Posteado por: Javier | marzo 24, 2014

Mis respetos a Adolfo Suárez

Una entrada muy breve hoy como homenaje al ex-presidente del Gobierno Adolfo Suárez González, fallecido ayer a los 81 años después de una larga enfermedad.

No soy amigo de mitificar o beatificar porque sí a una persona solo porque haya muerto, como es tan de costumbre en este país, simplemente es un reconocimiento por sus servicios a España.

.

¿Por qué es un personaje digno de recordar?

Principalmente por su papel en la transición desde la dictadura franquista a la democracia en una época muy difícil, ejerciendo magníficamente el arte de los pactos y el estadismo, pese a las presiones de numerosos sectores extremistas e inmovilistas que lo acusaban de “traidor” y “vendepatrias”.

Al principio había muchos recelos hacia Suárez por su condición de haber sido ministro-secretario general del Movimiento. Suárez fue elegido por el rey el 3 de julio de 1976 entre otros motivos por su juventud y los conocimientos que poseía sobre el funcionamiento interno del franquismo.

Sin embargo, ya en su primer discurso televisado prometió instaurar de nuevo la democracia y la pluralidad política. Entre diciembre de 1976 y abril de 1977 legalizó todos los partidos y sindicatos, incluido el Partido Comunista (PCE), junto con una amnistía a los presos políticos.

Tras ganar las primeras elecciones después del franquismo, el 15 de junio de 1977, firmó los Pactos de la Moncloa con la oposición, los sindicatos y las organizaciones empresariales, eliminó la censura previa restauró los derechos de reunión, de asociación política y la libertad de expresión, y derogó la estructura del Movimiento Nacional.

Bajo su mandato se aprobó la Constitución de 1978, una de las mejores y más flexibles de los países de nuestro entorno y que ha aportado muchos años de estabilidad a España, protegiendo los derechos y libertades de todos, con la instauración de una monarquía parlamentaria moderna al estilo de países como el Reino Unido, Holanda, Suecia, Noruega, etc. Igualmente, tuvo que hacer frente al desafío de unos golpistas el 23 de febrero de 1981.

Méritos suficientes para recordar a este hombre y para lamentar la porquería de politicuchos que tenemos hoy día calentando con sus traseros los asientos del Congreso, en lugar de gente como Suárez.

DEP


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: