Posteado por: Javier | marzo 29, 2013

Lo que de verdad ocurrió en la Cruz

Como adelanté ayer, hoy expresamente no “celebro” nada. Esta entrada sobre lo que ocurrió en la Cruz viene en Viernes Santo simplemente porque es un día señalado en este país y no va a ser excesivamente “académica”.

En la Cruz del Calvario sucedió algo que muchos no entienden bien. Algunos (más de un predicador incluido) se centra en el sufrimiento físico y los padecimientos de Jesús en la Cruz, cuando eso no es ni mucho menos lo fundamental y más relevante. Dicen que Dios vio desde los cielos el sufrimiento de Su Hijo y consideró lo que estaba viendo “pago por el pecado”. Es una enseñanza falsa inventada en el siglo XI por un obispo de Canterbury llamado Anselmo, según la cual el “honor” mancillado de Dios por el pecado (el “honor”, no la justicia) tenía que restaurarse mediante una satisfacción. Jesús no tenía necesidad de morir pero lo hizo para vindicar el honor afrentado de Dios.

Es una mentira, no es lo que la Escritura enseña.

Otros hablan de un Jesús que sería nada más que un mártir. ¿Qué tendría de especial entonces la muerte de Cristo? Durante la historia, muchos han muerto heroicamente como mártires defendiendo causas que han ido desde lo humanamente más noble hasta lo más deleznable. Aproximadamente un siglo antes que Jesús, el gladiador Espartaco murió crucificado, creyendo en lo que había creído siempre y maldiciendo a los romanos.

Por tanto, para nuestra redención, en la Cruz debió ocurrir algo más que el martirio físico de un hombre.

¿Qué ocurre cuando Jesús está a punto de morir? Mírate lo que se dice en Mateo 27:46:

“Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”.

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”. El clamor del Hijo es preguntar al Padre porqué le ha desamparado, porqué le ha abandonado.

Ahora vámonos al Salmo 22:

“1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?
    ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?

2 Dios mío, clamo de día, y no respondes;
Y de noche, y no hay para mí reposo.

3 Pero tú eres santo,
Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

4 En ti esperaron nuestros padres;
Esperaron, y tú los libraste.

5 Clamaron a ti, y fueron librados;
Confiaron en ti, y no fueron avergonzados”
.

Jesús está citando el Salmo 22, donde se dice que siempre que un hombre justo clamó a Dios nunca fue desamparado. Sin embargo, el Hijo de Dios fue desamparado en la Cruz, ¿por qué? En el versículo 6 está la respuesta:

 “Mas yo soy gusano, y no hombre”.

El verdadero sufrimiento de Cristo en la Cruz era que Su Padre lo había desamparado. No lo fueron ni los insultos de los miembros del Sanedrín, ni los azotes, ni las bofetadas, ni la corona de espinas, ni los escupitiajos, ni haber sido condenado injustamente como si fuera un malhechor, ni cargar con la cruz hasta el Gólgota, ni los clavos… fue el ser desamparado por Dios. Desamparado por Dios porque Él mismo se había convertido, al tomar nuestro pecado, en una maldición, en una abominación ante Dios. Había sido apartado de la favorable presencia de Dios. El Padre ni podía mirar al Hijo eternamente engendrado y que había venido al mundo en carne, con el que había tenido, junto con el Espíritu Santo, desde la eternidad un compañerismo perfecto y lleno de gozo, puesto que se había convertido en pecado. Y Dios ni puede mirar el pecado.

Dios lo había desamparado. La aflicción mental es más dura de soportar que el dolor corporal. Puedes armarte de valor y soportar el tormento de la enfermedad y del dolor, pero tu espíritu estar aún sano y valeroso. Cada vez hay más y mejores medicamentos que calman o remedian el dolor físico, pero no puedes luchar contra el dolor que afecta a tu alma y tu mente. El hombre puede abatirse por cosas del mundo, pero si sabe que puede acudir a Dios está abatido pero no desesperado. Por eso David se consolaba diciendo: “¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle por la ayuda de su presencia (Salmo 42:5). Pero si el Señor se aleja alguna vez, si la luz del consuelo de Su presencia se oculta aunque sea por una hora, hay un tormento dentro del pecho como si fuera un preludio del mismo infierno (allí lo peor no es el tormento físico, sino estar apartado irrevocablemente y para siempre del favor de Dios, no recibir nunca más ni una sola bendición más). Si eres un hombre de Dios esto, el abandono de Dios, es más aterrador, más insoportable aún que un sufrimiento físico (“No escondas tu rostro de mí. No apartes con ira a tu siervo”, Salmo 27:9).

Si miramos cuidadosamente el relato de los Evangelios vemos que Jesús en ningún momento se queja por el dolor, la pérdida de sangre, el menosprecio, la desolación, la cruz, los clavos, ni las burlas. Tampoco por la traición de Judas o el abandono de Pedro. Pero cuando llega al punto de ser desamparado por Dios grita: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”.

Algo tremendo. A diferencia del hombre incrédulo, que afronta el momento de su muerte como un salto al vacío, el creyente sabe que Dios no está ausente ni en la aflicción ni en el momento de su muerte. Por eso decía David en el Salmo 24: “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo”. Dios acompaña siempre a Su pueblo afligido, y, sin embargo, ¡Él desamparó a Su Hijo en la hora de Su tribulación!

Jesús no estaba llevando ningún pecado pequeño, ¡estaba llevando consigo todo el pecado del pueblo de Dios! Iba a ser llevado a comparecer ante el trono de Dios, cargando con todo ese pecado conscientemente, sustituyendo a ese pueblo ante el juicio de Dios. Iba a beber la copa de la ira de Dios. Por eso en el huerto de Getsemaní su oración y petición a Dios era “aparta de mí esta copa”. Las copas representan en la Biblia la ira de Dios. Ese era el motivo de su angustia, no los sufrimientos físicos que se avecinaban. “Pero sea tu voluntad, no la mía”, Cristo tuvo una obediencia activa a la voluntad de Dios hasta la muerte. No solamente murió por los pecados de Sus ovejas en la Cruz sino que estableció la justicia de ellos por medio de Su perfecta obediencia a la Ley de Dios. Los creyentes serán justificados ante el Dios todopoderoso solo si les son imputadas Su obediencia pasiva al morir en la Cruz y Su obediencia activa al guardar la ley (2 Corintios 5:21). 

La gran importancia de la crucifixión de Cristo, de lo que ocurrió allí, no es Su sufrimiento físico, sino en Su propiciación de la ira de Dios hecha una vez por todos (1 Juan 4:10). El tormento más grande que Cristo experimentó en la cruz no fue causado por los clavos introducidos en Su carne, sino en el haber sido hecho “pecado por nosotros” y sufrir vicariamente el justo castigo del Padre en nuestro lugar. Incluso los peores tormentos físicos sufridos por Jesús fueron nada en comparación a la angustia de tener los pecados de todos los elegidos imputados sobre Él y hacer plena satisfacción por ellos. Satisfacer la justicia de los romanos en una cruz fue relativamente fácil, ¿cuál sería el “mérito” de Cristo si solo hubiera sido un “mártir”? Antes he dicho que ha habido muchos mártires, pero solamente Cristo podía satisfacer la justicia de Dios.

Ninguno hemos llegado a experimentar de forma perfecta esa angustia, la de sentirnos fuera de la favorable presencia de Dios y de ser objetos de Su ira y justicia (copas de ira), pues si lo hiciéramos huiríamos del pecado, por pequeño que fuera, como si fuera de la peor y más mortífera enfermedad epidémica. ¿Cómo es que Jesús llegó a esos niveles de angustia? Porque él era perfectamente santo. No solo había tenido una perfecta comunión con las otras dos personas de la Trinidad desde toda la eternidad, sino que en la tierra, como hombre, había vivido una vida perfectamente santa. Si tú que me lees, o hasta yo mismo, pues no soy más que otro pecador, conociéramos de verdad lo que es ser desamparados por Dios desfalleceríamos de terror, ni sonreiríamos de nuevo hasta haber sido reconciliados con Dios, pero tenemos el corazón tan cauterizado por el pecado que no es así. Para nuestro bendito Señor, que había vivido eternamente en una ininterrumpida comunión con Dios, ser desamparado era un dolor nuevo para Él. Nosotros solo disfrutamos de unas gotas de esa comunión y eso es lo que perdemos cuando se rompe, es lo único que percibimos, aunque no concibamos que es algo mortal para nosotros, pero para Cristo fue como si se secase un mar entero. Él era perfecto en todo, y en todo apto para la mayor comunión con Dios. Un pecador que vive en el desconocimiento y la ignorancia tiene una terrible necesidad de Dios, pero no lo sabe y por eso no siente esa sed y hambre de Dios que sentiría un hombre perfecto si fuese privado de Dios. Precisamente esta perfección de Su naturaleza hace inevitable que el santo esté en comunión con Dios o esté desolado, desamparado.

No era suficiente con que nuestro Señor experimentase dolor y tormento corporal, ni que se sintiera afligido por las burlas y el abandono de otros hombres. Esas pueden ser consecuencias del pecado, pero no necesariamente tienen porque darse a causa del mismo. No: Él debía sufrir en nuestro lugar de esta manera particular. Debía sentirse desamparado por Dios, porque esta es la consecuencia necesaria del pecado. Esta consecuencia, y no otras, es la que siempre sigue al pecado, sea el que sea. Que un hombre sea desamparado por Dios es el castigo que sigue, natural e inevitablemente, al haber quebrantado su relación con Dios. Todos vamos a morir algún día físicamente, pues esto es consecuencia del pecado, un día dejaremos de respirar y nuestro corazón de latir, pero, si a través de Cristo no hemos sido reconciliados con Dios, sufriremos una muerte eterna en el infierno.

Cristo sabía esto perfectamente y de ahí su aflicción. Él sabía que iba a resucitar a los tres días y que su sufrimiento y apartamiento de la presencia de Dios no iba a ser eterno, a pesar del padecimiento que le causaba el estar en esa situación solo un momento. La angustia más alta de “probar” lo que era estar bajo la ira de Dios era POR NOSOTROS, los pecadores que sin Él seríamos desamparados para toda la eternidad.

YO, este miserable pecador que escribe estas líneas, que ha quebrantado a lo largo de su vida todas las leyes de Dios, que no merecería otra cosa más que la copa de Su ira se derramase entera sobre mí en el infierno más profundo, sin embargo, no tengo ningún temor. Él no me va desamparar nunca, pues Él desamparó a Su Hijo por mi causa. No sufriré por mi pecado, pues Jesús ha sufrido plenamente en mi lugar.

Agárrate a Jesús y renuncia a cualquier intento de salvarte por tus propias obras. Él es la única puerta. No hay otro nombre debajo del cielo, dado á los hombres, en que podamos ser salvos y tener la vida eterna. No te desesperes. No voy a decir que el pecado sea algo banal o que no tenga importancia (¡claro que sí importa, nuestro pecado es el arma homicida que mandó a Jesús a la Cruz!), pero recuerda que todos hemos pecado y hasta quien tenga la apariencia de tener una vida más “santa” no será salvo sin Cristo. Hasta el Apóstol Pablo clamaba “miserable de mí, quién me librase de este cuerpo de muerte”. Si Dios te ha dejado, o piensas que es así, no dejes de orar: es más, ora como lo hizo tu Señor, y sé más sincero que nunca. No tengas vergüenza de confesar a Dios tu pecado, pues Él no escatimó ni a Su propio Hijo para salvar a pecadores que no merecían nada. Si piensas que Dios te ha desamparado, no abandones tu fe en Él, sino como tu Señor, clama: “Dios mío, Dios mío”, una y otra vez. Si estas tan avergonzado por tu pecado y te sientes tan inmundo ante Dios que ni te atreves a llamarlo “Padre,” como era la costumbre de Cristo, llámalo entonces tu “Dios”. Pídele que te salve hasta que tengas la seguridad de que así ha sido.

Hasta aquí he intentado explicar esto con la ayuda del Espíritu Santo. Si sirve o ayuda a alguien, sea a Dios toda la Gloria por ello.

Anuncios

Responses

  1. Si Jesucristo hubiera sido un simple mártir, no sería Dios, ergo, tal afirmación es absurda. Jesucristo es el Dios encarnado que muere para redimir los pecados del hombre. Ni más, ni menos.

    Jesucristo no era un hippy onegeta pacifa, y por eso usó la violencia para expulsar a los mercachifles del templo. Tampoco odiaba a los ricos ni los condenaba indiscriminadamente, puesto que sus amigos Lázaro y José de Arimatea eran ricos y jamás se lo reprochó.

    Exactamente, javier. Al asumir todos los pecados humanos, Cristo sufre una suerte de transfiguración interna momentánea, y por eso Dios lo abandona en esos instantes, porque ha asumido todo EL MAL humano, él solo. En ese momento es plenamente consciente de lo que sufre un alma alejada de Dios por el pecado.

    Mu interesante el artículo, y por lo que a la Semana santa se refiere, a mí me gustan particularmente los oficios religiosos que rememoran la Pasión, o las procesiones discretas y sobrias de algunas zonas del norte español, italiano o de la baviera católica. No me gustan nada las procesiones “moraluzas”, que parecen celebraciones bereberes y ruidosas.

    Un saludo

  2. Muchas gracias, si puede ser edificante, mejor que mejor, esa era la intención.

    Con el tema del Viernes Santo me refería a que tampoco es algo que lo observe como si fuera un ritualismo, o sea “uy, como hoy es Viernes Santo, toca hablar de la Pasión”). En realidad, per se no hay nada malo en recordar la muerte de Cristo este día (y depende, es decir, hay protestantes a los que no gusta porque lo ven demasiado “católico” eso de fijar un día concreto para conmemorar o recordar algo, aunque también hay otros como Martyn Lloyd, que veía bueno aprovechar la Navidad, el Viernes Santo o el Domingo de Resurrección para una predicación sobre el nacimiento, muerte y resurrección de Cristo).

    Las procesiones en el sur son espectáculos carnales e idólatras. Incluso he hablado alguna vez con católicos de otras partes de España a quienes no gusta eso porque, siendo justos, es verdad que la enseñanza de la Iglesia Católica no es exactamente adorarlas (se podrá discutir sobre la veneración, la “dulia”, pero es cierto que no es la enseñanza el adorarlas). Esas cofradías y hermandades, por cierto, no son parte de la Iglesia Católica (algo que no es muy conocido), “administrativamente” no, desde luego, y de hecho no es raro que se den casos en que no tengan una buena relación con el cura de la parroquia en la que se ubiquen.

    Por supuesto, Cristo no era ni un hippy, ni un pacifista ni alguien que vino a resolver injusticias sociales, ni siquiera un moralista de “oyeeeee, vengaaaa, sed buenos, porfa” (de meapilillas tendría poquito y, es más, seguramente era alguien bastante viril, como sus discípulos), vino a salvar un pueblo para Dios.

    Saludos.

    PD: mañana intentaré comentar otros puntos sobre la delincuencia.

  3. Vaya, Javier, parece que ciertos cerditos que se están dedicando a hacer comentarios sobre nosotros en el blog de Alfredo también se han pasado por aquí para votarnos negativamente. Pobrecillos…

    Veamos, la Navidad, la semana santa “Karwoche” y “Oster” en alemán o “Easter” en inglés, no son sino celebraciones que jalonan las distintas fases del año con acontecimientos fundamentales para todo cristiano. De algún modo son la transpolación de las creencias de los viejos indoeuropeos, quienes en los últimos tiempos, ya estaban abrazando el monoteísmo pese a la aparente multiplicidad de Dioses, a la religión cristiana. No me parece algo condenable sino todo lo contrario. Yo creo que el rito bien entendido, es muy importante para una comunidad, así como lo son por ejemplo, las normas de etiqueta. Fíjese si no en cómo han degenerado tanto los catoli-cutres que han abandonado el rito tradicional por las guitarras y la misa cutre, o con esos evangélicos que han hecho lo propio.

    Las procesiones sureñas son muy desagradables, ciertamente. Entre la loca histérica que sale por un balcón cantando una saeta gitano-moruna, y las turbas que se forman, uno más bien piensa que está viendo una romería bereber que otra cosa.

    Qué distintas a las procesiones alemanas con antorchas, silenciosas y solemnes. Como sabe usted, para los cristianos del sur y el centro de Europa la luz de las antorchas simboliza el triunfo de Dios sobre la oscuridad infernal.

    Muy traída a colación la diferencia entre “dulia” y “latría”. Para los católicos ortodoxos, la “latría” sólo es aplicable a Cristo. Lo demás es herejía. Pero mucha gente no entiende eso, dada su ignorancia, y se piensan que la Virgen es como Dios.

    Es cierto también lo de las cofradías. Una vergüenza.

    No, no, Cristo daba mucha caña a los meapilas.

    Por cierto, a esos asnos que dicen que “Crishto era komunishta, tronko”, le recomiendo leerse la parábola de los denarios.

    Un saludo

  4. Excelente entrada Javier, gloria a Dios que lo inspiró 🙂

    En cuanto tenga oportunidad me gustaría imprimirla porque veo que me será de gran utilidad, sobretodo en momentos difíciles (a veces dan ganas de rendirse, pero definitivamente Dios en su fortaleza me sigue manteniendo en sus caminos, aunque no sea todo lo piadosa que debería ser, al menos en comparación a otros cristianos).

    Justo me encuentro leyendo un libro sobre doctrina bíblica del autor Ernesto Trenchard y ahora me encuentro en el capítulo de la obra de la cruz, y pensar que fue planeado desde antes del inicio de los tiempos, qué increiblemente paciente y detallista es nuestro Dios, recordar esto debe hacer de nosotros personas menos impacientes, no vivir tan a la carrera como se suele inculcar en estos tiempos.

    Por cierto, es una sorpresa ver mi blog en su lista de enlaces, gracias :).

    Yo nunca he ido a una procesión (aquí en el Perú hay varias obviamente) pero me llaman la atención porque de algún modo debe ser como volver al pasado (dado que me gusta la historia) es interesante la época colonial, aunque de ahí a ver una procesión como un modo de “adorar” a Dios, nada que ver.

    Un saludo!

  5. Sigfrido:

    Interesante información la que aporta Ud. Ojalá algún día pueda ver las procesiones alemanas (como le comentaba a Javier, me llaman la atención desde un punto de vista histórico).

    A mi ya me causa hasta gracia cuando leo o escucho afirmaciones de que Jesucristo era comunista, para curarse de eso basta con leer la Biblia completa :).

    Un saludo!

  6. Claudia, si le interesan los libros de Teología buena, como he observado, le recomiendo que lea los libros “Introducción al cristianismo”, escrito por el Papa emérito Benedicto XVI cuando aún era cardenal, así como los tres libros que ha escrito sobre la vida de Jesucristo.

    Sí,ja,ja, hay mucho estúpido que pone a Cristo de comunista. ¿Alguien lo ve vituperar en algún momento a sus amigos ricos Lázaro, y José De Arimatea?.

    Como necesitan estos ignorantes leer el Evangelio…

    Un saludo

  7. Sigfrido:

    Ah, bueno, con el “ritualismo” me refería más bien al legalismo, ver una costumbre como algo “normativo”, no edificante. En cuanto a la liturgia, pues sí, existe hoy día una anarquía que ha sido desastrosa. Hoy día hasta te encuentras algunos evangélicos un poco ignorantes (o muy ignorantes) que te dicen que el Padrenuestro es una “oración católica prefabricada”, se ve que no se han leído el Evangelio de Mateo, donde Cristo mismo lo instituyó como una guía para orar. Ello es consecuencia del “yo doy culto a Dios como me venga en gana”.

    Hay que guardar un orden mínimo pues hay que tener reverencia con lo que se está tratando, aunque la adoración que el hombre pueda dar en la tierra no sea más que una sombra de lo que es la adoración en los cielos.

    Evidentemente, la buena doctrina y la fe es lo fundamental, sin eso una iglesia está muerta por mucho que cuide otras cosas, pero una liturgia cuidada también es buena para mostrar la seriedad del culto a Dios. El culto de esta iglesia presbiteriana de EEUU, por ejemplo, me gusta:

    http://www.livestream.com/brickchurch/video?clipId=pla_da9f237e-ee3a-4dd2-9447-92934e55d258&utm_source=lslibrary&utm_medium=ui-thumb

    Lo del movimiento carismático es verdaderamente asombroso pues ha conseguido que haya cultos católicos y evangélicos exactamente iguales; la misa carismática, si no fuera porque hay un cura, un crucifijo y una estatua de María, parecería enteramente un culto evangélico moderno:

    Hablando de la luz, eso también tuvo su origen en el inicio de la celebración de la Navidad, se colocó haciéndola coincidir con el solsticio de invierno por el alargamiento de los días, se consideraba que simbólicamente había un paralelismo con la venida de la luz al mundo, el nacimiento de Cristo.

    Bueno, no hay que dar mayor relevancia a los votos negativos, el que no tiene nada interesante ni relevante que decir (y para decir estupideces casi mejor no decir nada), pues se desahoga así.

    Claudia:

    Me alegro mucho que le sea útil. El plan eterno de redención es algo tan glorioso que nuestra mente tan ofuscada con las cosas de este mundo solo puede concebirlo de una forma incluso mínima y borrosa.

    En cuanto a la riqueza, en España también hay ignorantes que dicen que Jesús fue crucificado porque “arremetió contra los ricos” y “atacó a los poderosos” de su época, es decir, Jesús y sus discípulos serían una especie de revolucionarios que atacaron a los poderes establecidos de su época, pero no por su pecado (¡por favor, condenar el pecado!¡Eso nunca!), sino porque querían una nueva sociedad a la manera de lo que sería actualmente el comunismo.

    En la Biblia hay ricos que sirvieron a Dios, como Abraham, Salomón, Ezequías, Job o José de Arimatea, y pobres que, de igual manera, sirvieron a Dios, como la viuda pobre que dejó el donativo en el templo o los fieles de la iglesia de Esmirna. La pobreza o la riqueza son circunstancias de este mundo pero no son la base de nuestra relación con Dios. No hay que “santificar” la pobreza cuando está claro que puede ser una consecuencia del pecado en muchos casos.

    Saludos.

  8. “El culto de esta iglesia presbiteriana de EEUU, por ejemplo, me gusta”

    Ah, sí, me han gustado mucho esas imágenes. Ya comenté en el blog de Alfredo que los calvinistas son de los pocos protestantes que conservan una liturgia solemne. Ya me gustaría a mí que hubiera iglesias católicas en España con este tipo de ritual, que ya sólo se encuentra en Alemania, Italia o algunos otros países católicos de Europa.

    “que te dicen que el Padrenuestro es una “oración católica prefabricada”

    Pero qué barbaridad…hace falta ser analfabestias. Lo que hace el sectarismo.

    A mí los movimientos carismáticos me dan muy mala espina y en eso coincido con los lefevristas. El OPUS, los kikos en el movmiento católico, o las sectas evangélicas…el “carismatismo” me parece la excusa perfecta para montarse un chiringuito y olvidar a Dios.

    Muy de acuerdo con lo del simbolismo de la luz. Hay que dejar una cosa muy clara; los precristianos europeos no eran tan primitivos como para adorar al “Sol” en sí, sino que ellos eran conscientes de que este astro era el producto de un poder supremo.

    “La pobreza o la riqueza son circunstancias de este mundo pero no son la base de nuestra relación con Dios. No hay que “santificar” la pobreza cuando está claro que puede ser una consecuencia del pecado en muchos casos”

    Muy cierto. Hay que tener un especial cuidado con santificar la pobreza, porque eso es herejía.

    Un saludo

  9. “Ah, sí, me han gustado mucho esas imágenes. Ya comenté en el blog de Alfredo que los calvinistas son de los pocos protestantes que conservan una liturgia solemne. Ya me gustaría a mí que hubiera iglesias católicas en España con este tipo de ritual, que ya sólo se encuentra en Alemania, Italia o algunos otros países católicos de Europa.”

    Uff, pues incluso hay sectarios que dicen que los presbiterianos reformados son “primos hermanos del catolicismo” precisamente por mantener ese mínimo de solemnidad en el culto, por bautizar a los bebés y por considerar válido el bautismo católico (de hecho, es que hasta Calvino, en aquella época de tantos conflictos, consideraba el bautismo católico como válido, al ser por aspersión y en nombre de las tres personas de la Trinidad, otra cosa sería el bautismo de grupos no trinitarios como los Testigos de Jehová).

    En España te puedes encontrar casi con cualquier cosa, sea una iglesia católica o evangélica. Entre los evangélicos lo que más prolifera es el pentecostalismo y en iglesias católicas puedes ver cosas como algo que vi hace ya años en una misa en Navidad: ¡cantar villancicos mientras daban la Eucaristía! No es que yo coincida exactamente con la interpretación católica de la Eucaristía (ojo, tampoco con la consubstanciación de Lutero), pero, en fin, un poco más de reverencia no está de más. Evidentemente a católicos ortodoxos eso de los villancicos en la Eucaristía no haría ni puñetera gracia, pero por aquí lo que gusta a la gente suele ser lo informal.

    “A mí los movimientos carismáticos me dan muy mala espina y en eso coincido con los lefevristas. El OPUS, los kikos en el movmiento católico, o las sectas evangélicas…el “carismatismo” me parece la excusa perfecta para montarse un chiringuito y olvidar a Dios.”

    Y esos chiringuitos también es verdad que no solo se dan en España o Latinoamérica, EEUU realmente fue el origen de ese movimiento. Por eso a partir de que el concepto de libertad religiosa se degradó enormemente empezaron a surgir sectas como esta:

    El video, en los efectos y el sonido paródico, pero lo que se ve es verídico, aunque sea de ciencia-ficción. Ese el “evangelista” (hay que ponerlo con muchas comillas lo de evangelista) Benny Hinn. Es una pseudo-iglesia del infierno.

    Eso o embaucadores como el Joel Osteen:

    QUE DIOS TENGA MISERICORDIA DE ESTA GENTE Y DE SUS SEGUIDORES.

    “Muy de acuerdo con lo del simbolismo de la luz. Hay que dejar una cosa muy clara; los precristianos europeos no eran tan primitivos como para adorar al “Sol” en sí, sino que ellos eran conscientes de que este astro era el producto de un poder supremo.”

    Sí, de eso hablaba el propio Pablo sobre los paganos, no habían recibido la revelación bíblica pero en ellos, como en todos los hombres, había también destellos del conocimiento de Dios, no el necesario para salvarse, pero sí un cierto conocimiento a través de lo que veían en la naturaleza.

    Saludos.

  10. Javier.

    Sí, mire, es que aunque la liturgia es el revestimiento formal, también es muy importante. Uno puede ser un cacho cerdo que no se lava y se comporta como un animal, y buena persona, y ser todo un gentleman en las formas y una mala persona.es lo que dicen los progres; muy bien, es cierto, pero también se puede ser un cerdo y un bicho, y una persona con maners y grandeza de espíritu. Algo similar pasa con esto; ¿que un cotroso desordenado puede ser un sincero cristiano, aunque incurra en espectáculos tan bochornosos como los de los videos que muestra, y que un ritualista solemne puede ser un hipócrita?.Sí, pero la seriedad del rito bien se puede compaginar con el cristianismo sincero, porque entre otras cosas, la liturgia ayuda a eso al elevar el espíritu.

    Esos tipos que pone, además de ser timadores, me parecen muy mundanos.

    Mire, otro deplorable caso que tenemos en España.

    He de decir, que al menos la música del Padre greñas no es tan cursi como la de los guitarreros insufribles a los que tenemos que soportar tantas veces.

    Lo más peligroso del tal padre Jony, es que es un curilla que va de colegui y enrollado. Yo leí dos entrevistas suyas y jamás habla de pecado o cosas similares, negándose a condenar a las abortistas directamente.Una calamidad.

    Por cierto, Javier, después de la muerte de grandes hitos del calvinismo americano como Bob Jones o Rushdoony, ¿cuáles son pastores favoritos de la actualidad?.

  11. Olvidaba una cosa:

    No comparto las creencias mormonas, como es obvio, pero me gusta de esos señores lo ordenados, patriotas y solemenes que son en sus actos.

    Hermoso himno.

  12. Sigfrido:

    Ah, pues sí, he encontrado una entrevista con el padre Jony. No es muy distinto a lo que se ve en general en el “cristianismo” moderno. Es decir, para ellos el principal problema del hombre no es el pecado (es más, para ellos es casi un tabú hablar del pecado) sino ciertas condiciones sociales: pobreza, marginación, drogadicción, etc… Los problemas sociales están ahí pero nunca se preguntan porqué existen ni se plantean que tienen su origen en el pecado. El supuesto “evangelio” en el que creen es una “solución” a problemas sociales en la tierra, no la salvación de la condena eterna en el infierno por el pecado: el infierno eso, por supuesto, ni mencionarlo. Hablan mucho del “mensaje de Jesucristo”, pero claro ¿AL MENSAJE DE QUÉ “CRISTO” SE REFIEREN? A mí esta gente me apena mucho (son un caso un poco distinto a los tele-predicadores evangélicos estafadores), no dudo que seguramente tienen buenas intenciones, pero están totalmente confusos.

    Me recuerda al caso del “cura motero” que participó en la bazofia esa del Gran Hermano. A lo mejor hasta tenía buenas intenciones y pensaba en que iba a poder evangelizar en ese prostíbulo (y, de hecho, hay que evangelizar a todo el mundo) pero en la práctica lo único que iba era a ser parte de ese circo y el hazmerreir del tipo de espectadores que tienen programas como el Gran Hermano, o sea, borregos degenerados e idiotizados por la caja tonta.

    Por cierto, al Benny Hinn, el de los dos primeros videos, mandaría al FBI. No para detenerlo, sino para interrogarlo, por si pudiera estar utilizando drogas o algún tipo de sustancia que altere la voluntad. Viendo los videos no sería nada extraño que algo así se estuviera haciendo.

    “Por cierto, Javier, después de la muerte de grandes hitos del calvinismo americano como Bob Jones o Rushdoony, ¿cuáles son pastores favoritos de la actualidad?.”

    EEUU ahora mismo es un caos, mucha gente habla de Dios, pero verdadero cristianismo hay muy poco. De lo mejor que va quedando son Tim Conway o Paul Washer. Sobre todo porque ponen mucho el dedo en la llaga, azotan mucho el pecado. John MacArthur también es un buen pastor, lo que ocurre es que a veces se le va un poco la pinza hablando del rapto y del reino milenial. Evidentemente, en los propios EEUU son gente muy impopular entre los evangélicos modernos, como si acaso no hubiera más amor en advertir a alguien de que si no se arrepiente y se vuelve de sus pecados va de cabeza al infierno que en los que se dedican a dar falsas palmaditas en la espalda.

  13. Sigfrido:

    Le agradezco sus recomendaciones, las tomaré en cuenta, sé que de Ratzinger se comenta su buena capacidad intelectual, aunque no sea católica creo que es bueno leer todo tipo de escritos.

    Javier y Sigfrido:

    Veo que están comentando varias cosas interesantes sobre la alabanza en las iglesias y sobre la pérdida de la formalidad. Yo voy a una iglesia bautista en la cual se utilizan algunos instrumentos modernos (como una batería, guitarra eléctrica) pero también tradicionales como el piano y una guitarra tradicional, pero no por eso hay cosas estrabómticas como en otras iglesias (como las carismáticas) que la gente da saltos o se tira al suelo o gritan, gracias a Dios en la iglesia a la que voy se mantiene la compostura en ese sentido, y más importante aún, se predica la Palabra de Dios, aunque por lo que comento de la alabanza ya habrán deducido que no es una iglesia reformada (no se autodenominan así, yo sé que el calvinismo es precisamente vivir bajo los principios bíblicos, y un cristiano que no se considera calvinista también comparte este punto de vista solamente que algunas formas, estilos son diferentes).

    Sin embargo, la música cristiana actual no me gusta demasiado, al menos en latinoamerica la mayoría de canciones tienen tono de balada (lo único es que las letras hablan de Dios o de Jesús, pero tirando para la cursilería) y es una clase de música con la cual no siento gran afinidad … bello sería que en toda iglesia cristiana se utilizara música al estilo de la de Bach, pero como comentaban Uds. a la mayoría de personas no les gusta la solemnidad, no sé, pensarán que es sinónimo de ser snob o frio. Aunque la música clásica no tiene nada de fría. Por otro lado, he oído algunos himnos cristianos reformados (en español) y aunque las letras son bíblicas, hay algo de tieso en ellos pero tal vez sea sólo impresión mía (es que estoy acostumbrada a la música intensa).

    En lo personal, para conocer más a Dios prefiero leer su Palabra que oir canciones.

    Creo que en infraestructura (en el caso de latinoamerica) las iglesias católicas son más imponentes, entras en cualquier momento y hay un silencio que se presta para estar un rato en paz, cosa que no existe en las iglesias evangélicas en el Perú, las hay grandes y pequeñitas, pero en ninguna hay delicadeza en la decoración, supongo porque el evangélico se preocupa más por lo de dentro que de la apariencia. Además, de que se puede orar en cualquier lugar y no sólo en la iglesia, lo cual es perfectamente compatible con la Palabra De Dios.

    Sí, hay cristianos que se basan más en los casos de personas metidas en las drogas, o en la prostitución y que por convertirse a Cristo cambiaron sus vidas, pero el evangelio es más que una especie de “centro de rehabilitación portátil”, me desagrada que no se hable de cómo el evangelio puede cambiar a todo tipo de personas, no todos se vuelven creyentes cuando sobreviven a un accidente o están con cáncer, también estamos los que creemos por solamente oir el evangelio, meditar en ello (en mi caso yo recién empecé a creer de verdad como a los 26 años y ahora tengo 28) además, de diversa información al respecto (artículos, libros, cristianos), en fin, lo que diriamos un testimonio “aburrido” de poco impacto.

    Yo he visto hace tiempo el video de Benny Hinn, realmente horrible, yo detesto particularmente a esa clase de personas que tratan de esclavizar a otros en base a una idea, sobretodo si esta no tiene pies ni cabeza, oh “casualidad” que los hechos “sobrenaturales” solamente ocurren en dónde él se presenta, ¿Porqué no suceden espontáneamente en cualquier momento y lugar? (tal como ocurría en los tiempos del antiguo y nuevo testamento), en estos tiempos solamente necesitamos de la escritura, no de esas payasadas que únicamente despretigian el evangelio y con justa razón la gente que no conoce se llega a formar una imagen distorsionada de los cristianos.

    Aquí en un canal de televisión (RBC) hay un programa supuestamente evangélico que solamente habla de Milagros (Cristo puesto únicamente como un médico sobrenatural) y en una presentación que anunciaban en su centro de reunión (no le voy a decir “iglesia”) decían que también iban a tocar el manto del Señor de los Milagros :O :O, es una versión de Cristo cuya imagen tiene un fondo morado y lo sacan en procesión todos los años (esto lo hace una hermandad católica, la iglesia de las Nazarenas), es un evento muy famoso (data de la época colonial), hasta da un poco de risa eso de que un supuesto evangélico se valga de un manto para hacer “milagros”.

    De los tres pastores mencionados al final yo solamente conozco mejor a John McArthur, no he leído sus criterios sobre la escatología, pero en temas de estudios bíblicos, la oración, si que es bíblico, realmente un hombre preparado, los dos libros que he leído de él (“A Solas con Dios” y el otro sobre estudiar la Biblia) me han encantado, además, de muy valiente al presentarse en canales con CNN para hablar con claridad sobre lo que dice la Biblia sobre el pecado, la homosexualidad, etc, ojalá todos tuvieramos siempre esa misma valentía.

    Un saludo para ambos!

  14. Javier:

    Mire, en eso también estoy de acuerdo con usted. Probablemente tanto el padre “Jony” como el cura motero que entro en Gran marrano son buenas personas que intentan que la gente se conserve mejor. Su problema, en especial en el caso del cura rockero, es que actúan como si fueran una especie de ONG, pensando que el fin de todo radica en el “buen rollito” y en hacer obras sociales, en lugar de vivir conforme a las enseñanzas del Evangelio.

    Ah, había oído hablar de John Macarthur pero no conocía a los otros dos. Me los anoto.

    Usted comentó lo de los Villancicos y también es cierto, aunque con un matiz. En España, teníamos una tradición de magníficos compositores de villanciscos allá por el siglo XVI, como Antonio de Cabezón o Tomás Luis de Victoria. Sin embargo, esos villancicos apenas se oyen y nos tenemos que tragar esas cutreces de “Ande ande ande, la marimonera” o de “Pero mra como beben los peces en el río”.Por lo menos, los anglos conservan esos solemnes y magníficos “carrols” tradicionales, cuyo entorno más adecuado para escucharlos es el de una iglesia.

    ¿Qué coro presbiteriano me recomendaría usted?. Me gusta coleccionar música sacra, siempre que evidentemente, esta sea de calidad.

    El Benny Hinn este me parece un caradura y un sinvergüenza de marca mayor, como la vidente del Escorial. Ojo, porque hay casos como el del famoso padre Pío de Pietrelcina, en los que no había el menor fraude, y por eso mismo, estas personas no buscaban notoriedad. Sin embargo, estos timadores sí la busca, y lo peor es que quieren manipular y controlar a los demás, haciéndose pasar por lo que no son.

    Un saludo.

    Claudia:

    De nada.Sí, confesión religiosa aparte, yo recomiendo leer los textos del Papa emérito.

    “Sin embargo, la música cristiana actual no me gusta demasiado, al menos en latinoamerica la mayoría de canciones tienen tono de balada (lo único es que las letras hablan de Dios o de Jesús, pero tirando para la cursilería”

    Así es. Muy de acuerdo con usted. Una cursilería soporífera.

    Muy de acuerdo con lo demás, también.

    Saludos

  15. Sigfrido:

    A mí me gustó este coro de una iglesia de Charlotte:

    En las iglesias reformadas, depende, en algunas se cantan himnos antiguos y, en cambio, otras son más ortodoxas y solo cantan los salmos porque entienden que la música debe ser completamente bíblica.

    Algún video he encontrado también alguna vez donde solo viene la música de acompañamiento (ahí también hay quienes opinan que los salmos deben acompañarse con una música solemne y otra que es mejor a capella, aunque yo creo que una música de este tipo sí es buena y útil para elevar el espíritu; al fin y al cabo, el talento musical es un don que Dios ha dado a algunos hombres y se puede emplear bien):

    “Mire, en eso también estoy de acuerdo con usted. Probablemente tanto el padre “Jony” como el cura motero que entro en Gran marrano son buenas personas que intentan que la gente se conserve mejor. Su problema, en especial en el caso del cura rockero, es que actúan como si fueran una especie de ONG, pensando que el fin de todo radica en el “buen rollito” y en hacer obras sociales, en lugar de vivir conforme a las enseñanzas del Evangelio.”

    Sí, ahí está el problema. Seguramente piensan que haciendo esas cosas van a acercar el Evangelio a más gente, sobre todo a jóvenes, pero hay que mirar qué se supone que ellos entienden por “Evangelio”.

    “Ah, había oído hablar de John Macarthur pero no conocía a los otros dos. Me los anoto.”

    MacArthur es más “académico”, también es verdad que Washer y Conway son más bien misioneros, aunque tampoco suele tener pelos en la lengua. Aquí dice sin tapujos que Obama es “NON CHRISTIAN”:

    Y aquí se defiende muy bien de la encerrona que intentan montarle en el programa de Larry King. Sobre todo cuando el manipulador de King le plantea la pregunta capciosa de si no es mejor un matrimonio gay en el que los dos sean fieles que uno heterosexual en el que haya adulterio. Le responde: “Lo que no puedo hacer es juzgar qué pecado es mejor o peor”.

    Es un bonito himno el que ha puesto de los mormones. Tampoco comparto su creencia, aunque es cierto que suelen ser gente honrada, laboriosa, patriota y con valores conservadores. El estado de Utah, de hecho, sigue siendo bastante prospero pese a la crisis: http://www.newsweek.com/2010/11/08/how-utah-became-an-economic-zion.html Ah, y ya abandonaron hace tiempo la poligamia (lo digo porque hay mucho cazurro que cuando oye hablar de los mormones piensan en que cada uno tiene 5 o 6 mujeres). Para conocerlos un poco mejor está bien este blog de un amigo; hombre, no digo tanto como para hacerse uno mormón, jeje, pero, bueno sí, para hablar de las cosas con conocimiento y no en base solo a prejuicios:

    http://religionenpaz.blogspot.com.es/

    Un saludo.

  16. Claudia:

    Sobre lo que comenta acerca de cristianos que no son calvinistas, por supuesto, es algo que debe quedar claro: el calvinismo es un método de interpretación de la Biblia, y, más aún, hasta una forma de vida, pero no es la salvación. Hay cristianos fieles que no se definen como calvinistas y, sin embargo, intentan ajustar toda su vida a lo que Dios manda. Incluso en el catolicismo ha habido teólogos como San Agustín, quien fue uno de los grandes teóricos de la soberanía absoluta de Dios y, como es obvio, viviendo en el siglo V, “calvinista” no pudo ser.

    En cuanto a la música, también entiendo que en Europa, salvo en zonas del sur, por lo general solemos ser más fríos que en América Latina, así que también es una cuestión cultural. Y evidentemente eso no quita que, con las diferencias culturales que existan, la fe sea la misma. Dios ha creado distintas culturas y es normal que un creyente en Sudamérica no sea igual en su forma de manifestar su fe que uno de Europa o Norteamérica.

    Si ha leído a MacArthur, también le recomiendo “Difícil de creer”, otro muy buen libro suyo:

    http://bajarlibroscristianosgratis.blogspot.com.es/2012/01/john-macarthur-dificil-de-creer.html .

    En escatología lo que defiende es la postura pre-milenial, o sea, el arrebatamiento de los fieles, la Gran Apostasía, la Gran Tribulación, la Segunda Venida seguida de un Reino de Cristo sobre la tierra por mil años, el breve desatamiento de Satanás al final de ese milenio y el Juicio Final, esta secuencia de acontecimientos. Aunque no estoy de acuerdo con esto, entiendo que hay grandes cristianos que, no obstante, lo defienden y, de hecho, MacArthur es uno de ellos. Por eso todo lo que se lee es bueno mirarlo siempre a la luz de la Biblia, escudriñarlo todo y retener lo bueno.

    Un saludo.

  17. Hola Javier!

    Le agradezco su recomendación del libro de MacArthur, lo anotaré en mis pendientes ;).

    Apocalipsis cuenta con mucha simbología, obviamente, y no sería bueno hacer interpretaciones tan rápidas, he leído el libro pero no lo he estudiado como para tener una postura bien fija al respecto, aunque encuentro un análisis bastante convincente en este estudio : http://www.ibrpg.org/predicaciones/leer/1/572/Apocalipsis pero solamente he escuchado los cuatro primeros estudios.

    Saludos!

  18. Javier:

    Gracias por las recomendaciones. Muy bonitos los himnos.

    Macarthur tiene mucha razón en lo que dice, y el tonto de King se llevó una buena en los morros. Menudo tramposo…

    Sí, los mormones son personas patróticas. Los paletos dicen lo de la poligamia porque no tienen ni puta idea. No practican la poligamia desde hace más de un siglo.

    Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: