Posteado por: Javier | junio 14, 2016

Sobre el tuit de Garzón: una explicación

En las últimas horas ha causado un gran revuelo este tuit de Alberto Garzón, el líder de Izquierda Unida, sobre el atentado perpetrado el domingo por un islamista norteamericano de origen afgano, dejando 49 muertos, más todos los heridos, en un club gay de la ciudad de Orlando, en la Florida:

Tuit heteropatriarcado

La derecha mediática está que trina hablando de una supuesta “cobardía” o de “islamofilia” por no mencionar que el terrorista era islamista, pero no va por ahí la cosa.

Más bien, va de pseudoizquierda buenista, pseudoprogresista y elitismo pequeño-burgués, por ahí va lo del “heteropatriarcado”, como si eso fuera lo que actualmente agrede los derechos de los trabajadores, y no el sistema económico-financiero actual (sin importar el sexo o con quiénes se metan en la cama los representantes de este sistema), y como si en eso hubiera diferencias entre hombres, mujeres, heteros o gays… o blancos y negros, o altos y bajos, o feos y guapos… Partidos como Podemos (porque ya no es IU, sino Podemos, IU y se ha diluido en Podemos y ha adoptado el mismo discurso) en España son realmente hostiles a los trabajadores. Política y teóricamente, están anclados en conceptos anti-progresistas como su aceptación del pesimismo postmodernista, obsesionados con políticas de género o con los inmigrantes y el buenismo estúpido de tanto hippi “rockanrolero”.

Podemos es la consagración definitiva del discurso de la izquierda postmodernista, que abandona el discurso tradicional de la lucha de clases, que ya no “molará”, quizás, pero que era perfectamente reconocible, porque en la historia siempre ha habido clases que han dominado el poder político y económico y clases que han querido asaltarlo, así siempre se ha desarrollado la historia desde hace siglos (mucho antes de las teorías de Marx, dicho sea de paso) y no necesariamente han sido las clases obreras: mucho antes de que surgiera el movimiento obrero en el siglo XIX, quien protagonizaba las revoluciones era la burguesía contra la realeza, el clero y la nobleza que dominaban el Antiguo Régimen, ahí están los casos de los Levellers en la Inglaterra del siglo XVII, o, en el siglo XVIII, del levantamiento de las colonias americanas protagonizado por los terratenientes ingleses allí asentados, o de Francia, donde la revolución la inician y la dirigen básicamente burgueses que se consideran ninguneados por el rey y por los dos estamentos privilegiados (el pueblo llano que se alza en París y toma la Bastilla fue un instrumento de ellos).

Lo que defiende prácticamente casi toda la izquierda actual es (aparte de amortiguar un poco los efectos del neoliberalismo sobre las capas más débiles de la población, siendo incapaces de cuestionarlo) es la lucha de géneros (e incluso de orientaciones sexuales), de razas, de religiones, etc., en la que unos serían los “dominadores” y otros los “oprimidos” (mujeres, homosexuales, negros, árabes, musulmanes), creando cada vez más y más divisiones de este tipo… que al final incluso llevan a tremendas contradicciones al pretender que todas las injusticias actuales son una cuestión de colectivos sexuales o religiosos: por eso Garzón no puede mencionar que el asesino de casi 50 homosexuales en Orlando era un fundamentalista islamista. Porque los homosexuales, como colectivo, son una víctima “especial” del sistema actual… pero es que los musulmanes también lo son y, si decimos que el terrorista era musulmán, los estamos criminalizando a todos y provocando islamofobia (si, encima, es de origen árabe, entramos también en la lucha de razas, no podemos decir que es árabe, pues fomentamos el racismo hacia la “clase racial oprimida”). Por eso hace el ridículo de relacionar dos crímenes terribles (la muerte de dos mujeres a manos de sus parejas y el asesinato de los 50 homosexuales en Orlando), pero que no tienen nada que ver uno con otro, y sacarse de la chistera eso del “heteropatriarcado” como causa originaria de ambos. Realmente, puede que en eso haya tenido mucho que ver el que, igual que la izquierda ha sido incapaz de formular un modelo alternativo al económico y financiero dominante hoy día, tampoco ha sido capaz de superar el que ahora mismo sea muchísimo menos reconocible qué se entiende por “clase obrera” y se ha dedicado a buscar otras “clases” (como he dicho más, SIN OBVIAR QUE AÚN HOY EXISTE MUCHÍSIMO ODIO AL DIFERENTE, pero como si no hubiera hombres, mujeres, heteros, homosexuales, negros, árabes o chinos, lo que sea, sin distinción, que son verdaderamente nocivos para los trabajadores y que están contribuyendo a precarizarlos cada vez más, y como si los que la sufren no fueran de todo sexo o condición).

———————————————————————

Otra majadería muy similar a esto:

pedro_sanchez_ramadanximo_puig_ramadanramon_espinar_ramadan

La derecha se ha enfurecido porque Pedro Sánchez, Ximo Puig o Ramón Espinar feliciten el Ramadán a los musulmanes y se olviden o, a su entender, ninguneen los festejos católicos. Pero más de uno, sencillamente, lo que nos parece es una estupidez ver a alguien felicitar a otros por autoimponerse un castigo corporal para satisfacer a un dios que no existe, sea no comer en todo el día hasta por la noche, sea destrozarse la espalda levantando un paso de semana “santa”. Queriendo oponerse al racismo de la derecha libegal confunden las cosas. Hay que defender los derechos de quienes estén en alguna situación de opresión o discriminación, pero no porque sean o dejen de ser musulmanes. ¿O es que acaso la opresión de estar en un sistema religioso como el Islam esa sí es “buena”? ¿Dirían lo mismo si, en lugar del Islam, estuviéramos hablando del nacionalcatolicismo? Seguramente, NO.


Responses

  1. Hola.

    La verdad es que llevaba tiempo queriendo comentar esta entrada pero por diversos motivos no pude hasta ahora. Aquí voy.

    De un tiempo a esta parte he ido notando (5 años más o menos) que en la izquierda española (y en la internacional también) el concepto de “patriarcado” como fuente creadora de problemas sociales se hacía más patente. Se desarrolla y expresa que a través de diversas páginas web y diversos blogs que “EL patriarcado” es un cáncer a erradicar. Los motivos que aducen es que gracias a él el hombre es superior a la mujer y por lo tanto puede dominarla a placer, además de que está a su entera disposición para lo que sea (entre otras cosas, sexualizarla). Yo creo que existe demasiado sesgo y no se tiene una visión general de la historia ni de las diferentes localizaciones del mundo en las que hubo un sistema patriarcal: Sin irse muy lejos en el espacio pero sí en el tiempo, en la Islandia medieval (siglo XII) la mujer tenía un papel bastante importante, pudiendo ser propietaria de negocios y trabajos. En las antiguas sociedades germanas en general, según diversas lecturas, había mucha paridad (salvo en la guerra, tal vez) entre hombres y mujeres. Esto no quiere decir que las sociedades matriarcales sean la peste, porque por ejemplo Egipto es considerada una sociedad matriarcal (o matrilineal, no sabría cómo calificarla mejor) y, con sus virtudes y defectos, fue una gran civilización.

    En lo personal, considero que no es tanto “EL patriarcado” en sí, sino problemas derivados del fanatismo religioso/ignorancia/falta de perspectiva y, en el caso de la sexualización de las personas como una crisis de valores (tal vez derivada del mayo del 68) que no es capaz de poner freno a las pasiones más bajas.

    No obstante, es un tema que desde el punto de vista antropológico, sociológico e histórico daría para un debate muy grande.

    Saludos.

  2. Hola, GAP.

    Efectivamente, ha habido muy distintos modelos de sociedad a lo largo de la historia y el papel de la mujer en los mismos ha sido muy diverso. Si la mayor parte de la izquierda moderna (no la tradicional) habla de “patriarcado” (o incluso de “heteropatriarcado” como Garzón, o sea, decir que existe una situación de dominación de los heterosexuales sobre los homosexuales, como si fueran dos “clases” diferenciadas) es por la desorientación actual a la hora de identificar qué se entendería hoy día por “clase obrera” o “clase trabajadora” o incluso “proletarios”, pues en el actual sistema hoy eso está muy difuminado. La imagen que hoy en día se tiene de “proletario” es la de un “obrero” analfabeto, duro, rudo, sudando en una mina. Por eso ahora mismo es mejor la palabra “trabajadores” o incluso “asalariados” pero es más preciso usar “trabajadores” ya que un trabajador también puede ser el que tiene un local de bar con empleados pero sigue dependiendo del “capital” ajeno para sobrevivir. Como muchos de ellos mentalmente se han tragado el rollo que tanto se ha vendido de que son “clase media” y creen que su cierta apariencia de “riqueza” es algo real, poco campo, en teoría, quedaba a la izquierda entre esa gente, de modo que hayan creído idoneo (aunque sea equivocadamente) pensar que los problemas vienen porque existe un género se supone que domina a otro, aumentando de esa forma su base social.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: