Posteado por: Javier | noviembre 2, 2013

Yo acusaba a la juez Scheindlin… y tenía razón

¡Gran noticia el jueves!

En medio de los calores de agosto, escribí una entrada sobre un hecho que me mosqueó de sobremanera: la declaración de inconstitucionalidad, por parte de la juez de Nueva York, Shira Scheindlin de la normativa de interrogatorios, cacheos y detenciones de la policía de esa ciudad, tachándola implícitamente de racista.

Aquí está la entrada y lo que decía hace dos meses y medio:

https://lavozliberal.wordpress.com/2013/08/15/yo-acuso-a-la-juez-scheindlin/

“Sí, señores, sí, la acuso. La acuso del grave riesgo e incremento en inseguridad que a partir de ahora va a sufrir la gente que vive en los barrios más pobres de Nueva York.

La acuso de, en lugar de cumplir bien su trabajo y sus funciones constitucionales, dedicarse a autosatisfacerse mediante corrección política a raudales, sin importarle lo más mínimo que gente que no puede pagarse la seguridad privada, incluidos muchos pertenecientes a minorías raciales, puedan sufrir las consecuencias de delitos violentos”.

Para no repetirme y abreviar un poco, más detalles sobre “stop and frisk” AQUÍ:

https://lavozliberal.wordpress.com/2013/06/19/michael-bloomberg-me-cae-bien/

Michael Bloomberg criticó duramente a la juez (ya me gustaría que hubiese en España políticos que hablasen tan claro de estas cosas), defendió a la policía de Nueva York y dijo que por supuesto la cosa no iba a quedarse así.

“Se trata de una decisión peligrosa tomada por una juez que no sabe cómo funciona la policía. Mi primera responsabilidad es proteger la seguridad pública”, afirmó Bloomberg en una rueda de prensa convocada tras la sentencia, en la que advirtió que los delitos violentos podían dispararse.

Pues, el jueves, la Segunda Corte de Apelaciones de Circuito de EEUU ha dado un buen sopapo judicial a esta progre.

Aquí está la noticia:

http://www.nytimes.com/2013/11/01/nyregion/court-blocks-stop-and-frisk-changes-for-new-york-police.html?_r=0

La Segunda Corte de Apelaciones no solo ha bloqueado la decisión de la juez Scheindlin, sino que también la ha bloqueado a ella para volver a poner sus manos sobre este caso, al haber violado el Código de Conducta del Poder Judicial, que exige mantener la imparcialidad en las decisiones judiciales. Hay que recordar que Scheindlin declaró en agosto que “stop and frisk” no solo violaba la Cuarta Enmienda de la Constitución americana, sino también la Decimocuarta, al incurrir en “una política de discriminación racial indirecta”, pues la mayoría de detenidos son miembros de minorías raciales, e insinuó que, si muchos de los hispanos y negros detenidos y cacheados hubiesen sido blancos, “no hubieran sido detenidos”.

¿Si tan “racista” es “stop and frisk” cómo es que uno de los tres jueces de apelación que han visto tan escandalosa la parcialidad de Scheindlin en este caso es un hispano, llamado José Cabrales, para más señas?

Esto, realmente, no es más que la particularísima opinión de Scheindlin, tachando gratuitamente de “racista” a la policía de Nueva York. Pero lo cierto es que, si los índices de criminalidad son mayores en los distritos con mayor población negra o latina, lo normal precisamente será que la mayoría de detenidos pertenezca a estos grupos, no que la policía busque expresamente y sin motivo detenerlos a ellos. “Para más INRI”, como se suele decir, Scheindlin se había dedicado a conceder entrevistas a los medios y hacer declaraciones públicas en contra de “stop and frisk” mientras estaba juzgando el caso.

Como la imparcialidad de la progre y radical Scheindlin está en entredicho, el caso de “stop and frisk” pasará a un nuevo juez.

Pero, más aún, la Corte ha decidido también bloquear la decisión de Scheindlin de nombrar un “monitor experto” (“experto” probablemente en las tesis progres y demagogas de esta juez) para supervisar a la policía, así como un programa piloto de cámaras portátiles para agentes en los distritos donde se han producido la mayoría de detenciones y cacheos. También había decidido nombrar a un “inspector general” que se encargase de que la policía cambiase sus métodos de entrenamientos. En definitiva, poner al NYPD bajo el control de la progresía radical.

En la entrada de agosto expliqué porqué “stop and frisk” se ajusta a la doctrina constitucional del Tribunal Supremo y cómo esta juez lo único que ha hecho ha sido aplicar sus prejuicios ideológicos.

Los jueces no están para legislar, los jueces no están para inventarse “derechos”, los jueces no están para pretender ir de “justicieros”, los jueces están sometidos al imperio de la ley. Están para aplicarla, no para retorcerla y desvirtuarla. En la Justicia lo que debe haber es juristas, no activistas radicales progres, como el caso de esta juez, ni radicales derechistas, algo igual de malo.

STOP JUECES ESTRELLA.

—————————————————————-

—————————————————————-

OFF TOPIC:

Esto no tiene absolutamente nada que ver con la entrada, pero es un video que acabo de ver y que me ha gustado mucho, un chotis madrileño de la artista Olga Ramos sobre los franceses (la emisión es en TVE en el año 1983).

La letra es muy BUENA y tiene toda la razón con lo que dice de los camiones de fruta volcados por esos gabachos (ya hacían de las suyas a principios de los 80 los miserables) y de los etarras a los que daban refugio esos franchutes (también lo daban a irlandeses terroristas del IRA, con razón Thatcher los llamó “ruines y miserables” por ello). Qué tiempos aquellos cuando yo era un niño (eso sí, un niño tan guapo y español como ahora, por supuesto, ;)), cuando España era un país libre, sin UE y sin euro, con SU PESETA, y cuando todavía había esa incorrección política para sacar estas cosas por la TV (precisamente, una de las cosas que menos me gusta de España actualmente es lo blandita que está).

Aunque nunca he sido un gran aficionado que digamos a las cosas relativas a la “Spanish Culture”, por lo menos entonces España tenía su propia personalidad castiza, no como el país devastado, impersonal e irrelevante que es ahora, una pésima copia de Francia.


Responses

  1. Blandito y afrancesado….

  2. Sí, con lo bueno o lo malo, en aquellos tiempos no era así, ni blandita ni afrancesada. Recuerdo que lo de criticar a los franceses era muy habitual.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: