Posteado por: Javier | septiembre 7, 2014

Las cadenas de comida rápida, sueldos de miseria y más gasto para todos

Esta semana hemos visto en varias ciudades de EEUU algunas de las cosas que se comentan en el revelador artículo de Nick Hanauer sobre el que publiqué una entrada el sábado pasado: la huelga y los paros en 60 ciudades el pasado jueves por parte de los trabajadores de McDonald´s y otras cadenas de comida rápida.

La reivindicación de estos trabajadores es el aumento de su salario por hora desde los 7,25 dólares del mínimo federal hasta 15 dólares. Las protestas se han desarrollado el día antes del “Labor Day” (la versión estadounidense del 1º de Mayo en otros países del mundo) y han sido la continuación de una serie de huelgas que venían desarrollándose desde noviembre del año pasado en cadenas de comida rápida como la propia McDonald´s, Burger King, Wendy, Yum Brands, KFC o Taco Bell. Los trabajadores de estas cadenas también reclaman el derecho a sindicalizarse.

Los testimonios de algunos de los trabajadores de estas cadenas de comida rápida que he podido ir encontrando no difieren mucho de realidades como las que conocemos, sin ir más lejos, aquí en España: en nuestro entorno occidental, los empleos cada vez son más escasos y con salarios más bajos, y, aún así, tenerlos es casi como si fuera un “privilegio”, pues perderlos supone que vaya a ser muy complicado poder encontrar otro, con lo que, en no pocas ocasiones, estos empleados tienen que tragar con numerosos abusos. La mayoría de ellos dicen que saben que se están jugando el empleo, pero que la situación es insostenible.

Hay que tener en cuenta que en los años 70 y 80, en cualquier país, estos trabajos fundamentalmente eran para jóvenes y estudiantes que buscaban tener una primera experiencia laboral y ganar un primer dinero con el que pagarse algunos gastos y facturas. Pero, de un tiempo a esta parte, nos encontramos con que cada vez hay gente más longeva trabajando en esos sitios, ante la imposibilidad de conseguir otros empleos de mayor calidad.

Como es conocido, al final, los contribuyentes tienen que subsidiar a estos trabajadores que ganan tan poco dinero, puesto que difícilmente podrían mantener a sus familias de otro modo, mediante el pago de los cupones de alimentos y otros programas de ayuda social en la que muchos trabajadores de bajos ingresos participan. El salario por hora de 7,25 dólares equivale a una ganancia anual aproximada de unos 15.000 dólares para trabajadores a tiempo completo. Más del 25% de los estadounidenses que ganan menos de 15 dólares por hora reciben uno o más servicios sociales, tales como los mencionados cupones de alimentos y Medicaid.

Si una cadena como, por ejemplo, McDonald’s aumentase los salarios de todos sus empleados hasta los 15 dólares, un Big Mac costaría sólo 68 centavos más en sus respectivas franquicias (un Big Mac cuesta en España 4,50 euros, y 4,66 de media en la Eurozona). Tan solo el 17 % de los ingresos millonarios de McDonald´s se destina para costear los sueldos y prestaciones para sus empleados. Esto significa que la compañía podría aumentar los salarios sin ni siquiera cargar ese coste a los consumidores. Y seguiría teniendo ganancias anuales multimillonarias.

Ello no quita que mantengo, como dije en marzo, que me parecen irracionales algunas críticas un poco conspiranoicas que se hacen a McDonald´s u otras empresas del mismo tipo, en el sentido que pareciera que quieren intoxicarnos alimentariamente a todos, aquí estoy hablando de cuestiones relativas a condiciones laborales y su impacto social.

Aparte de la situación de alguien que tiene que elegir entre un salario que a duras penas permite comer, o nada, no es libertad en absoluto, al final, la obsesión de muchos con el no crecimiento del Estado no se cumple de ninguna manera permitiendo que cadenas de este volumen paguen lo que sea a sus empleados, siempre que no baje del salario mínimo, que es una verdadera miseria. Los ciudadanos, en general, y los propios consumidores de estas empresas, en particular, son quienes terminan pagando esto en forma de más impuestos y más gastos sociales y sanitarios para cubrir las necesidades de sus empleados que los salarios son insuficientes para satisfacer. El ahorro en concepto de salarios que se consigue pagando a los empleados solo 7 dólares la hora permite engordar aún más los beneficios, ya de por sí multimillonarios, de estas cadenas, mientras terminan saliendo mucho más caros a los contribuyentes.

Pero este es uno de los casos en que el Estado parece estar al servicio de algunas multinacionales en lugar de al servicio de los ciudadanos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: