Posteado por: Javier | octubre 12, 2014

España y la “leyenda negra” que no fue tal

Es de sobra conocido que un país no vive de su pasado, sino de su presente. Hay países como España o Inglaterra con un pasado esplendoroso pero con un presente más bien mediocre. Es una realidad. Pero nunca está de más conocer un poco el pasado, sobre todo cuando en estos países hay una tendencia tan acusada, sobre todo desde hace pocas décadas, a pretender autoimponerse duras penitencias por supuestos hechos de hace muchos siglos. Es verdaderamente curioso. Nadie aceptaría tener que cargar con delitos y pecados de sus propios abuelos y, no obstante, entre los europeos hay muchos españoles e ingleses que aceptan muy gustosamente llevar el “sanbenito” de la culpa de los “crímenes” que hace siglos habrían cometido la Monarquía Hispánica o la Británica en las Américas, o belgas con los de Leopoldo II en el Congo Belga, por poner algunos ejemplos.

Los ingleses han sufrido también su “Leyenda Negra”, pero la que me ocupa aquí es la española, la que acusa a España de “genocida” y “esclavizadora” de los pueblos americanos durante la conquista, puesto que está basada en numerosas acusaciones falsas e infundadas, que a base de ser repetidas y repetidas han creado en el ideario popular una mitología que ha llevado a que hayamos terminado por creérnoslas hasta los propios españoles.

Aunque de este tema ya he publicado algo en otras ocasiones, no está de más aprovechar que hoy es el conocido como “Día de la Hispanidad” para recordarlo. A veces soy un poco machacón con algunas cosas, pero también es verdad que con el tiempo se van incorporando lectores nuevos que, lógicamente, no saben qué opino de asuntos que haya tratado alguna vez hace ya varios años, como es el de la conquista y colonización de América por los españoles.

Este proceso de colonización se produce a través de una conquista, cierto, tras la cual se derrota mediante las armas a una serie de imperios y pueblos indígenas. A lo largo de la historia, todo proceso de conquista y colonización se realiza siempre mediante la guerra y las armas. Muchos siglos antes de la conquista de América, el Imperio Romano había invadido y conquistado el territorio que actualmente es España, derrotando a celtíberos, lusitanos, astures y cántabros. Tras la conquista comenzó la romanización de la Península mediante la implantación de su civilización, su organización y la adopción de la lengua latina, de la que terminaría derivando el castellano y otras lenguas de España. El caso es que nadie habla en este caso de “genocidio” o “esclavización” de los pueblos con que se encontraron los romanos al llegar a la Península, sino más bien de la herencia que dejó su paso por aquí.

La historia del surgimiento y la expansión de las civilizaciones es, al final, la historia de una sucesión de guerras y conquistas. Y en el caso de la conquista española de América, aunque es evidente que hubo episodios en que algunos de los españoles que llegaron a esas tierras no dieron un trato muy digno e incluso esclavizaron o mataron a muchos indígenas, el trato general de España hacia los nativos americanos no fue de esclavitud ni genocidio. Es más, fue la propia Reina Isabel la Católica la que decretó después de que Colón regresara de su primer viaje que los indios no debían ser considerados como “pueblos colonizados”, sino como súbditos de pleno derecho de la Corona de Castilla, al considerarse parte de la misma los nuevos territorios descubiertos.

Desde ese momento empezaron a dictarse multitud de normas, leyes y decretos oficiales que protegían a los indígenas de cualquier abuso, como la Instrucción Real para el segundo viaje de Colón, donde se establece qué hacer con los nativos que se habían traído a la vuelta del primero: Que procure la conversión de los indios a la fe: para ayuda de lo cual va Frai Buil con otros religiosos, quienes podrán ayudarse de los indios que vinieron para lenguas. Para que los indios amen nuestra religión, se les trate muy bien y amorosamente, se les darán graciosamente algunas cosas de mercaderías de rescate nuestras: i el Almirante castigue mucho a quien les trate mal”.

En la Real Cédula de 20 de junio de 1500 se dice sobre los indios vendidos en la ciudad de Sevilla: Ya sabéis cómo por Nuestro mandado tenedes en vuestro poder en secuestración o depósito algunos Indios de los que fueron traídos de las Indias e vemdidos en esta cibdad a su Arzobispado y en otras partes de esta Andalucía por mandado de Nuestro Almirante de las Indias, los cuales agora Nos, Mandamos poner en libertad, e habemos mandado al Comendador Frey Francisco de Bobadilla que los llevase en su poder a las dichas Indias”.

No quiere decir que todo fuera maravilloso ni perfecto. Estamos hablando del contexto de esa época. Por ejemplo, hubo muchas muertes y enfermedades entre los indígenas por duras condiciones de trabajo, sobre todo en las minas de oro y plata. Lo que ocurre es que estas muertes y enfermedades no eran patrimonio exclusivo de los indios, sino que en aquellos tiempos afectaban por igual a todos los españoles que no fueran ricos, fuese en España o fuese en las Américas, cayendo igualmente como moscas al desempeñar ese tipo de labores, no que hubiese un “propósito genocida” contra los indios americanos. La única diferencia en las condiciones es que los españoles pobres que viajasen a América tenían posibilidades de enriquecerse allí y de pasar a formar parte de las élites.

Estas declaraciones referentes a los indígenas tienen su origen en el hecho de que esos territorios recien descubiertos en América no tenían la consideración de “colonias”. La Corona de Castilla no tenía colonias. En las Leyes de Indias se habla en todo momento de Reinos, Provincias, Territorios, y, posteriormente, de Virreinatos, incorporados de pleno derecho a España, y cuyos súbditos poseían un estatuto idéntico al de los peninsulares, con la excepción expresa del monopolio comercial de Castilla, que empezó a desmoronarse en el siglo XVIII. Los comerciantes españoles de la península nunca comerciaban con países con los que España estuviese en guerra, siendo muy habitual que en aquella época el enemigo fuese Inglaterra. Pero los españoles de las Américas, quienes veían muy lejanas estas guerras europeas, pese a las prohibiciones  no tenían mayor problema en intentar comerciar tanto con Inglaterra como con sus colonias norteamericanas, lo que empezaron a hacer a lo largo del siglo XVIII mediante el contrabando. Este contrabando llevó a las tierras españolas de América muchas mercancías inglesas, pero también mucha propaganda antiespañola inglesa (precisamente, muy basada en la “Leyenda Negra”), la cual, junto con la propaganda jacobina, terminaría calando en las élites criollas hasta el punto de ser un elemento muy importante en el origen de los procesos de independencia de los países hispanoamericanos.

A medida que se ampliaba la conquista durante el siglo XVI, siguieron promulgándose leyes para procurar el buen trato a los indígenas. El 27 de diciembre de 1512, España abolió la esclavitud indígena mediante las Leyes de Burgos, que establecieron que el Rey de España tenía derecho a “justos títulos” de dominio del Nuevo Mundo, pero sin derecho a explotar al indio, que era hombre libre y podía tener propiedades, pero que como súbdito debía trabajar a favor de la Corona sin mediar la esclavitud, retribuido y con libertades garantizadas, a través de los españoles allí asentados.

En 1542, durante el reinado de Carlos I, se promulgaban las Leyes Nuevas, en las que se proclamaba de nuevo la libertad de los indios y la supresión de las encomiendas, así como se regulaban los tributos que aportaban, como súbditos de la Corona. En resumen, estas leyes determinaban en relación con el trato con los indígenas que no hubiera causa ni motivo alguno para hacer esclavos, ni por guerra, ni por rebeldía, ni por rescate, ni de otra manera alguna, que los esclavos existentes fueran puestos en libertad, si no se mostraba el pleno derecho jurídico a mantenerlos en ese estado, que se acabara la costumbre de hacer que los indios sirvieran de cargadores sin su propia voluntad y con la debida retribución, que no fueran llevados a regiones remotas con el pretexto de la pesca de perlas, entre otras. También se dictó orden a la armada española para la persecución y castigo de las naves esclavistas inglesas, holandesas y portuguesas que surcaban el Caribe con destino a las colonias británicas y a Brasil. Sobre las encomiendas se ordenó que los oficiales reales, del virrey para abajo, no tuvieran derecho a la encomienda de indios, lo mismo que las órdenes religiosas, hospitales, obras comunales o cofradías, y que el dominio de los primeros conquistadores sobre los indios se terminara al morir aquellos, siendo puestos los indígenas bajo la potestad de la Corona, sin que nadie pudiera heredar su tenencia y dominio.

No obstante estas leyes, pues es cierto que en la práctica los españoles no siempre se portaron bien con los indígenas en las Américas y a veces hubo bastantes abusos de poder, pero no masacraron a nadie, ni mucho menos hubo ningún “genocidio” (todavía quedan muchísimos indios y sus descendientes en Sudamérica), más masacraron algunos pueblos indios a otros. Ni robaron nada: el oro para los indios no era más que un pedrusco dorado, ellos ni siquiera sabían qué hacer con el oro ni lo usaban mucho. Para los indios, que se llevasen el oro es como si se hubiesen llevado un pedrusco amarillo. Nadie tiene la culpa de que no lo hayan valorado ni hayan sabido defenderlo.

España no sólo conquistó, también colonizó, construyó pueblos y ciudades, puentes y carreteras, evangelizó toda América desterrando terribles ritos indígenas con sacrificios humanos en muchos casos, o adorando a la luna y el sol, dimos un mismo idioma rico y común, etc. España fue la responsable de haber trasladado a América el urbanismo, el derecho, las economías estructuradas, la agricultura, las universidades, las catedrales, las técnicas arquitectónicas, la influencia del Renacimiento, la imprenta, la rueda, la escritura, la música o la fe, entre otras infinitas cosas. Los españoles fundaron 23 universidades en América que daban educación a casi 200.000 alumnos de todas las clases sociales y razas (Portugal no fundó ninguna en Brasil durante su periodo colonial, mientras que la Inglaterra colonial de entonces, por ejemplo, hasta ese momento se había preocupado más bien poco por educar a sus indígenas), y a través de la península, hacían llegar a América todas las corrientes intelectuales y de las artes que pasaban por aquel entonces por España. Tras el descubrimiento, lo que hicimos fue apropiarnos de territorios que no eran de nadie o de indígenas a quienes sacamos de la barbarie y los llevamos a la civilización. Varios siglos después del descubrimiento, una urbe como la ciudad de México era una de las más grandes y ricas del mundo, e Hispanoamérica estaba entre las regiones más prósperas del planeta, con ciudades como Lima o Bogotá (o la propia Ciudad de México) entre las más importantes de aquel entonces.

España no fue a América para sacar de allí todos los recursos que encontrase y largarse acto seguido, sino para quedarse, para construir y para fusionarse con el nuevo mundo que había descubierto. Y esa fusión generó una cultura, la hispánica, conformada por una comunidad de naciones que hoy comprende a 450 millones de personas. Una cultura, hay que decir, bastante fuerte, puesto que no depende de la vieja metrópoli: si nos fijamos en muchas cosas de los países hispanoamericanos, en más de una son muy “españoles”, pese a todas las mezclas que hay allí entre descendientes de españoles de origen, los mestizos y los que aún quedan de pueblos originarios que no se hayan mezclado con los anteriores. Salvo EEUU (cada vez menos, eso sí), Canadá, Australia o Nueva Zelanda, es decir, salvo los países donde los anglosajones aún son los dominantes, allí donde los ingleses han estado y se han ido, casi nada ha quedado de su cultura. Ni la India, ni Pakistán, ni Egipto, etc… han continuado siendo culturalmente “anglos”.

Todo lo contrario no es más que revisionismo histórico ridículo mezclado con el mito del “buen salvaje”, según el cual habría que haber dejado a los “pobrecillos indios” en sus sacrificios humanos y su salvajismo, en lugar de incorporarlos a la modernidad y la civilización.

Anuncios

Responses

  1. Hola.

    Excelente entrada que desmitifica muchas supuestas atrocidades (que no niego que en algunos casos hubiese terratenientes sin sentido de la ética que explotaban indígenas a pesar de las leyes promulgadas) que hicieron los conquistadores españoles en América.

    Resulta extremadamente gracioso (al menos para mí) ver a toda esa horda de pseudo-intelectuales españoles que se “fustigan” por la colonización de América y piden perdón a los hispanoamericanos, máxime si tienen ascendencia indígena.

    Como críticas constructivas, mencionaré que eché de menos una referencia a Fray Bartolomé de las Casas o el episodio de la “Noche Triste” en el artículo.

    Saludos.

  2. Las guerras,expansión y conquista de otros territorios civilizaciones o culturas siempre han sido algo natural en la historia de la humanidad,es algo típico de las civilizaciones conquistar y expandirse. Europa fue invadida por los árabes , turcos y mongoles y no están con ese resentimiento histórico o echándole la culpa a otros de sus problemas.

    Definitivamente esos asquerosos izquierdistas latinoamericanos indigenistas anti europeos y anti americanos son unos resentidos por algo que sucedió hace mas de 500 años ,es curioso que esta gente de la extrema izquierda castro-chavista latinoamericana odien a los europeos cuando la ideología que ellos promueven fue creada por europeos también.Esa gente ya debería superarlo,lo que sucedió ,sucedió y nada ni nadie podrá revertirlo,ademas que tarde o tempranos los europeos u otra civilización (Chinos por ejemplo ) llegarían a ese lugar y lo hubieran conquistado de todas maneras.

    Es absurdo que los latinoamericanos odiemos a España ,cuando el idioma ,apellido,costumbres ,tradiciones y creencias religiosas provienen de la península ibérica.

    Los resentidos que odien a España deberían entonces cambiarse de apellido y comunicarse en un idioma indígena y así ser coherentes con su discurso.

    Esa gente no sabe u omiten intencionalmente que la mayoría de los latinoamericanos somos mestizos producto de las mezclas raciales entre blancos,indígenas y negros y que si la conquista española no se hubiera llevado a cabo , nosotros no existiríamos , si los europeos no hubieran llegado los países latinoamericanos no existirían , así que Venezuela , Colombia ,Argentina , Perú , Chile y México son inventos españoles, de no ser por España,esos países no existirían.

    Ademas el 12 de Octubre es día de la Hispanidad y del descubrimiento de Las Américas y no el “día de la resistencia indígena” como dicen esos malditos indigenistas chavistas y socialistas resentidos.

    Los indígenas que habitaban estas tierras antes de la llegada de la civilización , no tenían conciencia de que habitaban un nuevo continente, no sabian del lugar en el que estaban viviendo y ademas que el nombre de “America” es de origen europeo en honor a Américo Vespucio.

    Y finalmente :
    ¡LARGA VIDA A EUROPA , EL CENTRO Y EL ORIGEN DE LA CIVILIZACIÓN,
    GRACIAS ESPAÑA ,GRACIAS INGLATERRA,GRACIAS FRANCIA,GRACIAS EUROPA POR LLEVAR LA LUZ,LA ILUSTRACIÓN,LA MODERNIDAD Y LA CIVILIZACIÓN AL RESTO DEL MUNDO E IMPONERTE SOBRE LOS SALVAJES Y LA BARBARIE !

    y no sin antes terminar de decir lo siguiente :

    ¡QUE VIVA ESPAÑA Y EUROPA Y TODA LA CIVILIZACIÓN OCCIDENTAL EN GENERAL EN UNA ÉPOCA DE ETERNO RESPLANDOR LIBRE DE TODA MALIGNA INFLUENCIA SOCIALISTA E ISLÁMICA . !

    • Tienes razon viva la españa actual y no la antigua. Todo el potencial que tuvieron los incas malogrado por los españoles antiguos y no creo que este bien que traten de defenderlos si francisco pizarro solo vino con 2 objetivos tierras y oro. ahora pudimos ser una potencia y los unicos que lo impidieron fueron los españoles antiguos da pena imaginarze todo lo que se pudo lograr con solo ver todas las creaciones que hicieron hace miles de años y lo que estos paises que lo conformaban pudieron lograr realmente da pena ahora no hay union y hay desconfianza no es un rencon es una pena gigante. Te invito a investigar sobre todo lo que hacian los incas y te daras cuenta que es una pena. Juzgaron a los incas de ignorantes pero sabian mucho mas cosas que ellos en lo unico que no se preocupan eran en las guerras todos eran pacificos, mientras que los españoles antiguos solo pensaban en guerra. Los incas pensaban en ingenieria, estudiaban los alimentos, construccion, etc. Es algo asombroso es algo tan hermoso que pena que la destruyeron.. averigua mas y veras que el imperio inca era de la PTMR jajaja disculpa la palabra pero es cierto

  3. GAP:

    Muchas gracias.

    Es innegable que casos de abusos de poder hubo por parte de algunos de los nuevos pobladores de las Américas, pero es evidente que eso de hablar de “genocidio” es una estupidez, ¿cómo es que hay tantísimos descendientes de indígenas con apellidos españoles en ese caso?

    Lo curioso es que los indigenistas que hacían y hacen ese tipo de acusaciones, como el difunto Chávez o el boliviano Morales, resulta que tienen… apellidos españoles. Vaya forma más cutre de “masacrar” por parte de los españoles, dejar tantos descendientes después de mezclarse con la población originaria de allí. Aparte de eso, no pudo haberr un genocidio puesto que lo que hizo España en América fue fusionarse con la población originaria de allí para engendrar la cultura hispánica.

    Eso sí, en cuanto a ese sentimiento de autoinculpación, los españoles no son los únicos. Por ejemplo, los ingleses tampoco es que se queden cortos, en ese sentido actualmente no son muy distintos a los españoles.

    A Bartolomé de las Casas lo mencioné aquí:

    https://lavozliberal.wordpress.com/2012/10/15/el-12-de-octubre-y-el-genocidio-indigena-un-apunte/

    Lo que ocurre es que esta entrada pretendía ser más bien general, no una exposición exhaustiva de hechos históricos que daría para publicar varios volúmenes.

    La mala fama se la han llevado los ingleses, pero hay que decir que De las Casas hizo muchísimo por alimentar esa “Leyenda Negra”.
    —————————————-
    41{r3d0 #3&r4 (@AJLN24_12):

    Lo quieran reconocer o no esos indigenistas, hoy hablan un idioma universal gracias a España y si tienen unas condiciones más o menos dignas de vida en sus países es gracias a que España civilizó esas tierras. Los españoles también se llevaron mucho oro y plata de allí (que luego dilapidó en las guerras europeas) pero, en todo caso, si había algo que compensar eso ya se hace con todos los ciudadanos de esos países que viven dignamente en España, con más dignidad de la que son capaces de darles esos caudillos bolivarianos. Un poquito más de agradecimiento no les vendría mal a esos “hijos de la Pachamama”.

    Saludos.

  4. Hola Javier —

    Agradezco mucho este artículo. Ya era hora de dejar las cosas claras y defender lo cultural.

    En efecto, lo que hubo con nosotros fue una fusión entre culturas y razas que no se dio con el contexto británico — ellos sí que colonizaron en todos los sentidos y jamás teniendo un solo concepto de igualdad entre ellos y los colonizados. Sin embargo, a nosotros precisamente nos caracterizó la fusión y la igualdad entre pueblos. Obvio que fue un proceso violento ni nada bueno para quienes sufrieron enfermedades (eso también usted lo reconoce con mucho acierto y justicia). Pero precisamente por eso no tenemos un problema racista entre nosotros.

    Hay que tomar en cuenta también que la colonización inglesa se hizo mediante empresas privadas (como siempre ellos defendiendo exclusivamente el interés privado, no el humano necesariamente) y el proceso español estuvo en todo momento dominado por la corona de nuestra patria.

    En nuestro país no se ven, de verdad, serios conflictos racistas. No existe para nosotros tal posibilidad. No existirá jamás. Los pocos roces que ha habido se deben a motivos religiosos – por ejemplo, algunos musulmanes que no respetan las leyes generales y eso provoca rechazo. Los españoles NO NOS GUSTA EL GUETO. Yo no soy especialmente nacionalista, eso lo sabe usted bien, pero sí soy realista y sin complejos. España tiene culturas fuertes, una gastronomía definida, una serie de componentes culturales “étnicos” que Inglaterra no tiene. No tenemos un plato “nacional”, pero sí tenemos muchísima más cultura regional que ellos no tienen (ni la diversidad de nuestra preciosa peninsula, con tantos micro-climas distintos).

    Entonces por eso por ejemplo apenas ha habido roce racial con los latinoamericanos porque además seguiremos en fusión. Precisamente ayer hablé con un peruano que lleva un par de años en Madrid y jamás ha sentido rechazo ni racismo duro como el que podría sufrir en Alemania o muchos otros países continentales. Dijo que en general no tiene quejas de la colonización española y que su país tiene bastante en común con España gracias a ese legado tan fuerte.

    No hay nada por lo que disculparse a los indigenistas. De hecho, para mí no existen. No deben ni siquiera mencionarse en el ámbito político.

    ¿España colonizó? Bueno, yo diria CIVILIZÓ. Se que algunos dicen que ese punto de vista “eurocéntrico” y hasta chovinista, pero yo sí creo que existe una gran diferencia entre la barbarie del sacrificio humano y la obra civilizadora de la libertad para todos y los ideales de la ilustración europea. ¿Que soy un chovinista y eurocéntrico por decir eso? Pos vale, mú bien. No pasa nada. Quizá el salvajismo de sacrificar vírgenes se me escapa…

    También de acuerdo con todo lo demás que han comentado aquí y en su artículo.

    Un saludo

  5. Alfredo:

    Gracias por su valoración y sobre algunas cosas que comenta:

    “En efecto, lo que hubo con nosotros fue una fusión entre culturas y razas que no se dio con el contexto británico — ellos sí que colonizaron en todos los sentidos y jamás teniendo un solo concepto de igualdad entre ellos y los colonizados. Sin embargo, a nosotros precisamente nos caracterizó la fusión y la igualdad entre pueblos. Obvio que fue un proceso violento ni nada bueno para quienes sufrieron enfermedades (eso también usted lo reconoce con mucho acierto y justicia). Pero precisamente por eso no tenemos un problema racista entre nosotros”.

    Desde mi punto de vista, es innegable que los británicos también civilizaron las tierras que colonizaron, independientemente de los hechos lamentables que se dieran (como en el caso de España y otros países europeos), y que no eran raras en el contexto de esa época, pero eso es lo que veo precisamente. Salvo que los anglosajones se hayan quedado definitivamente en un sitio y constituyéndose en las élites de allí, lo suyo ha sido más un “quita y pon”, cuando los británicos se han ido, su presencia se ha quedado borrada o muy difuminada, puesto que nunca buscaron una integración de sus aportes culturales con los de los habitantes de sus colonias. Los países que he nombrado, sí, siguen siendo muy anglosajones, menos el caso de los EEUU, que cada vez son más latinos, pero por eso mismo: porque los anglos se quedaron allí como las élites y trasplantaron una réplica de las instituciones, el derecho y la cultura de Inglaterra. Por eso también, en cuanto esos países empiezan a recibir aportes foráneos es cuando la identidad anglosajona cada vez está más diluida.

    “Hay que tomar en cuenta también que la colonización inglesa se hizo mediante empresas privadas (como siempre ellos defendiendo exclusivamente el interés privado, no el humano necesariamente) y el proceso español estuvo en todo momento dominado por la corona de nuestra patria”.

    Eso también es muy cierto. Y lo curioso es que, si nos fijamos, los británicos y los anglosajones por extensión, también los norteamericanos, han sabido hacer muchísimo mejor el “marketing” de lo suyo, muchísimo mejor de lo que hemos hecho los españoles. Hasta tal punto de que han conseguido dar una impronta mítica y muy popular a lo que han sido procesos que en muchos casos han estado motivados por intereses privados. Es el caso de la independencia y de la Constitución americana. En gran parte fueron procesos impulsados por grandes propietarios y terratenientes que querían consolidar su poder y no pagar impuestos a la metrópoli, pero que, en la práctica, no tenían menos derechos que un inglés de la Madre patria, que, sin embargo, se consiguió revestir de una imagen romántica y popular de lucha por la libertad (pasa algo similar que con el Tea Party actual, un movimiento patrocinado por grandes empresarios para defender sus intereses pero al que han conseguido pintar como una reacción popular contra el “gran” y “malvado” gobierno federal de Washington… a veces son sorprendentes algunos paralelismos históricos).

    Eso independientemente de los avances de la Constitución americana, pero, bueno, aquí tuvimos la de Cádiz algunos años después, algo mejor pero sin tanta fama como la de los estadounidenses. En eso también entraría eso que he comentado de que el “marketing” de lo nuestro nunca ha sido precisamente nuestra virtud.

    “En nuestro país no se ven, de verdad, serios conflictos racistas. No existe para nosotros tal posibilidad. No existirá jamás. Los pocos roces que ha habido se deben a motivos religiosos – por ejemplo, algunos musulmanes que no respetan las leyes generales y eso provoca rechazo. Los españoles NO NOS GUSTA EL GUETO. Yo no soy especialmente nacionalista, eso lo sabe usted bien, pero sí soy realista y sin complejos. España tiene culturas fuertes, una gastronomía definida, una serie de componentes culturales “étnicos” que Inglaterra no tiene. No tenemos un plato “nacional”, pero sí tenemos muchísima más cultura regional que ellos no tienen (ni la diversidad de nuestra preciosa peninsula, con tantos micro-climas distintos)”.

    En España, en todo caso, lo que hay es menos corrección política en esos temas, pero no hay racismo solapado en ese sentido ni tampoco segregación, hay mucha más mezcla entre razas. En su entrada sobre Madrid ha comentado que allí puede haber un bloque donde vivan familias acomodadas y otro a lado en el que vivan inmigrantes sudamericanos. Bueno, en Andalucía al menos, y no me extrañaría que en otras regiones ocurriera algo similar, se da también incluso el caso de que en un mismo bloque en una de las viviendas puede vivir una familia acomodada y en la de enfrente unos inmigrantes sudamericanos. Depende también del barrio y la ciudad (por ejemplo, Sevilla es más “elitista” en ese sentido, no así otras como Málaga o Cádiz), pero, en general, hay mucha más mezcla dentro de un mismo barrio, en el que puede vivir gente muy distinta desde el punto de vista racial y socieconómico.

    El tema de la variedad de culturas e incluso de climas y paisajes en España es algo que sorprende a muchos extranjeros. A la propia Reina Doña Sofía le escuché hace ya muchos años decir que eso era una de las cosas que más le sorprendió al llegar a España por primera vez, que había mucha variedad, desde paisajes y climas áridos, hasta boscosos y húmedos más propios del norte de Europa.

    “Entonces por eso por ejemplo apenas ha habido roce racial con los latinoamericanos porque además seguiremos en fusión. Precisamente ayer hablé con un peruano que lleva un par de años en Madrid y jamás ha sentido rechazo ni racismo duro como el que podría sufrir en Alemania o muchos otros países continentales. Dijo que en general no tiene quejas de la colonización española y que su país tiene bastante en común con España gracias a ese legado tan fuerte”.

    Eso es algo que se vio en las últimas Elecciones Europeas, donde España ha sido prácticamente el único país donde los partidos xenófobos y racistas de extrema derecha no se han comido una rosca.

    “No hay nada por lo que disculparse a los indigenistas. De hecho, para mí no existen. No deben ni siquiera mencionarse en el ámbito político”.

    Son movimientos que no tienen ningún futuro, no solo porque no buscan construir nada, solo se basan en el odio… encima, en el autoodio, puesto que sus líderes son descendientes de esos “genocidas y exterminadores españoles”, hablan su mismo idioma y tienen una cultura muy similar, mal que les pese.

    “¿España colonizó? Bueno, yo diria CIVILIZÓ. Se que algunos dicen que ese punto de vista “eurocéntrico” y hasta chovinista, pero yo sí creo que existe una gran diferencia entre la barbarie del sacrificio humano y la obra civilizadora de la libertad para todos y los ideales de la ilustración europea. ¿Que soy un chovinista y eurocéntrico por decir eso? Pos vale, mú bien. No pasa nada. Quizá el salvajismo de sacrificar vírgenes se me escapa…”

    A los que dicen eso se les suele ver el plumero, por ejemplo, cuando dicen:

    http://www.elplural.com/opinion/d%C3%ADa-de-la-hispanidad-descubrimiento-o-genocidio/

    “Un siglo después de la llegada de las carabelas de Colón, de los más de setenta millones de indígenas preexistentes sólo quedaban tres millones y medio de almas. Primero fueron derrotados por la desproporción de recursos, la sorpresa y la confusión. Luego FUERON PRIVADOS DE SU CULTURA Y CREENCIAS, sometidos al trabajo esclavo y a las enfermedades nuevas que les llevaron los europeos…”.

    “Por mi parte, el 12 de octubre no celebraré ninguna “hispanidad”, sino algo mucho más universal, la milagrosa pervivencia y resistencia de los pueblos indígenas del mundo, de sus culturas exterminadas y de su profunda y lúcida espiritualidad.”

    Unas maravillosas “cultura, espiritualidad y creencias”. Lo suyo sería que en Hispanoamérica volvieran a esa época. Fuera carreteras, fuera hospitales, fuera universidades, fuera todo… y, hala, a coger otra vez la lanza y la cerbatana y ponerse el taparrabos. Y, en lugar de hablar español, a hablar otra vez en quechua, en guaraní, en aimara, en maya o en mapundungun, lenguas con las que los hijos de esas tierras pueden tener un esplendoroso futuro en el mundo actual. O que hubieran continuado con la “profunda y lúcida espiritualidad” de ritos que incluían sacrificios humanos en algunos casos, incluso arrancando el corazón, y a veces la antropofagia.

    Afirmaciones como las de esos individuos e individuas no es que contengan sandeces, es que son una sandez en sí mismas, y no merecerían más comentario porque no tienen entidad ninguna (¿en qué datos o hechos históricos se basan para decir esas payasadas?), pero está claro que lo que les revienta es todo lo que tenga que ver con la civilización occidental.

    Saludos.

  6. Descubrimiento de América como en realidad sucedió,descrito en una imagen :

  7. Esta web y este escrito es asqueroso, nauseabundo, es de negacionistas imperialistas de la derecha golpista que se creen superiores.

    El consejo que te doy es que te pegues un tiro o te inocules una enfermedad peligrosa por desalmado.

  8. @Nauseabundo:

    Y a ti, el consejo que humildemente te doy yo es:

    Que te vayas a tomar por culo, imbécil.

  9. Javier.

    “Eso también es muy cierto. Y lo curioso es que, si nos fijamos, los británicos y los anglosajones por extensión, también los norteamericanos, han sabido hacer muchísimo mejor el “marketing” de lo suyo, muchísimo mejor de lo que hemos hecho los españoles. Hasta tal punto de que han conseguido dar una impronta mítica y muy popular a lo que han sido procesos que en muchos casos han estado motivados por intereses privados.”

    Exáctamente – le han dado con ese marketing un misticismo noble a una serie de intereses que precisamente eran contrarios a la dignidad, la igualdad de los seres humanos, el bienestar, etc.

    “(pasa algo similar que con el Tea Party actual, un movimiento patrocinado por grandes empresarios para defender sus intereses pero al que han conseguido pintar como una reacción popular contra el “gran” y “malvado” gobierno federal de Washington… a veces son sorprendentes algunos paralelismos históricos).”

    Sí, la verdad es que sí. Y se ve que la gente ni aprende.

    No, los españoles no sabemos vendernos.

    “En España, en todo caso, lo que hay es menos corrección política en esos temas, pero no hay racismo solapado en ese sentido ni tampoco segregación, hay mucha más mezcla entre razas”

    Sí, así es. La gente es mucho más descuidada al hablar, pero es porque es más sincera que en otros lares. Tampoco somos muy politicamente correctos y nos sigue chocando eso. Con respecto a la mezcla, pues es la verdad porque vas por Madrid por ejemplo y no es nada raro ver a por ejemplo algún joven sudamericano con una chica española, entre otras parejas. Eso es mucho más difícil ver en USA, especialmente si se trata de mexicanos, peruanos, ecuatorianos, etc. Nosotros no miramos tanto la “raza”.

    “se da también incluso el caso de que en un mismo bloque en una de las viviendas puede vivir una familia acomodada y en la de enfrente unos inmigrantes sudamericanos. Depende también del barrio y la ciudad (por ejemplo, Sevilla es más “elitista” en ese sentido, no así otras como Málaga o Cádiz), pero, en general, hay mucha más mezcla dentro de un mismo barrio, en el que puede vivir gente muy distinta desde el punto de vista racial y socieconómico.”

    Sí, Cádiz y Malaga son bastante egalitarias en eso. Totalmente de acuerdo. Sí, es posible ver ese tipo de mezcla aquí en Madrid también. En los barrios, también pasa lo mismo. Ves rumanos, magrebíes, chinos, españoles, todos juntos y sin mayor problema.

    Muy tóxico ese artículo que enlaza, Javier. Repleto de odios y mentiras.

    “Afirmaciones como las de esos individuos e individuas no es que contengan sandeces, es que son una sandez en sí mismas, y no merecerían más comentario porque no tienen entidad ninguna (¿en qué datos o hechos históricos se basan para decir esas payasadas?), pero está claro que lo que les revienta es todo lo que tenga que ver con la civilización occidental”.

    Y de hecho lo que están promoviendo es que precisamente exista MÁS desigualdad. No entiendo la lógica en esas cosas.

    Totalmente de acuerdo en todo lo demás también.

  10. Hombre, tienes razón, pero tampoco hay que exagerar. Represión en América Latina contra los pueblos indígenas la hubo y fue una verdadera masacre. Otra cosa es que es cierto que eso poco tiene que ver con la independencia de Hispanoamérica, que efectivamente, como bien dices, fue producto de las élites criollas (aunque habría que ver hasta qué punto las élites criollas pudieron validar su proyecto precisamente por lo que está comentando el Papa, pero bueno, yo no soy un gran conocedor de la Historia de América Latina, así queno puedo hablar del tema). Pero eso de que los europeos no estamos con resentimientos, ni echamos la culpa a otros no es cierto. Si Mongolia fuera un país importante sí que le echaríamos la culpa. Pero vamos, a los turcos sí que se les echa la culpa (pásate por los Balcanes, por ejemplo). Es que en España en este asunto lo tenemos jodido porque realmente no podemos echar la culpa a nadie (¿de qué vamos a culpar a los árabes? ¿De convertir el territorio que controlaban en la zona más civilizada de Europa?), pero en otros países europeos sí que se hace y mucho… de hecho es lo predominante (caso arquetípico es el de Polonia con Rusia, por ejemplo).

  11. […] Indudablemente, los países caribeños siempre han sido los más cercanos a España y los que mejor saben que para ellos fue una bendición la colonización española antes que la inglesa. Pese a que existieron sin duda lamentables masacres y abusos cometidos contra las poblaciones indígenas, la colonización española fue mucho más civilizadora e integradora que la anglosajona, muchísimo más destructiva y supremacista que la española, pese a la fama divulgada por la infame leyenda negra. […]

  12. […] la libertad). En otras ocasiones he escrito desmintiendo la “Leyenda Negra” (AQUÍ o AQUÍ), puesto que me parece una mentira calumniosa y algo grotesco que se hable de […]

  13. Primero las sociedades indígenas no fueron primitivas ni salvajes … esas sociedades eran mas limpias y abansadas en muchos aspectos como politico y cultural, pero no en el aspecto belico… en el caso de los incas por ejemplo nunca tuvieron hambre, su produccion era tan alta que tenian comida de sobra. en cambio los españoles fueron codiciosos pobres mentirosos sucios y esclavistas. no mejoraron el nuevo mundo, ellos lo destruyeron.

  14. A la tal Pamela y a Cris Pm:

    Los acomplejados indigenistas latinoamericanos y anti-españoles deberían estudiar un poco y saber que las masacres de Pizarro y en general, de los conquistadores españoles de la época, eran poco comparadas con la brutalidad en la que estaban sumidas las civilizaciones precolombinas antes de la conquista. El Imperio Inca tomaba de rehenes a hijos de los nobles y personas insignes de los pueblos conquistados y sometidos. No solo eso, sino que pedía tributo en gente para sacrificar al dios Sol. Eso por no hablar de los sacrificios humanos torturas destruyeron sus iconos religiosos e impusieron los suyos y se apoderaron de sus tesoros y tierras. Era la practica habitual de esa época. ¿O como cree que pudo mantener controlados el imperio que iba desde el norte de Chile hasta la frontera con Panamá?.

    Ocurre que una mayoría de latinoamericanos necesitan justificar el caos y subdesarrollo en el que están sumidos sus respectivos países, y para ello se ven obligados a excusarse diciendo que su situación es por culpa de los españoles que les conquistaron hace 500 años, les robaron el oro y demás gilipolleces. Cuando en realidad los países latinoamericanos son víctimas de su propia clase dirigente criolla, que les roba, explota, oprime y vende sus naciones a intereses extranjeros. Los españoles llegaron, conquistaron, colonizaron, mataron y robaron, pero también civilizaron (en América los españoles construyeron universidades, levantaron infraestructuras, crearon las actuales naciones latinoamericanas: México, Perú, Colombia, etc, y les dieron un idioma común). España no hizo nada diferente a lo que han hecho todas las civilizaciones que han conquistado a otras en algún momento de la historia. Yo nunca he visto a ningún español de hoy lloriquear por el hecho de que en el pasado los conquisto y saqueó el Imperio Romano, mientras que son los latinoamericanos los únicos que chillan por algo que ocurrió hace 500 años. Y les aseguro que si los españoles no hubieran llegado a conquistar las Américas, igualmente hubieran llegado otros colonizadores, que podrían haber hecho lo mismo o peor.

    Una mayoría de latinoamericanos deberían dejar de recrearse en ese odio visceral y de echarle la culpa a otros de lo que en realidad es culpa exclusiva de sus propios países, porque que llega un momento que parecen retrasados mentales. Porque para tenerle tanto odio a España bien que esos latinoamericanos se marchan de sus respectivos países y emigran al nuestro para poder vivir en él -y de él- y enviar remesas a sus familias en el extranjero. Algunos de ellos vienen aquí a ganarse el pan honradamente, y otros, a chupar ayudas del gobierno, hacinándose en pisos patera o incluso, a delinquir.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: