Posteado por: Javier | febrero 4, 2012

Hace 20 años conocimos al gorila bolivariano

Hace exactamente veinte años, dos décadas, el 4 de febrero de 1992, el caudillo bolivariano de Venezuela, Hugo Chávez Frías, comenzó a ejercer de gorila.

Últimamente, debido a la enfermedad que sufre (la que dice que EEUU, mediante alguna tecnología secreta, le ha inducido), parece bramar menos, pero, aún así, sigue siendo uno de los elementos potencialmente más peligrosos del panorama internacional. Seguramente, si se descubriera que estuviera dando soporte o asistencia a los ayatolás de Irán, la CIA o el Mossad debieran eliminarle, o, al menos, crear algún tipo de situación de psicosis de inseguridad en torno a su persona. Como dijo Santorum, sobre los científicos que colaboren con el programa nuclear iraní, solo que aplicado a tiranos marrones: si usted es un científico de Rusia, Corea del Norte o de Irán y va a trabajar en un programa nuclear para desarrollar una bomba para Irán, usted no está seguro”… si usted es un tirano marrón, tampoco está seguro.

Para conocer los inicios en la política de este engendro hay que remontarse al año 1982. Ese año funda el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR200), en alusión a los doscientos años del nacimiento de Simón Bolívar, que se cumpliría un año más tarde. El 17 de diciembre de ese año con el aniversario de la muerte de Simón Bolívar, jura bajo el Samán de Güere reformar el Ejército e iniciar una lucha para construir una nueva República. Este movimiento estaba formado por oficiales de rango medio cuya ideología era bolivariana, mezclada con algunas ideas de Simón Rodríguez y de Ezequiel Zamora (autor de “El árbol de las tres raíces“). Por este tiempo, Hugo Chávez inicia una relación sentimental e ideológica con la historiadora y socialista Herma Marksman. Mantiene asimismo contactos con personas de la izquierda venezolana. En 1985 es destacado en el pueblo de Elorza, en el estado Apure. En 1986 asciende a Mayor y en 1988 se le designa Ayudante del Secretario del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa, ubicado en el Palacio de Miraflores.

En 1990 asciende a Teniente Coronel. En 1991 asume el mando de la Brigada de Paracaidistas “Coronel Antonio Nicolás Briceño“, con base en Maracay. Escribe, en secreto, Proyecto de gobierno de transición y Anteproyecto Nacional “Simón Bolívar“. A fines de ese año, los conjurados fijan fecha a la sublevación: principios del mes de febrero.

La sublevación comenzó, simultáneamente en Maracaibo, Caracas, Valencia y Maracay, aproximadamente a las 11 de la noche del 4 de febrero de 1992. En Maracaibo, Francisco Arias Cárdenas logra apoderarse de la sede del gobierno regional y toma prisionero al Gobernador del Zulia, Oswaldo Álvarez Paz. En Caracas, Chávez establece su centro de operaciones en la sede del Museo Histórico Militar, ubicado en La Planicie, cerca del Palacio de Miraflores, mientras que sus fuerzas toman la Estación Estatal Venezolana de Televisión. Otro grupo se enfrenta a la Guardia Nacional en La Casona (residencia presidencial), mientras que otros intentan tomar el Palacio de Miraflores.

Ya para media mañana la derrota de la sublevación era notoria. Chávez decide rendirse y pide hacerlo por televisión con la excusa de también llamar a la rendición a los otros sublevados, que seguían combatiendo en Caracas, Valencia y Maracay. En horas del mediodía Chávez se presenta ante las cámaras de televisión y convierte una derrota militar en un triunfo político.

Estas son algunas portadas de periódicos venezolanos de la época. En uno vemos ya la carota de Chávez (aún no estaba obeso como ahora) y en otro se habla de más de cien muertos, que, hay que hacer honor a la verdad, es una cifra exagerada, el número final fue de veintiséis, la mitad de ellos militares, aunque también cinco civiles, entre ellos, incluso una niña de nueve años. No llegarían a cien, pero es suficiente para que nos hagamos una idea de lo dañino que comenzaba a ser ya entonces el gorila.

En algo más de un minuto, el Teniente Coronel Hugo Chávez, el principal promotor de una sangrienta intentona golpista, según todos los analistas, dijo exactamente lo que tenía que decir para, encima, quedar bien. Comenzó diciendo “Buenos días“. Luego identifica su movimiento: “este mensaje bolivariano“. Reconoce la labor de sus copartidarios: “ustedes lo hicieron muy bien“. Reconoce su derrota: “Nosotros aquí en Caracas no logramos controlar el poder“. Lanza un reto: “lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados“. Asume la responsabilidad: “Asumo la responsabilidad de este movimiento militar bolivariano” y da un mensaje de esperanza: “El país tiene que enrumbarse hacia un destino mejor“.

Los combatientes en Valencia y Maracay se rindieron. Chávez fue llevado prisionero al Cuartel de San Carlos al norte de Caracas. Junto con los principales líderes de la intentona, pasó 2 años en la prisión de San Francisco de Yare esperando juicio. Allí escribió “Cómo salir del laberinto“, siendo liberado el 27 de marzo de 1994, tras el sobreseimiento que le otorgó el presidente Rafael Caldera, a cambio de su baja en el Ejército, como parte de un acuerdo político con sectores de izquierda, como el MAS y el PCV, para lograr apoyo a su gobierno.

Y después, en mayor o menor medida, todos conocemos la carrera que inició hasta llegar al poder en 1998 y todo lo que ha venido aconteciendo en estos catorce años: la progresiva comunistización de Venezuela, el sostenimiento, a cambio de nada, con dinero y recursos petrolíferos venezolanos, del régimen putrefacto castrista (una dictadura parásita la de los hermanos Castro, pues, a cambio de prácticamente nada, tiene a Chávez como su putilla) y el apoyo a diversos líderes bananero-populistas y de extrema izquierda latinoamericanos, así como a diversos narcoterroristas y, en general, las simpatías por cualquier líder, terrorista o narco que se defina como “antiyanki” o “antiimperialista”… así como también por las continuas ganas de poner el culo ante el ruso Vladimir Putin y sus petrozares.

Algo interesante de recordar, hoy que hace veinte años que este individuo saltó a la escena pública.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: