Posteado por: Javier | enero 5, 2012

Tema fiscal: ¿qué hacemos? (I)

En esta entrada y la próxima, vamos a ver algunas ideas, más o menos “imaginativas”, sobre lo que pudiera hacerse en materia fiscal con el fin de luchar contra el déficit.

No anda muy contento el país con las últimas medidas de ajuste económico de Rajoy y hasta cierto punto es normal. En buena medida, afectan bastante a la clase media, aunque no creo que vaya a desaparecer, como anuncian algunos agoreros. El Gobierno parece que, en todo caso, ha optado por el realismo, pues no es menos cierto que las rentas más altas, por más que se les suban los tipos progresivos, tienen medios de sobra para poner su dinero a buen recaudo de las garras de Hacienda. Aunque es una medida que, como dije hace un par de días, no termina de gustarme pese a que entiendo que hay pocas alternativas con la cifra de déficit que tenemos.

Algunos tachan ya de “socialista” o de ser la “verdadera izquierda” a Rajoy. Hombre, no sé si será liberal clásico, de puertas para adentro sí parece ser notablemente conservador, aunque de cara a la galería sea bastante “maricomplejines”, pero de ninguna manera es un socialdemócrata, keynesiano o socialista.

Eso demuestra la poca idea que tienen algunos, puesto que lo que defiende la socialdemocracia keynesiana no es necesariamente la subida de impuestos como forma de financiar el gasto público, sino el déficit. Para los keynesianos, el déficit fiscal es una política favorable, que puede lograrse bajando los impuestos o aumentando el gasto público, porque estimula la economía durante una recesión, y, cuando la economía se recupera, se cubre tanto el déficit como la deuda pública (se recaudan más impuestos, a la vez que se reducen los ingresos de los estabilizadores automáticos).

La política liberal-conservadora sería subir los impuestos para reducir el déficit, ello en defecto de reducir gasto público. Es preferible lo segundo, sobre todo para controlar, igualmente, la inflación. Aunque, a corto plazo, los efectos son los mismos que al subir impuestos, menos crecimiento y un parón en la creación de empleo. Pero está claro que es una opción sobre la mesa. La política del gobierno del PSOE hasta el 2009, aproximadamente, en realidad, difícilmente se podría calificar de una cosa o la otra, pues fue de bajos impuestos y un gasto público alto.

No obstante, hay algo que comentó Pedro en el hilo anterior con lo que estoy bastante de acuerdo: el principal problema del sistema fiscal español no es que los impuestos sean bajos y tengan que estar subiendo constantemente, cada vez que haya déficit. Lo fundamental es la cantidad de dinero que se queda sin recaudar, la cantidad de agua que se ha perdido por los bordes del cubo al transportar el agua por el camino.

Y algunas situaciones injustas, como que gran parte de la carga fiscal recae en aquellos que tienen una nómina. Hasta el punto de que el impuesto que más recauda en España son las cotizaciones sociales, que encarece enormemente la contratación de trabajadores, todo por obra y gracia de los sindicatos y la propia Hacienda Pública, ante su incapacidad para recaudar mucho más por otras vías, pero algo que es devastador para el crecimiento y la creación de empleo. Otro problema es la cantidad de economía sumergida que existe. Algo sobre lo que el Gobierno ha anunciado hoy que piensa, al menos, hacer algo, mediante un Plan General de Control Tributario por el que espera recaudar 8.171 millones de euros en 2012 y que se centrará fundamentalmente en la lucha contra la economía sumergida y los paraísos fiscales. Por lo que se apunta, la idea es limitar el uso de efectivo en determinadas transacciones económicas, especialmente las realizadas con billetes de 500 euros, para hacer aflorar parte de la economía sumergida que se lleva a cabo a través de estas operaciones, centrar el control en datos como el consumo eléctrico o el uso de terminales de tarjetas de crédito, pedir información fiscal a los países que antes eran considerados paraísos fiscales, como Andorra, Panamá, Bahamas y las Antillas holandesas, al tiempo que se impulse la firma de nuevos convenios para la erradicación de otros paraísos fiscales. Aunque esto último, dependería de un necesario gran acuerdo internacional, o, por lo menos, europeo: empezando por erradicar el paraíso de la City de Londrés.

Mañana seguiremos viendo más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: