Posteado por: Javier | marzo 8, 2013

La muerte de Hugo Chávez

DAMAS Y CABALLEROS, CHÁVEZ… HA MUERTO.

Pese a todos los desmentidos y la grosera acusación de que todo aquel que dudara de su estado de salud era un “pitiyanqui” o un esbirro de la CIA, pasando por la insinuación de Nicolás Maduro de que el cáncer había sido inoculado a Chávez por los estadounidenses, el presidente venezolano dejó este mundo el pasado martes.

No me voy a poner a tirar confeti ni descolchar champán (la muerte de Bin Laden hace dos años fue mucha mayor alegría), más bien la reacción debe ser alivio por el peligro de este individuo, amigo y financiador petrolero de toda clase de totalitarios y terroristas (especialmente dolidos por su fallecimiento se han mostrado tanto Fidel Castro, como Ahmadineyad o Assad, y grupos como Hamas y Hezbollah).

Siendo justos, a Hugo Chávez no podemos considerarlo exactamente como un dictador, el caudillo bolivariano más bien era un déspota, un autoritario, un sujeto que empleó la táctica de llegar al poder de forma democrática y, una vez en la poltrona, utilizar todos los medios posibles para perpetuarse en el mismo: emplear la fuerza para intimidar a los opositores políticos y los medios de comunicación críticos, convertir a la policía y el ejército en una “guardia de corps” personal, colocar jueces afines y corruptos en los tribunales, cambiar las leyes a su conveniencia, expropiaciones arbitrarias y, sobre todo, crear una gran masa de adeptos entre las clases más miserables de la sociedad mediante el clientelismo y el subsidio, a los cuales utilizar como ariete y turba contra quienes desafíen o pongan en entredicho su omnímodo poder.

A la vez, Chávez, sustentado sobre el incremento multiplicado por diez del precio del petróleo desde que tomó el poder hasta la actualidad, se dedicó a armar a Venezuela hasta los dientes (fundamentalmente a base de compras de cazas  MiG-29, helicópteros de combate armados y decenas de miles de rifles de asalto AK-47 a su amiguete, el ruso Vladimir Putin), mientras desestabilizaba al resto de países de la zona (a Colombia, por ejemplo) mediante su apoyo a los narcoterroristas locales y a otros revolucionarios latinos. Chávez era un entusiasta de cualquier tirano, por basuriento y abyecto que fuera, con tal de que fuera antiamericano o “antimperialista”: idolatraba a Fidel Castro, era amiguísimo de Gadafi y era admirador de Sadam Hussein. A mediados de los 90, tras salir de prisión, Chávez viajó a Cuba, donde recibió el “flechazo” de Fidel Castro, quien encauzó sus ideas populistas y peronianas, limpiándolas de la influencia del fascista argentino Norberto Ceresole, y orientándolas al filocomunismo bananero. Al final, al contrario de como suponía el dictador cubano, Chávez no le ha heredado. Se puede decir que Chávez terminó siendo la putilla de Castro, puesto que, a cambio prácticamente de poco, salvo asesoramiento ideológico y el envío de algunos médicos y educadores comunistas, Cuba recibía un generoso subsidio petrolero venezolano de 100.000 barriles diarios a “precio especial”. Barriles, los cuales, parte de ellos eran reexportados por la dictadura cubana a mayor precio, beneficiándose y lucrándose con la diferencia de precio.

Negocios tan escasamente rentables como este explican cosas como la escasez de divisas que sufre Venezuela. En 1998 Venezuela producía 3,3 millones de barriles diarios y exportaba (y cobraba) 2,7 millones de barriles diarios. Ahora la producción se ha desplomado a 2,4 millones de barriles diarios, de los que solo cobra 900.000 (los que vende a Estados Unidos, el “odiado imperio”). El resto que no se cobra se divide así: 800.000 van al consumo interno, prácticamente gratuito (y que provoca un jugoso negocio de exportación ilegal), 300.000 se destinan a pagar créditos y productos adquiridos en China, 100.000 se restan por importación de gasolina; y 300.000 van a países del Caribe que pagan (si es que pagan) con descuentos y plazos amplísimos. A eso hay que añadir los 100.000 barriles a Cuba que he mencionado antes. A su vez, Venezuela es  el país con la inflación más alta de la región, puesto que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INCP) cerró 2012 en un 20,1%. Algo normal después de 14 años machacando no solo a las clases altas, sino también a la clase media profesional. De esta forma, quintuplica el promedio de inflación de los países vecinos, y eso que la altísima inflación es un fenómeno endémico y casi consustancial a América Latina.  

Vamos a ver qué ocurre ahora en Venezuela, pues todo el sistema que montó en vida, evidentemente, se va a resistir a caer por las buenas, teniendo en cuenta los apoyos con que cuenta de las “milicias bolivarianas” (más de 100.000 individuos armados) y los miles de agentes cubanos infiltrados hasta las trancas en el país. Hay que tener en cuenta también la tremenda fractura social que caracteriza a Venezuela. El “fenómeno Chávez” no es que esté justificado, pero sí es explicable en buena medida por el lamentable proceder, no solo en Venezuela, también en otros países latinoamericanos, de anteriores gobiernos corruptos y de opereta que han terminado generando grandes bolsas de población y masas empobrecidas dispuestas a apoyar a cualquier populista con tal de que les garantice mínimamente el sustento diario. Algo similar ocurre en Cuba: no es justificable la dictadura comunista castrista, pero a la misma se llegó a través del régimen burdelero de Batista.

Algo que hay que reconocer es que si no fuera por el peligro de este sujeto y sus contactos totalitarios y terroristas, la muerte de Chávez habría sido la pérdida de todo un bufón:

.

Aquí tenemos también la otra cara del personaje, una recopilación de sus insultos y groserías más relevantes:

Anuncios

Responses

  1. Hola Javer — te contesto aquí y es la misma réplica-comentario que he estado dando sobre la muerte de este hombre.

    Hay una serie de tremendas implicaciones después de esta muerte, porque una Venezuela menos “chavista” puede convertirse en una Venezuela menos abierta a regímenes criminales como Irán, un Irán recordemos que utiliza las reservas venezolanas de uranio para sus programas nucleares y que pretende evitar las sanciones internacionales usando a Venezuela como su putilla en América. Puede haber una Venezuela menos amistosa con Rusia, menos amistosa con la Cuba castrista y otros regímenes radicales. Hay que tener en cuenta como usted bien dice que Venezuela ha sufrido décadas de gobiernos corruptos y eso ha facilitado la existencia de una sociedad que prácticamente no tiene instituciones civiles ni ideario de gobierno constitucional.

    No creo que el moviimiento de Chávez pueda sostenerse a largo plazo y es solo cuestión de tiempo antes que su movimiento colapse. Ahora bien, no hay que olvidar el problema de la pobreza en esos países. En ese sentido, no podemos saltar a la yugular si hay un gobierno que esté para mejorar las condiciones de pobreza de la población, ayudando a que haya más oportunidades para todo el mundo castigando a empresas corruptas. El problema de Chávez principalmente era su política exterior y regional, su falta de respeto a la Corona española (algo muy grave, a mi juicio) y su griterío constante haciendo el ridículo. A mí me habría gustao tenerle delante, porque me recuerda a muchos a los trolls comentaristas que vienen a ponernos a parir en el foro de vez en cuando. Yo le hubiese retado a un choque dialéctico televisado y preguntarle algo así: ¿Qué demonios te pasa, Hugo? Déja de gritar tanto como un loco y di algo con un mínimo de sentido común.

    Por cierto, aquí en EEUU la bandera ha estado izada a media asta. No creo que eso haya sido necesario y más vergonzoso me ha parecido que el Príncipe de España haya puesto cara de triste y haya visitado a Chávez ya muerto. Bush 43 ya lo dijo bien: Chávez es Castro sin cerebro.

    Tiene usted razón en lo d que no fue un dictador – más bien un “caudillo”, tan típicamente valorado entre el gentío papista que apoya a todo tipo de “iluminados”, sea el Papa, Chávez, Mao, Castro, Stalin o Hitler. Aquí no estamos hablando de un demócrata en ningún sentido de la palabra y por eso no me produce ninguna “pena” que haya muerto. No, claro que no se trata de “celebrar” con fiesta nada. ¿Desde cuando hay motivos para “festejar” algo? Pero sí hay que sentirse oportunista – la muerte de Chávez aporta una nueva e importante oportunidad para volver a estrechar vínculos con los liberales en Hispanoamérica.

  2. Buenas noches:

    Si el chavismo termina disolviéndose como un azucarillo, en efecto, puede acabar la situación incluso con el colapso definitivo del régimen castrista. Hay que tener en cuenta que esa dictadura primero se mantuvo a flote gracias a la mega-subvención soviética (que los Castro pensaban que iba a ser eterna… hasta que cayó la URSS en 1991) y tras estar a un paso de la quiebra en los 90, ha ido tirando y medio manteniéndose a flote después de que Castro se agenciara a Chávez como su putilla. Desde luego que es llamativo lo de Cuba con Venezuela, la relación que han tenido durante el gobierno de Chávez ha sido prácticamente la de un parásito con su huésped. Aparte, no solo se puede cortar el suministro de uranio a Irán, sino que Rusia puede perder una de sus cabezas de puente en América Latina.

    Efectivamente, lo más peligroso de Chávez ha sido su política exterior alocada, no creo que estuviera demasiado bien de la cabeza, pues que un tipo de extrema izquierda y filocomunista se alíe con una teocracia islámica solo cabe en la cabeza de un demente o de un enfermo de antiamericanismo en estado terminal.

    Dentro de Venezuela, Chávez no ha sido más que el resultado de un sistema político y social que nunca ha funcionado bien. Indudablemente las clases más deprimidas es cierto que algo más que llevarse a la boca han tenido durante estos años y lo que le han perdido a Chávez han sido las formas, unas veces circenses y otras brutales y despóticas.

    Ah, bueno, y por supuesto, a algunas empresas de esos países es aplicable lo que hemos venido diciendo: porque sea una entidad o corporación privada no es defendible automáticamente todo lo que hagan. Y está claro que en América Latina, al margen del comportamiento de sujetos como Chávez, muchas empresas no es que sean precisamente ejemplos de ética ni de buena fe ni práctica empresarial. Defender eso, solo porque sea privado, no es liberal ni mucho menos. El problema, como siempre, han sido los métodos de Chávez para pretender acabar con esas malas prácticas.

    Lo de las reacciones a la muerte de Chávez es lo típico que pasa en estos casos: se ha muerto… Pues, de la noche a la mañana, pasa de villano a santo varón. ¡Hasta Obama y Rajao han hablado bien de Chávez! ¡Ahora es “muy bueno”, ahora que está fiambre!

    En fin, Dios ya ha hecho lo que hubiera de hacer con él. Es curioso como en sus últimos meses, al ver la sombra de la muerte, parece que hasta le entró cierto temor de Dios, lo malo es que a lo que se agarró fue a la escultura de un Cristo de una iglesia católica, algo que, salvo que se haya arrepentido a última hora, lamentablemente, no le habrá salvado.

    Saludos.

  3. Por cierto, también es casualidad, pero ha muerto de una forma parece no muy agradable, y tras una termenda agonía, varios años después de maldecir a Israel:

    Ya tienen tema los evangélicos sionistas con la interpretación esa que hacen de Génesis 11:3: “Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan”.

  4. Javier:

    “Efectivamente, lo más peligroso de Chávez ha sido su política exterior alocada, no creo que estuviera demasiado bien de la cabeza, pues que un tipo de extrema izquierda y filocomunista se alíe con una teocracia islámica solo cabe en la cabeza de un demente o de un enfermo de antiamericanismo en estado terminal.”

    Su odio contra Estados Unidos de América le enfermó con veneno en la sangre y la mente. Si hubiése sido un estadista de verdad y no un troll con pinta de pulga marrón y gorda, se las hubiera agenciado para llevarse bien con los EEUU y estrechar relaciones. Ese odio le provocó aliarse con esos regímenes terroristas.

    “Y está claro que en América Latina, al margen del comportamiento de sujetos como Chávez, muchas empresas no es que sean precisamente ejemplos de ética ni de buena fe ni práctica empresarial.”

    Correcto – aplican una política en muchos casos de sueldos a la baja (solo por no querer pagar esos sueldos en EEUU o Europa), con la consecuencia de que ni siquiera allí sale rentable trabajar. Es muy racional que una persona “pobre” que tenga opciones – una trabajar por un sueldo miserable en una empresa extranjera y otra la de subvenciones, va a elegir al líder que se lo proporcione. Por eso hace falta reforzar normas internacionales de sueldos o tasas en los distintos países, para minimizar el “atractivo” que pueda tener cualquier forma de esclavitud. Obviamente nosotros los liberales democráticos no estamos para defender todo tipo de subvenciones. De eso no se trata. De lo que se trata es de tener una fuerte red de seguridad para los ciudadanos que caigan en la pobreza – esto no es nada “controvertido” – bueno, al menos no lo fue entre liberales con cerebro así que excluyo obviamente a los Calzadas de turno o libertarianos habituales de ahora.

    “Defender eso, solo porque sea privado, no es liberal ni mucho menos. El problema, como siempre, han sido los métodos de Chávez para pretender acabar con esas malas prácticas.”

    Correcto, Javier — Porque además Chávez no hizo mucho contra esas prácticas en realidad. Expropió algunas, ciertamente, pero se centró más en expropiar fincas familiares que tenían valor de “aristocracia” pero poco más. De nada sirve expropiar una finca particular si es solo para hacer ruido demagogo. Obviamente hay otras cosas que son necesarias, como usted ya sabe que no puede existir un derecho absoluto sobre la propiedad si dicha propiedad carece de función social. Esa frase no le gusta a los libertarians, pero ¿desde cuándo son ellos los que determinan los discursos?

    “¡Hasta Obama y Rajao han hablado bien de Chávez! ¡Ahora es “muy bueno”, ahora que está fiambre!”

    Obama siempre ha hablado bien de gente de ese tipo pero tampoco me sorprende lo de Rajao – Marrano no es más que un “hoy aquí, mañana allá donde me convenga”. Es un pedazo de basura pinchada en un palo.

    “En fin, Dios ya ha hecho lo que hubiera de hacer con él. Es curioso como en sus últimos meses, al ver la sombra de la muerte, parece que hasta le entró cierto temor de Dios, lo malo es que a lo que se agarró fue a la escultura de un Cristo de una iglesia católica, algo que, salvo que se haya arrepentido a última hora, lamentablemente, no le habrá salvado.”

    Si murió creyendo en ese pedazo de escultura pagana, me temo que arde ahora mismo en el infierno.

  5. “(especialmente dolidos por su fallecimiento se han mostrado tanto Fidel Castro, como Ahmadineyad o Assad, y grupos como Hamas y Hezbollah)”

    Y LLamazares, Señores. Y LLamazares.

  6. Mike:

    Y Otegi y Batasuna, ¡me había olvidado de ellos! También han estado mustios y tristes estos días, los pobrecillos, hasta ellos tienen su corazoncito.

    Alfredo:

    Hombre, los calzadeitors y ralloeitors dirían que eso de unas normas mínimas para evitar situaciones extremas de pobreza es “socialismo”, “intervencionismo” y “Estao malo”. Precisamente, lo que termina llevando al socialismo y el comunismo es lo que ellos defienden, que si una empresa que tenga que pagar aquí unos 1000 €, más o menos, a sus empleados, se quiere ir a Asia, América Latina o África y emplear a una masa de autóctonos pagándoles una puñetera miseria… “¡joé, tío, eso sí que es libertad de empresa y liberalismo!”. Normal que estos apoyen el que el mafioso Adelson se instale en España, modificando las leyes a su conveniencia, construyéndole las infraestructuras que necesite y, si hubiera hecho falta, hasta poniéndole el culo en pompa: su modelo es ese. Estarán en contra de Chávez, pero su alternativa es la del puterismo y burdelerismo que ha gobernado en muchas ocasiones América Latina.

    Es bastante normal que esas masas miserables terminen abrazándose a cualquiera que les asegure un mínimo de subsistencia y por ahí son explicables cosas como el chavismo. Y el caso es que en estos años algo se ha reducido la pobreza en Venezuela (aunque las cifras macroeconómicas y aspectos como la inflación sean un desastre, como en todo sistema socialista), siempre teniendo en cuenta en qué niveles y estándares se puede hablar de “pobreza” en un país como Venezuela:

    http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/01/111229_venezuela_pobreza_desarrollo_humano_cepal_chavez_j.shtml

    Por eso soy, en general, escéptico con las acusaciones de pucherazos que se han hecho a Chávez. Aparte de que no hay pruebas sólidas de ello, no dudo que tenía muchísimo voto cautivo y casi secuestrado, pero es también indudable que había muchísimos venezolanos que le apoyaban (la situación real es que es un país partido en dos entre chavistas y antichavistas).

    Chávez era un déspota y un impresentable, eso es cierto y no hay más que escucharle, pero muchas veces es mucho más fácil rasgarse las vestiduras que analizar con cuidado las cosas, como si acaso la Venezuela anterior a que tomara el poder hubiera sido un paraíso liberal de democracia y transparencia. Lo cierto es que entre un extremo y otro, los verdaderos liberales que haya lo tienen muy difícil por esos lares.

  7. Hola Javier — disculpe la tardanza en contestar pero aquí voy:

    Es cierto lo de la pobreza. Es algo que me han comentado latinoamericanos que son venezolanos o viven por esas partes del mundo.

    La verdad es que según datos oficiales incluso de EEUU, las matrículas universitarias se han multiplicado en aquél país y lo que es más importante para nosotros los liberales, el acceso a la sanidad y la “igualdad educativa” se ha ampliado muchísimo.

    “Por eso soy, en general, escéptico con las acusaciones de pucherazos que se han hecho a Chávez.”

    Hombre, yo al principio me las creía pero luego vi qué criterios seguían para hacer esa acusación y entonces cambié de criterio porque n me parecían “serias”. Por ejemplo, se le acusaba mucho de “meter mano en la Justicia” pero esto ya sabemos que, retóricas al margen, no es “malo”. ¿Usted sabe la cantidad de casos en EEUU que no se resuelven precisamente por esa “independencia” estructural de la judicatura? Un liberal español que esté haciendo ese tipo de acusaciones debería pedir disculpas.

    ¿Voto secuestrado? Desde luego — no más que los demócratas tienen aquí en USA con los negros y ciertos otros colectivos. No es algo “chavista”. Hace bien usted en señalar esto, Javier.

    “Chávez era un déspota y un impresentable, eso es cierto y no hay más que escucharle, pero muchas veces es mucho más fácil rasgarse las vestiduras que analizar con cuidado las cosas, como si acaso la Venezuela anterior a que tomara el poder hubiera sido un paraíso liberal de democracia y transparencia. Lo cierto es que entre un extremo y otro, los verdaderos liberales que haya lo tienen muy difícil por esos lares.”

    Bien dicho. Los libero-demócratas clásicos, moderados, conservadores, siempre lo vamos a tener crudo aquí en USA, en España, en Venezuela o en la Cochibamba. Estamos en “la oposición permanente”, como decía Thatcher y nunca mejor dicho.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: