Posteado por: Javier | noviembre 26, 2013

Ginebra y el triunfo de los ayatolás

Sí, que sí, que ya sé que soy muy pesado con estos temas de Irán y Oriente Medio. Que a un españolito medio le importe una higa que un misil nuclear iraní pueda sobrevolar su territorio o, a lo peor, que hasta se alegre de que den “una patada en los huevos a esos americanos malvados” (que de esos también hay muchos, por desgracia, sobre todo entre neo-nazis y fumetas simpatizantes de IU), no significa que sea grave e importante. Tú quédate viendo el “furgol” o “Gran Hermano”, que hoy vamos a hablar de cosas importantes.

Lo ocurrido en las negociaciones de Ginebra sobre el programa nuclear de Irán posiblemente es una de las mayores derrotas occidentales en décadas.

Se trata del acuerdo sobre la nada, que dije en la penúltima entrada, al que Obama estaba deseando llegar como loco. No es un acuerdo para la paz, sino para la guerra, pues no elimina la amenaza nuclear iraní, solo le da una apariencia de no ser tan urgente e importante. Sin embargo los aliados de EEUU en Oriente Medio, y vecinos de los ayatolás, no lo ven así.

El primer ministro israelí Bibi Netanyahu ya ha dicho que el acuerdo es un “error histórico” y que Israel se defenderá a sí mismo. La prensa británica ha informado recientemente de que los responsables saudíes e israelíes de seguridad ya se han reunido para tratar acciones conjuntas contra Irán. Arabia Saudí permitiría a la aviación israelí sobrevolar su espacio aéreo caso de que el país hebreo decidiera atacar las instalaciones nucleares iraníes (una operación similar al ataque de Israel a la central nuclear de Osirak, construida por el régimen de Saddam Hussein con la ayuda de Francia y la Unión Soviética, en el año 1981). También recientemente, el ex-consejero de seguridad nacional Yaakov Amidror, comentó en el Financial Times que Israel tenía capacidad militar para retrasar el programa nuclear de Irán “durante un largo período de tiempo” y que “no hay duda” de que Netanyahu actuaría unilateralmente, sin contar con EEUU, si fuese necesario. Pero que el ataque se produzca sin beneplácito del gobierno de Obama no quiere decir que EEUU no se vea implicado en una guerra caso de que Irán responda a estas medidas con ataques terroristas. Desde hace mucho tiempo vengo pensando que Israel está en la cuenta atrás si quiere hacer algo para impedir un Irán nuclear y una amenaza tanto para ellos como para nosotros.

El acuerdo en Ginebra entre la Administración Obama (la Unión Europea es una soberana inutilidad, da igual, no cuenta) e Irán ha eliminado la opción militar pero a la vez ha reafirmado de facto, como ha dicho el presidente iraní Hasán Rohani, el “derecho” de Irán a enriquecer uranio. Ha eliminado la posibilidad de que Irán sea bombardeado, no la realidad de que habrá una bomba atómica iraní.

El acuerdo simplemente exige que Irán congele algunas (no todas) de sus actividades de enriquecimiento de uranio (le permiten seguir enriqueciéndolo a niveles del 3,5%, con lo que la posibilidad de uso para armamento nuclear seguirá abierta), pero no que las desmantele o las finalice por completo, ello a cambio de una reducción de las sanciones por valor de alrededor de 7000 millones de dólares. Cierto que a un régimen criminal como el de Irán poco importan estas sanciones, pues para ellos la posible ganancia (convertirse en potencia nuclear) es mayor que la pérdida, pero la realmente significativo es que se haya acordado reducir sustancialmente las sanciones a cambio de unas leves concesiones iraníes: esto es, retrasar el desarrollo de su programa nuclear hasta dentro de seis meses, cuando se abra de nuevo otra ronda de negociaciones. Tan malo es el acuerdo que Irán ya ha advertido que la imposición de alguna nueva sanción hará que se rompa, con lo que Obama lo único que habrá conseguido es perder el tiempo y dar razones a los iraníes.

La República Islámica de Irán es un régimen mentiroso y tramposo. ¿A qué tipo de “acuerdo” se puede llegar con ellos que no sea un engaño que les beneficie? A ninguno. Durante años ocultaron su programa nuclear y se negaron a cualquier inspección internacional sobre el mismo, mientras continuaba con su discurso chulesco hacia Israel, EEUU y el resto de países occidentales, apuntalando al régimen genocida sirio de Assad, así como apoyando y nutriendo a grupos terroristas como Hezbollah o Hamás. Para ellos (y eso es algo que parece no entender la actual Administración norteamericana) seis meses no son nada, después de años desplegando todas estas actividades criminales en Oriente Medio, si al final consiguen el premio gordo de convertirse en la potencia dominante en la región y un elemento al que temer a nivel global. Continuarán seis meses o lo que haga falta enredando a Occidente en este juego.

Contener a un Irán nuclear es algo para lo cual no estamos preparados y este nefasto “acuerdo” lo único que hace es retrasar un poco ese momento, colocándonos en una posición muy difícil.


Responses

  1. Buen análisis Javier.

    El lerdo medio español no es ni por asomo consciente de lo que estas amenazas suponen. Todavía no se han enterado que lo lejos es cerca y nosotros somos occidentales, objetivo principal de toda esta chusma islamista. Y los primeros que van a pasear el gaznate por sus cuchillos van a ser los ilusos defensores de estos regímenes que campan a sus anchas por la izquierda española, que los creen amigos y se acercarán a ellos con los brazos abiertos.

  2. Aparte de mucho paniaguado que piensa que Irán va a abandonar por las buenas sus planes, a esa chusma en concreto lo que la pierde y la ciega es el antiamericanismo, eso tiene un efecto sobre ellos como si fuera veneno en la sangre. Les pasa algo similar a como le ocurría al Chávez, que ese gorila tuviera relaciones con regímenes islámicos no se podía explicar de otra forma.

    De todas formas, tampoco son el principal problema, como he dicho otras veces, a esos, las drogas que toman les destruirán, así que no son peligro más que para ellos mismos, el problema es el de siempre: los que más se oponen a imponer duras sanciones al régimen iraní que les debilite económicamente y les haga no tener más remedio que negociar son siempre Rusia (éste es el “primo de Zumosol” de Irán) y China. Tampoco es que sea prioritaria una solución militar necesariamente, pues hay sanciones que sí están teniendo efectos devastadores sobre la economía de Irán:

    http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/08/actualidad/1383942033_779351.html

    “El informe del CSR cifra en 1,25 millones de barriles menos, las exportaciones de crudo de Irán en este último año, la mitad de los 2,5 millones de barriles diarios que exportaba de media en 2011, gracias al embrago en las ventas de la UE y de la decisión de otros países importadores de crudo iraní de buscar otros proveedores ante el miedo a sufrir las sanciones de EE UU. La divisa iraní se ha devaluado como consecuencia de la pérdida de ingresos por la venta de petróleo y el aislamiento de su sistema financiero. La inflación se ha disparado por encima del 50%.”

    Rohaní ha reconocido que la situación económica del país está peor de lo que había admitido el anterior gobierno.

    Lo ideal sería una revuelta a causa de la situación económica, y las diferencias étnicas que hay allí, que acabase con la dictadura islámica y una restauración de los Pahlevi, quienes estaban modernizando Irán hasta que llegó la asquerosa revolución de Jomeini.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: