Posteado por: Javier | marzo 31, 2017

El RyanCare, o cómo trolear al enemigo que tienes en casa

Volviendo un poco al tema del ridículo permanente en que parecen instalados los medios corporativos dedicados a la difusión de “fake news” (o, lo que es lo mismo, prácticamente todos los medios), una cosa que me llamó mucho la atención el sábado pasado fue leer titulares en periódicos supuestamente “progresistas” como El País (también conocido como El País de las Mentiras) hablando de una “humillación” a Trump infligida por un grupo de congresistas republicanos que se hacen llamar “Freedom Caucus” al haber puesto freno al último intento de derogar ObamaCare y aprobar una nueva ley sanitaria.

Qué raro. El País celebrando con champán una “derrota” de Trump ante el Tea Party, de donde proceden la mayoría de miembros de este grupo del Freedom Caucus, el ala más derechista del Partido Republicano, aquí algo no cuadra mucho, salvo que tengan tanto odio a Trump que eso les lleva a celebrar una aparente “victoria” de las teteras.

Bueno, raro si no se tienen en cuenta varias cosas.

Donald Trump no es un político al uso. Trump es un negociante y un tipo muy hábil, un auténtico maestro en cuanto en cuanto a dominar el espectáculo mediático y hacer que sus enemigos (el establishment republicano y demócrata y los “medios deshonestos”, como el los ha bautizado) cometan errores y no sepan por dónde les está atacando. También hay que tener en cuenta que Trump no es un republicano al uso, Trump se ha presentado con los republicanos porque era la única plataforma electoral con que podía hacerlo (hace 10 años estaba registrado como demócrata e incluso fue donante de sus campañas), pretender ir como candidato independiente era inútil. Evidentemente, grupos como el Freedom Caucus o think tanks como la Heritage Foundation van a intentar aprovechar la ocasión de varios años de una presidencia y un dominio republicano en el legislativo para intentar presionar y cabildear para que haya un viraje a políticas más libegales, pero Trump no es tonto y sabe que la mayoría de los votantes que han sido decisivos para que gane no son precisamente fans del telepredicador Ted Cruz, o miembros las teteras o de este Freedom Caucus (que la única “freedom” que defienden es la “freedom” para las grandes empresas y los grandes capitales). Aparte de que, por mucho que vayan de “rebeldes”, para la mayoría, las teteras que están en el Congreso son parte del establishment y Trump es una estrella de los medios que sabe muy bien cómo manejar a las audiencias: ha conseguido que estos del Freedom Caucus hayan quedado como unos extremistas que querían un plan todavía más deficiente que el que llevaba Ryan. El ObamaCare no es que sea muy popular (entre otras cosas porque tiene mucho de capitalismo de amigotes) pero es verdad que ha conseguido que varios millones de personas más tengan cobertura médica, y el de Paul Ryan era aún peor, por no hablar de lo que querían las teteras. Trump lo que ha hecho es quemar a Ryan, al que es público y notorio que no lo traga, y a las teteras, y allanar el camino para que los republicanos más moderados y los demócratas estén más predispuestos para negociar una ley de sanidad mejor.

El proyecto republicano, tumbado el viernes de la semana pasada, había sido denominado de manera informal como “RyanCare”, por ser el portavoz en el Congreso, Paul Ryan, su principal promotor: desde luego, de entrada, llamarlo “TrumpCare” fue la primera manipulación de los medios deshonestos. Trump no se implicó ni lo más mínimo en la negociación y redacción del proyecto, ni le puso demasiada pasión al asunto de defenderlo, simplemente dio luz verde a Ryan para que lo sometiera a votación. El proyecto, todo hay que decirlo, era tan malo que conservaba lo peor de Obamacare (el capitalismo de amiguetes que antes he mencionado: garantizar por ley a las grandes aseguradoras una clientela de millones de personas) pero con la previsión de que hasta 24 millones de personas pudieran perder la cobertura de su seguro médico en los próximos años.

O sea, un auténtico regalito envenenado el que hacía Trump a Ryan, el de tener que defender este plan con el que no estaban de acuerdo ni los demócratas ni el sector más derechista de los republicanos. Esto no se entiende si no se sabe que, aunque parezca que en los últimos meses han fumado la pipa de la paz, Ryan sigue siendo uno de los principales adversarios que Trump tiene entre el establishment republicano. Durante las primarias republicanas, e incluso durante la campaña presidencial frente a Hillary, Paul Ryan no perdía ni una sola oportunidad para disparar con bala contra Trump cada vez que éste dijera algo que levantara el escándalo entre los medios corporativos. Ryan también fue uno de los que más trató de azotar al entonces candidato tras el Pussygate, la famosa polémica por la filtración de unas controvertidas “conversaciones de vestuario” de Trump, aparte de las sospechas de que sigue cabildeando en la sombra a favor del “Kennedy” incruento (esto es, sin derramamiento de sangre, sino vía impeachment) que el “Estado profundo” parece querer hacer con Trump, con lo que el presidente habría llegado a la conclusión de que no puede fiarse más de alguien así.

Se entiende así que Trump no pareciera estar especialmente afectado por el fracaso del proyecto (más bien, todo lo contrario) o que se limitara a decir “no culpo a Paul”. Pero, en la práctica, lo que hizo fue llamar al Washington Post, uno de los “medios deshonestos”, para una entrevista improvisada, alardeando de la supuesta derrota, así como tuitear animando a ver un programa en Fox News donde la presentadora masacraba a Ryan y pedía su dimisión, otra muestra de porqué digo que el Donald es un maestro en estas cosas. A diferencia de Trump, cuya habilidad para utilizar la histeria mediática a su favor le hace salir impune de cada escándalo, Ryan es un político convencial, y la derrota de una propuesta que lleva su firma es un golpe enorme a su autoridad y su figura. Probablemente, a Ryan no le quede mucho como portavoz republicano en el Congreso.

Y, de paso, Trump también ha aprovechado para lanzar todo tipo de dardos contra las teteras del Freedom Caucus. Este tuit es de la cuenta en español de la Casa Blanca (también está en inglés en la cuenta personal de Trump en Twitter):

¿A dónde lleva todo esto después de que Trump haya quedado ante la opinión pública como un presidente dialogante y moderado que se ha encontrado con la cerrazón de parte de los republicanos y del Partido Demócrata? Éstos últimos, encima, se van a encontrar con que todo lo que siga funcionando mal en la sanidad norteamericana va a ser culpa suya, no de Trump, pues, de hecho, son quienes apoyaron el actual sistema aprobado con Obama.

Hay que insistir en que Trump está fuera del establishment republicano y que no es propiamente un conservador, de hecho, la gran oposición de su propio partido ha sido a todas las medidas trumpistas que enfurecen a bancos y multinacionales, como su lucha contra la deslocalización, su mano dura frente a la inmigración ilegal y, en general, sus políticas proteccionistas. En las primarias republicanas, Trump habló de un sistema sanitario que no dejara que ningún americano muriera a las puertas de un hospital, lo que fue tachado de “socialista” por sus rivales. Esto es una exageración, lo de las muertes a las puertas de los hospitales, pero sí es cierto que el sistema sanitario americano no es precisamente uno de los logros de esta nación tan admirable en otros ámbitos, no hay más que remitirse a unos datos de mortalidad, sobre todo infantil, que no se corresponden con una de las rentas per capita más altas del mundo. EEUU es cierto que es un país fundado por pioneros y aventureros, y que en cierto modo esto hace que muchos americanos piensen que la sanidad es algo que depende de que cada uno se responsabilice de sí mismo, pero, por otro lado, también es cierto que la controversia no cesa con quienes quieren otro sistema público y más universalizado, al estilo del que en Europa está aceptado con bastante consenso.

Lo cierto es que, si en eso es en lo que está pensando Trump (por ejemplo, universalizando Medicaid, el sistema de sanidad pública que ahora está vigente en EEUU para la gente con pocos recursos), el provocar deliberadamente el fracaso de RyanCare, desactivar a Ryan y a las teteras, y pasar la pelota a los demócratas (que, si quieren contentar a su electorado en las elecciones parciales de 2018, tendrán que mover ficha) era la jugada perfecta.

—————————————————————

—————————————————————

No soy muy dado a dar difusión a cosas relacionadas con el Tea Party o el sector más derechista del Partido Republicano, pero este podcast que pongo abajo es muy interesante para ver los esquemas de pensamiento que tienen estos señores. Es de una web llamada Territorio USA, por la que reconozco que a veces navego y sigo sus podcast, que en las primarias republicanas apoyaba a Ted Cruz (un tipo que parece un telepredicador de medio pelo del Medio Oeste americano y un caballo perdedor cuya única posibilidad de ganar la presidencia habría sido tener enfrente como rival prácticamente a un comunista soviético) y ahora a Trump por pura necesidad. Se ve que no se han enterado de nada de nada de lo que ha pasado puesto que hacen lo que he dicho en la entrada: creen que a Trump le han engañado los moderados del partido y los demócratas.

No obstante, sí digo, y hay que reconocerlo, que, en comparación con la prensa bananera española y los medios corporativos americanos, si quieres enterarte de cosas interesantes sobre los EEUU es incluso bastante mejor que los anteriores, razón por la que la sigo de vez en cuando. Aparte de que en este episodio en concreto también hablan de otras cosas interesantes, como de datos que desmienten el RussiaGate, la supuesta trama por la que algunos acusan a Rusia de tratar de influir en la elección de Trump.

Ir a descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: