Posteado por: Javier | septiembre 11, 2013

Siria: NOTICIAS FRESCAS y lamentables

Pues sí, NOTICIAS FRESCAS y no buenas, precisamente:

Parece ser que la postura de Barack Obama no era tan de elogiar, como aparentaba en un principio, y que más bien lo de Siria no era más que una “patata caliente” para él. Muy probablemente, más allá de las poses, no tiene voluntad real de hacer nada.

El Secretario de Estado John Kerry ha cometido una verdadera torpeza con el desliz que tuvo al decir que Siria para evitar el ataque: “Podría entregar todas y cada una de sus armas química a la comunidad internacional la semana próxima –entregarlas todas y sin retraso-, pero no lo va a hacer y además no se puede hacer”, o sea lo que había pedido uno de los principales amigos de Assad: RUSIA. Es decir, Kerry se estaba sumando y sirviendo en bandeja de plata toda una victoria diplomática a Rusia. Por mucho que el Departamento de Estado tratase de enmendar la torpeza de Kerry, ya era tarde. Pues nada, Siria ha dicho que acepta la oferta de Rusia y que va a entregar sus armas químicas (¡vaya! Y se suponía hasta hace pocas horas que el régimen criminal de Assad no tenía esas armas, como ellos mismos decían). ¡Menos mal que Bush ganó las elecciones en 2004! No quiero ni pensar en qué sería del mundo actualmente si este Kerry tan torpón hubiera llegado a presidente ese año.

Ahora dice Obama, en el discurso de 15 minutos de anoche desde el Salón Este de la Casa Blanca, que la intervención queda “pausada” a la espera de ver si la oferta siria y rusa es formal. Claro que sí: por mediación de Rusia, quien tantísimos intereses tiene por apuntalar a Bachar al Assad, una de sus cabezas de puente en la zona, Siria va a entregar unas armas que hasta hace poco negaba tener. Y somos tan tontos que nos lo creemos.

Rusia es el primer interesado en que un país anti-occidental como Siria sea un país fuerte y bien armado, bajo un dictador como Assad. Al parecer el tándem Obama-Kerry se ha creído la pantomima rusa de suspender la semana pasada algunos envíos de armas a Assad, y ahora se ha echado en los brazos de Putin. Muy buena jugada de Putin, ha sido una verdadera jugada maestra, claro, de alguien que ha defendido muy bien los intereses de Rusia en la zona: QUE NO SON LOS NUESTROS, LOS OCCIDENTALES, NI LOS DE LAS VIDAS DE LA POBLACIÓN CIVIL INOCENTE. Y si Assad entregase algunas armas, ¿qué? ¿Tiene entonces “permiso” para seguir masacrando a su propia población?

Aparte, pese a algunas declaraciones iniciales, se confirma que el apoyo a Obama entre senadores y congresistas ha perdido fuelle: solo le apoyan abiertamente una cuarta parte de los 100 senadores y 25 de los 435 miembros de la Cámara de Representantes, mientras que 17 senadores y 111 representantes están abiertamente en contra.

Cada vez es menos comprensible que Obama decidiera pasar por el Congreso, cuando perfectamente podría haber ordenado directamente el ataque contra la dictadura criminal de Assad, y parece que huele a que este prestidigitador desde el principio ha tenido la idea de ir presentando una postura cada vez menos convincente, a fin de que los representantes la rechazasen y así tener una excusa para no hacer nada.

Espero y deseo equivocarme, pero esto huele muy mal, conociendo a Obama.

Menuda desgracia que Mitt Romney no ganase las elecciones en noviembre pasado. El ataque y la destrucción de los arsenales del sátrapa sirio a buen seguro se hubiese iniciado ya. Obama sienta un penoso precedente: primero, en el interior de su país castra voluntariamente la capacidad de actuar de EEUU, sometiéndose a un proceso en el Congreso que no tiene ningún sentido siquiera legal. Segundo, manda el peligrosísimo mensaje de desconfianza, hacia todos sus amigos y aliados, de que una ocurrencia de uno de sus colaboradores puede dar al traste con toda una posición supuestamente firme, una falta de fiabilidad absoluta (Israel, ya sabes, estás solo ante Irán).

En cualquier caso, todo un balón de oxígeno para cualquier tirano matón o genocida que, a partir de ahora, podrá hacer tranquilamente lo que quiera sin temor de que el fuego de EEUU y sus aliados caiga sobre él.


Responses

  1. Siria: niños empapados en terror

    05 de septiembre de 2013

    Esta entrada ha sido escrita por Raquel Fernández, directora de Comunicación de UNICEF Comité Español, tras un reciente viaje a Irak.
    Más de cuatro millones de niños afectados por la guerra de Siria.
    Una docena de palabras en una pantalla, en un universo online de miles de millones de palabras viajando a velocidades supersónicas que hacen difícil elegir dónde detenerse en cada momento. Y muchas docenas de palabras pasan desapercibidas, por mucho que encierren muerte, terror, dolor, desesperación y carencias graves para que algunos millones de personas puedan seguir viviendo. Es de lo que habla la mirada a veces opaca de muchos niños sirios en los campos de refugiados, su infancia ha sido aplastada por una tragedia creada por adultos. Por adultos de la segunda década del siglo XXI.
    Los niños de esta misma década que están logrando sobrevivir dentro de Siria, lo hacen huyendo de un lado para otro dentro de su país, buscando con sus familias lugares seguros en los que no sea imposible tener agua, comida y una oportunidad de vivir. Incluso teniendo todo esto, hace dos años que dos millones de estos niños no van a la escuela: ¿cómo será la Siria del futuro próximo si ahora sus niños viven el terror y ya no pueden ir a la escuela?
    Lo único que tienen en abundancia es miedo, que vivirá con ellos un tiempo, mucho o poco, depende de lo que hayan sufrido. Pero tanto miedo que, semanas después de haber llegado a una zona con cierta seguridad como un campo de refugiados, “si ven un avión se echan a temblar”, cuenta el profesor Samir Belshi
    Tulin, de 9 años, tembló con muchas bombas antes de abandonar su casa, hasta que ocurrió algo definitivo: “un día una bomba explotó cerca del colegio y nuestra madre dijo que nos teníamos que ir”. Se unieron al éxodo rumbo al Kurdistán iraquí y ahora viven como refugiados en el campo de Domiz. Todas las historias tienen el nexo común de explosiones que provocan muerte, grupos armados que amenazan o disparan, y destrucción de la infancia que los niños sirios conocían hasta ahora.
    La mirada de Tulin recuperó su brillo, como la mayoría de los niños que llevan un tiempo en otros países. Van espantando el miedo a base de dejar de oír bombas, tener las necesidades básicas cubiertas y poder ir a la escuela. Detrás de este logro, sus familias, profesores, nuevos y viejos amigos, y las personas y entidades que a través de sus aportaciones hacen posible el trabajo incansable de los profesionales de organizaciones humanitarias que se dejan la piel -muchas veces poniendo en riesgo sus vidas- en esos infiernos que abrimos en la tierra.
    Hay tres millones de niños desplazados dentro de Siria.
    Fuera del país ya hay más de un millón que hoy son refugiados en otras fronteras.
    7.000 no lo consiguieron, han muerto en el infierno de una guerra.
    ¿Qué necesitan los niños sirios que sobreviven? Paz. Y, mientras se alcanza ese sueño, ayuda humanitaria para vivir, apoyo para superar el miedo antes de que les estrangule, estar protegidos y volver a la escuela.

  2. 65 años después del genocidio nuclear perpetrado por Estados Unidos contra el pueblo japonés, el Imperio yanqui sigue usando armas nucleares de baja intensidad en los dos conflictos bélicos que sostiene en Oriente Medio, ante la pasividad de Naciones Unidas, a quien recientemente no le ha temblado el pulso, a la hora de aplicar sanciones contra un país como Irán, que aún no dispone de armas nucleares, mientras mantiene la boca cerrada ante el uso indiscriminado de este tipo de armas por parte de Estados Unidos ¡Todo un ejercicio de hipocresía!

    Si bien no se pudo demostrar en ningún momento que hubiera o no armas de destrucción masiva en Irak en los prolegómenos de la segunda guerra del Golfo, lo que sí podemos afirmar es que actualmente las hay. Se trata de las armas recubiertas de uranio empobrecido cuyas consecuencias devastadoras, inmediatas y a largo plazo, empiezan a ser muy conocidas aunque poco publicitadas en los grandes medios de comunicación.

    En una entrevista realizada a Jimmy Massey, ex-marine del ejercito de EEUU y autor del libro Cowboys del infierno (Editorial Apóstrofe), miembro de una asociación de veteranos de guerra, al ser preguntado si está en deuda con los iraquíes, responde lo siguiente: “Sufro de estrés postraumático, pero en Irak hay generaciones de niños que sufrirán esto de por vida. Padezco una enfermedad degenerativa en la espina dorsal debido al uso de uranio empobrecido en las municiones. Y no sé cuántos civiles iraquíes deben estar sufriendo esta enfermedad.” (El Periódico de Catalunya, 12/6/2006).

    El uranio empobrecido es un metal pesado, un subproducto radiactivo del proceso de enriquecimiento del uranio natural para la fabricación de combustible destinado a los reactores de las centrales nucleares y para la construcción de bombas atómicas. El Uranio empobrecido se utiliza para recubrir con material radiactivo, armas antitanque, mísiles y proyectiles convencionales dotándoles de mayor capacidad destructiva. De esta manera, cuando explosionan, además de la destrucción inmediata lo hacen provocando una nube radiactiva que afecta todo el entorno vivo donde se ha producido el impacto. Las partículas radiactivas que se desprenden una vez inhaladas o absorbidas por el cuerpo pueden desarrollar daños a largo plazo: malformaciones congénitas, leucemia y otros tipos de cáncer, tanto en la persona que ha recibido los efectos de la radiación como en sus hijos.

    Las armas recubiertas con uranio empobrecido se utilizaron por primera vez en 1991 en la primera Guerra del Golfo por parte de los ejércitos de Estados Unidos y Gran Bretaña. Desde entonces han sido utilizadas por el ejército de EEUU y de la OTAN en la guerra de los Balcanes, en Afganistán, y posteriormente, otra vez en Irak. Es decir, que desde 1991 podemos afirmar que, bajo la ignorancia de las opiniones públicas, existe una guerra nuclear que podríamos llamar de “baja intensidad” de consecuencias insospechables a largo plazo.

  3. No soy de pararme demasiado en contestar editoriales de prensa copiados y pegados aquí, pues tengo cosas más importantes que hacer, pero solo un par de cosas en cuanto al “copy-pasteado” de AL-Uvias:

    Eso de EEUU y las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki al final de la II Guerra Mundial es un argumento por parte de los antiamericanos que está ya muy visto cuando intentan defender a la desesperada a cualquier tirano tercermundista. Más bien el genocida sería el régimen militarista de Japón, al que no importaba inmolar a toda la población japonesa si hacía falta (la “Gloriosa Muerte de Cien Millones”, como decían). Sin las bombas atómicas se hubieran producido muchísimas más muertes, tanto de japoneses como de soldados americanos. El Presidente Truman tomó la decisión que valoró mejor para acabar de una vez la guerra, dado que a los japoneses no interesaba rendirse y les daba igual provocar toda una carnicería, y proteger a los soldados americanos: que al fin y al cabo ERA SU OBLIGACIÓN. No creo que tuviera ninguna culpa de que al régimen japonés le importase un pepino las vidas de su propia gente. Pero el caso es que, de rebote, también evitó más muertes de japoneses.

    Además, para su información, no hay ningún tratado internacional que prohíba el uso de armas nucleares, como sí los hay que prohíben el de armas químicas y biológicas. Pero claro, qué bueno y qué cómodo es hablar autocomplaciéndose en la ignorancia.

    En cuanto a lo del uranio empobrecido que dice el autor del artículo que ha copiado y pegado, conozco esa acusación de algunos como el difunto dramaturgo Harold Pinter y algunas agencias de las llamadas “humanitarias”, sí. También decían lo mismo antes de la guerra en Irak, mientras la USAF y la RAF estuvieron patrullando las zonas de exclusión aérea entre 1991 y 2003, hablando de niños que habían perdido los genitales o a los que sangraba el recto por la radiactividad del uranio empobrecido, pese a que ningún médico o enfermera en ningún hospital de Irak, aún después de la guerra de 2003, tenía conocimiento de esa supuesta pandemia de iraquíes sin genitales ni de rectos supurantes.

    De todas formas, es muy llamativo que, tanta memoria que tiene para recordar bulos y trolas difundidos por los grupos “pacifistas” antiamericanos, no la aplique para acordarse de los más de dos millones de muertos provocados por Sadam Hussein, entre iraníes, kuwaitíes, los propios iraquíes y los kurdos gaseados en los 80. Vergüenza debería darle ir dándoselas de “humanitario” y “amigo de la humanidad”, haciendo copio-pegos, y no apoyar la guerra en Irak, que ha liberado a tanta gente de un dictador tan genocida, cuyo fallo en todo caso ha sido lo que tardó en hacerse, hasta 2003.

  4. Ah, que me olvidaba de un detalle.

    Dice ese ridículo artículo:

    “Si bien no se pudo demostrar en ningún momento que hubiera o no armas de destrucción masiva en Irak en los prolegómenos de la segunda guerra del Golfo”

    ERROR:

    El régimen de Saddam sí tenía armas de destrucción masiva y Bush no mintió en ningún momento. Se nota que usted es hispano (es decir, de España o Latinoamérica), dando pábulo a ese tipo de bulos o leyendas urbanas, por eso se cree esos pseudo-artículos sensacionalistas sin ningún rigor, por comparación piensa que EEUU es como esas repúblicas bananeras (y España en camino de ello) y que el propio pueblo americano no lo hubiera hecho pagar a Bush, caso de que hubiera mentido. Todo lo contrario, las veces que el gobierno americano ha hecho algo ilegal ha solido costarle la presidencia al inquilino de la Casa Blanca, como en el caso de Nixon.

    Cuando EEUU, Reino Unido y el resto de sus aliados (entre los que, gracias a Dios, estaba España) liberaron Irak empezaron a desclasificar documentos del régimen, que acreditaban que mientras Sadam no dejaba pasar a los inspectores de la ONU, almacenaba gas mostaza y ántrax (ARMAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA). Los americanos entregaron a todos los medios de comunicación una traducción de los documentos secretos de Sadam, incluso la CNN publicó un reportaje muy completo sobre esto. La página en inglés ya no existe, pero en este blog publican una traducción: http://freelancecorner.blogspot.com.es/2004/10/el-reportaje-de-cnsnewscom-saddam-tena.html

    Por ejemplo:

    “En ellos se detalla cómo el régimen iraquí adquirió cinco kilos de gas mostaza el 21 de agosto de 2000, así como tres viales de pústula maligna, como también se conoce el ántrax, el 6 de septiembre de 2000. La orden de compra del gas mostaza incluye también máscaras antigás, filtros y guantes de goma. El pedido de ántrax incluye equipo de esterilización y descontaminación”

    Lo que pasa es que, claro, los catetos de turno oyen hablar de “armas de destrucción masiva” y creen que se trata de espectaculares artilugios sacados de alguna película de ciencia-ficción o enormes misiles, y que era de cajón que tenían que haberse encontrado rápidamente o que es imposible ocultarlas, no entienden que una pequeña cantidad de estos agentes químicos o biológicos pueden provocar miles de muertes.

    Aunque se entregó a todos los medios de comunicación, una cosa es que se entregue y otra que se les dé relevancia, lo que siempre depende los intereses del medio en cuestión. Y está claro que en España la relevancia que ello tuvo fue casi nula. Y a eso hay que unir que pocos españoles han querido indagar motu proprio los hechos para descubrir que su país hizo lo correcto en 2003 (por eso casi todo el mundo en España tiene la idea estereotipada de que Bush mintió y que la guerra en Irak fue para “robar petróleo”)… ya se sabe que la mejor forma de ocultar algo a un español es que esté puesto por escrito, en este caso publicado en Internet (eso sí, si es para ver webs de fútbol o para informarse sobre qué ha pasado con Nadal o Fernando Alonso, no se preocupen, en eso son los campeones).

    Así que A OTRO PERRO CON ESE HUESO, QUE AQUÍ NO CUELA.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: