Posteado por: Javier | mayo 19, 2016

Algunas noticias variadas

Estas son algunas noticias de los últimos días que dan pie para unas cuantas reflexiones breves:

CAOS EN VENEZUELA

Las últimas semanas no paran de acumularse noticias sobre el caos en que se está sumiendo Venezuela (la verdad es que el volumen de información que se genera sobre este país es apabullante). La prensa que defiende la ideología económica dominante neoliberal (o sea, prácticamente, toda la prensa) se está cebando especialmente, como si la situación de Venezuela fuera la constatación del fracaso del modelo alternativo al suyo (modelo al que califican de “comunista” o “socialista”). Cuando, sin embargo, la realidad es que Venezuela ni ha sido, ni es, ni puede ser modelo de nada.

Venezuela me recuerda un poco al caso de Rusia: un petro-capitalismo mafioso que, sin embargo, quiso ir por libre, ser un verso suelto, y no ser la putilla del gobierno de EEUU en la zona, de ahí su demonización. La mayor o menor calidad democrática de Venezuela da exactamente igual, puesto que ese no el criterio para juzgar a un país. No es, como dije hace unas cuantas entradas, si se trata de un régimen más o menos democrático, o más o menos tiránico, sino, simple y llanamente, si es proclive a los intereses económicos y militares occidentales (sin ir más lejos, cuando alguien como Ollanta Humala, en el Perú, se pone en plan servil con las multinacionales norteamericanas, pasa de ser un “populista comunista” y un “discípulo de Chávez” a un “sensato gobernante”).

La diferencia entre ambos países, en todo caso, es que Rusia es un país mucho más poderoso que Venezuela y al que es mucho más difícil de chulear, y tiene como líder a un tipo que va de “macho alfa”, a diferencia de alguien tan esperpéntico como Maduro. La “preocupación” por Venezuela no es porque sea un país muy distinto a otros que han tenido una actitud más servil hacia Washington, la diferencia es precisamente esto último.

Viendo la presión fiscal (de la que se beneficia el 1% de su población, que concentra las rentas más altas del país), de sólo el 18,2% (la mitad que España), que la acerca casi a lo que sería un territorio “offshore” (probablemente, si muchas multinacionales extranjeras no se sienten atraídas a deslocalizarse allí es a causa de los gravísimos problemas de inseguridad, no por el “socialismo”), y el porcentaje ridículo del PIB dedicado al gasto público de Venezuela (31,5%, trece puntos por debajo de España), si eso es “socialismo”, ¿en Europa qué somos? ¿Corea del Norte? De lo poco bueno se puede decir que, al menos, desde hace 18 años un poco más de los ingresos de la renta petrolera se ha venido destinando a mejorar un poco cosas como la sanidad o la educación, pero, por supuesto, sin sentar las bases para un mejor desarrollo humano de los venezolanos y sin diversificar la economía para eventualidades como un desplome de los precios del petróleo (menos mal que se suponía que Venezuela es “comunista”… ya se ha visto lo “planificada” que estaba su economía).

———————————————————–

———————————————————–

LA VISITA DE MARGALLO A CUBA

Como no todo va a ser malo en relación con el actual gobierno de España, al menos, cuando el ministro de Exteriores Margallo haga algo bien, incluso contra la opinión de los más radicales dentro de su partido, como la Esperanza Aguirre, no hay más que reconocerlo.

Margallo ha declarado en La Habana que España tiene que liderar el proceso de acercamiento entre la Unión Europea y Cuba. Un poco tarde (puesto que España YA tuvo que haber liderado el proceso de acercamiento entre EEUU y Cuba hace un año y medio, la pasividad de su gobierno hizo que se perdiera una oportunidad internacional magnífica para España), pero… bueno, no está mal.

Sí que es verdad que esta posición de una mayor apertura no sólo hacia Cuba, sino hacia otros países del Caribe y Latinoamérica, es algo en lo que desde hace décadas, desde la vuelta a la democracia, había existido bastante consenso en España, fuera por parte de la derecha o de la izquierda, no hay más que recordar la política exterior en tiempos de la UCD. Es en la segunda legislatura de Aznar cuando se rompe con esto, cuando le entran los delirios de grandeza y se le mete en la cabeza que, para alcanzar su sueño dorado de pasar a la historia, lo mejor es abrazarse y asumir todos los postulados de los neocons norteamericanos. Ahí, durante esos pocos años, cambia radicalmente no sólo la postura tradicional española en contra del bloqueo a Cuba, sino otras como, por ejemplo, en Oriente Medio, pasar de la diplomacia y la mediación entre los dos bandos, reconociendo que la parte palestina es la más débil del conflicto, a suscribir punto por punto todas las tesis de los lobbis pro-israelíes de Washington. Lo de Aguirre y su defensa del bloqueo a Cuba es esperable, pues esa mujer no tiene fondo mental ni moral alguno, no es capaz de llegar más allá de repetir como un papagayo el discurso que haya leído en la web de algún lobby neolibegal, en alguna de las lujosas cenas a las que la inviten alguno de estos grupos.

Magnífico también que Margallo haya homenajeado con una ofrenda floral a Luis Vicente de Velasco, el que fue comandante de la Armada Española y héroe de la defensa del Castillo del Morro de La Habana durante las agresiones inglesas de 1762.

———————————————————–

———————————————————–

GOLPE DE ESTADO EN BRASIL

Aquí no andamos con paños calientes: lo de Brasil, con la destitución de la presidenta elegida en las urnas, Dilma Roussef, es, ni más ni menos, UN GOLPE DE ESTADO. Un golpe de Estado pseudo-legal, “constitucional”, “institucional”, parlamentario, o como se le quiera llamar, pero un golpe de Estado. Un grupo de parlamentarios, diputados y senadores, masivamente comprometidos en casos de corrupción (alrededor de un 60% de ellos), han instaurado un proceso de destitución contra la presidenta brasileña, bajo el pretexto de irregularidades contables y de “deslices fiscales” para ocultar las lagunas de las cuentas públicas. Se trata de una camarilla de diputados reaccionarios y manifiestamente corruptos que han derrocado a una presidenta elegida democráticamente por 54 millones de brasileños, amparándose en “irregularidades contables”. Entre los más entusiasta de la destitución de Dilma está el diputado Jairo Bolsonaro, que dedicó su voto a los oficiales de la dictadura militar instaurada tras el golpe militar de abril de 1964.

Es cierto que varios cargos del Partido de los Trabajadores están implicados en el escándalo de corrupción de Petrobras, la Compañía Nacional de Petróleo, pero no Dilma Rousseff. De hecho, los diputados de derechas que han liderado la campaña contra la Presidenta se encuentran entre los más salpicados por este escándalo, empezando por el presidente del Parlamento, Eduardo Cunha (suspendido recientemente), acusado de corrupción, blanqueo de capitales, evasión fiscal en Panamá, etc. Por si fuera poco, el nuevo Presidente de Brasil, Michel Temer está implicado en varias investigaciones, pero aún no ha sido acusado formalmente. Según un reciente sondeo, en el que se preguntaba a los brasileños si votarían por Temer como Presidente de la República, solo un 2% respondía favorablemente.

La puesta en práctica de un golpe de Estado “legal” parecer ser la nueva estrategia de los oligarcas latinoamericanos, quienes han conseguido convencer a una parte importante de la opinión pública de sus países de que la cosa va de “lucha contra la corrupción”. Lo de Brasil es muy similar a lo ocurrido en Honduras y en Paraguay. Dilma Rousseff es una presidenta que se puede calificar de muy “moderadita”: no ha respetado sus promesas electorales y ha realizado numerosas concesiones a la banca, las grandes empresas y los latifundistas brasileños, en definitiva, a las oligarquías económicas de su país. Pero estos grupos (la élite capitalista, financiera, industrial y agrícola) no se conforma con pequeñas concesiones: quiere todo el poder, al completo. No quiere negociar, sino gobernar directamente a través de sus hombres de confianza (a modo de lacayos), y abolir los muy tímidos avances sociales que se han logrado en Brasil los últimos años. El ministro de Finanzas, Henrique Meirelles (un tipo que, casualmente, fue directivo del Banco de Boston) parece ya presto a implementar con más intensidad aún medidas neoliberales, apoyadas por una violencia extrema.

La patética prensa española no sólo ha pasado de puntillas sobre este asunto, sino que lo poco que tiene que decir es calificar a Rousseff de “comunista populista”

———————————————————–

———————————————————–

Por último, algo llamativo con lo que me he encontrado en la web de los austro-anarko-punkis del Mises Institute (un instituto extremista, con sede en Auburn, Alabama, EEUU, dedicado a la defensa de las ideas libertarias y las de la infame Escuela Austriaca de Economía), es un ridículo artículo (está en inglés en este ENLACE) en el que tratan de convencer a la peña, haciendo encaje de bolillos para presentar al grupo de terroristas de ISIS como un “Estado” como otro cualquiera, de que el “estatismo”, que, al fin y al cabo es su obsesión, es tan “malvado” que genera monstruos como este “Estado Islámico”. Ahí es donde quieren llegar. Por eso, a lo largo del artículo, repiten tan machacononamente eso del “monopolio” de la fuerza o que otros Estados, igual que el Estado Islámico, habrían nacido también de la violencia y la sangre, tratan de hacer una equiparación ISIS=estatismo. Cuando, realmente, ISIS estaría más cerca de lo que sería una utopía anarcocapitalista o libertaria que del “estatismo” que ellos demonizan: ejércitos privados de mercenarios (como los que tanto molan a anarkas como Jorge Valín o Albert Esplugas… un defensor de la experiencia anti-estatista somalí, por cierto) e infraestructuras y servicios proporcionados por un grupo privado (los jefes de ISIS) que los gestiona. Y, por si fuera poco, el sueño dorado de los austro-libertarios más radicales: un sistema monetario situado fuera de los márgenes del sistema “estatista”, el precio del dinero se determina por el mercado libre de todos los servicios, bienes y mercancias con los que se comercie dentro del territorio controlado por el ISIS, sin intervención de “demoniacos bancos centrales”. Sólo les falta implantar el patrón oro. Entonces ya, eso sería el sueño húmedo de estos pirados.


Responses

  1. Al parecer usted es de esos pseudoimperialistas de carton que le abren las patitas a los chinos con tal de perjudicar al “imperio”. Asi se ponen de tanto chupar la pija machacada de alfred coll…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: