Posteado por: Javier | junio 29, 2016

Condenemos el hembrismo, defendamos los derechos de la mujer!

Un artículo muy bueno del señor Dan García, de hace casi un par de años.

Lo reproduzco íntegramente puesto que es la clave (muy bien explicado) de porqué me opongo a la ideología de género.

——————————————— 

———————————————

Según el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, el término “feminismo” posee la siguiente acepción: “Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres”. 

Como puede observarse, su significado está determinado por la inclusión de tres elementos. En primer lugar, se trata de un movimiento, lo cual remite a un proceso en desarrollo: estamos ante una iniciativa que todavía representa una aspiración social en marcha. El segundo elemento es el referente de equiparación: el género masculino como paradigma, el sujeto que goza de la posición ideal que se pretende alcanzar. El tercer y último elemento es el punto sobre el que se concreta la aspiración: la igualdad de derechos.

Considero que en los tiempos actuales, solo los que tengan un déficit severo de formación y de sensibilidad pueden no compartir el postulado de esta doctrina o movimiento. Que entrado el siglo XXI aún haya alguien que no propugne una equiparación efectiva y real de los derechos entre el hombre y la mujer, solo puede ser debido a una importante falta de reflexión o, simplemente a un exceso de residuos de pensamiento cavernícola.

De lo que se desprende que es de todo punto rechazable el machismo, que según el citado Diccionario es la “actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres” o sea el movimiento de signo contrario al feminismo.

En esta última tendencia se contempla, por situarnos en el ámbito más cercano, en la Constitución Española de 1978, cuando establece en su Artículo 14 que los españoles somos iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de sexo. Si bien teóricamente las mujeres tienen idénticos derechos que los hombres que deben asegurar los poderes públicos, en la práctica diaria todavía existe un largo recorrido para alcanzar la deseada meta de la igualdad efectiva entre sus derechos y los de los hombres. Expresado con más claridad; en las relaciones privadas la mujer todavía no ha conseguido la deseable equiparación de sus derechos con aquellos que están reservados para los hombres. Razón la cual, mientras la mujer no consiga la plena igualdad también en las relaciones entre los particulares sigue teniendo su plena razón de ser el feminismo como movimiento.

Pero ¿justifica esto la existencia de movimientos femeninos que propugnan una actitud de prepotencia de la mujer frente al hombre? Si con anterioridad mencionábamos que detrás del machismo solo hay primitivismo animal y que hoy en día es moralmente indefendible que el varón reclame un estatus de superioridad frente a la mujer, detrás del llamado “hembrismo” –así cabría llamar al reverso del machismo- solo puede existir un mal entendido revanchismo y unos afanes desmedidos de venganza ancestral.

El “hembrismo” es una ideología que considera a las mujeres superiores a los hombres. Se trata de una ideología marginal con escasa influencia, incluso el término “hembrismo” para designar dicha ideología no está registrado por la Real Academia Española. Asimismo, el machismo, ideología que considera al hombre superior a la mujer, es una ideología cada vez más marginal y con escasa influencia, afortunadamente.

Si nos remontamos atrás en el tiempo, En España, bajo la dictadura ultraconservadora y terrorista del franquismo, mientras que los hombres adquirían la mayoría de edad a los veintiún años, las mujeres siempre eran consideradas menores de edad y estaban bajo la potestad de sus padres o maridos. Entre otras limitaciones no podían obtener el pasaporte o abrir una cuenta bancaria si permiso del tutor.

Mencionamos anteriormente, que la mujer todavía no ha conseguido la deseable equiparación de sus derechos con aquellos que están reservados para los hombres. Ahora bien, ¿este estatus de inferioridad es debido a la influencia del patriarcado machista que todavía impera sobre la sociedad moderna? ¿O ello es debido quizá a otros factores?

Veamos; un caso especial es la violencia doméstica. Los datos sobre violencia y maltrato a las mujeres en el periodo comprendido entre 2001 y 2005, según datos del Ministerio del Interior; muertes en el ámbito familiar, autores de la agresión: Cónyuge/a, Ex cónyuge/a, Novio, Novia, Compañero/a sentimental, hijos/as, padre/madre o pariente/a, comparada con las muertes por violencia doméstica de hombres:

29p54km

Las víctimas por violencia doméstica en los años anteriores fueron:

2hz73m9

Fuente

Resulta curioso observar como desde que se generaliza las condenas, en los juzgados, a los hombres a perder la vivienda, la custodia de los hijos y al pago de pensiones, es decir, en la práctica, se aplica legalmente una determinada ideología de género, aumenta el número absoluto de mujeres muertas por violencia doméstica.

Así pues, ¿están actualmente las mujeres explotadas y oprimidas en las formaciones sociedades patriarcales como la española? La respuesta es SÍ, pero no por ser mujeres y por parte de los hombres, sino por ser trabajadoras, estando explotadas y oprimidas por parte de la “casta” oligárquica y el resto de grupos sociales dominantes.

Algunas de las realidades ocultadas por el patriarcado “machista” en la formación social española son:

  • El fracaso escolar de los niños es mayor que el de las niñas. ESO: 29,4% niños 17,5% niñas (1996) Según el Eurostat en 2013 el 28,8 % chicos frente al 20,8 % chicas.
  • Hay 3 chicas universitarias por cada 2 chicos.
  • La esperanza de vida de los varones es entre 7 y 8 años menor que la de las mujeres.
  • Los hombres se suicidan entre 2 y 3 veces más. Los hombres mueren 4 veces más por la droga. 4 de cada 5 enfermos de SIDA son hombres.
  • Los hombres son 3 y 4 veces más víctimas de asesinato.
  • Las víctimas del terrorismo son mayoría hombres.
  • Los hombres son 60 veces más víctimas de la guerra.
  • Las víctimas de las pateras son hombres casi todos.
  • Las ejecuciones de hombres son cientos de veces más numerosas que las de mujeres.
  • Los accidentes laborales afectan 3 veces más a los hombres.
  • 9 de cada 10 presos son hombres.
  • 4 de cada 5 niños de la calle son varones.
  • 9 de cada 10 de los sin techo son hombres.
  • Separaciones: el hombre casi siempre pierde el piso la custodia de los hijos, y debe pagar pensión.

Los hombres, en el patriarcado “machista” de las sociedades desarrolladas, sufren estadísticamente las desventajas propias de las clases explotadas (menor esperanza de vida, mayor tasa de encarcelamientos, peligros, abandono…) a pesar de que es una minoría de hombres quienes ocupa el poder de la “casta”. Por lo tanto, en las sociedades patriarcales y “machista” desarrolladas, la imagen “hombre privilegiado/mujer víctima” es una farsa social, sustentada en una información tendenciosa y unos dirigentes sociales de la “casta” que no respetan la verdad.

Según datos del ministerio de empleo y seguridad social; la mortalidad laboral es 10 veces mayor que la mortalidad por violencia doméstica, y afecta enormemente más al género masculino que al femenino, sin embargo este hecho es ocultado por la ideología de género dominante. En el mismo período de tiempo, 2001-2005, la mortalidad en accidentes laborales afectó a hombres y mujeres en la proporción:

2ql8g10 (1)

Fuente

La explotación y opresión en el patriarcado “machista” de las sociedades desarrolladas, provoca que el 97% de los muertos en accidente laboral sean hombres. Por otro lado, desde la óptica de los defensores de la ideología de género dominante, ¿qué explicación tienen estos hechos?

Por tanto, en la actualidad, los principales enemigos del progreso social y de la equiparación efectiva y real de los derechos entre el hombre y la mujer, son las ideologías posmodernistas seudo-progresistas que son defendidas por diferentes sectores socialdemócratas, anarquistas, feministas, etc… Pero también se oponen al progreso y la igualdad otras ideologías, como las nacionalistas y las ecologistas contrarias al desarrollo tecno-científico. Y en el caso que nos ocupa, quienes más se oponen a la igualdad son las modernas ideologías de género.

En conclusión; ¿están oprimidas las mujeres? la respuesta es sí, pero no por ser mujeres, sino en calidad de trabajadoras. Las ideologías de género solo han podido “liberar” a las mujeres en tanto que pertenecientes a las clases adineradas y dominantes. Han producido una hegemonía de las mujeres de la burguesía sobre las mujeres trabajadoras; mujeres sobre las que se descarga el peso oprobioso de la prostitución y a las que somete a la sujeción del servicio doméstico. Así pues, las modernas ideologías de género actúan como una venda en los ojos de las clases explotadas y dominadas, que impide ver las auténticas causas de la opresión; la explotación, y a los auténticos opresores; las oligarquías financieras.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: