Posteado por: Javier | septiembre 30, 2012

Tema “catalán”

Toda esta polémica post-veraniega que esta surgiendo en torno a Cataluña, Artur Mas y los órdagos sobre la independencia es algo de lo que quería escribir algo desde hace algunas semanas, y por fin tengo un rato para sentarme tranquilamente. Me hubiera gustado haberlo publicado en los días cercanos a la fiesta de “la Diada”, puesto que me voy a centrar un poco en el origen de esta festividad y los mitos que la rodean, pero lamentablemente he estado escaso de tiempo para ello.

Para empezar, no simpatizo en absoluto con el nacionalismo (con ninguno). Es un regalito ideológico bastante pestilente que nos dejaron los franceses, algo totalmente ajeno a España. Incluso nuestros queridos “españoleitors”, cuando defienden su “modelo” de España, en realidad lo hacen en base a algo que en absoluto es “español”. El nacionalismo me parece una ideología estúpida (aunque legítima en un orden democrático, siempre que no se termine poniendo bombas, como los etarras o los de la “Terra Lliure”) y basada en mitos y leyendas irracionales. Eso sí, a mi que no me esperen para los ya famosos “boicots” a productos catalanes (si algunos son tan “patriotas”, que empiecen por boicotear los productos alemanes).

El nacionalismo, ya sea el españolista o el secesionista de algunas regiones de España, no es más que un sub-producto regurgitado por el centralismo castellanista y por el afrancesamiento que siguió la llegada al trono de la casa borbónica a comienzos del siglo XVIII y que comenzó a surgir en determinados círculos, cuando nuestro país había sido hasta entonces una confederación de reinos más o menos estables, salvo algunos episodios aislados, y encima motivados siempre por la prepotencia del Leviatán de Castilla. Es decir, aunque el nacionalismo surgió y se conformó como ideología en el siglo XIX, el centralismo es algo muy anterior.

Entre estos hechos, por ejemplo, las revueltas en Andalucía en el periodo entre 1640 y 1655, motivadas eso sí, cómo no, por este centralismo, pues tuvieron su raíz en los abusos fiscales del Conde-duque de Olivares, los cuales llevaron en 1641 al Duque de Medina Sidonia y al Marqués de Ayamonte a organizar una conspiración independentista. Así también, la “Guerra de los Segadores” en 1640 en Cataluña, originada por un deseo del Conde-duque de uniformizar leyes, suprimir derechos forales, repartir cargas fiscales, implantar la famosa y cacareada “solidaridad interterritorial” (aunque entonces no se la llamara así), a pesar de que la chispa que encendió la mecha fue la exigencia de que los campesinos catalanes alojaran en sus casas a las tropas pertenecientes a los tercios (¿vemos las similitudes con la Guerra de Independencia de los norteamericanos?: tributos impuestos sin representación de los súbditos de la Corona, puesto que eso eran los habitantes de las tierras de la costa Este de los actuales EEUU, ingleses a todos los efectos), que se concentraban allí para formar un frente contra Francia en la Guerra de los Treinta Años. Como vemos, en un caso y otro, el origen estaba en una imposición unilateral de cargas fiscales (por cierto, el lema de los segadores catalanes era “¡Viva la fe de Cristo! ¡Viva la tierra, muera el mal gobierno!”, el cual yo hoy mismo lo suscribiría plenamente… seguramente, hasta si viviera en el siglo XVII apoyaría a los segadores).

Lo que entonces era legítimo, ¿lo es hoy? Legalmente, no. Ni extra-legalmente. Cataluña hoy día sí tiene mecanismos representativos para reivindicar un trato más “justo” si se siente económica o fiscalmente discriminada. Que es la madre del cordero, si miramos las balanzas fiscales y el desequilibrio entre lo que aportan unas comunidades y otras, así como todo lo que pierden económicamente de todo lo que producen. En más de una ocasión, los habitantes de las comunidades más productivas (y Cataluña es una de ellas) se ven obligadas a financiar a barrios, pueblos y zonas fallidas que perfectamente pueden estar en la otra punta de España, sin que haya otra justificación para ello, más que ese nebuloso concepto llamado “solidaridad interterritorial” (¿desde cuándo el territorio es un “sujeto” con voluntad para decidir si quiere ser solidario o no?).

Pero, independientemente de esto, no hay una situación de opresión ni de tiranía del resto de España sobre Cataluña, una de las regiones europeas con más autogobierno actualmente. Otra cosa es que debiera haber mecanismos legales en la Constitución para una eventual secesión vía referéndum. ¿Por qué no? David Cameron acaba de ofrecer a los escoceses un referéndum sobre su independencia y nadie se corta las venas ni se tira de los pelos en el Reino Unido, ni es el apocalipsis ni el fin del mundo. Si acaso, los que andan al borde de un ataque de nervios son los nacionalistas escoceses, ante el temor de que el resultado les pueda ser muy desfavorable. A mi me entristecería una eventual separación de Cataluña, pues pienso que son una parte de la historia e identidad de España, pero hay que respetar la libertad y la democracia, y si allí hubiera un importante consenso a favor de la independencia evidentemente no sería ilegítima.

¿Quiere decir esto que van a llegar a algo las bravatas de Mas y su desafío de proclamar el “Estado catalán” tras las elecciones de noviembre? No. Los nacionalistas llevan más de tres décadas viviendo de eso. De lanzar brindis al sol, de cortinas de humo, de excitar a sus fieles, de crear historia una paralela e inculcarla (como hizo muy bien el pujolismo, terminando por infectar al resto de partidos de Cataluña)… como en el caso hace pocas semanas de la Diada.

Alguien con un mínimo de conocimiento se preguntaría, ¿qué celebran estos tipos el 11 de septiembre de cada año? ¿Acaso estaban enmarcados los hechos del 11 de septiembre de 1714 en una guerra en la que se estaba combatiendo por la permanencia o no de Cataluña dentro  de España?

La mitología nacionalista ha transformado una guerra en la que se estaba dirimiendo un modelo de España (más aún, UNA DEFENSA, POR PARTE DE LOS CATALANES, DE LO QUE SIEMPRE HABÍA SIDO ESPAÑA) en una batalla por la “liberación nacional” de Cataluña. En la Diada de Cataluña conmemora y recuerda la rendición de Barcelona a las tropas borbónicas al mando del Duque de Berwick durante el transcurso de la Guerra de Sucesión Española el 11 de septiembre de 1714. Los catalanes no pretendían la coronación de un “rey de Cataluña”, sino la de un rey de España. Fue a finales del siglo XIX cuando el naciente nacionalismo catalán pasó de lo histórico a lo místico y de la realidad a la fantasía, como si acaso el 11 de septiembre de 1714 se hubiera producido la derrota de una “Cataluña independiente”.

El colmo de la incongruencia es homenajear como un “martir” (con ofrenda floral y todo) al “Conseller en Cap” Rafael Casanova, quien el día del asalto final de las tropas borbónicas estaba metido en su cama durmiendo apaciblemente, hasta que fue avisado del ataque y se presentó en la muralla de Barcelona con el estandarte de Santa Eulalia para dar ánimos a los defensores, siendo herido de poca gravedad en el muslo. Tras la toma de la ciudad por los borbónicos, huyó disfrazado de fraile y se escondió en una finca de su hijo en Sant Boi de Llobregat. En 1719 fue amnistiado y volvió a ejercer como abogado hasta retirarse en 1737. Murió en Sant Boi de Llobregat en el año 1743. Ya vemos: todo un “mártir”.

Ese día se produjo la rendición de Barcelona a las tropas borbónicas, dentro de la Guerra de Sucesión Española. OJO:  de “Sucesión”, no de “secesión”, como el folclore nacionalista vende. En dicha guerra dos pretendientes se jugaban el acceso al trono de la Corona de España tras la muerte sin descendencia del Rey de España Carlos II: por un lado Felipe D’Anjou, francés, y por otro el Archiduque Carlos de Habsburgo, austriaco, en lo que fue una auténtica guerra europea. Es decir, ésta fue una guerra civil española entre partidarios de dos pretendientes a suceder en la corona de España a un rey muerto sin descendencia. 

Tras no poner pegas al reinado de Felipe D´Anjou, como Felipe V, entre 1700 y 1705, los gobernantes catalanes pasaron a apoyar al pretendiente austriaco, Carlos. Lo apoyaban como PRETENDIENTE AL TRONO DE ESPAÑA. Es decir, defendían la unidad de España, junto con sus territorios de ultramar, bajo Carlos de Habsburgo, puesto que comenzaron a recelar del afrancesamiento de Felipe (y razón no les faltaba), así como que Francia comenzara a ejercer demasiada influencia SOBRE TODO EL PAÍS (tampoco les faltaba razón en este punto). Los soldados que fueron derrotados el 11 de septiembre de 1714 frente a las tropas de Felipe V estaban mandados por el general Antonio de Villarroel, que en su última arenga les recordó: “estáis luchando por nosotros y por toda la nación española”. Proclamaban que lo que querían era “salvar la libertad del Principado y de toda España; evitar la esclavitud que espera a los catalanes y al resto de españoles bajo el dominio francés; derramar la sangre gloriosamente por su rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España”.

Dos años después de la caída de Barcelona en manos de las tropas borbónicas, los Decretos de Nueva Planta, del 16 de enero de 1716, abolieron la gran mayoría de las instituciones catalanas. Con la aprobación del Consejo de Castilla, se suprimieron las Cortes y el Consejo de Ciento, el idioma oficial de la administración dejó de ser el catalán y se impuso castellano (aplicándose obligatoriamente en escuelas y juzgados) y se establecieron nuevos impuestos sobre las propiedades, beneficios del trabajo, la industria o el comercio. A esto, según otros autores, hay que sumar una represión sistemática que abocó al exilio a más de 25.000 catalanes, aunque aquello no era nada raro en aquella época (quiero decir: no hubo un ensañamiento por ser catalanes, ese tipo de represalias con los vencidos, escandalosas vistas ahora, estaban al orden del día en aquellos tiempos). Lo que nunca dicen los nacionalistas catalanes es que todo esto afecto a toda la Corona de Aragón, puesto que casi todos sus territorios de la Corona de Aragón habían sido partidarios del pretendiente Carlos. Los Decretos de Nueva Planta tuvieron la finalidad y el efecto de castigar a los que se habían alineado en contra del rey Felipe V, aludiendo al “derecho de conquista” como se cita en el primero de los Decretos. Abolieron casi todos los antiguos fueros propios de los reinos y condados de la Corona de Aragón (excepto en el Valle de Arán) y extendieron una nueva organización política y administrativa basada en la de Castilla, siguiendo el modelo centralista que la monarquía absolutista francesa había adoptado desde el reinado de Francisco I, en el siglo XVI.

Pero, como vemos, en cuanto a la Guerra de Sucesión, no hubo por medio ningún regionalismo ni enfrentamiento territorial, ni una agresión del resto de España a Cataluña. Puesto que la disputa era sobre quién iba a ocupar el trono de España.

Y, como he dicho antes, en el caso de los catalanes y del resto de habitantes de la Corona de Aragón, una defensa de la identidad de España, la de siempre, la de las Españas y los fueros, frente al venenoso centralismo afrancesado que traía Felipe V.

Anuncios

Responses

  1. En este asunto hay que dar respuesta a varias cuestiones :

    ¿ Intenta con esto Artur Mas simplemente camuflar la quiebra fiscal de la Generalitat ?

    O, dicho de otro modo, ¿ prefiere Artur Mas perder las próximas elecciones plateando lo de la independencia que teniendo que terminar reconociendo el que ha sido incapaz de sacar a la Generalitat del agujero en que la metieron los del tripartito ?.

    Es decir, ¿ prefiere perder como un mártir de la causa y poder así pactar con ERC y Solidaridad, e incluso con el PSC, a perder como un fracasado y además enfrentado a los del tripartito ?

    ¿ O quiere aprovechar la actual debilidad interior y exterior de España, como si Artur Mas fuera Simón Bolívar y estuviéramos en 1808 ?

    ¿ Y si en un futuro referendum un 51 % apuesta por la independencia, qué hacemos con el otro 49 % ?

    ¿ Y si al final lo que quieren es dinero, debemos excluirlos de la caja común y que sea Castilla la que otra vez tenga que pagar todas las guerras y los demás gastos del imperio ?

    ¿ O debemos atender a esa antigua denuncia de ERC y reconocer que en Andalucía y Extremadura viven exageradamente de la subvención y el mamoneo ?

    ¿ O, también, con lo que está cayendo, no sería cuestión de centrarnos en lo importante y en lo nuestro, y mandarlos a todos los demás a paseo ?

  2. Moli de Getafe:

    “¿ Intenta con esto Artur Mas simplemente camuflar la quiebra fiscal de la Generalitat ?

    O, dicho de otro modo, ¿ prefiere Artur Mas perder las próximas elecciones plateando lo de la independencia que teniendo que terminar reconociendo el que ha sido incapaz de sacar a la Generalitat del agujero en que la metieron los del tripartito ?.

    Es decir, ¿ prefiere perder como un mártir de la causa y poder así pactar con ERC y Solidaridad, e incluso con el PSC, a perder como un fracasado y además enfrentado a los del tripartito ?”

    Lo de Mas, como he dicho, es un brindis al sol y una cortina de humo, puesto que, temas financieros y de equilibrio entre lo que Cataluña produce y lo que tiene que aportar aparte, la gestión del nacionalismo ha sido pésima. Supongo que su cálculo es que no va a perder el voto habitual de CiU y que así va a pescar unos cuantos miles de partidos como ERC o ICV, que ejerzan el “voto útil”.

    “¿ Y si en un futuro referendum un 51 % apuesta por la independencia, qué hacemos con el otro 49 % ?”

    Un 51% creo que es muy poco, considero que sería necesario por lo menos un 75 u 80% para algo como desmantelar toda la unidad de mercado que existe entre Cataluña y el resto de regiones de España.
    Evidentemente, siempre que se produce la separación de un territorio hay un porcentaje de habitantes del mismo que no la apoyan.

    “¿ Y si al final lo que quieren es dinero, debemos excluirlos de la caja común y que sea Castilla la que otra vez tenga que pagar todas las guerras y los demás gastos del imperio ?”

    Hombre, yo creo que eso estaría bien incluso no a nivel regional sino hasta local. Puesto que incluso la mayor carga fiscal con diferencia dentro de la propia Cataluña la soportan los habitantes de Barcelona. Incluso dentro de esa ciudad los ciudadanos se ven obligados a financiar barriadas fallidas como El Raval.

    “¿ O debemos atender a esa antigua denuncia de ERC y reconocer que en Andalucía y Extremadura viven exageradamente de la subvención y el mamoneo?”

    Bien es verdad que eso no solo lo dicen los miembros o simpatizantes de ERC o Mas o Pujol, también es muy típico entre los espectadores de Inter-lobotomía o los foreros de Libertad Digital.

    Por eso digo que el nacionalismo es igualmente tóxico, venga de donde venga.

    “¿ O, también, con lo que está cayendo, no sería cuestión de centrarnos en lo importante y en lo nuestro, y mandarlos a todos los demás a paseo ?”

    Por eso la solución es referéndum de una puñetera vez y “santas pascuas”. Lo que cansa ya un poco es tanto la retórica de los nacionalistas catalanes (y vascos también) que no tienen cojones de pasar del parloteo a los hechos y proclamar de una puñetera vez la independencia, como la de los centralistas madridistas (lo de “madridistas” no lo digo en el sentido futbolero, obviamente), más incogruentes aún: se mosquean porque haya gente en Cataluña o País Vasco que quiera la independencia pero a la vez dicen que no los quieren en España.

  3. […] las deudas y la falta de liquidez. El nacionalismo catalán es mucho más sentimental que el vasco (ya expliqué aquí cómo se basa en una ceguera histórica, en no querer ver que un suceso del siglo XVIII fue como fue, y no como se imaginan). El PNV está […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: