Posteado por: Javier | mayo 18, 2012

En Andalucía, la Junta suspende las ayudas a Cáritas y lo veo bien

Allá por finales del mes de enero, el compañero Alfredo escribió y publicó en su bitácora un interesante artículo en dos entregas titulado “El fascismo religioso” sobre la degeneración ideológica que ha llevado a la derecha conservadora poco menos que a pedir que el Estado subvencione más y más a entidades religiosas para la realización de “obras sociales” u “obras de caridad” (cierto, qué tiempos aquellos cuando un liberal clásico como James Madison, en 1811, dijo que “La apropiación de fondos de los EEUU para el uso y apoyo de sociedades religiosos es CONTRARIO al artículo de la Constitución que declara que el Congreso NO LEGISLARÁ con respecto a un establecimiento religioso”, UUUUUUUY, ¿sería un “rojete anticlerical” este Madison? ;)), en los que estoy especialmente de acuerdo con las conclusiones:

“Hay que acabar con las subvenciones a las confesiones, pues éstas deben ser financiadas por los fieles.

Hay que acabar con los concertados – se financian gracias a los impuestos de NO creyentes en su mayoría, para además someter a los chavales estar en un edificio de 9 a 3 que parece más bien un orfanato, sin libertades de ningún tipo en lo ideológico.

Hay que acabar con las subvenciones a Cáritas – si Cáritas fuera “tan buena” como nos dicen, sus esfuerzos provocarían muchas simpatías y gente que les de dinero de forma voluntaria.

El hecho de que la Iglesia Católica tenga que recibir dinero de los contribuyentes a la fuerza, por decreto-ley, sugiere que sus programas no son tan buenos como dicen, menos eficientes o menos que un beneficio generalizado para los españoles.

Vamos a ver si nos aclaramos de una vez sobre qué es lo que significa la caridad – la caridad es VOLUNTARIA, no se impone por ley. Eso de “la caridad del Estado”, que algunos han dicho, es una contradicción – el gobierno NO tiene ningún dinero más allá del que saca a la fuerza, imponiendo impuestos, sí o sí. Los que siguen defendiendo la unión entre Iglesia y Estado no son más que personas miopes en el mejor de los casos o ladrones en el peor de los casos. No hay nada cristiano en esto – no hay nada caritativo en subir el IBI para financiar fiestas homosexuales en Madrid”.

Los dos mantras más célebres que se repiten para defender esto son: “Total, también los partidos, los sindicatos y otras asociaciones cobran subvenciones y no tienen comedores sociales” (por cierto, ignoraba que esa fuera la “función” de partidos políticos y sindicatos) y “Uuuuuf, las iglesias (la católica, en especial) le ahorran un montonaaaaazo de dinero al Estado con su labor social”.

¿Un montonazo de dinero? Si le ahorran un “montonazo” de dinero al Estado… que se ocupen también de la Administración de Justicia, que se ocupen de la seguridad ciudadana, por ejemplo, que se ocupen de todas las funciones básicas del Estado. Como todo lo hacen “más barato”, podría ser muy conveniente. Y así podríamos llegar a tener un “precioso” país sin empresas, sin empleos ni iniciativas, sin productores… nada, todo el mundo comiendo de la Iglesia Católica (y un poco de las demás también). O, mejor, si mañana nos enteramos que los evangélicos o los musulmanes lo hacen más barato: ¡Más dinero para evangélicos o musulmanes!

Pues hoy nos enteramos que, por una vez, el gobierno socialista bananero de la Junta de Andalucía ha hecho algo bien: suspender “sine die” las subvenciones a Cáritas, que ascendían a un millón y medio de euros al año.

Como ya dije en esta entrada https://lavozliberal.wordpress.com/2011/07/18/la-solidaridad-forzosa-es-inmoral/, no sé cómo puñetas se puede llamar “solidaridad” y se puede presumir de ser “solidario” por practicarla con un dinero que no te has ganado tú con tu trabajo ni tu esfuerzo, sino que otro lo ha cogido del bolsillo de terceros a quienes no han preguntado si quieren que su dinero se dedique a esos fines, y, más aún, si quieren que de esos fines se ocupen asociaciones con una concreta orientación ideológica o confesional. ¿Cáritas es muy “solidaria”? OK, si a mí me regalan un millón y medio de euros al año, así también soy yo “muy solidario”. Y esto vale para Cáritas y para cualquier organización vinculada a cualquier iglesia, sea la que sea, que pretendiera gestionar supuesta solidaridad a golpe de subvención.

En el ABC han optado por el tono lacrimógeno y sentimentaloide para tratar las “graves consecuencias” de esta medida:

“El responsable de Cáritas Andalucía, organización que cuenta con 1.080 delegaciones parroquiales en la comunidad, explica la situación sin paños calientes. «La disminución de ayuda nos obligará a dejar de atender a personas en los pueblos y barrios de las capitales si no conseguimos sacar el dinero de otro lado», advirtió”.

“Dinero de otro lado”: Sí, de más aportaciones del bolsillo de los fieles, en torno a la Iglesia Católica hay gente que tiene dinero de sobra para ello. ¿O será que no hay tanta “solidaridad” como de la que presumen?

Más demagogos todavía, cómo no, son en Libertad Digital (normal, el ABC es bastante mejor, pero LD es de una línea ideológica bastante más embrutecida y un estilo más grasiento): “La Junta bloquea las ayudas a Cáritas mientras riega de subvenciones a los sindicatos”. Argumento más propio de la barra de una tasquita de mala muerte o de la apologética del ajo. Luego empiezan con una perorata sobre las subvenciones de la Junta a sindicatos, al “cine andaluz” o a fines tercermundistas, sudamericanistas o africanistas (especialmente pintorescas y exóticas son las denominadas, ¡tela marinera!, como ayudas al “movimiento sindical en Costa Rica”, a la Unión Marroquí del Trabajo de Nador o para “información en la Coordinadora de Centrales Sindicales Andinas de Bolivia”). Sí, hasta ahí de acuerdo, y a organizaciones de gays y lesbianas de algún lejano país cercano a la Cochinchina se les ha olvidado mencionar. ¿Y? FUERA LAS SUBVENCIONES: a una cosa y a la otra.

Este tipo de organizaciones eclesiales o para-eclesiales (estén vinculadas a la iglesia a la que estén vinculadas) que venden “solidaridad” regada con dinero público no realizan en absoluto una labor cristiana (su trabajo de evangelización es casi desconocido, solo lo bueeeeenos que son, que reparten platos de lentejas y de sopa), sino absolutamente carnal y sensual, ¿si es tan “cristiana”, cómo es que pareciera que están buscando constantemente el aplauso de los demás? Desde luego, viene aquí al pelo lo que dijo el Señor Jesucristo: “Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las plazas, para ser estimados de los hombres.

Anuncios

Responses

  1. Javier.

    Completamente de acuerdo con tu artículo. Yo también estoy de acuerdo con la caridad privada. Ya estoy harto de pagar impuestos para que se los gasten en tonterías o despilfarros. En este caso para que subvencionen con mi dinero a personas que ni conozco y que a lo peor pueden ser unos vagos redomados o unos depravados totales.

  2. Rubén, esta semana, a cuenta de esto, puede que escriba sobre lo que es de verdad la caridad; el hecho es que no es “caritativo” en absoluto dar dinero a quien lo gaste en vicios o quien haya llegado a una situación de pobreza a causa de ellos (que suele ser lo que ocurre en los casos de pobreza extrema). Evidentemente, el gobierno andaluz gasta mucho dinero en subvenciones a montones de gilipolleces inútiles, algo que se tendría que acabar, pero eso no quita que las subvenciones a entidades religiosas también son algo escandaloso. Pese a la falacia del ABC y LD de “le quitan dinero a X y se lo dan a Y”, muy vista está ya.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: