Posteado por: Javier | marzo 1, 2014

¿Discriminar “religiosamente” sí, pero de otras formas no?

El pasado día jueves llegó una interesante noticia desde los EEUU, que ha supuesto un freno al cachondeo del “todo vale” alegando la “libertad religiosa”.

Se trató del veto de la gobernadora del estado de Arizona, Jan Brewer, a la ley estatal que permitía a cualquier persona acogerse a sus “creencias religiosas” para negar servicios, también, a cualquier persona. En una comparecencia pública en la sede de su oficina, Brewer aseguró que la ley de libertad religiosa que había aprobado la semana pasada la cámara legislativa, de mayoría republicana, podría tener “consecuencias negativas no deseadas” para el estado de Arizona, puesto que tenía el “potencial de crear más problemas de los que pretende resolver”.

Pues una decisión bastante sensata, puesto que, claro, todos tenemos en mente el caso de los homosexuales, pero es que, independientemente de ello, la ley iba muchísimo más allá en la horquilla de comportamientos a los que podría haber llevado a dar cobertura por entrar dentro de la “libertad religiosa” del sujeto que los llevase a cabo.

El texto de la ley permitía que cualquier persona, organización, empresa, comercio o servicio pudiera discriminar contra una persona siempre que sea en este caso:

“ – The person’s action or refusal to act is motivated by a religious belief;

– The person’s religious belief is sincerely held; and

– The state action substantially burdens the exercise of the person’s religious beliefs”.

O, dicho en español: que la acción o la negativa a actuar de la persona esté motivada por una creencia religiosa, las creencias religiosas de la persona se lleven a cabo con sinceridad, y la acción del Estado grave considerablemente el ejercicio de las creencias religiosas de la persona.

O, lo que es lo mismo, si eres sincero católico o evangélico, puedes negarte a atender a homosexuales. También puede que te niegues a atender a judíos porque sinceramente crees que son unos “deicidas” que “mataron a Jesús”. Si eres musulmán, puedes negarte a atender a alguien que te conste le encanta comer cerdo.

Si alegas que tus creencias religiosas te prohíben relacionarte con negros, puedes negarte a atender a negros… ¿aceptaríamos este último supuesto y hablaríamos de “respeto a la libertad religiosa”?

Seguramente, no. Los que exigen “libertad” para discriminar a alguien homosexual, por ir la homosexualidad en contra de sus creencias, muy posiblemente pondrían el grito en el cielo caso de ser ellos los discriminados por este último motivo, motivos raciales. Bien, motivos raciales, o por ser feos, por ser bajitos, etc.

¿Por qué, entonces, legalmente habrían de primar los motivos discriminatorios de un musulmán, de un ultracatólico, o de algunos grupos de evangélicos “hardcore” del sur de EEUU, sobre los de otros que no llevasen la etiqueta de “religión”? Estos grupos suelen pedir mucha “libertad”, sí, pero libertad para establecer tiranías privadas o para discriminar por “motivos religiosos”, pero eso sí: ¡¡que ni se le ocurra a nadie discriminarlos por los mismos motivos!!, usando su razonamiento al contrario. Yo sí discrimino por motivos religiosos y esa es mi libertad, pero tú a mi no me discrimines por los mismos motivos, que entonces estás “atentando contra mi libertad religiosa”. Esto es interesante, pues a veces hay muchísimo confusionismo sobre cuáles son los límites razonables de la protección a la libertad religiosa, mucho “liberal” pretende convertirla en un “todo vale”. Actualmente en EEUU casi cualquier comportamiento se pretende que sea protegido por la Primera Enmienda de la Constitución, con la excusa de que es una “práctica religiosa”, con el consiguiente caos que esto está creando.

Podemos llegar más allá: si eres vegetariano y alegas que para ti el vegetarianismo es una religión, y sinceramente lo eres, puedes negarte a atender a carnívoros, a gente que le encante la carne (como a mí, por ejemplo). ¿Alguien en su sano juicio se tomaría esto en serio?

El decir que eres “religioso” no te da barra libre para escaquearte de las leyes que todos hemos de cumplir. Que digas que tu creencia es “religiosa” no le da más importancia que las de otros que no tengan ese carácter.

Que tengas una empresa, eso no la transforma en tu coto privado. Para abrir una empresa o un local donde se atiende al público, tienes que obtener una licencia municipal y cumplir con todas las normas y reglamentos, el hecho de abrir un establecimiento es una concesión de la comunidad sobre el espacio público, con lo que tampoco puedes alegar que es un espacio que pertenece a tu “privacidad” y en el que también vas a exigir que se te exima de cumplir las normas que afectan a todos.

La ley de Arizona, aparte de ser estúpida y anti-liberal, por otro lado hay que decir que era totalmente innecesaria, puesto que en el estado de Arizona, no hay ninguna ley que incluya la homosexualidad como una situación protegida contra la discriminación. Más bien parece que obedece a lo que he dicho antes: la tendencia en EEUU a pretender permitir ya también a empresas el saltarse leyes a la torera, y hacer de su capa un sayo tanto con sus clientes como empleados, con la excusa de que esas leyes violan la “libertad religiosa” de sus propietarios.

A los legisladores de Arizona parece que encendieron las lucecitas mentales casos recientes como el de las Hermanitas de los Pobres en Nueva York y algunos otros sobre organizaciones, generalmente católicas, que se han negado a pagar, en aplicación de Obamacare, seguros médicos a sus empleados que incluyan anticonceptivos, por ser algo contrario a sus creencias religiosas. Por cierto, en el caso concreto de las Hermanitas de los Pobres, estas recibieron de la Corte Suprema, gracias al voto de la progre Sonia Sotomayor, el beneficio de una exención temporal a la aplicación de Obamacare por este motivo, con lo cual no puedo estar más en desacuerdo (y me da exactamente igual que la organización se defina como católica, evangélica, musulmana, judaica, seguidores de Buda o de la “iglesia maradoniana”): NO es una entidad eclesiástica que se dedique al culto, sino una entidad privada que dice tener inspiración o ideología religiosa. Si es una entidad religiosa, ¿cómo es que se dedica a contratar empleados? ¿Esos empleados, sujetos con un contrato laboral, deben suscribir la convicción religiosa del empleador? Lo miremos por donde lo miremos, es un disparate, pero el caso es que en Arizona pensaron que si hay empresas que pueden negarse a pagar anticonceptivos a sus empleados por “motivos religiosos”, también debieran poder negarse a atender a alguien por los mismos motivos.

Esta ley, sin embargo, iba tan lejos que hasta los dos senadores de Arizona en Washington, ambos republicanos, pidieron que la gobernadora la vetara. Igualmente John McCainn o el ex-candidato presidencial Mitt Romney pidieron también el veto por el daño que podía ocasionar al comercio en Arizona. Nada raro, puesto que la Corte Suprema de EEUU ha resuelto muchas veces en el sentido de que la discriminación es ilegal y que las personas tienen un derecho a no sufrir discriminación en el mercado.

Suelen decir los defensores de este tipo de legislaciones en EEUU que la práctica y el ejercicio de una creencia religiosa no termina cuando se sale por la puerta de la iglesia, ni se empieza y termina el domingo. Esto es cierto (y lo sé bien, pues soy creyente), pero cualquiera con sentido común sabe que el atender a alguien en una tienda o establecimiento es algo neutro desde el punto de vista religioso y que, en todo caso, la libertad religiosa siempre está en armonía con otras libertades individuales. No es ni más ni menos importante que otras, es decir, no es la libertad “suprema” a la que el resto están subordinadas, como pretenden algunos “liberales”. Y mucho menos legitima para negar otros derechos y libertades a terceros.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: