Posteado por: Javier | julio 11, 2014

Israel responde… después de muchos misiles

Desde el pasado día 8 de julio las Fuerzas de Defensa de Israel se encuentran desarrollando una ofensiva aérea sobre la Franja de Gaza conocida con el nombre de “Operación Margen Protector”, después de que Hamás haya intensificado el lanzamiento de cohetes sobre suelo israelí, con más de 220 entre los meses de junio y julio (85 de ellos solo el 7 de julio).

.

Aunque todo esto suele ser obviado en los titulares periodísticos internacionales cuando tratan estas noticias, quedándose los mismos siempre en “Ataque israelí sobre Gaza”, los más benévolos, y “Bombardeo indiscriminado israelí sobre Gaza”, los más tendenciosos, lo cierto es que es bueno y necesario aclarar que, posiblemente, no hay país en el mundo con mayor autocontención que Israel a la hora de responder a los ataques que sufre desde el exterior.

.

Desde el año 2001, grupos terroristas palestinos como Hamás o la Yihad Islámica han lanzado sobre el sur de Israel más de 13.000 cohetes, desde los famosos Qassam, que algunos, con mucha socarronaería, llaman “artesanales” o “cohetes de feria”, hasta los Grad iraníes. Hace un par de años, estos cohetes consiguieron alcanzar Tel Aviv e incluso las afueras de la capital israelí, Jerusalén. En la ciudad de Sderot, a solo un kilómetro de la frontera con Gaza, los habitantes viven en una permanente psicosis de que en cualquier momento pueda caer un cohete sobre sus cabezas y por este motivo hay instalados refugios por todas partes, de forma que cualquiera pueda llegar a ellos en menos de 15 segundos:

.

.

Después de los cuatro años de la Segunda Intifada, que provocó un baño de sangre en Israel a manos de continuos ataques de terroristas suicidas, Israel sacó a sus colonos de Gaza en 2005. Los miembros de Hamás, tan criminales ellos, tras la salida de los judíos, se dedicaron al encantador arte de la quema de sinagogas y el saqueo de los invernaderos (donde muchos palestinos de Gaza, por cierto, tenían sus empleos cuando estaban allí los israelíes), desecados y llenos de boquetes para ocultar armas a utilizar en atentados terroristas, desde que Hamás tomó el control de Gaza.

.

Hamás se hizo con el control de la zona tras una lucha fatricida con Al Fatah en el verano de 2007, haciéndose cada vez más intenso el lanzamiento de cohetes. Con lo que, nada menos que siete años después de que comenzasen estos lanzamiento de cohetes, Israel inició a finales de diciembre de 2008 la operación conocida como “Plomo Fundido”. Dicha operación de castigo contra Hamás incluyó una ofensiva por tierra para minimizar las víctimas civiles palestinas. Es decir, incluso a riesgo de las vidas de sus propios soldados, Israel intentó tomar las medidas necesarias para minimizar las pérdidas humanas en el otro bando.

.

Mientras tanto, entre el verano de 2006 y 2011, Hamás mantuvo secuestrado a un joven soldado israelí llamado Gilad Shalit, sin que los terroristas dieran ninguna noticia de él ni permitieran visita alguna de nadie, ni tan siquiera de la Cruz Roja (por supuesto, no se escuchó ni una palabra sobre esto a ninguno de los “abnegados” activistas “pro-derechos humanos” anti-israelíes). El Gobierno israelí intercambió en 2011 a Gilad Shalit por 1027 terroristas palestinos, entre ellos algunos responsables de sangrientos atentados ocurridos durante la Segunda Intifada, como el de la pizzería Sbarro en Jerusalén (2001) o el del Hotel Park, en Haifa (2002).

.

Además, en mayo de 2010, los enemigos de Israel intentaron dar un golpe de efecto propagandístico presentando al Estado judío como un “Estado terrorista” que masacraba vil e impunemente a románticos pacifistas a los que solo faltaba la guitarra y la margarita en la oreja, cuando la denominada como “Flotilla de la Libertad”, autocalificada de “humanitaria” y organizada por la ONG islamista IHH, forzó un choque violento contra la Marina israelí, recibiendo a los soldados israelíes que abordaron el barco “Mavi Marmara” con barras de hierro y cuchillos, mientras el líder de Hamás, Ismail Haniye, les esperaba en las playas de la Franja con los brazos abiertos. El abordaje de las primeras embarcaciones de esta siniestra flotilla se desarrolló sin incidentes, pero el abordaje del “Mavi Marmara” terminó con la muerte de diez de sus tripulantes y siete soldados israelíes heridos. Inicialmente, medios de comunicación como la cadena pro-islamista Al Jazeera presentaron un escenario como el que los israelíes habrían abierto fuego indiscriminadamente contra unos tripulantes que exhibían banderas blancas, una masacre premeditada. Sin embargo, la difusión de videos sobre el asalto al Mavi Marmara por parte de los israelíes vino a aclarar mucho las cosas. Si los israelíes hubieran tenido como objetivo eliminar a la tripulación, o acabar con muchos de ellos, lo fácil hubiera sido ametrallar la cubierta del “Mavi Marmara” desde sus helicópteros, no dedicarse a un abordaje. Si los israelíes se hubiesen dedicado a disparar al blanco mientras descendían de los helicópteros, como también se dijo, difícilmente explicable sería que una turba armada con cuchillos o barras de hierro se congregase en masa para recibirlos (¿Para qué? ¿Para ser tiroteados mejor?), lo normal es que hubiesen salido despavoridos intentando refugiarse de los disparos israelíes. Los primeros soldados israelíes que aterrizaron en la cubierta del “Mavi Marmara” llevaban solamente armas no letales: pistolas de paintball que supuestamente debían llevar bolas de goma. Ello siendo recibidos por una multitud que se dispuso a lincharlos salvajemente y arrojarlos por la borda. Que otros soldados israelíes abriesen fuego al ver a sus primeros compañeros que habían abordado el barco salvajemente apaleados, difícilmente puede considerarse como “criminal”, a no ser que, por defecto, cualquier cosa que haga es Israel se considere que es “criminal”. Los israelíes no tuvieron más remedio que recurrir al fuego real para disolver una emboscada en toda regla que estaba organizada a por los “pacifistas” del Mavi Marmara. Una emboscada que, a la vista del material encontrado a bordo por los israelíes, era totalmente premeditada y tenía por objeto lo sucedió. Nada que deba extrañar viniendo de los amigos  de aficionados a volarse en pedazos en discotecas o restaurantes llenos de israelíes:

.

.

Junto con todos estos hechos, los habitantes del sur de Israel llevan, como he venido diciendo desde el principio, trece años corriendo a refugios e interrumpiendo constantemente su vida para resguardarse ante la posibilidad de que les impacte cerca uno de estos cohetes terroristas. En estos años han muerto más de 60 personas y casi 2000 han resultado heridas, por no mencionar los síndromes de estrés postraumático que sufren muchos de ellos (fundamentalmente los niños), tras el impacto cerca de ellos de algún cohete, los desplazados y las consecuencias socioeconómicas.

.

¿Alguien imagina que alguno de nuestros países hubiese que soportar una situación de ese tipo? ¿Permitiría la opinión pública que sus gobiernos se quedasen de brazos cruzados y sin hacer nada?

.

Aún así, ante todos estos sucesos (a los que hay que añadir el reciente secuestro y brutal asesinato de tres jóvenes en Cisjordania), Israel normalmente siempre ha optado por mantener la calma ante el terrorismo y las provocaciones de Hamás, solo recurriendo a operaciones militares en 2008, 2012 y ahora esta en 2014, cuando el lanzamiento de cohetes ha llegado a tal intensidad que ha generado situaciones ya totalmente insostenibles.

.

Esto, evidentemente, no evitará muchas condenas internacionales a Israel, una vez más, por esta última ofensiva, puesto que para la propaganda anti-israelí, una vez asumido por sus totalitarios vecinos que nunca van a vencer ni destruir militarmente al Estado judío, es lo que ha quedado como única arma eficaz: dar golpes de efecto en los noticiarios de medio mundo, que, ni cortos ni perezosos, suelen asumir como información veraz las exaltadas ocurrencias de los portavoces del terrorismo, a través de la falacia “los débiles siempre tienen la razón”. Pero la realidad es que los débiles no siempre tienen razón, y, de hechos, en muchísimas ocasiones a lo largo de la historia han sido los mayores representantes de la sinrazón.

.

Pero los israelíes, la única democracia de Oriente Medio, no pueden permitirse vivir pendientes de estos bulos y manipulaciones, puesto que está en juego la vida e integridad de sus propios ciudadanos.


Responses

  1. Hola.

    Entrada polémica que desde luego levantará algún que otro sarpullido y da una perspectiva alternativa a lo que suelen decir los medios de comunicación. Curiosamente, ahora que menciono los medios de comunicación, siempre me ha parecido curioso cómo hay propaganda anti-Cuba y anti-Israel a la vez y, más curioso todavía, cómo los rojillos se tragan todo lo que dicen de Israel y sus intervenciones militares y luego lo de Cuba, es todo mentira. Me parece un reflejo del clásico “Si lo que dicen está de acuerdo con lo que digo es verdad, y lo que no mentira”.

    Cabe decir que soy pro-Israel más por motivos históricos que otra cosa, porque me pareció correcto en su día (por lo que vi en historia en el instituto) que se devolviese al pueblo judío la tierra que era suya. Cosa bien distinta es que, a nivel histórico, hubiese conflictos como el de Yom Kippur, pero bueno… Hay que analizarlos y comprenderlos en su contexto y en sus circunstancias históricas. También cabe decir que si se cometen irregularidades hay que denunciarlas, tanto sea en un bando como en otro, que creo que alguno por ahí justifica la muerte de esos 3 chavales israelíes.

    Me resulta un poco chocante, a título personal, una de las principales críticas hacia Israel: Que es un “estado artificial”, cuando, por ese mismo rasero muchos estados que defienden están hechos “más o menos” del mismo modo.

    No soy un erudito del tema porque esa región fue una fuente constante de conflictos y simplemente me limito a expresar unas opiniones que defiendo. Eso sí, considero que el otro país de la región que también es bastante estable es Jordania.

    Saludos.

  2. Hola, GAP:

    “Curiosamente, ahora que menciono los medios de comunicación, siempre me ha parecido curioso cómo hay propaganda anti-Cuba y anti-Israel a la vez y, más curioso todavía, cómo los rojillos se tragan todo lo que dicen de Israel y sus intervenciones militares y luego lo de Cuba, es todo mentira. Me parece un reflejo del clásico “Si lo que dicen está de acuerdo con lo que digo es verdad, y lo que no mentira”.”

    Los medios de comunicación más progres el tratamiento que dan al conflicto entre Israel y Palestina es verdaderamente infame: absolutamente infantiloide y con el fin de producir mensajes facilones para audiencias que no piensan mucho y que no salen del cliché de que “israelíes malos y poderosos vs. Palestinos, pobres, inocentes y desvalidos”. Ahora bien, en la de derecha no es que no haya también basura: no hay más que ver el diario El Mundo (o El Inmundo), a esos, en su sección de Internacional, cualesquier día los va a demandar algún medio de extrema izquierda por competencia desleal.

    A mí es que me gusta ver todos los aspectos y los matices de las cosas y no quedarme con estereotipos o con el “si es algo que me gusta, es verdad; y, si no, es que es mentira”.

    Por ejemplo, ahora que menciona Cuba, en cuanto a Cuba lógicamente estoy en contra del régimen castrista, pero eso no quiere decir que me parezca que todos los anticastristas sean buenos compañeros de viaje. Por poner un ejemplo, la ultra-derecha cubana de Miami es un elemento bastante indeseable, por mucho que estén en contra de Fidel Castro. Unos tipos que son batistianos (cuando Batista fue un dictador bastante despreciable) y que apoyan un embargo contra su propio país que solo perjudica al pueblo cubano, con el efecto contrario al pretendido, lo que hace es fortalecer al régimen al dar una excusa para el empobrecimiento de Cuba.

    “Cabe decir que soy pro-Israel más por motivos históricos que otra cosa, porque me pareció correcto en su día (por lo que vi en historia en el instituto) que se devolviese al pueblo judío la tierra que era suya. Cosa bien distinta es que, a nivel histórico, hubiese conflictos como el de Yom Kippur, pero bueno… Hay que analizarlos y comprenderlos en su contexto y en sus circunstancias históricas”.

    El reparto que se iba a hacer de la tierra en el Plan de Partición de Palestina de 1947 iba a ser equitativo y tenía en cuenta que también había presencia árabe desde hacía varios siglos. El problema fue que desde un principio los árabes no aceptaron convivir con un Estado judío. Aún desde antes de que se fundara el Estado de Israel. Incluso antes de que se firmase el Plan, el secretario general de la Liga Árabe, un tal Azzam Pachá, dijo: “Personalmente, espero que los judíos no nos obliguen a la guerra, porque sería una guerra de exterminio y de terrible matanza, comparable a los estragos de los mongoles y a las Cruzadas”. El futuro jefe de la resistencia palestina, Ahmed Chukeiry, dijo que la declaración de guerra tenía como objetivo “la eliminación del Estado hebreo” y la universidad islámica de El Cairo proclamó la “guerra santa contra el sionismo”.

    “También cabe decir que si se cometen irregularidades hay que denunciarlas, tanto sea en un bando como en otro, que creo que alguno por ahí justifica la muerte de esos 3 chavales israelíes”.

    Por supuesto, en no todo lo que haga Israel necesariamente deben llevar la razón. La diferencia es que Israel es un Estado democrático y de derecho donde en no pocas ocasiones sus tribunales han fallado a favor de palestinos cuando ha habido algún abuso por parte de fuerzas de seguridad o soldados israelíes.

    No hay que olvidar, además, que el Estado de Israel concedió nacionalidad a todos los árabes que quedaron en su territorio después de 1948. El árabe es un idioma oficial en Israel. Israel es uno de los únicos países donde los árabes pueden votar libremente (lo cual es algo excepcional en el área), al tiempo que es el ÚNICO país de Oriente Medio donde las mujeres pueden votar. De hecho, esta es una de las razones principales por las que Israel choca tan fuertemente con los valores teocráticos y fundamentalistas de los árabes musulmanes que viven en su territorio.

    “Me resulta un poco chocante, a título personal, una de las principales críticas hacia Israel: Que es un “estado artificial”, cuando, por ese mismo rasero muchos estados que defienden están hechos “más o menos” del mismo modo”.

    Israel es un Estado tan legítimo como pueda serlo cualquier otro, los únicos que cuestionan esa legitimidad suelen ser terroristas y tiranos marrones, sean islámicos o bolivarianos, de la peor calaña.

    “No soy un erudito del tema porque esa región fue una fuente constante de conflictos y simplemente me limito a expresar unas opiniones que defiendo. Eso sí, considero que el otro país de la región que también es bastante estable es Jordania”.

    Y habrá que esperar que siga estable, dado el caos tan peligroso en que se está convirtiendo el Medio Oriente.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: