Posteado por: Javier | mayo 21, 2015

Franklin Delano Roosevelt

El tema para hoy es este documental sobre el presidente liberal norteamericano Franklin Delano Roosevelt.

Nacido en 1882, y afectado en 1921 por una polimielitis que le dejó paralizado de cintura para abajo y en silla de ruedas para el resto de su vida, FD Roosevelt fue elegido a candidato a la presidencia de EEUU en la Convención Demócrata de 1932 en Chicago. Durante la campaña, se empeñó en demostrar que su impedimento físico no era un obstáculo para ocupar el cargo de presidente de la nación. Viajó por todos los EEUU en tren, se acercó a los votantes y transmitió energía y confianza a un país que estaba sumido en la miseria a causa del Crack del 29, en una crisis de autoestima y en una depresión de la que costaba encontrar la salida.

El 8 de noviembre de 1932 fue elegido presidente, con casi veintitrés millones de votos, ocho más que su rival, Herbert Hoover, el presidente que optaba a la reelección.

Inmediatamente, puso en marcha todo un programa de medidas sociales, económicas y políticas, que recibió el nombre de New Deal, con el fin de levantar de nuevo al país, asegurando el bienestar económico y social de los norteamericanos mediante una mayor y mejor redistribución de la riqueza. Inició desde el gobierno un amplísimo programa de inversión pública que impulsó la construcción de infraestructuras y de plantas de producción de energía eléctrica, financió a los campesinos, frenó la especulación, legalizó las organizaciones sindicales e instauró un sistema de seguridad social. El resultado fue la modernización del país, el inicio de la recuperación económica y la obtención de un gran éxito en el plano social. Fue, como le gustaba decir a Roosevelt, “una revolución sin violencia”, respetando la legalidad y los derechos de los ciudadanos y generando prosperidad por todo el país y para todos los estadounidenses. Frente a quienes tachaban (y tachan aún hoy) a Roosevelt de “socialista”, realmente puede decirse que fue lo suficientemente valiente como para tomar medidas innovadoras que salvaron el capitalismo en una de las mayores crisis de toda su historia.

Fruto de ello fue la gran popularidad que obtuvo Roosevelt entre la población estadounidense, siendo reelegido hasta para un cuarto mandato, que no pudo completar debido a su muerte en 1945. Lamentablamente, no pudo ver la derrota de las potencias del Eje por la que tanto luchó, pese al delicado estado de salud que le acompañó durante los años de la II Guerra Mundial.

Evidentemente, hubo a quienes no gustaron nada las políticas de Roosevelt. No solo a sus adversarios políticos republicanos, sino tampoco a personajes pintorescos de su propio partido, como el senador Huey Long, quien le acusaba de “izquierdista”.

Ante el ascenso de Hitler en los años 30, inició el rearme de EEUU, pero no pudo intervenir inicialmente en Europa para acabar con la amenaza del nazismo debido a que la ley americana consagraba el aislacionismo y la neutralidad norteamericana en el exterior. Esto se rompió cuando los japoneses atacaron Pearl Harbour en diciembre de 1941. Declarado el estado de guerra, el país entero se movilizó para suministrar armamento y participar con soldados en el conflicto. Se puso en marcha una economía orientada a suministrar armas, construir barcos y aviones, y a reponer material para la guerra. Como he dicho antes, un tumor cerebral que acabó con su vida el 12 de abril de 1945 no le permitió ver la victoria en la II Guerra Mundial.

Pese a poder aspirar a una vida cómoda con la fortuna de su familia, Roosevelt decidió dedicar su vida al servicio de los EEUU, plantando cara a dos frentes: el de una crisis económica que tenía hundido a su país y el del expansionismo totalitario de la Alemania nazi, la Italia fascista y el Japón imperial.

FD Roosevelt, sin duda, hubiera estado muy cómodo con el liberalismo que defendemos hoy por aquí: el de un Estado fuerte que proteja las libertades de todos, con seguridad social y educación para todos, el del progreso, la tolerancia, el amor a la patria, una fuerte defensa nacional, soberanía y un capitalismo muy bien regulado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: