Posteado por: Javier | septiembre 14, 2013

La Fiscalía recurre el auto que imputa a Chaves y Griñán, y estoy de acuerdo

Algunos que me hayan leído en el último mes y medio recordarán mi entrada de agosto titulada “CorruPSOE en Andalucía”.

Bien, ahí intenté explicar lo más sintéticamente posible en qué consiste el “Caso ERE” y quién es quién en ese asunto e hice una referencia a la muy probable imputación de los ex-presidentes de “la Xunta” de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

En general, me parece muy valorable el trabajo que ha hecho la juez Mercedes Alaya investigando un caso muy difícil con infinidad de ramificaciones y tramas superpuestas una encima de otra, pero no puedo evitar pensar que es alguien con ciertas ganas de ser una “juez estrella”. Lo decía con Garzón y lo digo también aquí sin problemas. CUIDADO: no digo que Alaya llegue a los niveles del infausto y ya felizmente fuera de la judicatura Baltasar Garzón, aquí, como en todo hay niveles. Lo que ocurre es que en España, hastiados de una clase política posiblemente solo superada en tercermundismo y en ser de broma, dentro de Europa, por la griega, muchas veces pensamos a veces que los jueces son como un cuerpo impoluto y sin pecado concebido. Últimamente gusta mucho la figura del “juez campeador”, que viene, luchando solo contra todo un titán, a acabar con los desmanes y corruptelas de los políticos. Pero es que esto no es así. Hay jueces tan malos y con tantas ganas de llamar la atención y figurar como cualquier político (y, ojo, repito, no digo que sea el caso de Alaya).

Esta semana que termina ha sido especialmente movida, al dictar un auto imputando no solo a Chaves y Griñán, sino también a los ex-consejeros de “la Xunta” Carmen Martínez Aguayo, Antonio Ávila, José Antonio Viera, Manuel Recio y Francisco Vallejo. Pero el problema es que, para ello, ha tenido que hacer una interpretación muy forzada y muy poco procedente del artículo 118 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Por ello, no puedo estar más de acuerdo con lo que ha declarado el Fiscal General del Estado, Eduardo Torres-Dulce, sobre el recurso que ha presentado la Fiscalía Anticorrupción contra el auto de la juez Alaya, por la falta de concreción y motivación del mismo: “Se trata de que las garantías procesales queden suficientemente motivadas”.

Dicen lo siguiente los artículos 118 y 118 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal:

Artículo 118. “Toda persona a quien se impute un acto punible podrá ejercitar el derecho de defensa, actuando en el procedimiento cualquiera que éste sea, desde que se le comunique su existencia, haya sido objeto de detención o de cualquiera otra medida cautelar o se haya acordado su procesamiento, a cuyo efecto se le instruirá de este derecho.

La admisión de denuncia o querella y cualquier actuación procesal de la que resulte la imputación de un delito contra persona o personas determinadas, será puesta inmediatamente en conocimiento de los presuntamente inculpados.

Para ejercitar el derecho concedido en el párrafo primero, las personas interesadas deberán ser representadas por Procurador y defendidas por Letrado, designándoseles de oficio o cuando no los hubiesen nombrado por sí mismos y lo solicitaren, y en todo caso, cuando no tuvieran aptitud legal para verificarlo.

Si no hubiesen designado Procurador o Letrado, se les requerirá para que lo verifiquen o se les nombre de oficio, si, requeridos, no los nombrasen, cuando la causa llegue a estado en que se necesite el consejo de aquéllos o haya de intentar algún recurso que hiciese indispensable su actuación”.

Artículo 118 bis. “Del mismo modo que en el artículo anterior se procederá cuando se impute un acto punible contra un Diputado o Senador, los cuales podrán ejercitar su derecho de defensa en los términos previstos en el artículo anterior, y todo ello sin perjuicio de lo previsto en el artículo 71.2 y 3 de la Constitución Española”.

Por tanto, el 188 bis, en relación con el anterior, permite a los aforados (como es el caso de Chaves, Griñán y el resto de imputados en el auto de Alaya) sobre los que haya indicios de delito personarse en una causa, acceder a las diligencias, proponer pruebas, participar en los interrogatorios o declarar voluntariamente ante el juez instructor.

Sin embargo, al ser aforados los imputados en el auto, esta imputación se debió haber producido mediante la forma de una denuncia o querella, u otra actuación procesal y en su caso, posteriormente, agotada la instrucción, mediante una exposición razonada elevada al Tribunal Supremo por el órgano instructor de origen (el juzgado de instrucción de Alaya, en este caso), en aquellos casos en que la querella o denuncia no se interpuso directamente ante el TS o cuando los indicios de criminalidad surgen en el curso de una investigación, unas Diligencias Previas, por la presentación de un atestado o fruto de cualquier otra actuación procesal.

Es decir, lo explico un poco más claro, para acogerse al artículo 118 bis, Alaya, caso de no elevar la exposición motivada al TS de los hechos que se imputan (siendo el TS el que da el traslado del 118 bis al imputado), como ha dicho que no va a hacer (“no es el momento procesal oportuno”, es el formulismo que se usa, para quien no conozca estos temas), solo hubiera tenido como alternativa que se hubiera presentado una denuncia o querella contra estos individuos aforados, Chaves, Griñán y compañía.

Pero el caso es que nunca se ha presentado tal denuncia o querella. No existe en la causa del “Caso ERE” una denuncia o querella, o un atestado policial que contenga siquiera un concreto relato de hechos e indicios de responsabilidad penal de uno o más de los aforados indicados en el auto. Hay varias querellas, pero en ninguna se dirige la acción penal o se denuncian hechos penalmente relevantes atribuibles a ninguno de los aforados imputados por Alaya en el auto recurrido por la Fiscalía.

De modo que Alaya ha tenido que recurrir a decir que su escrito “se trata de una disposición que debe asimilarse a la previa denuncia o querella”. Pero difícilmente el auto de Alaya puede considerarse “asimilable a una denuncia o una querella” cuando es imposible conocer, al no individualizarse, qué hechos concretos de los investigados se atribuyen a cada uno de los imputados, ni desprenderse de las pruebas que obran en la causa indicio alguno de delito por parte de estos sujetos. Además, para aplicar el artículo 118 bis no basta con dar un mero traslado formal al imputado, informándosele de su imputación, sino que el aforado, para poder satisfacer su derecho de defensa, debe conocer por medio de dicho auto cuáles son los hechos concretos que se investigan y que le pueden afectar o vincular (lo cual no se puede hacer por lo que he dicho antes, no hay pruebas concretas que les vinculen con delito alguno) así como una primera calificación jurídica o tipificación del delito en que consisten esos hechos, aunque solo sea indiciaria. Ya que, en caso contrario, se les estaría creando una total indefensión que no permite la Constitución.

Si el auto es revocado, Alaya perdería la causa, pues al cumplir con los requisitos que ha señalado la Fiscalía para la imputación de los aforados, no tendría más remedio que elevar las actuaciones al TS.

A mí no me cae bien ninguno de estos aforados imputados, ni uno solo es “santo” de mi devoción, pero sus derechos constitucionales y procesales deben respetarse, y parece claro que aquí no se ha hecho, creándoseles una indefensión muy manifiesta.

Otra cosa es convertirte en un “analista jurídico liberto-digitaliano”, licenciado en la facultad de la bodeguita de la esquina, y soltar exabruptos tan “razonados” como esto (AQUÍ tienen el hilo de comentarios):

“Aquí solo se ponen de manifiesto 2 cosas. El complejo del PP porque alguien piense que Ayala trabaja para ellos y la conversión de la fiscalía en la abogacía de los presuntos delincuentes cuando éstos son políticos”.

“Victor Manuel: es que no tienen remedio…un poco más tontos y nacen ovejas…todavía no se han dado cuenta de que la política es el arte de tener el colmillo retorcido cuando hace falta para defender las propias ideas y lo que es correcto y bueno para la sociedad. La han convertido en el arte de la colocación, del trinque y la dejación de los principios y la ética”.

“Me indigna que la fiscalía en vez de ir contra los corruptos del PSOE ANDALUZ vaya contra la jueza Alaya porque no ha puesto”una coma”. Indignante y vergonzoso de verdad. Es la primera vez que escribo, pero no puedo dejarlo pasar”.

“MASOQUISMO Y COBARDIA elevados a la enésima potencia. Cuantas más OSTIAS les dan los del PsoEta mas se BAJAN LOS PANTALONES. Para una Juez que quiere hacer justicia con los “chorizos” del bando contrario que hay ¡QUE COMBATIR!, se la quieren cargar los mismos que ACABAN HACER LA LEY DE LA TRANSPARENCIA. Ignoran que seguirán ACOSANDOLES EN LA CALLE y len sus sedes y les seguirán ESCUPIENDO SUS IRAS EN EL SENADO.
Y todo porque piensan que se van a olvidar de pedir LA DIMISION DE RAJAO por lo del chorizo de Bárcelonas, lo cual confirma QUE EL PP ESTAN PRINGADOS HASTA EL “HONESTISIMO” RAJAO.
Y por último, esto quiere decir que la JUSTICIA la van a APLICAR solo al sufrino ciudadano de a pié.
¡ MALDITOS SEAIS TODOS!, os deseo lo peor en vuestras vidas. Pués nada, que este PP se retire de Andalucía y los deje en manos de los sociatas, LOS ENEMIGOS DE ESPAÑA de siempre”.

“Pronto ha salido este fulano Torres Dulce al quite…
Mecachis…, y un socorrido defecto de forma va a parar lo que es una evidencia en la desaparición de varios cientos de millones de euros de nada, se dice pronto, la responsabilidad de Chaves y Griñán como máximos responsables en la Junta de Andalucía…
Y la fiscalía adscrita al juzgado de la Sra. Alaya no hace nada para evitar el posible “error”. A ver si te pillo…
Farsa sobre farsa y todo FARSA”.

“Esto no hace más que confirmar que el fiscal anti-nada es tato o más corrupto que los imputados por la jueza Alaya”.

Esto es que no tiene desperdicio alguno. Suelen ser los mismos que luego hablan de “hijos de la LOGSE”… cuando ellos más bien serían los hijos de Torrente.

¿Tan mal y degradada está la educación en España?

Cada vez estoy más convencido de que la “caverna” de la “derecha española” (lo de la “caverna” fue un insulto que se inventó la izquierda, y hace años pensaba que era exagerado, pero habrá que empezar a pensar que no estaba lejos de la realidad) tiene elementos que dan ganas de vomitar solo con verlos o leerlos. Mira que tienen medios, entre la Libertad Digital, Intereconomía, la COPE, Telemadrid o El Mundo, que se supondría que eso es bueno, pero están imparables en su analfabetización y su embrutecimiento (si hablas con ellos, no les saques de lo que haya dicho Jiménez Losantos por la mañana o en “El gato al agua” por la noche, que te mirarán como si hubiesen visto a un marciano con tres cabezas). En la izquierda hay muchísima basura también, y eso no lo dudo, pero por lo menos hay algunos moderados y sensatos que, si no te ven casposo, son dialogantes y respetuosos contigo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: