivía sin eso, como también sin otras cosas, pero no era la sociedad infantilizada o eterna adolescente de la que he hablado en la entrada. Es normal que la de ahora necesite y pida los cuidados de “Papá Estado” desde la cuna a la tumba.

  3. Hombre Javier, no sabria que decirte. En esencia, ambas cuestiones pertenecen a la misma postura ideologica. Sin embargo, asi como en la pena de muerte me he encontrado con el apoyo unanime hasta de los mas “rojos”, en el sanidad no espero el apoyo de estos, si fuera asi no podrian considerarse unos autenticos comunistas. Pero no nos engañemos, de estos, realmente hay muy pocos en España, lo que mas abunda en la izquierda es el progre-guay de boquilla que se mosquea cuando tiene que pagar impuestos o que estaria dispuestos a pegarte un tiro si tocas su propiedad privada. Lo que realmente abundan son los socialdemocratas que en cuanto rascas un poco te sale un conservador de tomo y lomo. Pero claro, hay que rascar.
    El modelo de sanidad publica es muy reciente, apenas 30 años y fue un modelo que se adopto por imitacion europea. Esto puede volver a cambiar, solo hay que explicarlo correctamente a la poblacion española y no hacer absurda e interesada demagogia con la que los socialistas manipulan a la poblacion para ir introduciendo progresivamente mas politicas socialistas y liberticidas.
    En Holanda, hoy en dia seno de la mas profunda corrupcion progre de Europa, la sanidad es completamente privada. El Estado solo mantiene un cierto numero de hospitales para indigentes, el resto, el 99% de la poblacion tiene su seguro medico privado. La sanidad no recibe ninguna subvencion estatal, la cobertura de los seguros es total, los hospitales modernisimos y cuidadisimos, tienen los mejores especialistas del pais, los medios mas modernos y cada asegurado una interminable lista de facultativos para elegir que, por cierto, no son funcionarios publicos. Diras cuanto cuesta una poliza al mes, un seguro que cubre a una familia media compuesta de padre, madre y 2 hijos, o sea, de 4 personas, cuesta 15€ al mes. Asi es, mejor servicio y mas cuidado por menos dinero de lo que en España nos descuentan de la nomina al mes para la SS. Y no le cuesta ni un duro al Estado. Es para plantearselo, ¿no crees?

  4. Lo de “España, país de izquierdas”, ya lo traté en esta entrada:

    https://lavozliberal.wordpress.com/2011/05/30/%C2%BFrealmente-es-tan-izquierdista-espana/

    No se lo creen ni hartos de vino, como se suele decir. Mucho izquierdismo de cara a la galería pero, salvo excepciones en que son coherentes, luego siempre hay quejas cuando se suben los impuestos para pagar la fiesta (en parte porque como el PSOE-IU llevan tanto tiempo, muchos años, con la matraca de que los servicios públicos son “derechos sociales” y que son “gratis total” o que “el dinero público no es de nadie”… cuando en realidad es de los inversores que ahora nos piden que les devolvamos el principal y los intereses) y cada uno piensa con lo suyo “yo soy el rey de mi reino”.

    Aparte de progresismo de galería, tenemos un poco de extrema izquierda también, pero no más que otros países, ni siquiera EEUU. Porque, en cuanto a violencia y turbulencia, los “indignados” tampoco es que se lleven la palma, no hay más que ver lo que está pasando en Nueva York, por ejemplo, donde tuvieron incluso la desfachatez de pedir “refugio” para el frío, porque, claro, es “su derecho”:

    http://www.elmundo.es/america/2011/11/01/estados_unidos/1320106633.html

    Y, aparte, sí, IU tendrá más de un millón de votos, pero, parlamentariamente (e incluso socialmente) no deja de ser un partido marginal.

    La realidad es que en general, sin saberlo, el español medio es más bien libertariano, y, en general, socialmente es posible que España sea uno de los países más liberales de Europa. Incluso es posible que en ese cainismo que ha caracterizado durante siglos a los españoles haya tenido cierta influencia ese individualismo.

    Es muy interesante lo que apuntas de Holanda y, en efecto, es cuestión de ir informando a la opinión pública, pero ir paso a paso.

    Por lo menos, algo bueno debían tener los soplamocos que nos han estado dando los mercados (oooooh, esos “malignos especuladores internacionales”): la gente con dos dedos de frente ha empezado a enterarse de dónde viene buena parte del dinero que tan espléndidamente y con tanta “bondad” sueltan nuestros dirigentes.

  5. Asi es Javier, el problema fundamental es que el dinero para pagar el derroche no sale de los impuestos, no es nuestro, nos lo prestan que es peor.

    Muy de acuerdo con lo que dices sobre el libertarisnismo y España. La propaganda progre nos ha vendido la herencia y esencia socialista de España. Durante la Republica que si el PSOE que si el PCE lo otro. Sin desvirtuar el papel desestabilizador que jugo Largo Caballero, el Lenin español, y el PSOE, la cruda realidad es que era un partido minoritario, no hablemos ya de los comunistas. Muy pocos saben un dato muy curioso, el sindicato, por tsnto ideologia, con mas afiliados durante la Republica fue la CNT con un millon de afiliados. Nada mas ni nada menos. Lo que ocurria es que como buenos anarquistas se negaban a participar en politica y a votar. Cuando el partido anarquista de Europa era el danes con apenas 25000 afiliados, la CNT tenia un millon. Imaginate hoy en dia un partido con un millon de afiliados pagando su cuota. Ya no simpatizantes o meros votantes circunstanciales, afiliados.
    La realidad es que el creido PSOE de Largo Caballero comenzo un revolucion en 1934 que pese a las victimas causadas tuvo una escasa participacion y fracaso estrepitosamente. La realidad es que hasta que la CNT no rompe su politica abstenciinista en las elecciones de 1936, apostando por las izquierdas socialista y comunista con la esperanza de comenzar una revolucion que destruyera el Estado y se produjera una refirma agraria con el mito anarquista de la vuelta al estado natural y a la tierra, influido por la soflama anarquista: “la tierra para quien la trabaja” (¡ojo! quien la trabaja, no para el Estado, no publica) del campo andaluz, la realidad es que hasta entonces no se produjo una clara victoria de las izquierdas amalgamadas en el Frente Nacional.

  6. Por algo, Rubén, el anarcocapitalismo ha tenido cierto éxito en algunos ámbitos de la derecha, aunque haya sido fundamentalmente en internet, en España hay una tradición anarquista muy fuerte y eso se nota. Socialmente y en mentalidad, tradicionalmente España ha sido un país bastante liberal, pero luego, políticamente, derecha liberal clásica propiamente dicha hay muy poca: la mayoría es, más bien, o facha o anarka-libertariana.

    Con respecto a la CNT creo recordar, de hecho, que, a cuenta de unas indemnizaciones que otorgó el Gobierno allá por 2006 o 2007, hace unos años, por incautaciones de bienes de su patrimonio por parte del régimen franquista tras la Guerra Civil, la CNT se quejó porque UGT se llevó la parte del león con mucha diferencia, a pesar de ser en aquellos tiempos un sindicato minúsculo en comparación con la CNT. Evidentemente, UGT se llevó una tajada mucho mayor por su vinculación con la PSOE, no por otra cosa, pues, evidentemente, en tiempos de la República y la Guerra Civil eran cuatro gatos en comparación con la CNT.

  7. Si por supuesto Javier, podemos observar un gran espiritu individualista reflejado en el autoctonismo (lucha entre centralismo y autonomismo) durante toda la historia de España. Podemos observar esta tendencia desde el final del Imperio Romano, quiza antes, pasando por Al Andalus y sus taifas y los reinos catolicos aun despues de la unificacion y asi hasta nuestros dias.
    Fue Amadeo de Saboya en 1870 quien cuando abdico dijo: “los españoles son ingobernables” hastiado ya de nosotros.
    Pero no confundamos este espiritu individualista reflejado en el autictonismo que hace complicada la gobernabilidad con cuestiones economicas como la propiedad privada. Anarquismo e cuestiones politicas si, en cuestiones economicas, lo mio es mio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: