Posteado por: Javier | abril 6, 2012

El Gobierno, los huelguistas y los castillos en el aire

El jueves de la semana pasada, como todos saben, tuvimos “huelga general” en España, con mayor o menor seguimiento según quién informe, cuestión que no es ahora lo que me interesa. 

Por supuesto, independientemente de elementos que aquel día hayan ejercido violencia piquetera, por lo demás estaban en su pleno derecho. De salir a la calle y hasta de hacer el ridículo. Porque está claro que, más allá de la reforma laboral del Gobierno, lo fundamental es que los señores de los sindicatos, en pleno siglo XXI, lo que les queda es seguir manteniendo cierta imagen de que son los “responsables” de toda condición laboral favorable de que disfruten los trabajadores (cuando la realidad es que el origen de esto es el gran desarrollo económico del siglo XX, ¿cómo se va a distribuir riqueza y prosperidad para todo si no hay algunos que la generen?). Por más que la realidad sea muy cruda para ellos pues lo cierto es que el “Estado de Bienestar” de que venían disfrutando desde la promulgación de la Constitución en 1978, que los consagra junto a las organizaciones patronales prácticamente como “instituciones de Estado”, se ha derrumbado. Ya les han recortado un 20%, pero el futuro parece ser que tengan que financiarse sus juergas directamente de sus bolsillos (las organizaciones empresariales y partidos políticos también, claro). El socialismo se termina cuando se acaba el dinero, y este cada vez escasea más. 

De esta crisis saldremos, esto no es el fin de la humanidad ni un cataclismo apocalíptico, pero nada será como antes. La verdad es que ni los sindicatos ni el Gobierno tienen razón. Ni manteniendo el modelo laboral anterior, atornillando a los trabajadores indefinidos a sus puestos de trabajo, se va a evitar que aumente la sangría del paro (¿qué más da si los próximos meses se van a caracterizar por que continúen desapareciendo empresas, pequeñas y medianas sobre todo, y con sus empleados en el paro?) ni la reforma del Gobierno va a crear empleo. Aparte de que ni es el Gobierno ni son las leyes las que crean empleos, el problema es cuál es la demanda real de mano de obra que requiere el modelo productivo español tal y como está estructurado hoy día. Pues, ahora mismo, no demasiada. 

Aproximadamente, tenemos en torno a los cinco millones de desempleados. Actualmente el modelo productivo español no es capaz de absorberlos. Hasta hace unos cuatro años, aunque en 2008 ya se estaban encendiendo las luces rojas, creábamos empleos casi por castigo (en 2007 la tasa de paro era “histórica” para lo que ha sido siempre en España, algo más del 7%). Esto sale de una cuenta muy sencillita. Nuestro modelo productivo giraba en torno a la construcción y los servicios. El resto de sectores eran, por así decirlo, “residuales” (y ahora lo vemos pues ese “residuo” ahora, paradójicamente, es el centro de nuestra economía, pues es lo que hay). Por cada vivienda que se hace o no se hace se generan 2,5 empleos, más o menos. Supongamos que cada año se construían unas 750.000 u 800.000 viviendas, multipliquemos por 2,5 y tendremos más o menos el número de parados que se han generado en estos años. En cadena, ha seguido la caída de los sectores vinculados a la construcción (ocio, transportes, etc.) y del financiero, al requerirse menos crédito.

En todo el mundo se está viviendo una crisis sistémica, una crisis de modelo productivo, pero, como otros países, pues no hay dos que sean exactamente iguales, España está viviendo la suya propia. Como he dicho, se saldrá, pero cambiando el modelo productivo, pues el anterior está esquilmado. En España, con el que hemos estado funcionando ha sido el hacer pisos, comprar coches, atender turistas, restaurantes de playa, fiestones en Ibiza, etc…, un modelo que funcionaba a base de crédito y la capacidad de crédito se ha acabado. 

Por cierto, en cuanto a esta cuestión del crédito también habría que relativizar la responsabilidad de los bancos, ya que está tan de moda las pintadas en las fachadas de los bancos hechas con nocturnidad y alevosía (mensajes tipo “acabaréis como en Grecia” y demás). Yo no estoy de acuerdo con ese modelo de crecimiento, y en alguna ocasión he dicho que era un crecimiento burbujístico, un bluff, pero, también es verdad, los bancos y las cajas lo único que hicieron es posibilitar el crecimiento a través del crédito. Si lo hacían con 10 millones de personas, se generaba un PIB tremendo. Otra cosa es que ese aumento del PIB se fuera a la alcantarilla, al utilizarse en muchas ocasiones para cosas superfluas. También se generaba una gran deuda (y el gran problema es la deuda privada), aunque eso vendría después. Los ciudadanos algo de culpa (por no decir muchísima) tienen: la persona que ganara en torno a los 1000 € tenía que tener claro qué pasaría recibiendo un crédito de 500.000 €, llegado el momento de no poder pagarlo.

Pero, volviendo a lo esencial, por ejemplo, en cuanto a costes de despido, pues sí, las indemnizaciones que se percibían en España eran exageradas y solo beneficiaban a quienes llevaban muchos años trabajando en una empresa. Pero es imposible que unas indemnizaciones más bajas “motiven” a contratar más si la realidad es que no hacen falta trabajadores. España tiene una de las tasas de actividad más reducidas de Europa y, aún así, una población activa de unas 23 millones de personas.

Globalmente, independientemente de este tema del despido, los costes laborales en España no están entre los más altos de la zona euro. Pero la teoría sobre el papel es que si se reducen costes laborales, se reduce la indemnización por despido, se congelan salarios, se reduce el precio de las horas extras, se achican las cotizaciones, etc…, España sería más competitiva y podrá exportar una gran cantidad de bienes y servicios, pues su bajo coste los hará atractivos en el exterior, tanto como para endeudarse con nosotros. Después, la economía de España ya irá creciendo pues para esto cada vez harán falta más trabajadores, cada vez habrá menos desempleo y se superará el desplome del sector de la construcción gracias a la aparición de otros que satisfagan esta demanda exterior, con lo que, a su vez, el Estado cada vez ingresará más gracias al aumento del consumo y reducirá gastos al decrecer el paro y la necesidad del pago de subsidios.

La realidad es muy distinta, pues España produce ahora mismo nada más que justo lo que es necesario y demandado (y en el exterior tampoco es que anden muy boyantes como para que estén deseando consumir muchos productos españoles) y eso con una dependencia energética y tecnológica del exterior que es casi total. Y con unos costes laborales que es a lo mínimo que aspira cualquier españolito de a pie con el nivel de vida a que se ha acostumbrado en las dos últimas décadas. Si cualquier neoliberal mundialista que sostiene esas tesis lo piensa, que se lo quite rápidamente de la cabeza. Nosotros no somos en absoluto cómo nuestros abuelos, somos muy acomodaticios, pero siempre habrá grupitos con ganas de tumultos caso de que las condiciones laborales descendieran casi a nivel africano. Porque está claro que España jamás podrá competir en costes laborales con Marruecos, Nigeria, China o los países de América Latina. 

Las recientes previsiones de crecimiento para España por parte del FMI son del -1,7% para 2012 y del -0,3% para 2013 (algo nos vamos a recuperar y, aún así, está previsto que sea negativo)… y el caso es que haría falta un aumento de por lo menos el 2% del PIB para volver a crear empleo. La realidad no es otra, pues tengamos en cuenta que, volviendo a lo dicho antes, en el momento más exitoso de generación de empleo, el año 2007, el crecimiento del PIB era del 3,8%. En ese momento, España crecía más que cualquier miembro del club económico más selecto, el G-7, y, como venía ocurriendo desde 1995, superó con holgura el promedio de la UE (2,9%) y de la zona euro (2,7%). Pero, sin embargo, ya sabemos en base a qué: sobre un modelo productivo que está arrasado y que ya no volverá.

¿Cómo va a crecer el empleo en base a la reforma laboral con estas cifras, teniendo en cuenta que no hay ningún sector que ahora mismo sustituya a la construcción, pues la mayoría estaban encadenados a ella? Y, aunque se consiguiera, el consumo no va a aumentar pues, por la propia reforma, los salarios tenderían a la baja y el crédito al consumo se acabó ya, es cosa del pasado. Debería cambiar el modelo productivo y disminuir la dependencia tecnológica y energética exterior y eso es algo que no va a pasar de un día para otro en España (sobre todo, teniendo en cuenta, y esto sí es responsabilidad de ellos, el poco interés de los gobiernos en la educación, covertida en un mero tuya y mía ideológico, y en el I+D). Pero la reforma laboral no va a crear ni un solo empleo. 

¿Tienen razón los sindicatos, pues? Tampoco. Esto no es una cuestión de leyes. Ahora bien, para desahogarse, pues no les ha venido mal la huelga: un día primaveral en las calles de nuestro país, llevando pancartas, banderas y pegatinas y tocando el silbato, como divertimento.

Anuncios

Responses

  1. Javier,

    Estoy esencialmente de acuerdo en todo el planteamiento económico que ha hecho usted aquí. Como le dije a Alfredo el otro día, en lo esencial para el futuro de nuestra economía estamos de acuerdo.
    Podría discrepar en el papel de los sindicatos en el bienestar de las clases asalariadas, podría discutir sobre los niveles de responsabilidad de los bancos y de los consumidores, pero prefiero concentrarme en lo esencial.

    Y lo esencial es que estamos básicamente de acuerdo de que el camino que nuestra economía ha tomado, que es el decrecimiento interno para intentar ser competitivos, es una teorización de muy difícil cumpliento. Como ha dicho jamás trabajaremos como China o india, y por lo tanto estra estrategia está condenada al fracaso.
    Yo vengo de ver la experiencia Argentina, que salieron de su crisis en base a la devaluación, la limitación de importaciones, el fin del endeudamiento con el FMI y el fomento del consumo interno. Les salió más o menos bien en base a lo que vi. No es que sea un modelo extrapolable a nuestro caso pero está bien ver realidades alternativas y no tener esta sensación terrible de que vamos a acabar como Grecia.

    Saludos,

  2. Hola, Pedro.

    La cuestión es clara porque el caso es que, sin ser nadie economista por aquí, pero sí observando algunos datos y la realidad diaria que vemos, se puede comprobar que este “sudoku”, con la estructura de producción que tenemos a día de hoy, es irresoluble mediante reformas laborales, salvo que descendamos a niveles casi chinos o hindúes, que eso, claro, no lo va a aceptar nadie. Uno de los errores fundamentales es creer que fuera están mucho mejor que nosotros como para empezar a comprarnos alegremente lo que produzcamos barato a partir de autodepauperarnos.

    Eso de que una vez con el PP en el gobierno se iba a crear de inmediato empleo, pero ¡ya!, o sea, enseguida, gracias a que el nuevo Gobierno, a diferencia del anterior, sí iba a dar “confianza”, se lo creerían los más recalcitrantes o los más “anti-PSOE” (y yo no simpatizo para nada con el PSOE, pero las cosas son como son) pero no es algo real, si se tiene en cuenta que antes se crecía en base al consumo y a unos sectores que ya no van a volver a tener peso en la economía española. Sin eso, ahora mismo no hay posibilidades reales de generar un aumento del PIB que cree una demanda suficiente de mano de obra como para absorber toda la oferta que hay.

  3. ¿Qué Argentina salió de la crisis?, ¿Cuándo que no me he enterado?, si ya mismo hay un corralito encubierto y la economía argentina al borde del colapso, pero mientras tanto la señora K lo disfraza todo con el patrioterismo del tema de las Falklands.

  4. Al llegar Ronald Reagan y Margaret Thatcher al gobierno, y Felipe González aquí en España, el mundo estaba sufriendo al mismo tiempo inflación y paro ( algo que los libros de texto y los profesores universitarios, todos ellos por entonces muy keynesianos, decían que era un imposible ).

    Y sí, entonces, el objetivo de Reagan, Thatcher y González era intentar acabar con el paro, pero para hacerlo decidieron que primero había que acabar con la inflación ( aunque a la corta eso provocara más paro ).

    Sí, fue un poco como aquello de Rooselvelt en la II Guerra Mundial, decidiendo primero acabar con Hitler en Europa y después con Japón en el Pacífico.

    Pues ahora lo mismo :

    Tenemos paro y estamos sobreendeudados, tanto que ya no nos dejan endeudarnos más ( por lo que una vez más se va a la porra la solución
    keynesiana ).

    Por eso, sí, todos queremos reducir el paro, pero para hacerlo primero tenemos que desendeudarnos y, como tenemos prisa, estamos viendo el modo de hacerlo más rápido ( más impuestos durante un tiempo, menos sueldos y menos costes relacionados con el salario, … ).

  5. Hola, Moli:

    No, si no digo que no sea así. De hecho, siempre he advertido de que las medidas monetaristas para atajar la inflación en un principio provocan un aumento del desempleo (son como la intervención quirúrgica, al principio puede ser molesta y hasta dolorosa, pero peor es dejar extenderse el tumor) y es algo con lo que hay que ser realistas, pero que a la larga la inflación es mucho más destructiva en ese sentido:

    https://lavozliberal.wordpress.com/2010/12/21/el-demonio-monetarista/

    https://lavozliberal.wordpress.com/2011/08/02/la-inflacion-una-fuerza-destructiva/

    Lo que ocurre es que, como es normal, España tiene sus problemas específicos, y parece ser que la idea del Gobierno es que el menor coste laboral va a motivar a contratar más, cuando la realidad es que ahora mismo demanda de empleo hay la que hay, porque hay la actividad que hay.

    Ariel:

    Con la populista de la Sra. Kirchner no me extraña nada, me consta que anda otra vez dando la matraca con las Malvinas:

    http://www.abc.es/20120403/internacional/abcp-kirchner-reaviva-conflicto-malvinas-20120403.html

  6. Hola Javier:

    Plantea usted unas cosas que yo no había contemplado (porque muchas veces no suelo enfocarme en el tema económico hasta que no sea muy relevante – usted se me adelanta, y me alegro). He entendido la esencia de su mensaje, pero no logro entender qué quiere decir con cambiar nuestro modelo productivo – me gustaría saber qué propone usted en ese sentido. ¿Qué consecuencias lógicas podemos deducir de su mensaje? Usted ha dado un diagnóstico – “no van a solucionar el problema de paro”, pero tampoco (igual lo tiene pensado para otra entrada) habla de algunas soluciones alternativas.

    Un saludo

  7. Buenos días Alfredo:

    Sí, a lo mejor la entrada parece que se queda en lo “pesimista”, pero más o menos en lo que quería hacer hincapié, aunque creo que, poco a poco, muchos se irán cayendo del guindo, es que no es el Estado quien va a crear empleos (como mucho puede obstaculizar lo menos posible, pero no va a crearlos), gobierne quien gobierne. Se pueden crear condiciones, sí, por ejemplo, no sé si es muy acertado lo que ya se anuncia de subir el impuesto de sociedades, se puede reducir la carga de cotizaciones y compensarlas con lo que se recaude con más impuestos, etc., en general, dar más facilidades a las empresas para contratar, pero lo fundamental es que el sector privado girase hacia sectores más diversos, y no estar atados a lo de las dos últimas décadas, que ha sido totalmente volátil.

    Lo que ocurre es que eso llevará años. Un ejemplo, muy claro es la serie que está publicando estos días sobre la cuestión tan rimbombante de la “educación en valores”, creo que es algo que viene al pelo para este tema, y cómo al final lo que se está creando son generaciones totalmente anquilosadas, conformistas y sin sentido crítico ninguno. Sinceramente, necesitamos menos ese mantra de que la escuela está para crear y difundir los “valores” de algunos y más la idea de que hay que preparar a los niños para la sociedad que tenemos hoy día y dejarles más campo para su iniciativa, pues ellos tendrán que ser los emprendedores que creen empleos en el futuro. Por eso digo que tendrá que ser un proceso de años.

  8. Entiendo ahora lo que quiere decir, Javier y no lo había considerado así.

    Estoy obviamente completamente de acuerdo con sus observaciones.

    Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: