Posteado por: Javier | febrero 19, 2015

Mentiras contra Grecia

Os dejo para hoy un interesante y claro artículo sobre una de las grandes falacias que en los últimos días ha venido deslizando el gobierno que tenemos el infortunio de sufrir en España, el postureo más o menos duro que ha venido manteniendo en los últimos días con Grecia, afirmando que iba a recuperar los 26.000 euros “prestados” a los griegos y que, sin haber “prestado” ese dinero, las prestaciones por desempleo y las pensiones de los españoles serían ahora más altas. Como está creado con licencia Creative Commons, cualquiera puede difundirlo si lo desea, siguiendo los términos de la licencia.

No se puede ser más mendaz a la hora de pretender justificar su indecente política de recortes y su sumisión a la agenda marcada por el gobierno alemán, pero, al margen de todo esto, y pese a que los griegos parece ser que están a punto de ceder ante el Eurogrupo y tragar con una ampliación del rescate, la movida con Grecia y Syriza al menos ha puesto a las claras el fraude en que consiste la Unión Europea. Ni “Estados Unidos de Europa”, como más de una vez se ha vendido tan pomposamente, ni leches. Un instrumento para proteger los intereses de oligarquías financieras, usando las economías de los Estados miembros como garantía de negocios tales como desindustrializar países como España, a cambio de una lluvia de créditos invertidos en infraestructuras absurdas, en la burbuja inmobiliaria y en sectores sin ninguna competitividad. Aún a sabiendas de que gobernantes tan corruptos como los que históricamente ha sufrido España iban a dilapidar todo ese dinero prestado convirtiendo prácticamente en esclavos de la deuda a los españoles, puesto que el objetivo nunca fue el bienestar de los pueblos sometidos a este ente supranacional, sino los intereses de esta élite financiera apátrida.

¿Grecia? Pues se veía venir, puesto que las presiones eran cada vez más fortísimas para que aceptasen un nuevo rescate (esas demoliciones de tu economía y tu sistema social a las que, paradojicamente, llaman “rescates”) y era una batalla en solitario frente a unos macarras extorsionadores que tenían en sus manos la llave para cerrarte totalmente el grifo. En solitario, después del papelón que han hecho los gobiernos perritos falderos de Merkel como los de España y Portugal (tan perritos falderos como los becarios que garabatean los editoriales del panfleto libegal y ultraderechista “Libertad” Digital: suplicando “firmeza” al Eurogrupo). Eso tendrá que pasar a los anales de la vergüenza, Rajoy haciendo de mamporrero de Merkel contra Grecia; vasallo del poderoso, tirano del debil (como lo es en España, así que nada nuevo).

No obstante, lo bueno de todo esto ha sido poner en evidencia las mentiras de todo este asunto de los “generosos rescates” y mostrar quién es quién. Por eso yo quería que ganara Syriza en Grecia hace unas semanas. No por afinidad política con ellos, sino para poner de manifiesto todo este engaño.

———————————————————-

Las mentiras del PP sobre el dinero prestado a Grecia

Ernest Urtasun

Estos días hemos asistido a un bochornoso espectáculo de declaraciones sobre el dinero que España ha prestado a Grecia y la supuesta firmeza que Rajoy y los suyos aplicarán para recuperar hasta el último céntimo de los “26.000 millones de euros”. Ello alcanzó su cénit con las declaraciones de Margallo afirmando que sin ese préstamo las prestaciones de empleo en España habrían subido un 50% o las pensiones un 38%.

Este artículo pretende dos cosas. La primera, explicar la verdad sobre las modalidades del crédito dado a Grecia y la cifra real, escondidas tras las mentiras del Gobierno. Y la segunda, explicar por qué la estrategia de Rajoy y de De Guindos estos días en el Eurogrupo es la carretera más recta para que España pierda todo el dinero.

En el año 2010 se concluyó el primer paquete de rescate a Grecia, por un valor de 110.000 millones de euros de los que 80 correspondían a créditos bilaterales concedidos por los Estados Miembros y 30 al FMI.

Eran créditos otorgados a través de un acuerdo firmado entre Grecia, el FMI, y los estados miembros acreedores, entre ellos España. De los 80.000 millones, a 1 de enero de 2015 se han desembolsado 52.900. En el esquema, España aporta el equivalente a su suscripción en el capital del Banco Central Europeo, es decir el 8,3%. Por lo tanto, de los 52.900 millones de euros, España ha desembolsado hasta ahora 6.650.

El tipo de interés aplicado a Grecia para estos créditos fue de entre el 5% y el 7%, un tipo muchísimo más alto que lo que pagaban entonces los Gobiernos por financiarse en los mercados.  Este tipo fue posteriormente reducido en una de las reestructuraciones de la deuda griega, pero los Estados Miembros ganaban y siguen ganando dinero con la operación. Vale la pena recordar la valoración de la misma que hizo Zapatero en abril de 2010 en el Congreso, usando como base de cálculo la última subasta de bonos a 3 años realizada entonces:

“Grecia pagaría por el préstamo alrededor de un 5 por ciento anual; la parte que correspondería en principio a España serían 183 millones de euros anuales, que nos pagaría Grecia, frente a los 73 millones que nos generaría de gasto a nosotros. El impacto global sobre las cuentas públicas sería positivo por valor de 110 millones de euros cada uno de los tres años que se espera se mantenga vivo el préstamo”.

No parece que podamos hablar de un esquema muy solidario. Además es importante señalar que la gran parte de este dinero no fue a parar a los griegos. La mitad del dinero prestado fue destinado a pagar vencimientos de deuda griega con las principales instituciones financieras  europeas (principalmente bancos franceses y alemanes). Es decir, el dinero que salió de nuestros bolsillos no terminó en manos de los griegos, terminó en los balances de la gran banca europea. Eso sí, ahora nos los deben los griegos. El programa de rescate del 2010 no fue un programa de rescate para los griegos. Fue un programa de rescate encubierto al sistema financiero europeo. No lo olvidemos.

Estos 6.650 millones de euros, por lo tanto, es todo lo que ha pagado España hasta ahora a Grecia, con los tipos de interés usureros señalados. ¿Por qué el Gobierno habla entonces de 26.000 millones?

El 14 de marzo de 2012 se decidió un segundo rescate para Grecia, se añadieron 130.000 millones al programa. Esta vez sin embargo el esquema no fueron créditos bilaterales, sino que se utilizó un mecanismo, el EFSF (European Financial Stability Facility) creado en 2010. En este caso, el EFSF toma prestado dinero en los mercados financieros con garantías de los Estados Miembros, y presta a su vez el dinero, hasta hoy a Grecia, Portugal e Irlanda. En el caso Griego, a 1 de enero de 2015 se han desembolsado 141.800 millones de euros de este segundo paquete. Las garantías españolas que le corresponden al mecanismo son un 12,8%. Eso significa que España ha aportado garantías a este segundo rescate a Grecia por valor de 18.150 millones de euro. Pero ojo, son garantías, ¡España no ha pagado de esta cantidad ni un sólo céntimo! Además, es importante señalar que las garantías se aportan a inversores privados que una vez más harán negocio a costa de los griegos, asumiendo el riesgo el resto de haciendas nacionales.

Resumiendo, España ha aportado al rescate griego 6.650 millones de un crédito bilateral a un tipo de interés del 5% (lo único desembolsado hasta ahora), con el que ganará dinero. Y ha aportado garantías a través del EFSF por valor de 18.150 millones, del que no se ha tenido que hacer de momento ni un solo pago. ¿Le debe Grecia 26.000 millones de euros a España? Falso.

Ahora bien (y este es el segundo punto del artículo), el rescate griego sí puede acabar costándole más de 20.000 millones de euros a España. Sucederá si el Eurogrupo continúa, como está haciendo estos días liderado por Alemania y apoyado por España, empujando a Grecia hacia la bancarrota y la salida del euro. Si ello sucede, Grecia impagaría sus obligaciones financieras al declararse en bancarrota, España perdería gran parte de los 6.650 millones prestados y se ejecutarían las garantías dadas al EFSF y entonces sí debería España desembolsar los 18.150 millones.

Grecia ya ha dicho que quiere devolver la deuda, que quiere tiempo. Ante ello España tiene dos opciones: tenderle la mano, y darle oxígeno para no perder el dinero, o empujarla como hace estos días De Guindos hacia la bancarrota y perderlo todo.

Conclusión: el PP miente con las cifras, y además hace con Grecia lo contrario de lo que predica. Defiende estos días sus intereses políticos, no el dinero prestado. Su principal objetivo es evitar que otro Estado miembro endeudado realice con éxito una política económica distinta a la suicida y socialmente depredadora seguida en España. Nada más. Y al perseguir este objetivo, poniendo a Grecia contra las cuerdas, están también poniendo en riesgo el dinero prestado y las garantías españolas en el EFSF, y de paso haciendo saltar por los aires cualquier concepción de lo que debería ser la solidaridad europea.

eldiario.es utiliza una licencia Creative Commons. Concretamente la más abierta de todas: la BY-SA ( ver detalle).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: