Posteado por: Javier | agosto 20, 2012

Muchas cartas a favor de Reino Unido

Ciertamente, no sabía si escribir acerca de este circo montado en torno al punkarra anarka-albino Julian Assange y su teatral asilo en la embajada ecuatoriana en Londres, más que nada para no seguir alimentando este dantesco espectáculo. A este paso, todo va a ser como con los asaltos de miembros del SAT, comandados por Sánchez Gordillo, a los supermercados en España, entre unos y otros, entre la telebasura y el Gobierno anunciando su detención como si hubiera que mandar a los Hombres de Harrelson o a los SWAT por estos hechos, vamos a convertirlos en leyenda.

Pero es imposible abstraerse, viendo la conspiranoia que circula en torno a la situación actual de este individuo. Del “héroe” Assange y Wikileaks ya dije aquí lo que tenía que decir y no cambio ni un punto ni una coma, así que no voy a perder más tiempo en calificar a este personaje.

La comedia comenzó el 19 de junio, con Assange introduciéndose en la embajada de Ecuador en Londres y solicitando asilo, y tuvo su segundo acto el día 16 de este mes (curiosamente, al poco de acabar los Juegos Olímpicos), a primera hora, con la concesión del asilo político por parte del país sudamericano y con Ricardo Patiño, el Ministro de Exteriores ecuatoriano, y el presidente Rafael Correa clamando histéricos que la embajada se encuentra bajo la amenaza inminente de un ataque por parte del gobierno británico por refugiar a Assange. Correa después continuó con la perorata habitual de “imperialismo”, “neo-colonialismo”, “violación del derecho internacional”, etc…, y afirmando que Ecuador llevará el caso al Consejo de Seguridad de la ONU ante esta “gravísima” amenaza para la “paz mundial”. Hasta aquí nada que se salga del guión con un discípulo del caudillo bolivariano Hugo Chávez. Aunque no deja de tener su gracia que se presente como “adalid” de la libertad de prensa y de expresión un gorilita (el gorila mayor es el propio Chávez) con un expediente tan brillante en cuanto a atacar a medios de comunicación, procesar a periodistas y obligar a otros a marcharse del país.

Evidentemente, esto no es más que una estrategia propagandística del gobierno de ese país, pero según los ecuatorianos Correa y Patiño, Assange corre un serio riesgo de ser extraditado a EEUU. Y, no solo eso. De ser condenado a muerte o a cadena perpetua en el país useño (algo que muy seguramente también será el temor del abogado que se ha buscado Assange, Baltasar Garzón).

Un verdadero ojo clínico el de esta pareja, ejerciendo ya de peritos futuristas judiciales y diplomáticos, cuando el nombre de EEUU no ha salido por ninguna parte. Son ellos quienes lo han sacado. Lo único que se está discutiendo ahora mismo es la extradición de Assange a Suecia para ser interrogado por los presuntos delitos de violación y abuso sexual. EEUU ni siquiera había pedido su extradición cuando este efebo de blanca cabellera campaba a sus anchas por la capital británica, un país con un régimen de extradiciones mucho más amplio que el que puedan tener los suecos.

Puesto que, esa es otra, aún suponiendo que existiera la posibilidad de una extradición a EEUU, no solo Correa y Patiño, también Garzón, ¿se han mirado cuál es el régimen bilateral de extradiciones vigente entre Suecia y EEUU? ¿Y si en la lista de delitos incluidos no está el de revelación de secretos? ¿O si, conforme a las leyes del país escandinavo, los presuntos delitos informáticos cometidos por Assange (hay que insistir en lo de “presuntos delitos informáticos” pues hasta ahora los norteamericanos de NADA, ni de matar una mosca siquiera, le han acusado) debieran considerarse cometidos fuera de la jurisdicción de los tribunales de EEUU y, por tanto , no hubiera motivos para la extradición? Ya sabemos el inútil redomado que es Garzón en cuanto a Derecho penal español y, en consecuencia, y con mayor razón, no iba a serlo menos en materia de Derecho internacional, pero ya podría ganarse la generosa minuta que, sin duda, le abonará el “pobrecillo perseguido” y “víctima” Assange y estudiar un poquito de legislación sueca para asesorar bien a su cliente.

Y, aún así, supongamos que los temores de Correa y Patiño son ciertos. Es decir, finalmente, Assange es extraditado a EEUU y se enfrenta allí a un juicio por el presunto delito de revelación de secretos, con la posibilidad de una condena a muerte o, como mínimo, a cadena perpetua. ¿Alguien duda de que, ipso facto, una legión de activistas, simpatizantes y abogados empezarían a plantear recurso tras recurso hasta colapsar todas las instancias, para torpedear el proceso judicial, llegando hasta donde hiciera falta llegar? No hay más que ver los problemas que, desde hace años, existen en EEUU para aplicar la pena de muerte a toda clase de reos, hasta a los condenados por delitos sangrientos. A día de hoy, EEUU es tan inofensivo para sus “enemigos” como el confeti inefectivo para matar cucarachas. Pero el caso es que existe una opinión generalizada casi como si en EEUU el senador McCarthy hubiera vuelto de la tumba y siguiera actuando.

Pero la cuestión es que la extradición de Assange a EEUU es algo que ahora mismo no existe más que en la mente de Correa y Patiño, dos posiblemente tan conspiranoicos y lunáticos como su patrón Chávez como para montar una película hollywoodiense de extradición a Suecia y posterior extradición a EEUU, a exigencias de éste país, aprovechando que esté en las tierras escandinavas. O quién sabe si mediante un secuestro. Supongo que no habrán pensado que lo irán a llevar a EEUU atado y bien atado y con una capucha cubriéndole la cabeza, encerrado en la bodega de un avión de la CIA, custodiado por dos fornidos hombres trajeados de riguroso negro y con gafas oscuras, pero todo es posible.

Todo no es más que un teatro de un individuo, Assange, que simplemente lo que busca es eludir cualquier posibilidad de acabar en una cárcel sueca por unos presuntos delitos de índole sexual, que nada tienen que ver con los que la conspiranoia mundial cree que EEUU va a imputarle en un hipotético futuro. No digo que EEUU no tendría razones para hacerlo, pero ahora mismo todo es una hipótesis, en la que, además, fijémonos quiénes son los autores de la hipótesis: Correa y su funcionario Patiño. Tanto monta, monta tanto. Para ello, nada mejor que agitar el fantasma de una supuesta conspiración en la sombra y una persecución política, a ver si suena la flauta.

Por cierto, increíble el temor de los ecuatorianos al asalto de su embajada y a la posible “violación del derecho internacional”. Lástima que no se mostrasen tan susceptibles a estas “violaciones” cuando el pasado mes de noviembre una turba violenta atacó la embajada británica en Teherán, la capital de Irán, uno de sus mejores y más entrañables amigos internacionales.

Pero, más allá de todo esto, lo que tenemos es que dos países tan “poco serios” y con una tradición nada contrastada de independencia y transparencia judicial, todo lo contrario enfangada en el bananerismo y la corruptela, como Suecia y Reino Unido (¡por favor, ni comparemos en eso a esos dos paisuchos con la república ecuatoriana!), IRONIC MODE OFF, uno ha dictado orden de prisión contra Assange y otro ha aceptado la orden de extradición, ante la existencia de serios indicios de delito, ¿qué les cabe a los británicos para que se cumpla la ley y acabe este espectáculo de vergüenza?

1) Asaltar la embajada en base a la Ley del Principio Diplomático y Consular de 1987, que se promulgó para proteger al pueblo británico de abusos flagrantes de la inmunidad diplomática en casos como éste. Según dicha ley, si los principios diplomáticos se utilizan de forma inadecuada, se puede perder el estatus diplomático o consular, junto con todos los derechos concurrentes (incluida la inviolabilidad). No obstante, hay que precisar que la ley añade que la “Secretaria de Estado sólo dará o retirará su consentimiento o quitará su aval si cree que puede hacerlo de acuerdo con la ley internacional”. De ahí que se susciten algunas dudas jurídicas.

También puede ser aplicable la “Convención de Viena de 1961 sobre Relaciones Diplomáticas”, que, pese a que dice en su artículo 22 que el establecimiento de una misión diplomática “es inviolable” y que las autoridades del país que los recibe “no pueden ingresar, con la excepción de que posean el permiso del jefe de la misión”, añade en su artículo 41 que: “Los edificios de la misión no deben ser usados en una forma incompatible con las funciones de la misión, que se establecen en la presente convención”. El texto no dice si esas funciones incluyen proveer refugio a personas buscadas por la justicia.

Ambas opciones son favorables a Reino Unido, pero Ecuador podría presentar batalla jurídica, al tener algunos resquicios estas normas.

2) Algo menos escandaloso, dejar que Assange pase en la embajada ecuatoriana todo el tiempo que quiera pasarse hasta que no le quede otra más que entregarse o esperar los años que tengan que pasar hasta que prescriba el delito que se le imputa en Suecia. Legalmente, el Reino Unido no tiene ninguna obligación de dar un salvoconducto a Assange para que abandone de rositas la embajada y salga del país. Existe una norma internacional llamada “Convención de Caracas sobre asilo diplomático“, del año 1954 que, sin embargo, Reino Unido no ha firmado. Podría no obstante Ecuador alegar que la costumbre internacional obliga a Reino Unido a pesar de no haber suscrito el tratado, pero, aún así, el artículo excluye la posibilidad del asilo diplomático cuando los delitos perseguidos son comunes. Si de tal exclusión se benefician los países suscriptores del tratado, mucho más lo harán los que supuestamente sólo están obligados por la costumbre.

En cualquier caso, presumiblemente, nos quedan semanas, o hasta meses, de culebrón (nunca mejor dicho).

Anuncios

Responses

  1. Assange es un perseguido politico no un criminal las acusaciones contra el de acoso sexual; no tienen una base fuerte para acusarlo pero hay presion de la plutocracia que esta en contra de la verdad revelada ,por medio de Assange se desubrieron grande violaciones a los derechos humanos ,ademas la persecucion contra Assange es un reto contra la libertad periodistica y de expresion .si que si me parece inlogico que pida asilo en un pais que es violador de la libertad de prensa.Ecuador con Rafael Correa no creo que sea un pais de ejemplo de libertad para pedir asilo politico es como pedir asilo en la dictadura de Castro en Cuba .Yo soy Norteamericano y reconocemos que el soldado que supuestamente dio informacion a Assange si debe ser juzgado y condenado por traicion a la patria y a la seguridad nacional ,pero Assange no es Nortemaericano el no tiene compromiso con el Bill of the Right no es un reservista de el ejercito de Estados Unidos no tiene ningun delito frente la constitucion de Estados Unidos ,si lo llegaran a extraditar a Estados Unidos que cargo le podran a el legalmente no hay ninguno..


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: