Posteado por: Javier | abril 23, 2013

Vístete de triunfador

En esta entrada voy a dar unos pequeños consejos para que tengáis más posibilidades de que os vaya bien a la hora de conseguir un trabajo o de conseguir un cliente. O, más bien, para que no seáis descartados inmediatamente. Bastante difícil es hoy conseguir empleo en España como para, encima, que uno tire piedras sobre su propio tejado. NO son infalibles, no es eso, solo es aconsejable. Pero, evidentemente, si te vistes de triunfador, tendrás más opciones que si te vistes de perdedor, eso es obvio. Que nunca, nunca, nunca te vean como un perdedor. La imagen que debes dar es de triunfo, de éxito. Lo siento, pero así es como está montado el mundo.

Nadie es necesariamente lo que aparenta, pero lo que aparenta dice mucho de él. Lo queramos o no, vivimos en el mundo de la apariencia y la primera impresión, y normalmente la que causemos a alguien en el momento en que nos conozca es la que le va a condicionar sobre nosotros en el futuro.

Cuando vayas a conocer por primera vez a un posible cliente o a una entrevista de trabajo, si tienes dudas sobre cómo ir vestido, quítatelas rápido de la cabeza: PONTE UN TRAJE. Un traje no te hace formal ni profesional, tú sabes lo mismo vistas chaqueta y corbata, o vistas con unos vaqueros rajados y una camiseta negra raída, pero es lo esencial para dar una imagen de seriedad y formalidad. Vale, la imagen no lo es todo, luego tiene que haber un fondo, pero ten muy en cuenta esto: si no quieres ser juzgado por tu imagen, no te dediques a hacer de tu imagen el centro de atención. Puede que la empresa luego resulte ser más “informal” y no exija el traje, pero ir por primera vez con un traje demuestra no solo la formalidad, sino el interés por el puesto que te estén ofreciendo.

No hay que ser millonario ni nada por el estilo. Vestir bien no es tanto cuestión de dinero como de buen gusto. Aunque solo sea uno, se puede tener un buen traje. Más aún: mejor un único buen traje que diez malos. Llevar un traje de mala calidad es señal de que las cosas no te van muy bien y ¿para qué dar esa imagen aunque no sea verdad? Mejor una imagen de éxito y de que la vida te está tratando bien. Tampoco hace falta ser un experto en moda. Los hombres no solemos ser expertos en moda y, ante la duda, no hay que complicarse: traje oscuro y camisa azul. Evita los trajes que te queden demasiado grandes, puesto que te verán como un payaso, o demasiado pequeños, son ridículos. No seas agarrado, gastar algo más de dinero en un buen traje es una magnífica inversión.

Ah, y, bueno, cómo no. La camisa también es importantísima. Las de color azul cielo o las blancas son una garantía de acertar. A mí personalmente, de las dos me gustan más las azules. Suelen quedar bien casi con cualquier combinación. Eso sí, mejor que compres una camisa fácil de planchar o, en su defecto, plánchalas a menudo. Si no tienes tiempo, no seas tacaño y llévalas a la tintorería del barrio. Por supuesto, estas camisas lisas son obligatorias si tu traje es de rayas. Bueno, obligatorias si no quieres ir pareciendo un friki. Cuidado también con la corbata. No hay que descuidarla. Para las camisas de rayas lo mejor son las corbatas lisas, mientras que para las camisas lisas al contrario, van bien las corbatas de rayas o las que lleven formas geométricas estampadas. Ni se te ocurran las que lleven dibujos estrambóticos. Como con el traje, no escatimes con la camisa y la corbata, busca las que causen mejor impresión por su calidad.

Lleva unos zapatos que estén impecables. Unos zapatos limpios y relucientes son señal de triunfador. Esto es algo en lo que los hombres somos dados a descuidarnos, puesto que no es algo en lo que solamos fijarnos, a diferencia de las mujeres. Y esto es por algo muy curioso. La mujer tiene una estructura cerebral que puede llegar a permitirle un ángulo de visión de hasta 45º por cada lado y por encima y por debajo de la nariz. Se puede afirmar que efectivamente, muchas mujeres disfrutan de una visión periférica de casi 180°. Los ojos del hombre, en cambio, suelen ser más grandes y su cerebro los ha configurado para un tipo de visión túnel a larga distancia por lo que puede visualizar precisa y claramente todo cuanto está enfrente suyo, aunque esté muy retirado, como si fuera un par de binóculos. En lo primero que se fija una mujer, por ello, a diferencia nuestra, es en los zapatos. Así que tenemos que estar bien pendientes, pues somos muy dados a despistarnos con los zapatos. Sin que nos demos cuenta, habremos salido de casa con unos zapatos polvorientos que nos deslucirán mucho.

Para rematar: ni se te ocurra ir a una entrevista oliendo como un cochino. No haría falta ni decirlo pero lamentablemente hay suelto mucho guarro y alérgico al agua y al jabón. Lavarse todos los días no encoge. Si tienes problemas de sudoración, por lo menos usa desodorante y colonia, no seas asqueroso. Hay que oler bien y estar limpio. Si fumas o tomas café, no lo hagas antes de una entrevista. El mal aliento es otra señal pésima para quien te va a entrevistar, de persona descuidada. Los dientes bien blancos, así que lávatelos regularmente. El pelo corto y limpio, es increíble la mala impresión que da un pelo grasiento.

Y nada más. Que tengáis suerte.

Anuncios

Responses

  1. Hola Javier!

    Mientras la ropa tenga calidad, esté limpia, así como la persona misma, no veo que haya que volverse un adicto(a) a la moda, a mi me aburre bastante la atención desmedida que las personas ponen a la apariencia.

    Dicen que las mujeres no ubicamos bien las direcciones o nos fijamos en la ropa que llevan otros, sin embargo, yo normalmente ubico con rapidez una dirección y no me fijo demasiado en cómo visten otros, me parece algo absurdo, por mí pueden llevar un sombrero de aves y no me importaría en absoluto (o me daría risa un rato y ya, luego me olvido del asunto), mientras la persona en cuestión sea aseada.

    Saludos!

  2. Ojo, que me refiero a un sombrero con dibujos de aves.

  3. Hola, Claudia.

    A mí tampoco la moda es algo que me interese mucho, más allá de lo necesario para ir vestido correctamente (además, como he dicho, en concreto, los hombres normalmente no es que seamos unos expertos en moda) y no de forma estrafalaria, pero, sí, a veces son un poco absurdas algunas obsesiones con las marcas (aunque es verdad que normalmente algo de una buena marca te termina al final saliendo mucho más barato que algo que compres de una marca de peor calidad y que te dure menos).

    Aquí más bien me he centrado en el tema laboral. No sé en Perú cómo se ve eso desde las empresas, pero aquí lo usual es que suela dar bastante mala impresión el que alguien no vaya con un traje a una entrevista de trabajo.

    Saludos!

  4. Aquí en Perú también es necesario ir con traje a una entrevista de trabajo, sería bastante impensable ir con jean, quizá si es para trabajar en un fast food.

    Lo que dice de la ropa de marca es muy cierto, dura más que la ropa barata, además, hay sitios medio ocultos dónde se consigue ropa buena a un buen precio.

    Saludos Javier!

  5. Por ciento, recuerda que unos pantalones cuyo dobladillo o valenciana cae ligeramente inclinada hacia atrás causan mejor impresión y favorecen tu imagen.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: