Posteado por: Javier | septiembre 20, 2013

Pobreza neoyorkina y demagogos profesionales

Como he dicho hace varias entradas, Nueva York es una ciudad sobre la que me gusta especialmente informarme y leer. Pues hace unos días, mientras buscaba información tropecé con un artículo publicado en la web de Univisión, la mayor cadena de televisión en español en EEUU, con lo que para algunos sería un sugerente título: “LOS POBRES VIVEN PRÁCTICAMENTE ENJAULADOS EN NUEVA YORK”.

Me imaginé de qué iría el asunto, pero aún así hice de tripas corazón para leerlo. Trata sobre un hotel llamado “Sun Bright”, situado entre Wall Street y Soho en el cual se hacinan 100 inquilinos en unas deplorables condiciones, con habitaciones de 2 metros de alto por uno y medio de ancho, malos olores, ratas, cucarachas y un solo baño con cuatro retretes y una sola ducha para esas 100 personas. Cada inquilino paga 10 dólares al día por cada habitación. Uno de los inquilinos, un ex –chofer de taxis de origen portorriqueño dice: “Como yo les digo, yo no recibo dinero, no tengo suficiente para ir a rentar un lugar de mil dólares o dos mil”.

El artículo de Univisión insiste en que Y contrastante es también el área que lo rodea, a unas pocas cuadras al sur está Wall Street, donde se mueve financieramente el mundo; a dos cuadras al norte, se encuentra el exclusivo barrio de Soho, donde un apartamento cuesta millones de dólares”.

Bueno, en fin,… ¿qué decir? El artículo apela al sentimentalismo lacrimógeno dickensiano de contrastar extremos de riqueza con extremos de pobreza (a pesar de que, como declara uno de los inquilinos, por lo menos un mínimo de 300 dólares está pagando al mes, o sea, que dispone de ese dinero, a lo que habrá que sumar distintas ayudas públicas que seguramente recibirá para comida), dando a entender que la situación de los segundos es consecuencia directa de la de los primeros. ¿Qué sentido tiene, si no, hacer tanto hincapié en que el hotel está situado entre Wall Street y Soho?

Una pregunta que se me ocurre así a bote pronto: ¿Y no estaría esa gente mejor viviendo en un sitio más barato y con mejores condiciones de salubridad que en un cuchitril ruinoso de 2 x 1,5 metros porque no pueden permitirse otra cosa para vivir al lado de Wall Street y Soho?

Con lo que se gana en España, un servidor no podría actualmente comprarse un piso en propiedad en Soho e irse a vivir allí tan ricamente. Sin embargo, ni por asomo se me verá diciendo que vivir allí SEA “UN DERECHO”.

Me recuerda este artículo de Univisión a otro especialmente malo que publicó EL PAÍS, en relación con un informe del NYC Center for Economic Opportunity sobre la pobreza en Nueva York, allá por el mes de abril: “CASI LA MITAD DE LA POBLACIÓN DE NUEVA YORK ROZA EL UMBRAL DE LA POBREZA”. Otro título muy sugerente para excitar la demagogia y la envidia. Sobre todo, la del español medio que la lea y ni se pare a echar un vistazo al informe que el propio artículo enlaza (claro, saben que ni se van a molestar en pinchar para mirárselo, por eso no tienen ningún problema en enlazarlo).

Dice el artículo de EL PAÍS: “Cerca de un 46% de neoyorquinos ganaron menos del 150 por ciento de la cifra establecida como el umbral de pobreza, lo que les incluye en un grupo que tiene dificultades para llegar a fin de mes: los casi pobres”. Añade que una familia de dos adultos y dos niños será considerada oficialmente pobre en Nueva York si gana menos de 30.949 dólares al año.

Pues bien, dice el informe en su página 13 (Table II Three. B CEO Poverty Measure):

Ingresos por debajo de 30.945 dólares…… 21,3 % de la población

Ingresos entre 30.955 y 38.680 dólares…… 12,9 % de la población

Ingresos entre 38.681 y 46.416 dólares……. 11,7 % de la población

El informe define el umbral de pobreza (fijado en 30.949 dólares) de esta forma: The poverty threshold reflects the need for clothing, shelter, and utilities, as well as food.

It is established by selecting a sub-group of families as reference families, calculating their spending on these items, and then choosing a point in the resulting expenditure distribution. A small multiplier is applied to account for miscellaneous expenses such as personal care, household supplies, and non-work-related transportation. The threshold is updated each year by the change in the level of this spending”.

En español: “El umbral de pobreza refleja las necesidades de ropa, cobijo (vivienda), utilities (cosas como la electricidad o el gas) así como la comida.

Es calculado seleccionando a un sub-grupo de familias como referencia, calculando sus gastos en esos apartados y eligiendo una determinada distribución de gastos. Se aplica un pequeño multiplicador para hacer frente a diversos gastos como cuidado personal, mobiliario y transporte no relacionado con el trabajo. El importe el umbral de pobreza se actualiza cada año para adaptarse a los cambios en los gastos”.

El informe no incluye gastos de sanidad, que en EEUU los cubren las empresas mediante los seguros médicos o la sanidad pública, ni los de educación de los niños, también cubiertos por la educación pública. Y los 30.945 dólares son después de impuestos.

¿Qué decir de una familia que gana 40.000 o 45.000 dólares al año?

Teniendo en cuenta que en EEUU, en comparación con los sueldos de España, ropa, electricidad, gas y gasolina son más baratos (prácticamente solo es más cara la vivienda, el alcohol y el tabaco), es de chiste decir que ganando 40.000 o 45.000 dólares se está en el umbral de la pobreza. ¿Qué es “pobreza”? ¿No poder permitirse lujos? ¿No poder vivir en Manhattan? ¿No poder almorzar caviar, ostras y champán cada día?

En realidad, el informe sitúa entre los “near poverty” (rozando la pobreza) al 24,6% de la gente, y en la pobreza al 21,4% (de ellos, el 5,7% en la pobreza extrema), pero el caso es que el artículo los pinta a todos en una situación en la que pretende dar una idea similar a como si todos se encontrasen prácticamente al borde de la inanición. Lo que al artículo no dice tampoco es que el informe recoge en la página 34 que desde que empezó la crisis el gasto en vales de alimentos en la ciudad de Nueva York ha aumentado en un 121,7%, pasando las familias beneficiarias de 695.000 a 1.047.000. Con lo que, como mínimo, unos dos millones de personas, o sea el 25% de los neoyorkinos, reciben estos vales de alimentos. Tampoco dice el artículo que al calcular el ingreso de las familias para establecer los distintos umbrales se han deducido impuestos y se han añadido las subvenciones fiscales, el valor monetario de los vales de alimentos, las ayudas a la vivienda y los comedores escolares… con lo que, incluso la mayoría de familias con ingresos rondando los 30.949 dólares, tendrían la mayoría de gastos básicos cubiertos gracias a estas ayudas públicas (financiadas gracias a los impuestos de los neoyorkinos más ricos, que estos artículos sensacionalistas pretenden tachar como “causantes de la pobreza”). Incluso si hay familias que ingresan unos 40.000 dólares, si los gastos de transporte al trabajo o gastos médicos no cubiertos por los seguros privados o públicos suponen unos 10.000 dólares al año, entonces el ingreso real quedaría en 30.000 dólares y serían “pobres”, de acuerdo con los parámetros del informe.

Otro dato del informe que tampoco menciona el artículo: cómo se distribuye socialmente la pobreza. En la página 21 lo encontramos, por ejemplo, por razas:

Blancos………… 15,4%

Negros…………. 21,5%

Asiáticos………. 26,1%

Hispanos……… 23,5%

Otro factor interesante: entre familias monoparentales, el porcentaje de familias pobres es del 34,7%, mientras que la tasa es del 18,7% en las de dos progenitores. Verdaderamente curioso que los progres sean tan pro-“liberación de la mujer” y de situaciones como las de las madres solteras y, a la vez, “amigos de los pobres”, cuando estas situaciones familiares generan tanta pobreza.

Entre las personas no nacidas y no nacionalizadas estadounidenses el porcentaje de pobres es del 28,9%, mientras que entre los nacidos en EEUU es del 19,7%.

Luego hay otros factores, como el no haber trabajado nunca o no haber completado el bachillerato, que elevan los índices de pobreza entre esos grupos.

Es decir, factores sociológicos, culturales, familiares, educativos, etc., de determinados grupos es lo que determina los niveles de pobreza, no que haya otros que ganan millón de dólares más o millón de dólares menos. Esto trata sobre Nueva York, pero es aplicable allí, aquí en España, o en la Cochinchina, pues el razonamiento demagógico es el mismo: el problema de la pobreza está originado porque hay unos pocos que ganan demasiado (posiblemente, si nos ponemos así, en plan populista, los periodistas que firman estos artículos también ganan demasiado por producir estos pufos sensacionalistas).

El artículo continúa diciéndonos: “La fortuna de los billonarios de la ciudad creció 11.000 millones en un año hasta alcanzar los 211.000 millones, lo que “equivale a los ingresos anuales de cuatro millones de familias en la media de Nueva York”. Para ello cita otro informe, éste de la New York City Coalition Against Hunger (NYCCAH).

Supongamos que ese incremento de riqueza de 11.000 millones de dólares sea cierto y que lo redistribuyésemos entre el millón de familias beneficiarias de vales de alimentos. Tocarían a 11.000 dólares cada una, que es cierto que, momentáneamente, serían una ayuda. Pero, ¿y cuándo se agotasen esos 11.000 dólares? ¿Volvemos a confiscarlos? No digo que se haya propuesto nada de eso en Nueva York, es lo que da a entender este pésimo artículo, que esos beneficios de las familias más ricas en Nueva York son “injustos” pues son el total de lo que ingresan varios millones de familias, e implícitamente suponen una acumulación de riqueza que priva de ella a los estratos más pobres. Esta gente vive con la idea de que la riqueza no se crea ni se expande, sino que hay la que hay, como cuando el hombre era cazador y recolector, y, en consecuencia, hay que racionarla.

Con la pobreza no se termina con lamentaciones, sino creando empleos e incentivos para generar más riqueza (y también con un poco de ganas de salir de ella). Si esos 11.000 millones de beneficios, que tanto molesta a esta gente, se reinvirtiesen podrían generar más beneficios y más empleos. ¿Qué incentivo habría, si se quitase ese dinero a esas personas, para que en el futuro siguiesen generándolo? Antes de repartirse y de que redunde en más oportunidades para todos, la riqueza debe crearse, ¿cómo va a crearla el que sabe que se la van a quitar?

Muchas quejas y poco mover el trasero. Mucho populismo barato, mucho azuzar la envidia y el odio a los ricos y poco proponer medidas concretas para sacar a gente de la pobreza.


Responses

  1. Javier, excelente entrada. Efectivamente, siempre es lo mismo … “uyyy los pobres pobres, ¿qué vas a hacer por la pobreza”?? ¿¿Y TÚ QUÉ HACES AHORA, vago hipócrita??

    Mire qué diferencia la actitud de muchs trabajadores americanos con los europeos. Este señor se llama de Gary Russo, italo-americano de Queens. En vez de eestar ocupando plazas haciendo el payaso, está trabajando y cantando canciones americanas de Sinatra. Yo no Es emocionante ver a trabajadores así, felices con lo que tienen.

    Esto nunca lo verá usted en ninguna ciudad europea, un hombre espontáneamente cantando en la azotea, micrófono y todo, en el medio de un calor veraniego brutal. Por mucho que la izquierda repugnante diga que no me “interesa la clase obrera”, siempre quedarán en evidencia porque es precisamente la clase trabajadora americana la que más defiende los postulados que defiendo yo en esta web. Son los millonarios de HOLLYWOOD, verdaderamente elitistas en el MAL sentido de la palabra, los que defienden valores marxistas y pervertidos.

    Estos trabajadores patriotas son mayoritarios en municipios como Queens y Brooklyn, donde aún quedan obreros de raza blanca y del Nueva York antiguo. Esta gente no se queja ni pide subvenciones al gobierno ni esperan que Obama les dé de comer, ni votarán a De Blasio. Un hombre libre JAMÁS JAMÁS JAMÁS puede esperar que el gobierno le de cosas. El deber de un gobierno limitado y libre no es más que la seguridad, ayudar a los más frágiles y débiles que no pueden trabajar, a los niños y a las mujeres o personas discapacitadas de alguna forma. Ningún país fuerte y libre se forja con el “dáme dáme dáme” sino con el TRABAJO TRABAJO TRABAJO, el ahorro, la seriedad, patria y Dios. Sin esos valores, no podemos tener una ciudadanía libre, independiente y próspera. Ojalá tuviéramos más trabajadores como estos.

  2. Hola, Alfredo:

    ¡Muy buen video!

    Pues, sí, se echan de menos trabajadores así en Europa. Precisamente es el tipo de trabajadores que odia la progresía, creen que un trabajador por narices tiene que votar a la izquierda (lo mismo que dicen de negros o latinos) y si no es que “son unos traidores, unos acomplejados, y bla, bla, bla, bla….” (BOSTEZO).

    Bueno, en realidad he tenido la bendición de conocer a gente así en España… pero claro, son CRISTIANOS, y hay que puntualizar y subrayar eso, hay de todo pero también hay gente humilde, que no gastan más de lo que ingresan, si sobra algo lo ahorran y no lo gastan en vicios ni cosas superfluas, trabajan duro, educan a sus hijos en el respeto a los demás, no andan todo el día llorando por lo que tienen los demás porque entre otras cosas saben que a cada cual Dios lo ha puesto como administrador sobre más o sobre menos, lo importante es administrar fielmente lo que tienes, sea mucho o sea poco. Además, precisamente la Biblia no desmerece ni menosprecia a ningún trabajo o profesión mientras se ejerza honestamente y sin engaños, en cualquiera hay ocasiones de caer y en cualquiera ocasiones de servir a Dios, y debemos estar siempre vigilantes por lo pecaminosos que somos.

    Ah, bueno, Hollywood… a los Ben Affleck, Michael Moore, Danny Glover, Sean Penn y demás sinvergüenzas malvados no los verá nunca moviendo un dedo ni dando una idea para que la gente tenga más libertad y prosperidad, solo yéndose a Cuba o Venezuela a montar espectáculos circenses con esos tiranos o haciendo peliculitas sobre atentados en los que muera Bush.

    Es una tontería eso del “odio de la derecha a los pobres”. ¿Y Reagan o Thatcher qué? ¿Eran de origen “adinerado” acaso, IDIOTAS? Al contrario, eran de origen humilde y de familias de clase trabajadora, pero tenían unos principios y eran trabajadores, honrados, cristianos y patriotas, lo que no es ninguno dentro de esta calaña infecticia.

    Alguien vago, sin patria y sin Dios (que eso es lo que marca la diferencia) es alguien completamente envilecido y que cae en el nihilismo y el vicio, sea rico o sea pobre, el problema de algunos de estos últimos es que a todo ello hay que sumar la envidia y la codicia por lo que no tienen, lo que les hace envilecerse aún más o hasta caer en el crimen para poder conseguir el dinero con que pagar esos vicios (aunque también haya casos de millonarios a los que la codicia por tener más les empuje a intentar conseguir el dinero deshonestamente, por supuesto).

  3. Pues sí, Javier. Un excelente vídeo pero no me sorprende. NY es una gran ciudad, hay de todo pero en general, ¡qué gran ciudad! Aquí todo es posible en cualquier moment. Sí, es una ciudad hostil y durísima, pero de momento vemos ráfagas de gloria espontánea y gente humilde trabajando.

    Lo que yo he visto en esta urbe no lo he visto enn ninguna otra parte del mundo. Desde encontrarte con personas totalmente anticristianas y luego de repente te sale una persona cristiana protestante o simplemente cristiana a secas, sin etiquetas, ayudando a los demás. Una ciudad que nadie niega su energía a todas horas. Desde la miseria en el Metro o los actos diarios de gente anónima ayudando a los más necesitados. Desde el millonario demócrata que no le importa un bledo el país a la negra humilde y muerta de hambre ,con un peluche en la mano y problemas mentales, que da su último billete de dólar a un blanco sin techo por pura lástima. SÍ, ESO LO HE VISTO YO CON MIS PROPIOS OJOS. No, la izquierda europea no puede darle lecciones a nadie en esta patria sobre cómo ser humilde y ayudar a los demás.

    Ciudades como NY o Londres, París, Oslo, Boston, Copenhagen, todas esas ciudades ya le dieron una buena patada a nazis, fascistas y comunistas en las Guerras Mundiales.

    “(lo mismo que dicen de negros o latinos) y si no es que “son unos traidores, unos acomplejados, “, si como cuando dicen que Thatcher “no era una mujer de verdad”. Increíble.

    Muy cierto lo de Hollywood — más bien, DEVILwood. No representan otra cosa que lo más mezquino del ser humano depravado y lo celebran. Sepa usted que por suerte, Hollywood es para el pueblo americano lo mismo que es el cine español para los españoles tradicionales. Pura bazofia ajena a sus criterios morales.

    Sí, y Lincoln, otro GRAN CAPITALISTA, era nacido en una CASA DE MADERA en un pueblo perdido y para nada era adinerado. Pero ya sabe usted que todos los capitalistas son “mú malvados” y “ej que zon mú egoístaj tronko, solo piensan en la banca”.

    Estoy también completamente de acuerdo con su último párrafo. Hoy mismo en la Fox hablaban de la degradaciión moral tan absoluta de los últimos 7 años en este país (se referían a una notícia de uns jóvenes que irrumpieron dentro de la casa de un futbolista famoso y la saquearon). Un conservador cristiano comentó: “Claro, y además en un país de Obama, en el que tener más está mal visto, normal que estos tiparracos jovenzuelos futuros delincuentes se sientan justificados en su robo, “como el fubtolista tiene más”….seguro que Obama hasta le dice “buahhh, es culpa de la sociedad que hagas eso”. INACEPTABLE.

  4. Por supuesto, Lincoln es otro gran ejemplo de capitalista y liberal de orígenes humildes. O el mismísimo ALEXANDER HAMILTON: nacido en una isla caribeña, hijo ilegítimo y que llegó casi sin nada en las manos al continente, pero claro ese estuvo trabajando y estudiando sin parar desde los 13 años. Para que luego presuman de “trabajadores” los del “DAME, DAME, DAME”. Más bien lo único que parece trabajar en ellos es la bocaza, para soltar exabruptos y estupideces.

    Muy interesante lo que comenta de NY, y, aparte, en EEUU hay multimillonarios como Mitt Romney que donan millones de dólares a obras benéficas. Concretamente unos tres millones en los últimos dos años, ¿cómo se iban a hacer esas obras sociales si ellos no donasen tantísimo dinero (aparte de los impuestos que pagan)? Digo Romney porque los memócratas intentaron pintarlo como la prueba de que los republicanos eran “el partido de los ricos”… ¡cómo si acaso Obama fuera una especie de desarrapado o paria de la tierra! Al contrario, son los millonarios memócratas los principalmente interesados en tener una masa empobrecida de voto cautivo y dependiente.

    Uy, sí, “pobrecillos” esos chavales, si no llega a ser por la “sociedad” tan mala que los ha corrompido, serían chicos formalitos y respetuosos con el prójimo y su propiedad. Son repugnantes los criterios que tienen sobre la moralidad humana: depende de quién sea, o es un malvado de nacimiento o es un angelito que si hace algo malo es por culpa de los demás. Si el NSA implanta unas medidas para descubrir a terroristas que operen en el país, es que son unos malvados por naturaleza, están mintiendo y lo que van es a hacer en realidad es espiar a todo el mundo, hasta cuando vayan al baño, o que van hasta a archivar las fotos morreandose con su novia que un fulano haya puesto en Facebook. Si son estos ladrones, es que eran muy buenecitos, pero, ¡ay!,es que la sociedad los ha tratado muy mal y por eso lo han hecho, pero que conste que son muy buenos.

  5. […] Septiembre. Pobreza neoyorkina y demagogos profesionales […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: