Posteado por: Javier | diciembre 10, 2015

Donald Trump y su islamofobia hipócrita

Una de las cosas que cada vez más personas con dos dedos de frente deben, o debieran, pensar es que personajes como el candidato republicano Donald Trump no son más que payasos mediáticos con profundos síndromes de personalidad narcisista. Necesitan estar llamando la atención todo el tiempo. Sin embargo, con todo, lo peor no es eso, sino los discursos de odio y de populismo oportunista que vomitan.

Una de las últimas con que se ha descolgado Trump es con su propuesta de “prohibir la entrada de musulmanes en EEUU” puesto que “estamos en guerra”.

Afortunadamente, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, salió inmediatamente a responder a Trump: “Cuando votamos por una pausa en el programa de refugiados hace unas semanas, dije muy claro en ese momento que no habría una prueba religiosa. Habría una prueba de seguridad. Y es que la libertad de religión es un principio constitucional fundamental. Es un principio fundamental de este país […] Esto no es el conservadurismo. Lo que se propuso ayer no es lo que este partido representa, y, lo más importante, no es lo que este país representa. No sólo hay muchos musulmanes que sirven en nuestras fuerzas armadas, muriendo por este país. Hay musulmanes sirviendo aquí en casa, trabajando todos los días para mantener y defender la Constitución”.

Aunque Ryan sea un conservador, me parece que es muy de aplaudir. A Trump no le interesa para nada la seguridad de los norteamericanos, sino únicamente el populismo demagógico. Este personaje impresentable es el mismo que no tiene ningún tipo de problema en hacer toda clase de negocios con el mundo musulmán multibillonario:

muslim trump

muslim trump 2

Donald Trump también es el mismo que fue salvado de la quiebra en 1995 cuando el príncipe saudita Walid bin Talal se comprometió a pagar parte de la hipoteca de 300 millones de dólares que Trump había contraído para hacerse con el Hotel Plaza de Nueva York. Actualmente, su firma participa en el Trump International Golf Club Dubai, un lujoso proyecto en el emirato del mismo nombre, y hay planes para un segundo campo, el Trump World Golf Club Dubai, planificado para abrir en 2017. Ello entre otros negocios en lugares donde, a propósito, el Islam es religión oficial y donde la Sharia es la principal fuente de la legislación.

Obviamente, cuando la escoria neolibegal como Trump, y sus aliados y fans, lanza ese tipo de mensajes no está pensando en sus opulentos socios islámicos. En quien piensa es en el “moro muerto de hambre”, que es, al fin y al cabo, contra quien existe el prejuicio (creado entre sus seguidores paletos) de que es el origen de todos los problemas. Son los mismos que en tiempos de bonanza abren las puertas a cuanta más inmigración, mejor, para tener mucha mano de obra barata y poder precarizar todo lo posible las condiciones laborales de todos, sabiendo, además, que en los de crisis estos inmigrantes son un blanco muy fácil contra el que cargar, excitando sentimientos racistas o hasta el pánico al terrorismo, como en el caso de Trump.

Por eso, aparte de todo, es un error abordar la problemática que representa la inmigración masiva en nuestros países desde un punto de vista nacionalista o xenófobo, puesto que esto sólo es útil a los poderes económicos, al plantear el problema como si fuera entre autóctonos e inmigrantes, en lugar de entre oligarquías y trabajadores. Precisamente, la izquierda postmoderna y buenista del “papeles para todos” y “ningún ser humano es ilegal” ha caído en esta trampa y engaño planteado por la derecha neolibegal.

Un país debe tener la capacidad para controlar sus fronteras y admitir sólo la inmigración legal que sea necesaria y que su mercado laboral tenga capacidad de absorber, salvo en casos extremos como refugiados que huyan de una persecución por motivos ideológicos, políticos, religiosos, etc., por supuesto, tratando humanitariamente a quienes sean pillados tratando de entrar ilegalmente, y dándoles la atención que sea necesaria antes de repatriarlos. Punto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: