Posteado por: Javier | octubre 27, 2014

El New York Times y las armas químicas de Irak

Como muchos habrán escuchado, hace un par de semanas el periódico New York Times publicó un trabajo de investigación bastante extenso sobre los hallazgos de armas químicas por parte de las tropas norteamericanas en el Irak post-Saddam Hussein.

Hay que decir, primero de todo, que esto tampoco es que sea ninguna novedad, sino que saltó a la luz cuando comenzó la famosa historia de Wikileaks, la cual, aparte de desvelar documentos sensibles para la seguridad de las tropas americanas, publicó una serie de informaciones sobre estas armas químicas encontradas en depósitos y almacenes iraquíes.

Ahora el New York Times afirma que se encontraron por lo menos 5.000 ojivas de distintos tipos de proyectiles y misiles que contenían agentes químicos como gas mostaza o gas sarín, la mayoría de ellas pertenecientes a arsenales de los años 80, de los tiempos de la guerra contra Irán (pese a que el periódico reconoce que muchas de ellas aún eran utilizables).

Claro, el Times en lo que se fija al dar la información es en dos aspectos que ahora mismo son bastante secundarios. El primero de ellos, el que estos hallazgos no habrían justificado la intervención en Irak en 2003, al pertenecer un a un programa de armas químicas antiguas, y no a uno activo y moderno.

“Los descubrimientos de esas armas químicas no confirmaban la justificación del gobierno para la invasión.

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el Sr. Bush insistió en que Sr. Hussein estaba ocultando un PROGRAMA ACTIVO de armas de destrucción masiva, desafiando la voluntad internacional y poniendo en peligro el mundo. Inspectores de las Naciones Unidas dijeron que no pudieron encontrar evidencia para esas afirmaciones.

Luego, durante la larga ocupación, tropas estadounidenses comenzaron a encontrar viejas municiones químicas en escondites ocultos y bombas al borde de la ruta. Eran típicamente obuses de artillería de 155 milímetros o cohetes de 122 milímetros, residuos de un programa de armas que Irak se había apresurado a producir en la década de los 80 durante la guerra Irán-Irak.

Todo había sido manufacturado antes de 1991, dijeron los participantes. Sucia, oxidada o corroída, una gran parte no pudo ser rápidamente identificada como armas químicas. Algunas estaban vacías, aunque muchas todavía contenían potente gas mostaza o residuos de sarín. La mayoría no podría haber sido utilizadas según su diseño, y cuando se rompían dispersaban los agentes químicos sobre un área limitada, según los que recolectaron la mayor parte.

Caso tras caso, dijeron los participantes, los análisis de esas ojivas y obuses reafirmaron las fallas de la inteligencia. Primero, el gobierno de EEUU no encontró lo que había estado buscando desde el comienzo de la guerra, luego no preparó sus tropas y cuerpo médico para las armas envejecidas que encontró”.

Bueno, la realidad, pese a lo que dice el Times en lo que he resaltado con mayúsculas, no es que Bush dijese que Irak ocultaba “un programa activo de armas de destrucción masiva”. Ni Bush ni nadie alegó en ningún momento “programa activo” alguno, sino el incumplimiento por parte del régimen Saddam Hussein de las propias resoluciones de la ONU en materia de desarme.

Sobre la Guerra de Irak de 2003 hay numerosos mitos y éste de que se empleó como pretexto la supuesta existencia de un programa “activo” de armas de destrucción masiva es uno más de ellos. Lo cierto es que esto únicamente se barajaba como una posibilidad, ante la resistencia del régimen iraquí a las inspecciones de la ONU y que el principal motivo para intervenir en Irak fue la negativa de Saddam Hussein a eliminar los arsenales de armas de destrucción masiva que ya poseía en ese momento y que había venido desarrollando y adquiriendo desde años atrás, así como evitar la posibilidad de que cayeran en manos de algunos de los grupos terroristas con los que esta dictadura tenía contactos privilegiados. Junto a esto, existían las sospechas, no necesariamente de que pudiera haber un programa activo de otras armas químicas, junto con bacteriológicas o nucleares, sino de que se conservara la infraestructura física necesaria para producirlas en un futuro. Ni en el discurso sobre el estado de la Unión del 29 de enero de 2002, ni en el pronunciado en la ONU el 12 de septiembre de 2002, cuando intentó que este organismo obligase a Irak a cumplir las resoluciones de desarme, ni en el ultimátum del 17 de marzo de 2003, en ninguno de esos momentos ni en otros, Bush se refiere a que exista un “programa activo” de armas que justifique la guerra en Irak. O, al menos, que sea el único motivo.

En cualquier caso, lo que demuestran estos varios miles de municiones químicas no es lo que pretende hacer ver el New York Times, sino que Saddam Hussein no había cumplido con sus obligaciones de desarme tras la Guerra del Golfo de 1991, a pesar de las numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU requiriendo que demostrara a los inspectores que había destruido todas sus armas químicas.

El segundo aspecto en que carga las tintas el periódico es en que varios soldados americanos, y también iraquíes que EEUU estaba entrenando, resultaron lesionados al manipular estas municiones químicas, posiblemente por no disponer de trajes de seguridad ni protocolos adecuados. Para el Times, la culpa de esto habría sido de Bush y el Pentágono, que supuestamente habrían encubierto los riesgos que suponía para los soldados manipular estas armas.

Todo esto no es de extrañar en un periódico como el New York Times, que publicó hace poco más de un año un deleznable artículo de Vladimir Putin, pero es que el extremo al que llega en este en concreto es prácticamente a exonerar al régimen de Saddam Hussein, que fue quien utilizó armas químicas contra las tropas iraníes y contra su propia población kurda y quien no las destruyó, incumpliendo así, sistemáticamente y durante años, las condiciones establecidas en numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. El Times pasa también por alto que el hecho de que se descubrieran estas armas químicas en Irak, que el régimen las seguía poseyendo pese a muchos años de intentos de desarme pacífico, muestra la inutilidad de entablar negociaciones de control de armas con dictaduras criminales como lo fue la de Hussein, o como las de Assad o Irán. El propio Assad continuó usando armas químicas en 2013 aún después de negociar un acuerdo de desarme que fue celebrado como todo un “éxito” por el propio New York Times.

Ahora, el mayor problema, que, por supuesto, olvidan tanto el Times como el resto de la prensa progre, es la posibilidad de que el Estado Islámico se haya hecho con dosis de estos agentes químicos y que los esté usando ya en algunas de sus ofensivas. Muchos de los escondites de estas armas químicas estaban alrededor de las ruinas del Centro Estatal Muthanna, el organismo creado por Saddam Hussein a mediados de los ochenta para la producción de armas químicas. Desde el pasado mes de junio este centro está en manos del Estado Islámico. Se supone que las municiones químicas allí almacenadas estaban en un estado que hace muy difícil utilizarlas, pero nunca se sabe si los terroristas podrían haber conseguido reunir algunas cantidades aprovechables de estos agentes químicos (hay informes no confirmados de que pueden haber empleado gas cloro en algunos ataques contra sus enemigos en Irak).

Esto es lo más destacable que se puede extraer del artículo del Times (que, ya he dicho, no es aporte grandes novedades en cuanto al hecho de la existencia de estas armas en Irak): la mayor urgencia aún en cuanto a la necesidad de derrotar a estos terroristas del Estado Islámico, y no las cosas hacia las que el propio artículo pretende desviar la atención.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: