Posteado por: Javier | junio 15, 2012

¿Se está rompiendo Libertad Digital?

Mucho estaba tardando pero, al fin, explotó la cosa y el espectáculo que se avecina es prometedor. Quien sea aficionado a la basura grasienta de las palomitas que las prepare en cantidad.

Por lo que parece, a algunos ya se les han hinchado las narices con los artículos “anti-católicos” de César Vidal y han dado un golpe en la mesa, una llamada al orden. NO LO SÉ con certeza, porque, gracias a Dios, no soy parte de esa casa, pero, posiblemente, haya habido por medio presiones del Opus Dei, una secta papista con bastante mano, al parecer, dentro de Libertad Digital.

El caso es que varios plumillas de Libertad Digital han saltado al unísono sobre Vidal publicando artículos en los que ponen al orondo y lustroso comunicador, como se suele decir, “de vuelta y media”. Es el caso de (no pongo los enlaces para no darles publicidad) Guillermo Dupuy, Pablo Molina, Tomás Raga y Daniel Rodríguez Herrera. Por cierto, este último individuo, jefe de “Red Liberal” (hay que aclararlo porque muy posiblemente la mayoría de gente en España desconoce quién es) tuvo la desvergüenza, hace pocas semanas, de pasarse a acusar a un señor como Don Alfredo de “relacionarle con una banda armada”, cosa que era absolutamente falsa. Algo verdaderamente gracioso, teniendo en cuenta lo que hay en Red Anarko-Clerical” (gentileza mía), un agregador donde se alojan bitácoras como “Kill Lois” (ya inactiva, una mierda menos en la red) en la que se ha calificado a la Policía de “torturadores profesionales”, de ser “los verdaderos delincuentes de la sociedad” o de ser “el enemigo” (http://kill-lois.blogspot.com.es/2008/07/mam-duerme-tranquila-ser-buen-polica.html) o donde se hace apología del consumo de drogas o de la prostitución.Pero eso es otra cuestión.

Los escritos de Vidal en Libertad Digital son verdaderamente malos, pues una cuestión y un debate histórico interesante como es la influencia del catolicismo y el protestantismo en la evolución de las distintas naciones se lo carga de plano, de forma ramplona, y en medio de una ristra de chascarrillos y anécdotas de medio pelo, en las que llega a insinuar que los españoles llevamos en el ADN ser unos “choricetes” (“He contado en otra entrega algunos ejemplos de esa afición de los españoles por robar objetos tan miserables que casi da vergüenza relatarlo”) o unos “vagos” (díselo a los millones que están en paro, gordinflón), y hasta a poner bajo sospechas de ser unos rateros a un montón de empleados de la COPE que a buen seguro no cobraban el sueldazo que cada mes se embolsaría este sujeto. Por cierto, también hay que decirlo, bastante mezquino fue el gordito hacia los católicos en general. Una cosa es criticar sus doctrinas papales y otra tacharlos de “vagos” o “ladrones” por el mero hecho de ser católicos, como si eso fuera algo general. También es verdad que nada nuevo bajo el sol en alguien a quien gusta tachar a los homosexuales de “enfermos mentales”, cuando lo que son es esclavos del pecado, como éramos todos hasta que Cristo nos salvó, que merecen toda nuestra piedad cristiana, no utilizarlos para autojustificarnos hipócritamente.

Pero el colmo de la degeneración llegó cuando sus artículos se convirtieron en un cruce de dardos entre Vidal y los articulistas de una web llamada “InfoCatólica”. La situación tomó un tinte muy similar al “Salsa Rosa” de las 4 de la tarde cuando Vidal afirmó que en esa web se estaba promoviendo el boicot a sus libros, mientras uno de los blogueros de “InfoCatólica” (aunque sería más propio “UltraCatólica”), un tal Luis Fernando, acusó a Vidal de haber “insultado a sus padres”. Lo de “un tal”, por supuesto, lo digo sin intención despectiva alguna, solamente que esta persona (parece ser que es un ex-pentecostal carismático convertido al romanismo, previo paso por una iglesia de los ortodoxos rumanos, ahí es nada) no es nada conocida, pese a que tanto él como Cesar Vidal parezcan creer que toda España ha estado en los últimos meses en vilo y con todos los focos puestos sobre su “apasionado” enfrentamiento. Ahora dice este caballero, rebosante de gozo y fruición, que Ha costado, pero por fin ha quedado claro que en Libertad Digital había mucha gente con ganas de replicar a don César Vidal. La verdad es que treinta artículos llenos de proselitismo sectario protestante, de calumnias y difamaciones contra la Iglesia Católica y contra los españoles, de ataques contra las raíces espirituales que han forjado esta nación, son motivo más que suficiente como para que muchos de los que forman parte de ese medio de comunicación estuvieran con un “picor” insoportable en las manos. Y en cuanto les han puesto la pomada de la libertad -cosa imprescindible si uno lleva Libertad en el nombre- se han lanzado con alegría y desparpajo a poner a Vidal en su sitio”.

Tiene gracia que presuma de “libertad” un sujeto que no es más que un fascista que se regodea y se jacta de ser un censurador en los hilos de comentarios de su bitácora, y que habla de “raíces espirituales que han forjado esta nación” mientras se reconoce como un mundialista pro-inmigracionista, pero, hasta cierto punto, razón no le falta: de cualquier cosa puede hablarse menos de libertad en “Libertad” Digital.

Es cierto que, a lo largo de este año, nadie se ha atrevido ni a rechistar a Vidal. Lo hizo el fascista de Pío Moa y no hay más que ver cómo acabó en diciembre del año pasado (aunque encontrara “currele” rápidamente en “Intereconocloaca”). Ahora Losantos ha pasado a la presidencia y, en apariencia, es como si se hubiera “relajado” un poco la dictadura.

Cambiar todo para seguir igual y la situación realmente apunta a una fractura interna en ese grupo. Hay que tener en cuenta también los rumores que han corrido en los últimos meses sobre la calamitosa situación económica de Libertad Digital. Antes del verano pasado, Losantos cifró sus pérdidas económicas en 1.012.000 € y es que, de hecho, se vio obligado a suprimir el informativo de mediodía y trasladar la tertulia política de Vidal desde el lujoso escenario desde el que se emitía por televisión al estudio-cuartito en el que se graba el programa matutino para esRadio, así como reducir el número de programas de producción propia, para rebajar costes ante la cada vez más baja audiencia. Más de un meapilas pensará y se ufanará de que eso es por la “campaña anticatólica de Vidal”. NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD, lo cierto es que es algo muy anterior: cuando lo que ofreces ideológicamente es un mejunje entre la apología del ajo, la grasa y la caspa, por un lado, y, por otro, la paranoia friki-zumbada anarquista, la gente puede picar por un tiempo, pero termina detectando el fraude.

Magnífica noticia, desde luego, sería tanto para la libertad (de verdad) como para la salud mental y espiritual de la derecha en España que ese medio, que tanto ha arrastrado el nombre del “liberalismo” por los suelos, cerrara definitivamente.

Anuncios

Responses

  1. […] Por otro lado, mucha atención al gran artículo de don Javier, publicado antes de ayer aquí. Se trata sobre una posible ruptura o más bien dicho, rotura, de Libertad […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: