Posteado por: Javier | junio 18, 2014

Irak: No cooperar con los Ayatolás

La creciente situación de inestabilidad en Irak provocada por los terroristas del EIIL (Estado Islámico de Irak y el Levante), un conglomerado de organizaciones radicales patrocinado por Al Qaeda que surgió en octubre de 2006, ha desencadenado en EEUU un angustioso debate sobre dos cuestiones fundamentales: ¿Qué salió mal? Y ¿qué hacemos al respecto?

Es sorprendente que hay muchas personas que están en desacuerdo en el primer punto (unas culpan a Bush por iniciar la intervención y otras a Obama por la retirada prematura), pero quienes, en cambio, sí se muestran de acuerdo entre ellos con respecto a la segunda cuestión. Así, por ejemplo, algunos como el Senador republicano de Carolina del Sur Lindsey O. Graham, caracterizados por sus críticas a la política exterior de Obama, sin embargo sugieren que EEUU debe “trabajar con Irán” para contrarrestar el avance del EIIL. Hace unos pocos días, el presidente iraní Hasan Rohani se mostró dispuesto a colaborar, pero la noticia no era algo nuevo, puesto que el lunes el propio Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo que la administración Obama está “abierta a las discusiones” con Teherán y que “no se descarta” la cooperación en Irak. Al igual que con el talibán en Afganistán, hay quienes parecen empiezan a pensar que Irán es un agente “respetable” en la región.

Ha habido ocasiones en el pasado en que países muy distintos han tenido que colaborar contra un enemigo común, como el caso de EEUU y la URSS en la II Guerra Mundial contra la Alemania nazi. Pero la sugerencia de que EEUU y la República Islámica de Irán formen una especie de “frente unido” no recuerda en nada a esto y sí a la estupidez de algunos conservadores que en los años 30 argumentaban que EEUU y el Reino Unido tenían un interés común con la Alemania de Hitler en la lucha contra el comunismo soviético. La idea de que EEUU, una nación comprometida desde su fundación a defender la democracia y la estabilidad y seguridad mundiales, pudiera tener un “interés común” con el régimen de los Ayatolás, una teocracia revolucionaria que es el estado patrocinador del terrorismo n º 1 en el mundo, es tan fantástica como la noción de que Neville Chamberlain y Adolf Hitler podían trabajar juntos por el bien de Europa.

Aunque la dictadura islámica iraní esté dirigida por fundamentalistas chiítas y el EIIL sea una organización sunita, no hay duda de que su ascenso ofrece a Irán grandes beneficios. Por un lado, hace que el primer ministro Nouri al-Maliki y los chiítas de Irak sean cada vez más dependientes de la protección iraní. Por otro, el terrorífico ascenso del EIIL hace que existan más probabilidades de que los estadounidenses, aunque sea a regañadientes, terminen aceptando una injerencia iraní en Irak.

Hemos estado acostumbrados en los últimos años a un Pakistán que ha sido a la vez tanto pirómano como bombero: mientras servía como refugio a Osama Bin Laden y apoyaba a grupos yihadistas, se presentaba a sí mismo como un socio en la guerra contra el terrorismo para conseguir ayuda norteamericana. Irán es un país experto en jugar un juego similar, sólo que en lugar de la ayuda es posible que lo que esté esperando es una relajación de las sanciones de Occidente y un trato más suave y comprensivo hacia su programa nuclear.

De hecho, la oposición siria no yihadista insiste en que el EIIL es una creación de Irán. Por supuesto, los sirios exageran, pero, aún cuando no sean una creación propia, sí hay mucha evidencia de que Irán y sus aliados sirios han cooperado con el EIIL. No hay que olvidar que el EIIL (anteriormente conocido como “Al Qaeda en Irak”) fue fundado por el fallecido Abu Musab al-Zarqawi, de quien la inteligencia de EEUU cree que recibió ayuda, refugio y apoyo financiero de Irán después de que fuera expulsado de Afganistán por las fuerzas estadounidenses en 2001. Zarqawi recibió también apoyo del estrecho aliado de Irán, Siria, lo que permitió que su territorio fuera utilizado para alimentar a Al Qaeda en Irak, con un flujo constante de combatientes extranjeros.

No hace demasiado, en 2012, el Departamento del Tesoro de EEUU identificó a Irán como un apoyo del EIIL, el cual, al parecer se ha alimentado gracias a acuerdos con el régimen sirio de Assad por el petróleo de los pozos iraquíes bajo su control. De acuerdo con las fuentes de inteligencia occidentales, Assad, el cliente principal de Irán en la región, tiene una sociedad de negocios con el EIIL… ¡aunque el EIIL haya estado luchando contra su régimen! Los motivos de Assad para esta relación, en apariencia esquizofrénica, son variados, pero entre ellos se cree que uno de ellos es el deseo de impulsar los combatientes yihadistas a fin de desacreditar a la oposición a su régimen ante los ojos de Occidente.

Pero, incluso en una hipotética situación en la cual Irán fuera realmente un implacable enemigo del EIIL, eso no quiere decir que fuese una buena idea para los EEUU el cooperar con la Guardia Revolucionaria de Irán, una organización que ha sido responsable de ataques contra objetivos estadounidenses por más de 30 años.

Hemos visto en Siria como las fuerzas apoyadas por Irán han sofocado una insurgencia liderada por los sunitas. Más de 150.000 personas han muerto en la guerra civil de Siria y millones más han sido expulsadas de sus hogares. El régimen de Assad se ha hecho tristemente famoso por atacar a la población civil e incluso emplear armas químicas. Grupos respaldados por Irán utilizaron métodos igualmente brutales en Irak durante el apogeo de la lucha después de que Al Qaeda atentara contra la mezquita de Samarra el 22 de febrero de 2006. Extremistas chiíes se hicieron conocidos por atacar mezquitas así como secuestrar y torturar a los suníes (murieron al menos 47 personas), grupos que ahora destacan en la primera línea de la resistencia chiíta al EIIL.

EEUU cometería un tremendo error si, por cooperar con Irán, fuera mediante misiones aéreas o mediante apoyo diplomático, terminase, de rebote, ayudando a una campaña de limpieza étnica patrocinada por los iraníes. No solo sería algo moralmente reprobable, sino también estratégicamente estúpido, puesto que convencería a los musulmanes sunitas de la región de que EEUU está del lado de Irán y sus esbirros regionales y en contra ellos. Esto podría llevar a los países sunitas como Arabia Saudí, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos a apoyar a los extremistas como el EIIL, alimentando aún más el creciente conflicto sectario en toda la región.

En lugar de pensar que la solución son tratos con Irán, la alternativa para EEUU es desarrollar una coalición con sus aliados tradicionales en la zona para frenar a Al Qaeda, destruir las bases iraníes en Irak, equipar a los combatientes no yihadistas del Ejército Libre de Siria y trabajar para sacar al gobierno iraquí fuera de la órbita de Irán. Posiblemente el último objetivo requerirá un esfuerzo tremendo para echar por tierra la candidatura de Maliki para un tercer mandato, en favor de un líder más inclusivo con los distintos grupos que conforman Irak.

Este plan, sin duda es ambicioso, pero está en juego el futuro de Oriente Medio. Si la tendencia actual continúa, EEUU se enfrentará a un Irán nuclear confrontado con un mundo árabe sunita en el cual Al Qaeda será un actor más importante que nunca y en el que al menos alguno de sus países (muy probablemente Arabia Saudí) adquirirá armas nucleares para contrarrestar la amenaza iraní. Ante tal perspectiva, lo inteligente no es ir buscando alianzas con Irán que son quimeras. Los norteamericanos no tienen necesidad de aliarse con terroristas para luchar contra terroristas.


Responses

  1. Hay en EE.UU. una corriente de opinión que defiende la base democrática del régimen de los Ayatolas y la posibilidad de llegar a acuerdos con un próximo líder iraní surgido de entre los jóvenes que no vivieron los tiempos de Jomeini ( algo así como un Gorbachov islámico ). Y, al mismo tiempo, esta corriente de opinión rechaza el que se continúe permitiendo a destacados miembros de la familia real saudí patrocinar todo tipo de aventuras ( y tampoco olvidan la nacionalidad de los terroristas en los atentados del 11-S ).

  2. No hay ningún desacuerdo en decir que un colapso en Irak sería un auténtico desastre para los intereses liberales y la seguridad internacional. Parece que algunos suponen que ya “no se puede hacer nada”. Sabemos quiénes dicen eso, e incluso otros dicen que hay que dejar que Irán ayude a los EEUU. NO. NO. No a las dos cosas. No hay camino aceptable que beneficiaría al régimen en Irán. Lo que hay que hacer es actuar de forma DECISIVA y valiente para frenar el avance de las fuerzas terroristas sin beneficiar a Irán en ese proceso. Hay que intentar expulsar a todos los yihadistas, con órdenes directas para matarles: hablo de terroristas tanto de Al Qaeda como DE IRÁN, no se os olvide eso. Hay que vlver a mandar tropas a Irak, no solo ataques aéreos, sino también operaciones especiales y hasta tropas regulares de nuevo. Tropas en tierra, sí, sí. Los suníes moderados tendrán que elegir entre Al Qaeda o estar a merced de los iraníes que les van a matar a miles y miles. Al Qaeda en Irak es una GRAN amenaza y EEUU con sus aliados debe tomar acciones militares y especiales para frenarlo YA. Darle apoyo a los iraníes sería dar apoyo a las milicias chiitas que son los que han generado las guerras sectarias, por no hablar de que eso sería darle la espalda a los moderados de AMBOS LADOS que son los que más sufren.

  3. @Moli: Esa corriente es muy populista y no le debes dar foro aqui.

    Permitir que Irán amplie sus fronteras por CIENTOS de kilómetros al oeste con TROPAS sería un desastre estratégico. Además , a EEUU se le percibiria como aliado de Irán cntra todas las fuerzas árabes del mundo de los suníes, cediendo a Siria por completo al terrorista sostenido por Irán, AL-ASSAD. La hegemonía iraní sería TERRIBLE, más con armas nucleares.

    La crisis es urgente y en vez de entrar en recriminaciones absurdas sobre el pasado, hay que mirar hacia adelante. Todo camiino es muy difícil pero las alternativas de permitir una victoria para Al Qaeda o fortalecer a Irán sería un desastre global sin precedentes.

  4. Alfredo:

    Me alegra que, aunque no sea inusual, hayamos visto igual el peligro de hacer guiños a Irán: legitimar a un régimen criminal como el de los Ayatolás, presentándolo como un “agente pacificador” en la región, y dar un balón de oxígeno a un régimen que, al fin y al cabo, se ha beneficiado del trabajo sucio que le ha hecho el EIIL desestabilizando Irak. Es normal que Irán actúe así, es un régimen tramposo que ha colocado a un supuesto “moderado” como Rohani precisamente para favorecer movimientos a su favor de este tipo.

    Moli:

    Si es apoyando a la oposición iraní, sí, pero con la “casta” del régimen islámico siempre será una trampa y jueguecitos con los que ganarán tiempo para seguir avanzando en su programa nuclear.

    Rohani ojalá fuera alguien reformista, lo que ocurre es que parece que el presidente de Irán (tampoco Ahmadineyad, lo único que cambian son las caras) poco poder real tiene. El poder real y efectivo está en manos del ayatolá Ali Jamenei, el líder supremo de la Revolución Islámica. Rohani llegará hasta donde no traspase las líneas rojas que Jamenei le haya marcado, no creo que vaya a ser el “Gorbachev iraní”. Es más, posiblemente la elección de alguien de rostro más “amable” y lenguaje más “comedido” que Ahmadineyad, no tan bocazas, puede ser una táctica de los ayatolás para embaucar e invitar a las potencias occidentales a enredarse en negociaciones como esa tan siniestra que tuvo lugar en Ginebra a finales del año pasado. Con ese régimen tan criminal todo es posible.

  5. Javier:

    No, no es inusual pero esta vez sentí su misma sensación al respecto cuando leí esta entrrada y pensé – definitivamente aquí hay un hombre capaz de moverse por otros coordenados. Esperemos tener más coincidencias ideológicas por el estílo, para que se siga manteniendo una voz sólida y alternativa al liberalismo precongelado que aportan en España los enchufados.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: