Posteado por: Javier | agosto 16, 2013

Libertad para Mumia Abu-Jamal

Aunque yo no es que sea muy de escribir entradas con formato de un estilo tipo “manifiesto”, las de “Libertad para fulano” o “para mengano”, me ha parecido oportuno recordar y traer un caso especialmente grave para quienes defendemos la libertad y las garantías para todos en los procesos judiciales.

Del asunto en concreto que traigo hoy se ocupó Alfredo hace aproximadamente un año, en agosto de 2012. Como habrá quienes no lo leyeran entonces, lo traigo hoy aquí. Ahí estuvimos de acuerdo en que, pese a que apoyemos la pena de muerte, debe preocuparnos las condiciones en que en muchas ocasiones se está aplicando en EEUU. Entre otras cosas, el hecho de que una parte muy importante de los sentenciados sean negros que han tenido que sufrir una defensa muy deficiente (esto no se explicaría por cuestiones conspiranoicas ni nada por el estilo, por supuesto, simplemente, aparte de que las tasas de crimen son más altas entre algunas minorías raciales, muchísimos negros económicamente no pueden pagarse una buena defensa), declarados culpables por jurados compuestos solo por blancos, con el testimonio de un solo testigo o de testigos dudosos, que, no obstante, han sido dados por válidos con bastante ligereza, etc…

También me consta de primera mano que hay pastores presbiterianos en EEUU preocupados por cómo se está aplicando allí la pena de muerte, no porque no sea bíblica, sino porque precisamente su forma de juzgar y condenar a los reos y de aplicarse no está siendo bíblica. Que EEUU se trate de un país con mayor respeto a las libertades individuales que los europeos no quita que se denuncien y critiquen irregularidades como esta en su sistema judicial.

Se trata de la historia del periodista y activista negro estadounidense Mumia Abu-Jamal (nacido con el nombre de Wesley Cook, el 24 de abril de 1954 en Filadelfia), miembro en su juventud de los Panteras Negras, quien fue acusado del asesinato del policía Daniel Faulkner y sentenciado a muerte en 1982.

mumia abu-jamal

.

Estuvo esperando ser ejecutado entre 1982 y diciembre de 2001, cuando el juez federal de distrito William Yohn revocó la pena de muerte. Sin embargo, Yohn reafirmó los cargos contra Mumia, condenándolo a cadena perpetua. El 27 de marzo de  2008, se ordenó revisar la condena a muerte. El fiscal de Filadelfia, Seth Williams, dijo que no volverá a solicitar la pena de muerte pese a que añadió que no tenía “ninguna duda” de que Mumia, quien siempre se declaró inocente del crimen, había asesinado a Faulkner. Finalmente, en enero de 2012 salió del corredor de la muerte para cumplir con la condena a cadena perpetua.

Ha pasado un año, sigue en prisión y los liberales, en Europa o en EEUU, deberíamos seguir pidiendo su liberación inmediata. Ni simpatizamos con la ideología comunista de Mumia, ni mucho menos con su religión (es musulmán), pero la cuestión es que el proceso por el que fue declarado culpable y condenado a la pena capital (aunque después fuera conmutada por la cadena perpetua) estuvo plagado de irregularidades y cabos sueltos. Y, a resultas de ello, este hombre ha pasado más de media vida en prisión sin pruebas consistentes que le incriminen.

Los hechos fueron que Daniel Faulkner, agente de policía de Filadelfia, detuvo a William Cook, hermano de Mumia, en la noche del 9 de diciembre de 1981. Conducía sin luces y en sentido contrario por un barrio poco recomendable de la ciudad. Mumia, que circulaba por la zona en su taxi, afirma que vio cómo el agente golpeaba a su hermano con una linterna. Se acercó y unos momentos después, el agente moría de dos disparos, uno en la espalda y otro en la cara, y el propio Mumia recibió uno en el pecho. La policía arrestó al sospechoso esa madrugada con una pistola a su nombre.

La defensa afirma que una tercera persona disparó al agente por la espalda y huyó del lugar del crimen. La policía afirma que el propio Mumia reconoció haber disparado al agente, más tarde en el hospital. La decisión del juez que se hizo cargo del caso (Albert Sabo, conocido como el “juez de la horca”) de no permitir al acusado ejercer su propia defensa fue controvertida. Sabo se lo impidió afirmando que trataba de intimidar a los candidatos a jurado en el proceso de selección. Años después, el testimonio de varios testigos clave fue puesto en duda. Al oír la sentencia, Mumia y otros activistas negros amenazaron de muerte al juez.

Los defensores de Abu-Jamal, denuncian que, a su muerte en 1998, Sabo había condenado a muerte a 31 personas, 27 de ellas de raza negra. Un funcionario judicial recordó haberle oído afirmar que iba a “ayudarles [a la Policía] a freír al negro”.

Las irregularidades fundamentales que se dieron en el caso las resumió Alfredo en la entrada de hace un año que he mencionado:

“* Mumia fue excluido a la fuerza de la mayoría de los procedimientos en su propio juicio. Fue excluído solo por pedir en repetidas ocasiones permiso a ejercer su derecho constitucional para representarse él mismo. El juez le negó este derecho.

* Violando los precedentes del Tribunal Supremo de EEUU, 11 de los 14 miembros negros del jurado disponibles fueron excluidos en un juicio presidido por el famoso Juez Albert Sabo, que tUVO el “honor” de enviar a la silla eléctica el número más elevado de negros en EEUU.

* El Fiscal de Filadelfia, Ronald Castille, autorizó una grabación para los fiscales, instruyéndoles sobre cómo excluir a negros del jurado, que por supuesto cumplieron a rajatabla. Castille fue elevado al Tribunal Supremo como juez y se negó a abstenerse del juicio cuando Mumia recurrió a este tribunal. Por lo tanto, Castille fue juez y fiscal a la vez.

* Las declaraciones de Cynthia White, testigo princial de la policía contra Obama, ha sido totalmente desacreditado. Ninguno de los testigos conoce a esta mujer. De hecho, White reconoció después que NO estuvo en la escena del crimen, que no vio realmente a Mumia y que fue obligada, por amenazas de la policía a favor de encerrarla durante muchos años, a declarar que fue Mumia el culpable. Veronica Jones, una prostituta muy vulnerable a la intimidación policial por motivos obvios declaró en 1995 que su declaración de 1982 contra Mumia era una mentira y el resultado directo de la intimidación policial.

* Las declaraciones del taxista Robert Chobert, el otro testigo clave de la fiscalía, fue rechazado por un investigador de la defensa que descubrió que Chobert había mentido cuando le dijo al tribunal que estuvo en la escena del crimen. Ningún otro testigo vio el taxi. Chobert, un pirómano, tenía ya antecedentes por haber arrojado un cócktel molotov a un patio escolar. La policía de Filadelfia, muy corrupta, permitó que continuara conduciendo su taxi, a pesar de que le habían suspendido la licencia.

* Y finalmente, Arnold Beverly, un sicario de la mafia y colaborador policial, confesó que él fue quien mató al policía Faulkner. Su declarión ha sido rechazada ¡porque las presentó demasiado tarde para considerarlas!”

Aparte de las lagunas durante el juicio, lo que me parece también raro es el hecho de los impactos que recibió Mumia en el pecho, en cambio, Faulkner recibió impactos tanto en la cara como en la espalda, o sea, parece ser que aparte de ellos, intervinieron más personas en el tiroteo y el hecho de que los testimonios de los que supuestamente estaban allí resultaran ser falsos, deja las cosas menos claras todavía. Una cuestión de lógica muy simple. Si Mumia recibió primero un disparo de Faulkner en el pecho, ¿tuvo, así y todo, fuerzas y acierto para dispararle dos veces y darle en la cara y la espalda? Si Faulkner recibió primero un tiro en la cara directamente de Mumia, habría muerto inmediatamente, ¿quién disparó a Mumia en ese caso? ¿O fue un tercero que también disparó a Faulkner? Y si primero Mumia disparó a Faulkner por la espalda, ¿pudo así y todo acertar con el tiro en el pecho de Mumia? Desde luego que la reconstrucción de la “película” de lo que ocurrió supuestamente no puede ser más confusa.

Me parece que el caso no está para nada claro y que lo que se estaba buscando deprisa y corriendo era castigar la muerte de Faulkner como fuera, seguramente por la alarma social que crea la muerte de un policía por varios disparos a bocajarro. Mumia ha tenido toda la pinta de no ser más que un “cabeza de turco”.

Ha pasado otro año desde agosto de 2012 y Mumia ha perdido otros 365 días de vida encerrado en una prisión de forma injustificada y por una condena irregular. Deberíamos pensar muy seriamente en esto, así como apoyar a su defensa para que mueva todos los hilos que pueda y le sea concedido el indulto, bien por el Presidente de EEUU, bien por el Gobernador del Estado.


Responses

  1. Gracias por la cita, Javier.

    Sí, creo que es un caso preocupante, a estas alturas principalmente por el estado de salud de este señor.

    La verdad es que también, dada la situación que usted documenta además (lo de estar encerrado tanto tiempo) ahora solo cabe hacer exáctamente lo que usted ha dicho — “mover todos los hilos” para liberar a este hombre.

    Pero, además yo incluso voy más allá de si es “culpable o no”, Javier.

    Pongamos que fuera él el supuesto “asesino”. Lo importante aquí para mí es que no le dieron un juicio justo. Por eso es más importante liberarle.

    También pienso que la Derecha ha fallado aquí (bueno, realmente la derecha en EEUU, porque la derecha en Europa creo que está con nosotros en esta opinión).

    Además de todo esto, le acusaron de “asesiinato premeditado”. Como mucho, Jamal sería culpable de homicidio imprudente en una situación normal.

    Saludos

  2. Buenos días, Alfredo:

    La derecha en EEUU (por lo menos, la que pretende ir de más “cañera”, teteros y demás hierbas), lamentablemente, con este caso a lo que se ha dedicado es a hacer gracietas como sacar banners y pancartas con “FRY MUMIA”, “fríe a Mumia”, haciendo jueguecitos de palabras con el “free” (no muy ingeniosos, la verdad):

    Incluso si hubiese un homicidio imprudente es cierto que ya es suficiente el tiempo que ha pasado en prisión, 31 años (hay que tener en cuenta que tiene 59, o sea, algo más de media vida ha estado preso), además, veinte de ellos con la angustia de poder ser ejecutado en cualquier momento.

    Se dice muy pronto y a veces no se le da importancia, pero 30 años son 30 años. Si entras con 40 prácticamente es como una cadena perpetua. Es como si uno de nosotros, todo lo que hemos vivido en estas tres décadas que llevamos de existencia lo hubiéramos perdido, y hubiera sido todo entre las cuatro paredes y tras los barrotes de una celda. Por eso es una tontería y se habla desde la ignorancia total cuando se dice que el Código Penal español es “blandito”. ¿Blandito, cuando prevé penas de hasta 40 años de prisión?

    Saludos.

  3. Javier: Sí, conocía esos sitios webs (salvo el de “lannuier”) y la verdad es que es lamentable como dicen eso, jugando con la salud de una persona que ya ha cumplido bastantes años en prisión. Me recuerda un poco al caso de De Juana Chaos , aunque sea por motivos totalmente distiintos. Fue preocupante ver las turbas manipuladas pidiendo ahorcarle.

    Mumia ha pasado bastante tiempo en prisión y principalmente ha sido por culpa de la viuda de Faulkner. Esa mujer debería pagarle millones en daños, a modo de indemnización. Es lo mínimo que podría hacer.

    Y francamente tampoco me importa que a cierto sector de la derecha no le guste este caso ni lo que digo. Peor sería defender las barbaridades que defienden estas teteras enloquecidas y recalentadas.

  4. Estos abogados sin escrupulos y de tres al cuarto no les importa defender a peligrosos asesinos y no les importa que estén en la calle con tal de cobrar ellos grandes minutas de varios millones. No lo se, no se si se les cae la cara de vergüenza cuando los contratan criminales. Me dan ganas de vomitar cuando leo estas cosas, también cuando he leído otros artículos de esta mierda de página que defiende echar a la calle a etarras, no se puede caer más bajo ni ser más indigno. A ver si tienes huevos de decir en la cara eso a las víctimas de ETA mamón.

    Lo digo con todas las letras, me importan un carajo los leguleyerismos de estos pedantes abogaduchos, los asesinos tienen que estar pudriendose en la cárcel.

  5. Uyyy, primero hay que sacar la escoba, que parece que el camión de los basureros ha pasado por aquí cerca y se les ha caído algún desperdicio:

    Al tal “Juan María Rocha”, el que ha puesto como e-mail falso tumadre@yahoo.es:

    Ganas de vomitar las que me entran a mí al leer escritos tan repugnantes como el suyo. Otro cateto que cree que los únicos casos que existen en los juzgados son los asesinatos, se ve que ha visto muchas películas.

    Se nota que se le han subido a la cabeza los dos carajillos bien cargados que se ha tomado antes de escribir y se le ha salido el plumero fascista. ¿Dónde he dicho yo que quiera a los etarras en la calle? CITE EL ARTÍCULO DONDE DICE QUE HE DICHO ESO Y PONGA EL ENLACE, analfabeto, que ni leer sabe si quiera. Si de mí dependiera, hace años se hubiera convocado ya un referéndum sobre la introducción de la pena de muerte en el CP, pero como no es así las leyes que hay deben cumplirse. Las reclamaciones hágalas al maestro armero o a su amigo Franco, que es el que promulgó el Código Penal por el que los etarras han salido a la calle.

    Métase su chulería y su grosería donde le quepan, imbécil.

  6. Al tal Juan Maríana Roach (de cucaracha, en inglés) —

    “Estos abogados sin escrupulos y de tres al cuarto no les importa defender a peligrosos asesinos”

    Díganos cuáles — dénos un solo nombre de algún “asesino peligroso” que estemos defendiendo, cretino.

    “y no les importa que estén en la calle con tal de cobrar ellos grandes minutas de varios millones.”

    Hombre, si hay alguien inocente en la calle que se libre de prisión, ME ALEGRO. Y más me alegro si además cobramos mucho dinero por hacer nuestro trabajo. Por lo menos no pedimos subvenciones a nuestras asociaciones, como ustedes los libe-gales.

    “No lo se, no se si se les cae la cara de vergüenza cuando los contratan criminales”.

    ¿Por qué nos iba a dar vergüenza defender los derechos y libertades que todos debemos tener en una mínima sociedad democrática y libre? Lo que no sé es cómo no le da vergüenza dejar este comentario en un foro serio, sabiendo que no tiene ni pajolera idea de lo que habla. VERGÜENZA.

    “Me dan ganas de vomitar cuando leo estas cosas”

    ¿Qué cosas? Usted no sabe leer.

    “también cuando he leído otros artículos de esta mierda de página que defiende echar a la calle a etarras”

    ¿A cuáles?

    “no se puede caer más bajo ni ser más indigno. A ver si tienes huevos de decir en la cara eso a las víctimas de ETA mamón.”

    Las víctimas de ETA no pueden determinar un proceso de paz ni mucho menos la política de un Estado serio. Llama usted mamón al autor de esta página web, pero no es él el que constantemente está mamando a los extremistas.

    Hágame el favor y aclare su comentario además de pedirle disculpas al autor de esta web, porque ensucia su foro con sus insultos y no me siento cómodo comentando aquí con gente extremista como usted, lo siento.

    “os asesinos tienen que estar pudriendose en la cárcel.”

    Ya sé que le importa un pepino las leyes y el proceso democrático. No llame pedante a lo que no puede comprender, ignorante.

    Los asesino tienen que pagar por sus crímenes, desde luego, pero por eso existen los jurados, los abogados y los jueces, no un don nadie como usted.

  7. Alfredo:

    Sí, es totalmente despreciable que monten ese cachondeo de pancartas humorísticas, además con alguien que está pendiente de un hilo de ser ejecutado en cualquier momento. Para mí la pena de muerte no es algo que me haga gracia ni feliz, pero lo acato al ser algo en primer lugar bíblico, y en segundo algo que democráticamente está en las leyes de algunos estados en EEUU. También porque es mucho más humana que la cadena perpetua.

    De Juana debió hacer como Bobby Sands, cumplir lo que decía que iba a hacer (y no se puede forzar a nadie a comer si no quiere), pero no se podía hacer otra cosa más que liberarlo pues es lo que marcaba la ley. Como le he dicho al tipejo fascista de antes, si por mi fuera lo que estaría ahora es criando gusanos, pero con el CP vigente en el momento en que cometió sus crímenes otra cosa no se podía hacer con ese asesino.

  8. Ah, que me olvidaba, muchas gracias por su apoyo y por poner a su sitio a este engendro. Es de los que no entiende que el trabajo de los abogados cuando ejercen la defensa en procedimientos penales es ante todo defender el derecho de defensa y la presunción de inocencia, dos derechos constitucionales. ¿Que cobran por ello? Claro, como cualquiera que trabaja.

    Me parece que cuando hablaba de “estos abogados” quizás se refería a los abogados en general. Digo me parece, porque con lo “bien” que se expresa tampoco es fácil sacarle el sentido a su vómito.

  9. Ah, no hay de qué, Javier. Es que me sabe a mal que se insulte a un caballero como usted y eso no puede quedar así como así. La falta de respeto es dañina no se puede consentir. Máxime, cuando está usted defendiendo una idea correcta, lógica, que no es otra que preocuparse por la situación de un preso que ha sufrido muchos procesos irregulares como Mumia.

    Sí, este tal “Roach” dice “estos abogados”. QUE SE DIRIJA A ESOS, porque dudo mucho que conozca a todos los abogados. Me recuerda a los racstas de bar, cuando dicen “estos moros…”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: