Posteado por: Javier | octubre 4, 2013

Cierre del gobierno federal en EEUU: rabieta de las teteras por Obamacare

Cierre del Gobierno federal en EEUU, el primero desde 1995 con Bill Clinton. Muchos en España habrán escuchado algo en las noticias, pero no sé si todos tendrán claro en qué consiste eso exactamente. También habrán escuchado que Obamacare (el plan sanitario de Obama) está coleando por medio. Bueno, no miren del todo las informaciones aquí ni de los medios de izquierdas (que dirán que los republicanos, que son “muy malos”, han cerrado el gobierno para que Obama no pueda implantar la sanidad pública en EEUU y que los pacientes sigan muriéndose a las puertas de los hospitales por no tener seguro médico, como piensan en la mitología que tienen sobre el país useño) ni de los intereconómicos o liberto-digitalianos (qué dirán que Obama es un “malvado socialista” que quiere imponer una ley liberticida a la que se oponen casi todos los americanos). Aquí vamos a intentar dar una opinión más equilibrada.

El cierre consiste en la suspensión de todos los servicios no esenciales que dependen del Gobierno federal, que se ve obligado a mandar a casa sin sueldo a la mayoría de sus funcionarios (en este caso unos 800.000). Sucede cuando el Congreso no aprueba la legislación para financiar el Gobierno federal como suele hacer doce veces al año. Mediante el cierre, el Congreso deja sin financiación, o sea sin dinero, al Gobierno. Siguen trabajando y no les afecta el cierre los empleados esenciales, como controladores aéreos o militares, o los que trabajan para agencias especiales, como los carteros. Y cierran, por ejemplo, la NASA, los museos de Washington, los parques nacionales, la emisión de visados para viajar a EEUU (por ejemplo, si estás allí, no vas a poder visitar la Estatua de la Libertad, el Capitolio o el Parque de Yellowstone).

El cierre es una medida de presión que desde 1976 ha utilizado en el Congreso la oposición frente al Presidente. Y, en este caso concreto, lo que busca la mayoría republicana en el Congreso es retrasar la entrada en vigor de Obamacare (la ya famosa reforma del sistema de salud aprobado en 2010), que estaba prevista para el día 1 de octubre. En esencia es eso. Los medios “liberales” (sic) en España dicen que es culpa del monstruoso endeudamiento en que Obama ha sumido en EEUU y que los republicanos no han tenido más remedio. En realidad, es una pataleta de los extremistas del “Tea Party” (ya mencioné en alguna entrada anterior el secuestro actual de los republicanos por parte de esos alocados), encabezados, entre otros, por el senador cubano-americano de Texas Ted Cruz; mucho ruido y pocas nueces, pues el cierre no afecta a servicios esenciales del Gobierno federal, el efecto más bien es psicológico. Aunque la tachen de “liberticida”, la reforma sanitaria ha sido aprobada democráticamente, siguiendo los procedimientos legales que marca la Constitución americana, y abalada por el Tribunal Supremo. No ha sido aprobada por un soviet ni por el comité central de un partido leninista, como parecen querer dar a entender los libertarianos y anarkas que infestan el actual Partido Republicano. ¡Basta ya de esta locura!

Reconozco que hace tiempo, en buena medida por desconocimiento, me oponía a Obamacare puesto que opinaba que un mandato individual a todos los americanos de adquirir un seguro médico privado era inconstitucional, y, en este sentido, me han sido muy interesantes los análisis que ha hecho Alfredo en su web: Obamacare no solo no es una ley “socialista”, sino que algo similar ya se proyectó en la época de Reagan, y existen precedentes desde los tiempos de la fundación de EEUU de mandatos individuales similares.

Y lo cierto es que hay buenos motivos para pensar que es una ley interesante y que debemos apoyar, pues no solo amplía el ámbito de mercado de las aseguradoras privadas, sino que puede dar mayor libertad a la gente para elegir la asistencia médica que desee (hasta los más pobres van a tener esa posibilidad gracias a este plan sanitario), sin tener que quedarse necesariamente con el seguro que le de su empresa, y fomenta la responsabilidad individual. Vamos a ver porqué.

Obamacare no pretende implantar una sanidad pública al estilo europeo en EEUU. Antes de llegar a la presidencia, parece ser que Obama tenía una idea similar, pero se desistió al comprobar que era inviable en un país de más de 300 millones de habitantes. Al contrario, la idea es expandir el mercado de las aseguradoras privadas. La idea de Obamacare es que todos tengan un seguro médico en EEUU o bien paguen una cantidad (la famosa “multa”) que compense los gastos que ocasionan a la sanidad pública quienes no contratan un seguro por decisión propia, aún teniendo medios económicos para ello.

En parte, es una cobertura pública supletoria para aquellos cuyos ingresos no alcanzan para contratar un seguro privado. Es decir, el sistema de seguros privados va a continuar. Obamacare lo que hace es más accesible esa cobertura, subvenciona a quienes no tienen medios suficientes para contratarlos y establece unas garantías a favor del asegurado para que las compañías no se dediquen a condicionar el precio de las pólizas y las coberturas al estado de salud previo del cliente. O sea, que la oferta sanitaria va a seguir siendo privada, pero el Gobierno federal ayudará financieramente a los más pobres según su nivel de renta y miembros de la unidad familiar (algo de lo que no creo que debamos estar en contra). Si a alguien no le interesan las prestaciones de Obamacare o no entra dentro de los niveles de renta fijados, sigue con su seguro médico, el que contratara personalmente o el que le proporcionase su empresa.

Obamacare no suprime Medicare ni Medicaid (los dos programas de sanidad pública de EEUU), pero sería una buena oportunidad de ir adelgazándolos y suprimiéndolos, pues sus beneficiarios podrían acogerse a las ayudas públicas para la contratación de seguros médicos, con más variedad de elección y de forma más económica. EEUU (aunque muchos no lo crean) gasta en sanidad pública un porcentaje de su PIB muy similar, y a veces superior, al de los países europeos, el problema es la ineficiencia de la gestión para todo el dinero que se gasta.

Por otra parte, SE ACABÓ EL CACHONDEO. Creo que podría darlo por sabido pero insisto en ello: del 15% de americanos sin seguro médico, una gran parte lo son por decisión propia, no porque no tengan dinero para ello. O porque son jóvenes, tienen buena salud y piensan que no les merece la pena para las posibilidades que tienen de enfermar, o sencillamente porque prefieren gastarse el dinero en otra cosa. Y, aparte, saben que no les van a negar la asistencia en urgencias, puesto que, por mucho que lo hayas visto en algún telefilm lacrimógeno a las cuatro de la tarde o en alguna teleserie, créetelo: EN EEUU NO SE DEJA A NADIE MURIÉNDOSE TIRADO EN LA CALLE O EN LA PUERTAS DE UN HOSPITAL PORQUE NO TENGA SEGURO MÉDICO. ¡Qué bien! No compro un seguro médico, como otros tontos, aunque me sobra el dinero, porque prefiero gastármelo en farlopa, en copas o en putas, pero si me pasa algo, “¡ay, a urgencias!¡Que me muero, qué malito estoy! Y la factura de mi atención que la abonen los idiotas que pagan impuestos”. Pues con esta ley NO, artista, listillo, este chollo se acabó. O contratas un seguro médico para lo que te pueda ocurrir o pagas la multa para cuando tengas que ir pitando a urgencias porque te has roto una pierna jugando al fútbol americano o al beisbol con tus colegas o en una pelea en algún bar. Tu salud no es tu problema exclusivo, como dicen los libertarianos, afecta a todos pues, si no eres previsor, ocasionas gastos que sufragan todos. Desde luego, si se busca fomentar la RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL, esta ley es magnífica y más liberal imposible. Mucha gente no emplea su dinero en cosas necesarias no porque no le alcance, sino porque prefiere gastar lo que tenga en vicios superfluos y que otros le paguen lo necesario para vivir (o sea, en definitiva, que le subvencionen sus vicios). Tú afrontas las consecuencias de si te gastas el dinero en tonterías o en cosas necesarias (como la asistencia médica) o si contratas un seguro mejor u otro más cutre. Si, por supuesto, con lo que tienes a duras penas puedes llegar para poder comer, no hay problema en que recibas una ayuda pública para la atención médica.

Verdaderamente impresentable, por cierto, la oposición de la Fundación Heritage a Obamacare… ¡cuando ellos mismos en tiempos de Reagan idearon una reforma sanitaria como esta! ¡Es que esto fue una idea original de los republicanos! ¿Entonces era “muy buena” y ahora, porque es una iniciativa de Obama, por arte de magia pasa a ser “muy mala”? Ni Obama ni los demócratas son “santos de mi devoción”, pero, por favor, vamos a ser un poquito más serios y no dejarnos llevar por los chillidos pancarteros de las teteras recalentadas e irresponsables.

El ex-candidato de los republicanos a la Casa Blanca Mitt Romney aplicó un plan sanitario similar en Massachussetts, cuando era gobernador de este estado… ¡UY! ¡Qué “rojete” Romney!

¡Ah! Y qué “rojetes” también los de Fox News. Debe ser que han decidido convertirse al maoísmo o al estalinismo, publicando un artículo en que hablan bien de Obamacare y reconocen que la estrategia de las teteras de cerrar el Gobierno federal es desesperado e irresponsable, al poner como rehén de su partidismo a la economía americana. Suelten la basura de Libertad Digital o Intereconomía y léanlo, porque, de verdad, no tiene desperdicio:

http://www.foxnews.com/opinion/2013/09/30/five-reasons-americans-already-love-obamacare-plus-one-reason-why-theyre-gonna/

Cada vez más americanos (incluso muchos votantes republicanos) apoyan la ley, pues saben que, al ampliarse el mercado, sus pólizas de seguro médico van a bajar. Muchos jóvenes pueden permanecer con las pólizas de seguro de sus padres hasta los 26 años. Las compañías ya no pueden denegar arbitrariamente las coberturas a sus asegurados en base a sus condiciones de salud previas (“¡Coño!¡Habría que dejarles hacer lo que quieran, que para eso son empresas privadas, tronko!¡No eres liberal, no eres liberal!¡Eres un estatista tirano!”, dirían los locos del Tea Party). Obamacare ofrece créditos fiscales a las pequeñas empresas para que compren seguros para sus empleados. También obliga a las empresas de más de 50 empleados a contratar seguros médicos y hay estudios que demuestran que los empleadores no van a reducir las prestaciones “por culpa de Obamacare”, como dicen en el Tea Party. Hay empresas que pueden permitirse contratar seguros para sus empleados pero no lo hacen para que estos se acojan a Medicaid, o sea, para ahorrarse dinero y que la asistencia médica la paguen el resto de americanos. Esto también se acabó, listos. El artículo cita que más de 50.000 empleados de Burger King y MacDonald´s en Florida son beneficiarios de Medicaid, un soberano fraude. El pequeño porcentaje de americanos sin ingresos para poder costearse un seguro, recibirán subsidios para poder hacerlo. Y, claro, con un mercado de consumidores más amplio y más compañías, habrá más beneficios y más posibilidad de elegir para los clientes. Más liberal y capitalista, imposible.

Todo esto resumido viene con más datos en el artículo.

Ah, otra cosita: a ver si aprendemos a informarnos y dejamos de hablar de oídas, por lo que digan los Hazte Oír y compañía. Obamacare NO financia abortos, lo que hace es subvencionar cualquier seguro sanitario, cubra abortos o no. Que alguien utilice eso o no, es otra historia distinta. No es una ley “liberticida” que obligue a quien no quiera a pagar un aborto.

Para concluir, ANTECEDENTES HISTÓRICOS de un mandato individual de comprar algo (por parte de LIBERALES, no por rojos comunistoides, como pretender hacer creer los del Tea Party y sus acólitos en España). AQUÍ están (gracias a don Alfredo por su minuciosa investigación histórica):

“En 1790, el Primer Congreso, lleno de autores de la Constitución de EEUU, exigió que TODOS los dueños de embarcaciones ofrezcan seguro médico para sus marineros; en 1798, el Congreso exigió que todos los marineros se compraran seguro médico individual. En 1792, el Congreso aprobó una ley que exigía que todo ciudadano físicamente apto comprara un arma de fuego”.

MÁS:

“Hay 3 piezas legislativas importantísimas que sientan precedente – Primero tenemos la ley de 1790 – aprobada por el Primer Congreso y aplicable a cualquier barco americano que tuviera por lo menos 150 toneladas o una cabina de 10 personas mínima. Exigía al capitán o dueño del barco tener o bien medicina (con instrucciones) en la embarcación o tener presente cualquier consejo, medicina o médico que sea exigible ya que cualquier ser humano de la embarcación podría enfermarse y debería hacerlo “sin ninguna deducción salarial del marinero enfermo”.

Y MÁS:

“Luego en 1792, un Congreso que incluía 17 autores constitucionales aprobó una ley que exigía que todo “hombre blanco ciudadano físicamente apto con edades comprendidas entre 18 y 44 años, en un plazo de seis meses, esté provisto de una buena escopeta o arma de fuego, una bayoneta apta y cinturón, dos piedras, una mochila, un morral de cazador y un mínimo de 24 cartuchos junto con pólvora”. El propósito era establecer una milicia uniforme. La ley la tienen aquí.

¿QUIÉRES MÁS? TOMA MÁS:

“Finalmente, en 1798, un Congreso que tenía 5 autores amplió el mandato sanitario y exigió que todo dueño de barco entrando a un puerto pague 20 céntimos por cada marinero por cada mes que ese trabajador haya estado empleado. Los fondos se usaban para “dar asistencia sanitaria temporal y mantenimiento del enfermo, en los hospitales o cualquier institución para ese propósito ya establecida” en el puerto. Los fondos restantes se usaban para construir hospitales para esos marineros. La ley, aquí.”

“Pero hay más: en Noviembre de 1792 se intentó convencer a la Cámara de Representantes que reconsidere esta ley que exigía comprar armas de fuego porque había gente que se quejaba de que la ley era demasiado onerosa, un argumento que parece un antecedente de las quejas de los “libertarianos” hoy en día sobre la ley sanitaria. ¿Pues qué pasó? Je, la propuesta fue derrotada por un voto de 50 contra 6 – y solo UN autor constitucional (de seis presente), votó a favor de reconsiderar la ley.”

Vaya, hombre, suena a MANDATOS INDIVIDUALES DE “COMPRAR ALGO”. ¿Serían unos “rojillos progres y liberticidas” los fundadores de EEUU?

Y, ya que estamos, también en el siglo XVIII, Adam Smith, el “alma mater” del liberalismo capitalista, escribió que el salario debía cubrir los gastos de subsistencia del trabajador, así como los de su familia, es decir, incluir los gastos debidos al estado de salud necesario para trabajar con productividad. Muy probablemente, otro “rojo” y “liberticida”.

La “oposición de la mayoría de americanos a Obamacare” no es más que el griterío de los del Tea Party. Nada más. Mientras los republicanos sigan dejándose comer el coco por esta gente, van a seguir perdiendo y perdiendo, y perdiendo, y perdiendo, y perdiendo elecciones hasta el infinito.

Es una ley conservadora, seria, capitalista que expande el mercado y que fomenta la libertad de elección de los clientes, que expande esta posibilidad hasta a quienes tienen menos recursos económicos (es decir, es equilibrada entre un capitalismo responsable y el no olvidar a los más desfavorecidos de la sociedad) y que fomenta la responsabilidad individual. Por eso los republicanos responsables, quienes no han sido abducidos mentalmente por las teteras, la apoyan. Y por eso los liberales clásicos y democráticos debemos informarnos mejor y apoyarla.

Bueno, pirados del Tea Party, por hoy ya he acabado con vosotros, idiotas.


Responses

  1. Sí, pero no.

    Admite usted que esto de ahora no tiene nada que ver con la primera idea de Obama :

    ¿ Y no ha sido esto sólo posible gracias a la radical oposición de los republicanos a aquel primer proyecto ?

    Entonces, ¿ qué hay de malo en seguir presionando para hacerlo todavía menos europeo y más americano ?

    Por otro lado, ¿ y qué hay de malo en darle unos pocos días de vacaciones no pagadas a esos servicios no esenciales ?

    ¿ No se está además demostrando que pueden los ciudadanos seguir perfectamente con sus vidas sin echarlos de menos ?

    ¿ Y no se están haciendo candidatos estos servicios no esenciales a ser en el futuro privatizados ?

  2. Un apunte :

    Precisamente es esa contradicción con el pensamiento de Adam Smith la señalada por “austriacos”, “anarcocaps”, “libertarios” y “tea partiers” como el germen del marxismo.

  3. Moli:

    “Admite usted que esto de ahora no tiene nada que ver con la primera idea de Obama”

    No, no tiene nada que ver con la intención original de Obama, y hace unos tres o cuatro años estaba aún más radicalmente en contra pues pensaba que su intención era socializar la sanidad en EEUU al estilo europeo.

    “¿ Y no ha sido esto sólo posible gracias a la radical oposición de los republicanos a aquel primer proyecto ?”

    Puede ser, no digo que no. Si lo ha sido, hay que felicitarse entonces por ello pues es mucho mejor que un sistema sanitario a la europea, algo insostenible en EEUU (no hay más que ver la ineficiencia y el despilfarro de dinero de Medicare y Medicaid, pese a no ser universales… imagínese si fueran sistemas universales).

    “Entonces, ¿ qué hay de malo en seguir presionando para hacerlo todavía menos europeo y más americano ?”

    Lo que ocurre es que esto tiene pinta de ser una pataleta, una escenificación de los más afines al Tea Party, quienes quieren quedar bien con sus votantes (la promesa fundamental de todos ha sido que se opondrían a Obamacare).

    Mucho más no se me ocurre que se pueda “des-europeizar”, teniendo en cuenta que lo que hace es consolidar el negocio de las aseguradoras privadas y aunque no desaparezcan Medicare y Medicaid, si sus beneficiarios son atendidos de forma más eficiente por menos dinero de lo que cuestan al Gobierno estos dos programas, lo más normal es que vayan menguando hasta desaparecer.

    “Por otro lado, ¿ y qué hay de malo en darle unos pocos días de vacaciones no pagadas a esos servicios no esenciales ?

    ¿ No se está además demostrando que pueden los ciudadanos seguir perfectamente con sus vidas sin echarlos de menos ?

    ¿ Y no se están haciendo candidatos estos servicios no esenciales a ser en el futuro privatizados ?”

    Bueno, tampoco he dicho que el cierre sea una tragedia, de hecho, no le he dedicado más que unas líneas y eran más bien introductorias al tema central de Obamacare.

    “Precisamente es esa contradicción con el pensamiento de Adam Smith la señalada por “austriacos”, “anarcocaps”, “libertarios” y “tea partiers” como el germen del marxismo.”

    ¡Uff!, no me extraña que digan esas cosas. Para esa gente, todo lo que no sea el empresario como investido de un poder cercano al de un “dios” es “marxismo” para ellos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: