Posteado por: Javier | abril 27, 2014

Juan Pablo II: usurpando el Trono de Cristo

Sin duda alguna, este domingo los cristianos en todo el mundo estarán alarmados ante un nuevo episodio de idolatría a gran escala y multitudinaria dentro de la Iglesia de Roma, la canonización del difunto Papa católico-romano Juan Pablo II (le va a acompañar en la distinción Juan XXIII pero la “estrella” del acto va a ser sin duda el ex-Papa polaco).

Paradójicamente, casi coincidiendo en el tiempo con lo que va a acontecer en Roma, un joven de 21 años ha muerto aplastado en Italia cuando una estatua dedicada a Juan Pablo II se ha derrumbado sobre él. Humanamente lamento la muerte de una persona, pero es imposible no recordar cómo la Biblia condena y enseña que quienes practican la idolatría están expuestos a la ira de Dios.

Este culto católico-romano a los muertos es uno de los aspectos más inquietantes de esta religión. En concreto, el culto a Juan Pablo II ya comenzó con su muerte en 2005, cuando se produjeron estrambóticas declaraciones en boca de algunos incluso considerados “cristianos”, como George W. Bush, cuando dijo: “El papa fue un hombre humilde y sabio, uno de los grandes líderes morales de la Historia, un héroe”, o Pat Robertson, el fundador de la Christian Coalition, que declaró: “El líder religioso más querido de nuestros tiempos y se ha ido a su muy merecida recompensa eterna”. A mi me parece que es muy probable que Dios diera a Juan Pablo II su “muy merecida recompensa eterna”, solo que seguramente no en el sentido que pensaba Pat Robertson, sino en un castigo eterno en el infierno (si es que murió creyendo en lo que creía y no se arrepintió), junto con todas las masas ignorantes a las que engañó. No hay que irse a los tiempos de Lutero o Calvino, hace tan solo unos treinta años prácticamente ningún protestante hubiera soltado esos elogios y piropos a un Papa de Roma.

Al margen del papel político que tuviera en la caída del comunismo soviético y el fin de la Guerra Fría (eso es otra historia completamente distinta), donde no fue más que un instrumento, la canonización de Wojtyla es un episodio más en la siniestra historia de Roma. Que la Iglesia Católica declare “santo” a este impresentable no dice nada nuevo, pues en la historia romana hay muchos canonizados que hoy serían considerados como verdaderos criminales. El mismo Wojtyla encubrió al pederasta Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, a cambio de su dinero, y al que casi se le llega a canonizar, así como al fundador del Opus Dei, Escrivá de Balaguer.

Juan Pablo II no es nadie a elogiar en absoluto por quien se considere cristiano. Este ex-Papa no era más que un falso profeta que se consideraba “infalible” y con una autoridad idéntica a la de Cristo. Lo peor de todo no es que se lo creyera él… lo peor es que millones y millones de personas se lo creyeran también, dando validez a una de las mayores estafas del catolicismo romano y siendo arrojados en los brazos de Satanás. En su catecismo se dice lo siguiente en el apartado 2035: “El grado supremo de la participación en la autoridad de Cristo está asegurado por el carisma de la infalibilidad. Esta se extiende a todo el depósito de la revelación divina (cf LG 25); se extiende también a todos los elementos de doctrina, comprendida la moral, sin los cuales las verdades salvíficas de la fe no pueden ser salvaguardadas, expuestas u observadas” (cf CDF, decl. “Mysterium ecclesiae” 3). También afirma el catecismo romano que el “Papa tiene poder universal, supremo e inmediato en cuanto se refiere a la protección de las almas”: Juan Pablo II se arrogaba a sí mismo el poder que solo tiene Jesucristo.

También se consideraba a sí mismo “vicario de Cristo”. Pero Cristo nunca puso como vicario a un hombre, sino al Espíritu Santo (Juan 16:13). No solo el Papa, la propia Iglesia de Roma toma el lugar de Dios Espíritu Santo (por eso la enseñanza católico-romana sobre el Espíritu Santo siempre ha sido tan defectuosa).

Juan Pablo II practicaba la mariolatría, permitía que los hombres se arrodillasen ante él, defendía los sacramentos de su iglesia como “medios de salvación”, negaba la suficiencia de la Palabra de Dios y defendía la práctica de pedir la “intercesión” por parte de difuntos, tarea en la que se empleo a fondo para “crear” más “intercesores” que todos los Papas anteriores juntos: ¡canonizó a 477 personas y beatificó a 1.318!

En esta predicación el Dr. John MacArthur resume magníficamente bien la postura protestante frente a todas estas prácticas presentes en el catolicismo romano (está relacionada con todo el entusiasmo generado con la elección de Bergoglio, pero viene al pelo para el tema de Juan Pablo II):


Responses

  1. Interesante artículo y vídeo.

    Queda en evidencia muchas veces que la Iglesia Católica Apostólica Romana tergiversa muchos aspectos de La Biblia. Quizás uno de los casos más claros es con respecto a la Navidad, una festividad hunde sus raíces en la Saturnalia Romana; lo mismo con el Día de todos los santos, correspondiéndose con el Samaín céltico/Halloween. Como esos dos ejemplos muchos más. Me recuerda un poco al caso de Prisciliano, personaje histórico que hacía cosas así y que, paradojas de la vida, fue ajusticiado por hereje. Hereje que, por cierto, dicen que es el que en realidad está enterrado en Santiago de Compostela y no Santiago el Mayor.

    He de confesar que en su día, en agosto de 2011, fui invitado a la JMJ de Madrid; al principio no quería ir porque bueno, como dije en su día, soy agnóstico, pero bueno… pensé que podía ser una buena oportunidad para ver amistades que hacía tiempo que no veía. La verdad es que, a pesar de haberme encontrado mucha gente educada y atenta, también vi a gente que más que recibir a un supuesto “hombre de Cristo” parecía que estaba de parranda en algún “macro-festival” estilo Tomorrowland en Bélgica o Sónar en España.

    Otra de las grandes ironías de España es que, a pesar de ser un país católico, mucha de esa gente no tiene ni idea de muchos aspectos bíblicos y/o católicos básicos (eso sí, a las procesiones y como nazarenos los primeros en la “línea de combate” y como no adores a la Virgen de la Macarena, por ejemplo, se ponen hechos una furia) y, lo que es peor todavía: Cuando van a comulgar, algunos van con el “alma negra” en el sentido de que horas antes no han dudado en admitir “trincarse” a su novia contándolo la “hazaña” con pelos y señales, o haberse pasado bebiendo y liarla parda consecuencia de la borrachera. Luego son los primeros, o de los primeros, en usar condones (cosa que creo que en el catolicismo romano no se ve con buenos ojos) y “cagarse en Dios”. Yo reconozco que un par de veces en la vida me he pasado bebiendo, pero en ningún momento se me ocurría molestar a la gente de forma gratuita; me iba a que me diese el fresco, dejar de beber durante al menos un par de horas y ya.

    Uno de los mejores amigos que hice en Salamanca me dijo que, siendo católico, con el tema de la Navidad, no podía evitar ser un hombre de razón y sabía perfectamente que se celebraba la Saturnalia romana y no la celebraba con “fervor”: comidas familiares y poco más.

    En resumen, como me dijo una amiga mía en una ocasión que tampoco es cristiana: Si mucha gente se diese cuenta de lo que supone el catolicismo (defensa a ultranza de la vida a cualquier precio y/o bajo cualquier circunstancia, por ejemplo) y lo que pone de verdad en La Biblia, otro gallo cantaría.

    Creo que no tengo que añadir más. Saludos.

  2. GAP:

    Gracias.

    “Queda en evidencia muchas veces que la Iglesia Católica Apostólica Romana tergiversa muchos aspectos de La Biblia”.

    Durante siglos ha sido así porque el objetivo siempre ha sido crear ritos e instituciones que ayuden a mantener el poder, y para eso ha habido cientos de cabezas pensantes a lo largo de cientos de años tejiendo doctrinas de forma que tengan apariencia bíblica.

    Pero es llamativo que incluso hay gente no creyente que cuando lee un poco la Biblia se da cuenta de esas cosas, el problema es la ignorancia tan extrema que hay en España sobre el tema.

    “Quizás uno de los casos más claros es con respecto a la Navidad, una festividad hunde sus raíces en la Saturnalia Romana; lo mismo con el Día de todos los santos, correspondiéndose con el Samaín céltico/Halloween. Como esos dos ejemplos muchos más. Me recuerda un poco al caso de Prisciliano, personaje histórico que hacía cosas así y que, paradojas de la vida, fue ajusticiado por hereje. Hereje que, por cierto, dicen que es el que en realidad está enterrado en Santiago de Compostela y no Santiago el Mayor”.

    Fiestas paganas ambas. Una de las tácticas del papado ha sido primero desprestigiar la festividad de los paganos y, acto seguido, superponer encima una festividad católico-romana, como “cristianizando” la fiesta pagana.

    Lo de Prisciliano es típico: después de servirles, es acusado de herejía a partir de que criticó y atacó la unión de la Iglesia con el Imperio Romano. Parece ser que era seguidor de muchas enseñanzas antibíblicas, sí, pero curiosamente es acusado cuando se convierte en un peligro para Dámaso y sus intenciones de conseguir la primacía de la sede romana y de ser él el primer “Papa” oficial.

    “La verdad es que, a pesar de haberme encontrado mucha gente educada y atenta, también vi a gente que más que recibir a un supuesto “hombre de Cristo” parecía que estaba de parranda en algún “macro-festival” estilo Tomorrowland en Bélgica o Sónar en España”.

    En muchos casos parecía que venía más bien una estrella del rock a dar un macroconcierto, pero en cualquier caso toda esa escenificación es muy típica en el catolicismo romano.

    “Otra de las grandes ironías de España es que, a pesar de ser un país católico, mucha de esa gente no tiene ni idea de muchos aspectos bíblicos y/o católicos básicos (eso sí, a las procesiones y como nazarenos los primeros en la “línea de combate” y como no adores a la Virgen de la Macarena, por ejemplo, se ponen hechos una furia)”

    Bueno, en realidad, afortunadamente, la mayoría de católicos en España son no practicantes, es normalmente gente que es solo de boda, bautizo o comunión (los BBC) y que hace eso por inercia, porque no han conocido otra cosa y porque es “lo tradicional” en el país, no suponen ningún peligro y en muchos casos no son muy distintos de ateos o agnósticos. Además, incluso la mayoría de ellos son majos. Ultra-católicos, sí, hay un grupito cada vez más marginal que hace mucho ruido pero ya está (los controles poblacionales mantienen su número limitado). Mejor así, porque algunos tienen pinta de estar tan alienados y tarados y con el cerebro tan lavado como el de un testigo de Jehová o un miembro de cualquier otra secta. Alguien sometido y enredado en los hilos del sistema papal difícilmente puede ser un hombre libre. No puede haber libertad cuando alguien está profundamente convencido de que su salvación depende en buena medida de la institución religiosa del papado.

    La Semana Santa y sucedáneos similares (romerías, etc…) es lo que Roma llama “religiosidad popular”, que está muy cuidado pese a que en esos festejos se produzcan verdaderos abusos y aberraciones idolátricas (pero OJO: ¡abusos y aberraciones incluso desde el punto de vista de lo que enseña la teología católica!), que son totalmente tolerados porque, al fin y al cabo, dan una imagen ficticia y propagandística de que España aún es “católica”, que es lo que al final interesa.

    “ y, lo que es peor todavía: Cuando van a comulgar, algunos van con el “alma negra” en el sentido de que horas antes no han dudado en admitir “trincarse” a su novia contándolo la “hazaña” con pelos y señales, o haberse pasado bebiendo y liarla parda consecuencia de la borrachera. Luego son los primeros, o de los primeros, en usar condones (cosa que creo que en el catolicismo romano no se ve con buenos ojos) y “cagarse en Dios”. Yo reconozco que un par de veces en la vida me he pasado bebiendo, pero en ningún momento se me ocurría molestar a la gente de forma gratuita; me iba a que me diese el fresco, dejar de beber durante al menos un par de horas y ya”.

    Hay muchos torrentes que mientras hacen eso, luego están que si “putos maricones esto o lo otro”, cuando constantemente están cometiendo otros pecados como ser adulteros o fornicarios. No es que no haya “protestantes” que no hagan eso mismo, los hay y muchos que hacen lo mismo, pues el ser humano por naturaleza es corrompido y depravado, por mucho que exteriormente profese ser “religioso”, pero en el caso del catolicismo romano (como en otras formas de religiosidad “sensual”) es porque satisface muy bien el corazón culpable con ritual, ceremonia, incienso y sacramentalismo en vez de con salvación espiritual. Ese es el fin de los sacramentos, como en los antiguos ritos paganos de Grecia y Roma. La Iglesia Católica dice que sus sacramentos, que los administra por un cura con “sucesión apostólica”, implantan vida espiritual en almas muertas por el pecado y que este poder es directo, o sea que no es necesario que el pecador se vuelva de sus caminos y obedezca a Dios, cumple mil veces con el sacramento y mil veces serás “límpio”. Al hombre sensual y pecador le encanta y le fascina el rito con el que sentirse “bien” consigo mismo: es mucho más cómodo rezar doce padres nuestros de la forma que te indique la Iglesia de Roma que someterse a la Ley de Dios.

    La mayoría de católicos “nominales” se pasa por el forro (nunca mejor dicho) la enseñanza de su propia iglesia, pero sí, realmente la postura oficial de la Iglesia Católica es totalmente en contra de los anticonceptivos, aunque como en otras cosas está basada no exactamente en la Biblia, sino en ideas más o menos “filosóficas” y en lo que opinaba algún padre de la Iglesia (por ejemplo, San Agustín creo recordar que consideraba “pecaminoso” incluso el sexo matrimonial hasta para procrear, pero que en este caso decía que era un “mal menor”, así que con mayor razón consideraba aún más “pecaminoso” el sexo solo por placer y que los esposos intentasen evitar un embarazo). Creo que solo la seguirán al pie de la letra los ultra-católicos que he mencionado antes, aunque total, tampoco creo que haya muchas deseando procrear con ellos, la verdad sea dicha.

    Bueno, en realidad, como “apoyo bíblico” suelen mencionar el pecado de Onán, pero eso no tiene absolutamente nada que ver, el castigo era por la violación de una ley concreta del AT y en ese contexto, la cual ya no está vigente. Desde luego hay que ser imaginativo para sacar de ahí que la Biblia condena la anticoncepción. No hay problema porque los esposos decidan que aún no van a tener hijos o que no van a tener más, es algo que está dentro de la libertad cristiana.

    Saludos.

  3. “Durante siglos ha sido así porque el objetivo siempre ha sido crear ritos e instituciones que ayuden a mantener el poder, y para eso ha habido cientos de cabezas pensantes a lo largo de cientos de años tejiendo doctrinas de forma que tengan apariencia bíblica.”

    Lo que resulta curioso es que, a lo largo de la historia del papado, no era raro que uno dijese una cosa y luego el siguiente contase otra totalmente (o no tanto, pero sí diferente) distinta. Un poco caótico. Con el tema de las instituciones, pues hay que decir que el gemelo oriental (suelo referirme así a la Iglesia Ortodoxa con respecto a la Católica Romana) no ha caído en las tendencias católicas.

    “Lo de Prisciliano es típico: después de servirles, es acusado de herejía a partir de que criticó y atacó la unión de la Iglesia con el Imperio Romano. Parece ser que era seguidor de muchas enseñanzas antibíblicas, sí, pero curiosamente es acusado cuando se convierte en un peligro para Dámaso y sus intenciones de conseguir la primacía de la sede romana y de ser él el primer “Papa” oficial.”

    Uno de los grandes males del Imperio Romano ha sido todo lo relacionado con las conspiraciones palaciegas y los diversos enfrentamientos que hubo por ostentar el trono. Este mal también estuvo muy presente en el Imperio Bizantino.

    “Ultra-católicos, sí, hay un grupito cada vez más marginal que hace mucho ruido pero ya está (los controles poblacionales mantienen su número limitado). Mejor así, porque algunos tienen pinta de estar tan alienados y tarados y con el cerebro tan lavado como el de un testigo de Jehová o un miembro de cualquier otra secta.”

    Alguno parece salido de la época de las Cruzadas.

    “Hay muchos torrentes que mientras hacen eso, luego están que si “putos maricones esto o lo otro”, cuando constantemente están cometiendo otros pecados como ser adulteros o fornicarios. No es que no haya “protestantes” que no hagan eso mismo, los hay y muchos que hacen lo mismo, pues el ser humano por naturaleza es corrompido y depravado, por mucho que exteriormente profese ser “religioso”, pero en el caso del catolicismo romano (como en otras formas de religiosidad “sensual”) es porque satisface muy bien el corazón culpable con ritual, ceremonia, incienso y sacramentalismo en vez de con salvación espiritual.”

    Muchos de ellos tienen como “salvavidas” la confesión con el sacerdote. Y, francamente, incluso dentro del marco católico, si no hay un arrepentimiento sincero (porque está claro que aunque confiesen, no dudarían en volver a hacer el cafre) y un propósito de enmienda, de poco sirve. Es cierto que a lo largo de nuestra vida cometemos errores y que incluso podemos desviarnos, pero no creo que sea excusa para actuar en contra de lo que crees de forma deliberada.

    “La mayoría de católicos “nominales” se pasa por el forro (nunca mejor dicho) la enseñanza de su propia iglesia, pero sí, realmente la postura oficial de la Iglesia Católica es totalmente en contra de los anticonceptivos, aunque como en otras cosas está basada no exactamente en la Biblia, sino en ideas más o menos “filosóficas” y en lo que opinaba algún padre de la Iglesia (por ejemplo, San Agustín creo recordar que consideraba “pecaminoso” incluso el sexo matrimonial hasta para procrear, pero que en este caso decía que era un “mal menor”, así que con mayor razón consideraba aún más “pecaminoso” el sexo solo por placer y que los esposos intentasen evitar un embarazo). Creo que solo la seguirán al pie de la letra los ultra-católicos que he mencionado antes, aunque total, tampoco creo que haya muchas deseando procrear con ellos, la verdad sea dicha.”

    Creo que cumpliendo a rajatabla esa máxima de “sexo únicamente en el matrimonio y con el único fin de procrear” nada más la cumplen gente del Opus Dei, afines a éstos y pocos más; vamos, los que son católicos papistas y que leen La Biblia (al menos la traducción católica, que me imagino que habiendo diferentes confesiones cristianas las traducciones variarán). En mi casa está La Biblia de Jerusalén; no sé qué opinión tendrá de ella, y creo que nada pone de anticonceptivos. Tampoco pone nada de defender la vida a ultranza de infractores puesto que pone que hay que ajusticiarlos sin vacilar.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: