Posteado por: Javier | marzo 23, 2013

Chipriotazo

Yo no sé si después de toda esta historia del rescate y el corralito chipriota habrá aún alguien (algún gilipollas, habría que precisar) que tenga un mínimo de confianza en la credibilidad de las instituciones comunitarias y en la viabilidad del euro, puesto que es un caso que ilustra perfectamente el tremendo error que fue la moneda única europea, o que ande diciendo: “buaaaaah, eso solo ocurre en Grecia, a España no le va a pasar”.

No se fíen. No se fíen de nada de lo que salga de la bocaza de esta gente de Bruselas ni de su jefa Merkel. No se fíen si les dicen que sus depósitos en los bancos están asegurados y que van a poder sacar su dinero en cualquier momento sin problema (y visto el nuevo impuesto que viene, cómo no, tampoco se fíen de Montoro… o “Montero”, como me gusta llamarlo). Un corralito en Portugal, Italia o España (y, ojo, ya veremos si Francia no está también en el grupo de riesgo) es posible. Estas cosas, además, se hacen con nocturnidad y alevosía. En Chipre aprovecharon que los bancos estaban cerrados por ser sábado y que tampoco abrían a principios de la semana, de manera que no hubiera forma de reaccionar.

Primero se coge una cobaya, un conejillo de Indias, y se experimenta con él. En este caso un paisillo, una isla del Mediterráneo, con un millón de habitantes sirve como “laboratorio”. Se hace una quita de los depósitos incluso inferiores a 100.000 y a ver qué pasa. Pues pasa que ha transcurrido una semana y ni se han hundido los pilares del mundo ni el sol ha dejado de salir cada mañana. Ni siquiera ha afectado sensiblemente a los mercados. Con lo que, si ha ocurrido nada en el caso de Chipre, si se aplica a otro país más grande, lo que pase puede ser controlable (con poco de jarabe de palo y gas lacrimógeno).

Estos euro-mentirosos dijeron en 2008, cuando la quiebra de Lehman Brothers, que todos los ahorros hasta 100.000 euros estaban a salvo. Desde el sábado sabemos que su palabra vale menos que un vómito reseco estampado en la acera. No hay seguridad ninguna. Los ministros de Finanzas del euro acordaron, como si tal cosa, que se podía incumplir la garantía de los depósitos de menos de 100.000 euros y someterlos a una quita considerable, sin pensar en el pánico bancario que podrían causar con su irresponsabilidad (la cual tratan de justificar moralmente de la forma más torticera con el “es que había mucho dinero turbio de los rusos en los bancos de Chipre”).

Esta historia del corralito chipriota la ha tratado también Pedro el miércoles pasado y hay algo en lo que coincido esencialmente: efectivamente, lo de Chipre ha sido un cachondeo y muchos millonarios rusos (seguramente con fortunas de orígenes poco claros, no digo que no) han inflado el sistema bancario chipriota (de un tamaño 7,5 veces superior al del PIB nacional, una situación similar a la que se daba en Irlanda), atraídos por unos intereses altísimos, pero ahora parece que aquí no hay responsables, salvo los pequeños ahorradores chipriotas. Ni el BCE (que es la sucursal del Deutsche Bundesbank, no olvidemos) ni Alemania. ¿Por qué no hicieron nada durante años y años frente a estos desmanes?

Durante años, este sector bancario (con unos 135.000 millones de euros en activos, frente a los 17.800 millones de la economía del país) engordó gracias a la situación de la isla, ideal para hacer negocios en Europa y Oriente Medio, y a esos elevadísimos intereses que ofrecía a los depositantes (en enero, el tipo medio era del 4,53%). A medida que avanzaba la crisis y la incertidumbre estos intereses habían ido aumentando para evitar la fuga de capitales de Chipre, dado que la banca podía concederlos gracias a su inversión en productos de riesgo con una gran rentabilidad, como la deuda griega. Igualmente poseía intereses en el sector de la construcción que experimentó un boom durante la pasada década, con un incremento de los precios de la vivienda del 50% entre 2006 y 2008. Otra de las fuentes que alimentaban los intereses eran las operaciones de la banca chipriota en el extranjero donde, en países como Ucrania, prestaban a unos intereses superiores al 15%. De acuerdo al Banco Central de Chipre, en 2012 el 40% de los 70.150 millones de euros en depósitos en la isla procedía del exterior y, de éstos, la inmensa mayoría era propiedad de ciudadanos o empresas extracomunitarios, sobre todo rusos, como he comentado antes.

Básicamente, de eso vivía Chipre y poco más (servicios y turismo, al tener un clima muy similar al de la costa española mediterránea). De atraer inversiones financieras especulativas gracias a la posibilidad de obtener réditos muy altos y a una escasa y muy laxa regulación, de ser un centro financiero internacional. Chipre no era un paraíso fiscal, pero su impuesto sobre los capitales era mucho más suave que el de otros países. Por eso muchos millonarios rusos, que seguramente desconfiaban de la mafiocracia del Kremlin, colocaron su dinero en Chipre, confiados, aparte de en los jugosos beneficios que podían sacar, en los convenios para evitar la doble imposición que tenía suscritos este país, y en la seguridad jurídica y estabilidad que se suponía que ofrecía la zona euro (que luego ha resultado ser absolutamente bananera), a la que los chipriotas se unieron en 2008, cuatro años después de entrar, para su desgracia, en la Unión Europea. Como vemos un modelo absolutamente dependiente del exterior y de los vaivenes de la situación financiera internacional (a eso hay que añadir que Chipre debe importar casi todo lo que consume).

Desde 2008, con el estallido de la crisis, la situación había ido deteriorándose a marchas forzadas, acelerándose con la caída de sus hermanos gemelos griegos. El sistema bancario chipriota reventó, encontrándose los dos mayores bancos con un agujero de más de 10.000 millones de euros, al tener inflados sus balances con deuda griega, en un país cuyo PIB solo es ligeramente superior al doble de ese inmenso boquete. Al no tener moneda propia, los chipriotas no podían recapitalizar los bancos con dinero público propio, así que tenían que pedirlo al exterior. Y como la Sra. Merkel tiene próximamente elecciones en su país, hombre, pues habría quedado como que muy feo obligar a sus contribuyentes a poner más dinero para salvar a más “parásitos” del sur (los bancos alemanes, hombreeeeee, eso es otra cosa), con lo que los euro-mentirosos… perdón, el eurogrupo decidió dar el dinero a Chipre y luego exigirle un fuerte impuesto sobre los depósitos con el que devolver el rescate.

Así fue el sábado pasado sin previo aviso, requisar una cantidad de dinero a los depositantes en dos tramos: los que tengan menos de 100.000 euros deberán pagar el 6,75%, así como un 9,9% para quienes tengan una cantidad superior. Y, como dije al principio, menos mal, oiga menos mal que se suponía que los depósitos de menos de 100.000 euros estaban “garantizados” y no corrían “ningún peligro”, según estos eurocratas bruselenses. Sea como sea, seguramente se han cargado a Chipre, pues difícilmente va a volver a ser confiable como puerto financiero y comercial seguro.

¿Para qué les ha servido entonces estar en la zona euro? PARA NADA. ¿Qué seguridad jurídica había? NINGUNA. ¿Para qué se supone que cobran estos burócratas que dejaron hacer de todo en Chipre hasta llevar a la quiebra su sistema bancario, perjudicando a pequeños ahorradores que ninguna culpa tienen de ello? ¿Para qué sirve el BCE? ESO QUISIERA SABER.

¿Cuánto tendremos que esperar más para ver algo como esto?:

euro pisoteado

Anuncios

Responses

  1. Le leo a usted y parece que estoy leyendo a Pedro, y entonces caigo en el aburrimiento.

    ¿ Me esta usted defendiendo la continuidad de Chipre como un blanqueador de dinero ruso en el seno de la UE ?

    Pues se lo acepto, ¿ pero ni siquiera podemos cobrarle un justiprecio a los rusos por ello ?

    ¿ Se lo vamos a tener que seguir subvencionando al ciento por ciento ?

    Ni en Miami sucede eso con el dinero de los narcos.

  2. Yo de verdad hay veces que alucino con algunos comentarios.

    No, no, no, no se ha enterado de nada al leer y desde luego es estrambótico que diga que estoy defendiendo un paraíso donde los rusos blanqueen su dinero, cuando no soy yo precisamente quien se dedica a defender macrocasinos y nuevas Marbellas que atraigan a toda la mafia de Europa del Este, Sudamérica y vaya usted a saber de dónde más.

    ¡Cómo si acaso el objeto de la quita hubiera sido “luchar contra la mafia rusa”! Claro, por eso también han hecho una quita del 6,75% a familias, pensionistas y pequeños ahorradores, para “luchar contra la mafia rusa”.

  3. Tampoco usted me ha entendido.

    Yo estoy por lo de permitirles que continuen con su hasta hace apenas nada floreciente negocio de blanqueo de dinero, pero no con el que les continue saliendo totalmente gratis y menos aun ahora que se ha torcido la cosa subvencionarselo.

  4. Bueno, yo he entendido según la letra de su comentario. Ahora bien, si había algún tipo de mensaje oculto o encriptado, eso ya se me escapa.

    Ya, los rusos ni otros mafiosos no se pueden ir de rositas, pero no a costa de perjudicar a otros depositantes. ¿Por qué se estuvo permitiendo a Chipre ser un casi paraiso fiscal? Encima, como he dicho antes, es que ese no es el objeto de la quita. Al Eurogrupo se la trae al pairo que sean rusos o si son mafiosos los que han depositado su dinero en Chipre, como si son de Alaska o del Indostán.

    O sea, vuelta la burra al trigo, hacer sacas arbitrarias sobre la propiedad privada, de un dinero que, encima, no es propiedad ni de los bancos ni del Estado que se ha dedicado a atraer esas inversiones, es un robo, se pongan las etiquetas que se pongan.

  5. Ah, por cierto, parece que vienen quitas en otros países… será porque sus bancos también están inundados de dinero procedente de la mafia rusa:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2013/03/25/economia/1364226039.html


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: