Posteado por: Javier | abril 12, 2017

Si Le Pen no gana en Francia, mejor

No, no, y no es por la imagen que los medios de propaganda del establishment nos pintan de Marine Le Pen, la candidata a la presidencia de Francia por el Frente Nacional, es decir, “ultraderecha”, “extremista”, “racista”, “xenofoba”, “populista”, etcétera y etcétera. De lo que propone Marine Le Pen conozco poco más que algunas pinceladas generales, puesto que no es una persona que me interese demasiado, pero sí es cierto que, por lo que sé, el Frente Nacional, aparte de que lleva años tratando de limpiarse de su imagen filofascistoide de origen (empezando con la expulsión hace pocos años del propio Le Pen padre), admitiendo incluso militantes y candidatos negros, mulatos y magrebíes, tiene en lo económico un programa muy similar al de la izquierda tradicional, añadiendo a ello el nacionalismo: exaltación de los símbolos nacionales de Francia, control muy estricto de las fronteras, expulsión de los inmigrantes ilegales y salida del euro, la UE y la OTAN.   

Una cosa que sí hay que reconocer a Le Pen es que ha dicho hace poco en una entrevista que ve dificil que surja un movimiento como el suyo en países como España o como Grecia debido a que su pasado totalitario y dictatorial hace que vean con muchos recelos el patriotismo. Francia tampoco es que tenga mucho de que presumir con Petain y el régimen filonazi de Vichy durante la II Guerra Mundial, pero, en cualquier caso, aparte de que eso fue hace más tiempo, hasta la señora Le Pen reconoce que el franquismo fue una dictadura… aquí hay hasta algunos (del partido desgobernante, por ejemplo) que lo niegan o, si no negarlo, tratan de disculparlo, de modo que aquí, cuando se tacha a esta señora de “ultra” o “radical”, hasta podrían surgir dudas sobre quién es más radical.

Como está contra el euro, la UE y a la OTAN, hay gente opuesta a estos tres entes (algunos de izquierda, incluso) que pueden pensar que por motivos “tácticos” conviene que gane o que, incluso, caso de ser francés, podría plantearse votar al Frente Nacional por ese motivo. En principio pudiera ser comprensible: si Le Pen llega a la presidencia francesa, rompe con el euro y pone en marcha un Frexit, eso dejaría herida de muerte a la UE.

A mi, la verdad, y como digo, es que Francia es un país que me da un poco igual y no es que me interese demasiado, pero una cosa que sí me llama la atención es que haya algunos “patriotas” españoles que quieran con tanto entusiasmo que Le Pen gane, los del partido VOX, por ejemplo, que ahora parece que intentan postularse como la “Alt-Right” española, están intentando subirse a esa ola (así de originales son).

Pero lo cierto es que, importandome poco la hipotética política que haga Le Pen dentro de Francia, problema de los franceses es, no creo que llegue a activar un Frexit, pero, si lo hiciera, España no saldría muy beneficiada que digamos. Si Francia saliera ahora de la UE y del Espacio Schengen, se convertiría en un tapón entre España y el resto del continente y muchos de los ilegales que expulsara o que no pudieran pasar a Francia, así como posibles yihadistas, tendrían España como uno de sus destinos preferentes (el Reino Unido daba igual pues, de todas formas, no era parte del Espacio Schengen y la inmigración que reciben no es la que habitualmente va a venir a España), aparte de que un Gobierno tan entreguista a Bruselas como el español (y da igual de qué partido fuera, no hablo solamente del actual) les abriría seguramente las puertas y los brazos. A ver, lo genial sería una implosión total de la UE, con salida de todos sus miembros a la vez, pero salvo que eso lo provocase una hipotética salida de Francia, los que se vayan quedando dentro de ese ente son los que se van a ir llevando la peor parte. Porque una cosa parece que va quedando clara, después de ver la actitud de las élites europeistas con el Brexit: aún en el caso de que Francia saliera, eso probablemente las llevaría a tratar de aumentar aún más el poder de Bruselas, como están haciendo con la salida del Reino Unido.

De todas formas, ya digo que no creo que llegara a activar un Frexit, por una razón muy sencilla: Le Pen no tiene dinero para su campaña. Depende de préstamos bancarios para pagarla, así que ya podemos imaginarnos que, caso de que llegara al gobierno, no va a poder hacer nada que ponga nerviosos a sus prestamistas.

Si en España hubiera alguien con voluntad de, ante una eventual salida de Francia, plantear un Españexit o, al menos, implantar un control decente de las fronteras, pues mira, la victoria de Le Pen hasta podría ser interesante por motivos de pragmatismo. Pero es que no es así. Ni PP, ni PSOE, ni Ciudadanos ni Podemos. Qué se puede esperar del PP, cuando el propio Rajoy dice que “no creo en las fronteras” (de Podemos, con Manuela Carmena felicitando a quienes se saltan las vallas de Melilla, mejor ya ni hablemos).

Las castas políticas en España son muy corruptas (en todos los sentidos, no solo el material, también el moral), lacayunas y destacan por su actitud cipaya. Para botón de muestra, cuando la semana pasada anunciaron a bombo y platillo que Bruselas había dado autorización a España para negociar el asunto de Gibraltar con el Reino Unido, lo que viene a significar dos cosas: que la Unión Europea era quien garantizaba la permanencia de la colonia británica en el territorio del Peñón y que, en consecuencia, entregada la soberanía a Bruselas, los gobiernos españoles no podían hacer nada práctico, más que amagos ridículos, pues quien tiene la sartén por el mango es la UE y España, gracias a sus corruptos gobernantes, no es más que un estado títere que solo puede hacer lo que en cada momento a Bruselas le de la gana que haga (y, ahora, resentidos con el Brexit, los eurocratas parece que para lo que van a utilizar a España es para tocar un poquito las narices al Reino Unido). El problema, obviamente, no es el gobierno británico, ellos, como es normal, llevan décadas defendiendo (y muy bien) sus intereses, el problema es el lacayunismo de los gobernantes españoles, que han entregado la soberanía del país a un ente como la UE, que es el que les marca las líneas a seguir en cada momento y les ha colocado durante tantos años en una situación sumisa frente a los británicos. Evidentemente, una hipotética y casi inimaginable vuelta del Peñón a España, sería para colocarlo bajo la soberanía de Bruselas, no bajo la española. Eso está más claro que el agua.

Anuncios

Responses

  1. Con todo el respeto, creo que no conoce usted bastante bien la situación en Francia para titular asi esta entrada de su blog. Cada pais tiene problemas diferentes y las soluciones que le vienen bien son diferentes también. Igual que podemos afirmar que Irak estaba mejor con Saddam que con la democracia del trio de las Azores y la situación actual, yo estoy convencido de que Francia estará mejor con Le Pen que con uno de los otros candidatos.

    Por cierto, Le Pen lleva en su programa el compromiso de votar en referendum la salida de la UE y del euro, y ademas se ha comprometido a dimitir si no sale el SI.

    Pero no me hago ilusiones. El proximo presidente francés sera Macron, un socialdemocrata sin fe ni ley, lacayo de Merkel y de Bruselas, una marioneta del mundo de la finanza y pro-islamista. Y en cinco años Le Pen tendra un 10 o 15 por ciento mas de electores.

  2. Javier:

    Está usted contestando a algo que yo no he dicho.

    Yo no he dicho que Francia vaya a estar peor con Le Pen, ni he dicho tampoco que vaya a estar mejor, sobre eso no he opinado porque lo ignoro y no es el tema de la entrada. Tampoco niego que lleve en su programa salir del euro y la UE. Lo que digo es que, si gana y hace lo que dice que quiere hacer, a España (o, más bien, a los españoles) le perjudicaría por los motivos que he dado.

    Si gana y lo hace bien para Francia, bien por los franceses, pero yo ni soy francés ni vivo en Francia, vivo en España.

    Dicho esto, creo que pasará a la segunda vuelta y ahí el establishment hará el “todos contra Le Pen” para que no gane.

    Saludos.

  3. Primero, gracias por su respuesta. Me he tomado el tiempo antes de responderle porque esperaba el resultado de la primera vuelta.

    Segundo, su pronostico del “todos contra Le Pen” es muy acertado. Ya lo hemos vivido en 2002 y en algunas municipales (con partidos que se retiran de las municipales en favor de otro partido contra el Frente Nacional). Como le dije en mi mensaje, el proximo presidente sera Macron, la marioneta de Hollande.

    Tercero, con todo el respeto, creo que Le Pen en Francia también puede ser bueno para España, a medio plazo. Le Pen en Francia significa que puede haber Frexit, que junto con el Brexit puede dejar a la Union Europea moribunda (todavia mas aun !), y ademas una vuelta del patriotismo en Francia también podria contagiarse a España y a otros paises de la UE.

    Por lo que conozco de España y de Francia (y lo que leo de otros paises de la UE), los socialdemocratas como Rajoy, Merkel, Hollande y Macron, asi que los unioneuropeistas no solucionan los problemas de fondo (mas bien los agravan, ejemplo con la inmigracion y el paro), asi que la deriva hacia los extremos es lenta pero inévitable.

    Es un placer leerle, como siempre.

    Cordialmente,
    Javier

  4. Hola,

    Supongo también que va a ganar Macron, a pesar de que es más complicado que le hagan una campaña a Le Pen hija como la de Le Pen padre en 2002. Al fin y al cabo, el Frente Nacional de ese año y Le Pen padre no se habían despojado aún de la imagen pasada de cercanía a lo filofascistoide. Hay que insistir en que Le Pen hija y el actual Frente Nacional no son fascistas. Marine Le Pen es nacionalista francesa, con todo lo bueno y malo que tenga ser nacionalista francés, pero no es fascista, que es la caricatura que vienen haciendo los medios corporativos, pretendiendo vender la imagen de que en Francia se está decidiendo entre “fascismo sí, fascismo no”.

    Macron es el candidato plástico y prefabricado ideal para el establishment. Aunque digan que en Francia ninguno de los partidos tradicionales ha pasado a la segunda vuelta, la realidad es que no están de cuerpo presente pero sí de espíritu: Macron es la emanación de los dos.

    Yo desearía que en España pasara lo mismo que está ocurriendo en otros países de Europa, aunque ahora mismo parece complicado, viendo que, pese a todo, aquí la gente en general sigue siendo muy pro-europeísta y la inmensa corrupción moral que carcome a todos los partidos, así como la disposición que tienen todos ellos a vender la soberanía por un plato de lentejas.

    Un saludo y le agradezco mucho que siga mis entradas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: